Versailles ~Philharmonic Quintet~ // Comunidad de Fans Latinoamérica
Qué esperas para unirte?




Versailles - fans Latinoamérica te espera con noticias, descargas y mucha fraternidad ^^



Rosas de sangre

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Mar 1 Mayo - 16:12

Recuerdo del primer mensaje :

Ok, se que deberia de estar trabajando en Rosa de Invierno, pero no puedo evitar compartir con ustedes esta historia que se me ocurrio hace un par de noches escuchando los nuevos singles de Versailles y Nightmare. Sera bastante corta, ya que nada mas me centrare en el drama principal de la historia sin complicarla demasiado, jugare con un par de elementos sobrenaturales y ya.
En cuanto al titulo, tenia pensado poner "Al borde del abismo...", pero después me di cuenta de que no pegaba para nada por la historia y no se me ocurrió nada mejor!
Espero que les agrade... y como un extra ya les dejare el prologo y el primer capitulo juntos ^^

Prologo
Una vida sin amor… así ha sido mi existencia desde el principio de los tiempos.
No entiendo como los humanos buscan la inmortalidad, uno tras otro… ¿Qué acaso no entienden la desesperación de la soledad?
Hace ya cuatro siglos vago por la tierra como un alma en pena, adaptándome a las épocas y al mundo cambiante, observando y aprendiendo, mi innatural ansia de conocimiento me hace mas soportable la existencia… Hace ya cuatro siglos que no veo el sol en todo su esplendor al mediodia, que no siento el calor de la piel de otro ser humano en contacto con la mía…
He perdido casi todo el sentido. Mi consciencia se desvanece a cada minuto junto con mi razón. Mi alma pierde todos los vestigios de humanidad…
Esta noche, vere a una de las únicas cosas por las que aun no me he sumido en un pozo de desesperación, mi banda favorita desde que nací: Versailles ~Philharminic Quintet~. Espero con ansias ver a aquel que ha entendido en solo treinta y siete años lo que a mi me atormenta desde hace cuatrocientos, espero contarle mi historia y que el saque provecho de ella para sus maravillosas letras, espero disfrutar del sabor de su sangre como jamás he disfrutado de ninguna otra… después de todo, soy la ultima vampiresa sobre la tierra ¿Qué mas podría hacer?
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo


Re: Rosas de sangre

Mensaje por dalitha el Dom 19 Ago - 19:44

me encanta haces que se me erise la piel me encanta!!!!1 :Celebration: gracias por ponerme al limite!!!1 :8O:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Dom 19 Ago - 21:53

Esto se pone muy dificil... eres la reina del drama jajajaj
espero el siguiente capi :Clapping:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Mar 28 Ago - 14:11

Quiero disculparme enormemente por haber tardado tanto en subir este cap, pero se me terminaron los que tenia en reserva y este se me hizo bastante complicado de escribir, sobretodo por falta de tiempo e inspiración... El próximo lo subiré en dos semanas para tener tiempo de reabastecer la reserva y evitar así este tipo de situaciones. Muchas gracias por tenerme paciencia y seguir leyendo esta historia ^^

Capítulo 25
En cuanto llegaron a la habitación del príncipe él se alejó de ella, conocedor del dolor que debería de estarle causando, mas ella lo miro extrañada y acusadoramente. Él se sintió en la obligación de explicarle.
- Lo que mi padre busca lograr es que mi simple presencia te lastime hasta un nivel insoportable, si Mao es lo suficientemente cruel podría llegar a matarte. Le diré a Masashi que te busque unas habitaciones propias en esta misma ala…
Ella le tomo el rostro y deposito un suave y casto beso en sus labios.
- Ayer me dijiste que romper un par de reglas más no importaba, déjame ver a mi si el estar a tu lado me hace daño.
El intento objetarle, pero ella le devolvió una sonrisa tan cargada de ternura que el no pudo sino complacer sus deseos.
- Será mejor que vayamos a ver al resto de los que aún no me creen una Ladrona de Príncipes – le dijo jovial -. Además ya hemos estado mucho tiempo encerrados en esta habitación.
El no pudo hacer menos que seguirla y guiarla hasta donde sabía que estarían sus amigos; se creía tan feroz y malvada, pero en realidad era tremendamente inocente en cuanto a lo que los vampiros milenarios tan rencorosos como su padre podrían llegar a hacerle, o en cuanto hasta donde podría tirar de la cuerda sin que ellos la mandaran a ejecutar… ¡La dulce inocencia de aquellos nacidos lejos!
La destrozarían y después se la entregarían en una bandeja de plata. A su padre no le interesaría nada más que su voluntad cumplida, y menos la felicidad de una joven pareja de vampiros que ni entre los dos juntaban mil años…
- ¿Por qué estás tan distraído? Ya vale de que sea desconocedora de muchas cosas de aquí, pero tampoco es para que te pongas nervioso por los dos.
Ella sabía leer tan bien sus emociones… Una voz conocida lo saco de sus cavilaciones.
- Hemos oído que has desafiado al Rey, Kathy-chan, y es más ¡has salido de ese maldito salón con vida!
Hizaki la abrazo con cariño fraternal, feliz porque su autodenominada hermanita menor había escapado de las garras del rey. Kamijo apenas presto atención a la escena, enseguida fue a hablar con el antiguo jefe de su guardia personal, primo y actual bajista de su banda.
- Masashi, quiero que tus hombres redoblen las guardias en mi ala del palacio y que tu novia siempre este cerca de Katherine.
- ¿Y me explicas por que debería de exponer a mi novia a tales peligros? – inquirió el más alto, arqueando una ceja como diciéndole al más bajo “Me estas tomando por tonto”.
El de cabellos castaños suspiro frustrado.
- Podrías poner a tu mejor guerrera junto a ella pero se le escaparía de las manos, odia sentirse vigilada. En cambio con tu prometida podría hacer buenas migas, después de todo ambas son humanas en el fondo…
- Naibi es más joven, además carece de las experiencias que Katherine ha tenido en este mundo, mi hermano se aseguró de que nunca sufriese y convertirse en vampiro fue su decisión. Creo que más que ayudarla a volverse amigas eso las separaría más que nada.
Kamijo ya había pensado en eso, pero en sus cortos treinta años de vida, la mitad de los cuales había pasado como vampiro, la joven había demostrado claras aptitudes para el combate y el espionaje. Su novia la superaba por mucho en edad, pero solamente peleaba por instinto: se creía una guerrera conocedora de su raza, pero solo era una niña inocente, el la amaba por eso pero no es que su padre fuera a apreciarla por lo mismo precisamente.
Quedo decidido y se dio vuelta a tiempo para ver como Hizaki y una vampiresa pelirroja se llevaban a su novia que tenía una cara de espanto increíble. La chica y Hizaki la llevaron hasta una habitación adornada en un estilo sumamente moderno digno de cualquier Visual Kei o rockero exitoso… Allí los esperaba una vampiresa que era la misma imagen de la expresión visual en sí: alta, de cabellos y ojos negros y tez morena, su expresión era bondadosa pero la espada que llevaba en el cinturón no les dejaba engañarse.
- Naibi-chan, te hemos traído a la novia de mi primito para que le hagas un cambio de imagen… y de paso le enseñes a pelear – comenzó Hizaki, ganándose una mirada asesina de la joven de ojos castaños.
- ¿Entonces, eres tu quien cabreo al Rey, no? – se dirigió directamente a Kath, que no se dejó intimidar por la joven pero mucho más extrovertida vampiresa.
- Soy yo.
Hizaki quedó maravillado ante los contrastes entre ambas, se notaba claramente el origen y época de cada una: Katherine era medio palmo más baja y más corpulenta que Naibi, iba más encorvada y su cabello más largo estaba bien ordenado en un peinado clásico que enmarcaba perfectamente sus duras facciones; Naibi se alzaba en toda su altura orgullosamente, su cabello cortado en capas y con mechas más claras, resaltando perfectamente sus ojos maquillados. Ambas vestían como hombres, pero mientras que Katherine había ocultado sus rasgos femeninos bajo las ropas masculinas, la vampiresa moderna los resaltaba a la perfección. En los ojos de una se reflejaban la sabiduría, dolor y aprensión adquiridos con los años, y en los de la otra el destello vivaz y cálido de la juventud.
De repente y sin que nadie pudiese preverlo, ambas vampiresas desenvainaron una espada de la nada y se enzarzaron en un duelo bastante igualado: Katherine era más fuerte, poderosa y la sangre que la había creado era más antigua, pero no sabía cómo explotar al máximo sus habilidades, Naibi era más joven y débil pero había recibido entrenamiento de primera mano en combates y llevaba la ventaja. Ambas altas, ambas orgullosas no querían dejarse vencer y el duelo se prolongó, hasta que en uno de los embates de la vampiresa más vieja la espada de la más joven se quebró.
- Reconozco que eres mejor guerrera que yo, pero tu alma es más cálida y vulnerable… Habría sido un honor para alguien como yo perder ante ti, y así habrían sido las cosas de prolongarse el combate un poco más – expreso Katherine, calmando inmediatamente la furia y vergüenza de los ojos de la más joven.
Hizaki vio sorprendido el cambio en las auras de ambas: hace solo unos instantes Katherine tenía su aura humana de campesina y Naibi la suya de mujer libre del siglo XXI, pero ahora los lados vampíricos de ambas daban vuelta la balanza, dejando a la más anciana y sabia como la Señora y a la más joven como la seguidora…
Y de repente ambas jóvenes echaron a reír amigablemente.
Era oficial: el, Hizaki de la casa Kawamura estaba pura y completamente desconcertado por el comportamiento de las dos Vampiresas de Sangre… Salió enojado de la habitación murmurando algo sobre mujeres en general y como se alegraba de no ser una, suscitando que las muchachas rieran con más energía.
- Sabes, a pesar de ser una anciana me agradas – comento la más joven -. Mi nombre humano es otro, pero como vampiro soy Naibi, prometida de Masashi Miwa, primo de tu novio por línea paterna.
Katherine le dedico una sonrisa bastante cálida para ser ella.
- Yo soy Katherine de la familia humana Hawkeye y prometida del príncipe Yuuji. Cazadora de Vampiros y La Que Cabreo al Rey…
Ambas volvieron a reír, congeniando de maravilla. Naibi enseguida comenzó a considerarla una amiga, pero para Katherine lo más cercano a un amigo jamás habían sido sus mascotas y Kamijo la primera vez que lo vio… La sensación de hacer un amigo por primera vez fue sumamente cálida y reconfortante para su alma…
Mientras ella estaba perdida en sus pensamientos, alguien aviso psíquicamente a Naibi de una visita, quien mirando a la joven frente a si se debatía entre si contarle ella lo que pasaría o esperar al mensajero…
Alguien llamo a la puerta, y sin esperar respuesta entro. Eran Masashi y Kamijo, ambos con miradas serias que helaron los huesos de las jóvenes, aunque por razones diferentes…
- Kath, veo que ya has conocido a la novia de Masashi… - en un principio la vampiresa no pudo más que sentirse aliviada por que la voz de su vampiro fuese cálida a pesar de su mirada de seriedad mortal.
- De hecho nos hemos conocido bastante bien se puede decir – indico la vampiresa de cabellos negros señalando los trozos de su espada desperdigados por el suelo.
Masashi le dedico una mirada rara a Katherine y a Kamijo antes de pasar los brazos cálidamente por el talle de su novia, estrechándola contra sí.
- ¿Quieres aprender a luchar como una verdadera vampiresa, niña? – fueron las palabras que salieron de sus labios, dirigidas a Kath en un tono no muy amable ante al cual ella frunció el ceño.
- Ya se luchar, aunque nunca me molesta perfeccionarme ni entrenar – le dijo altiva y orgullosa, mirándolo con fiereza a través de sus parpados entrecerrados.
- Nee, Kath ¿Qué te parece si entrenamos juntas?- dijo Naibi como si fuese una cosa que se le ocurrió casual.
Katherine acepto la propuesta. Kamijo se quedó tranquilo. Masashi nervioso. Y Naibi con dolor de cabeza de solo pensar lo que sería entrenar a esa mujer terca.
Los días se pasaban volando. El tiempo paso sin preocupaciones y por un tiempo el Rey no molesto más a Katherine aunque tampoco le dijo a Mao que quitara el hechizo que pesaba sobre ella.
Si, demasiado tiempo paso y ellos creyeron que el rey la había aceptado.
Jamás había estado inmortal alguno tan lejos de la verdad.
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por dalitha el Sáb 1 Sep - 2:00

que interesante el siguiente porfa!!! :Celebration:
jejeje sale naibi esto me va a justar !!!
:Flower_For_You: plzz
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por celciapuppy el Dom 2 Sep - 12:43

definitivamente tu historia se vuelve cada ve mas interesante :ohuhohu:
avatar
celciapuppy
Rosa en crecimiento
Rosa en crecimiento

Mensajes : 95
Rosas : 105
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 37
Localización : BOGOTA COLOMBIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Lun 3 Sep - 20:04

Interesante!!!!!!!!!! espero el proximo :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Vie 7 Sep - 15:51

Muchas gracias por su paciencia chicas, y ahora como recompensa este cap se viene con todo!!! Esta semana de verdad me sirvió para aliviar las cosas, y ahora que ya cerraron trimestres tengo mucho mas tiempo que antes ^^
Ahora sin mas preámbulo al fic ^^ Espero que les guste!!

Capítulo 26
Meses pasaron, cada día tras otro, y nada perturbaba la paz aparente de la Fortaleza de Hielo… pero tampoco desaparecía de mí el hechizo de Mao ni el terrible presentimiento de estar rodeada de enemigos.
Había descubierto que no era capaz de dormir lejos de los brazos de Kamijo cuando este había sido llamado a cumplir una misión en los bosques circundantes para su padre, había pasado la noche por su sugerencia en el ala en la que Masashi tenía a sus guardias, pero aun así no había pegado ojo. No se lo comente por supuesto, pero supongo que él lo adivino o algo así, puesto que ahora pasa más tiempo conmigo… También puede ser que sea porque por fin después de siglos estamos organizando nuestra boda.
Naibi, la prometida de Hizaki y la ex de Teru me echan una mano con lo que me toca, y se que todo Versailles ayuda a Kamijo. También me han estado instruyendo en la historia y cultura general de los vampiros (¡¡aburrido!!) y he tenido tiempo de conocer a la chica de cabellos plata de nombre Serafina Taylor: era una joven (ok, no tan joven para vosotros, contaba con 157 años) muy amable, cálida y amigable, que estaba atravesando una situación similar a la nuestra (no la querían dejar casar con su amor platónico, un tal Yomi), en conclusión era una buena persona… a quien no aguantaba era a su hermana menor Helena Taylor, una niña malcriada y sin escrúpulos de solo 76 años que había rogado a sus padres ocupar el lugar de su hermana como prometida del príncipe, pero estos aun no querían dejar ir a su “pequeña niña inocente” que incluso ya había tratado de seducir a Kamijo, y acabo con unos buenos moratones por eso en cuanto me entere, y por suerte no me denuncio a nadie por eso…
- ¿Qué tienes? Te noto muy pensativa estos días – me pregunto Kamijo una noche, mientras acariciaba con suavidad y dulzura mi mejilla.
Ambos yacíamos en su enorme cama con dosel en su habitación, como todas las noches (o, mejor dicho días), intentando dormir sin la sensación de ser observados y el dolor en mi alma que me indicaba que verdaderamente era Kamijo quien estaba a mi lado.
- Solamente pensaba en algo que hice hace un par de semanas y que le daría una excusa más a tus padres para odiarme –. En nuestra relación no había secretos, le vi alzar una ceja, preguntándome -. Simplemente le di una buena lección a esa loca que se te acerco demasiado el otro día…
- Y con lección supongo que te refieres a tunda ¿o me equivoco? – dijo con diversión en su voz y en sus ojos.
Suspire en asentimiento.
- Simplemente no pude evitarlo, la aguante mientras estaban sus padres, Serafina y Hizaki cerca, pero cuando la llame a solas le enseñe parte de lo que le haría si seguía ese camino: espere siglos para encontrarte, ahora no dejare que ninguna zorra con esas intenciones se te acerque.
Mi voz destilaba celos, odio y ferocidad. Según me había explicado Lis (prometida de Hizaki) hace un par de días esos sentimientos eran bastante comunes en las relaciones entre vampiros, aunque fuese más común que sea el hombre quien experimentaba esa ira y necesidad de dejar en claro la propiedad sobre el otro, se había dado el caso que varias vampiresas con un instinto de posesión similar o superior. También me había comentado que apenas llegados a la corte, mientras yo estaba dormida, Kamijo se había encargado de dejarles claro a todos los machos vampiros de la fortaleza que yo le pertenecía, y que quien intentara acercárseme seria destruido… Por lo visto les había quedado claro, ya que carecía de admiradores masculinos.
Lejos de sorprenderse ante mi reacción, me sonrió tiernamente antes de acercar sus labios a los míos y besarme. Mi corazón se aceleraba con cada uno de sus besos, todo dolor se atenuaba y solo quedaba su amor como una luz iluminando todas las sombras a nuestro alrededor, eso y el firme sentimiento de que nada podría frenarnos, de que al final triunfaremos.
Por la mañana estaba de un inusual buen humor, que hizo que las labores de ese día fueran más llevaderas… enserio, no se han pasado horas y horas con tres psicóticas intentando hacer que una le describa con pelos y señales el vestido de boda perfecto a una modista que hacía más preguntas que trazos en su cuaderno. Al final termine dibujándolo yo para escaparme por fin a tomar algo. Comenzaba a adaptarme a las copas, y si bien prefiero beber la sangre fresca del cuello de la víctima debo reconocer que esta forma es más elegante.
Lo que arruino irremediablemente mi día fue cruzarme con Mao. El vampiro a simple vista parecía suave, débil y dulce, pero era el demonio encarnado para mí, y mi padre vampiro. Él había reclamado el derecho de entregarme a Kamijo, a pesar de que aún no hubiese revocado su tres veces maldito hechizo, y de que yo hubiese intentado asesinarle en el pasado… y de que volvería a intentarlo a la primera oportunidad.
- Que agradable sorpresa el cruzarnos en estos pasillos, Katherine, hija mía… ¿No querrías ir a compartir una copa de sangre con un viejo vampiro como yo?
Su voz me desagradaba por completo, pero me obligue a mí misma a actuar fríamente y ver si tendría oportunidad de rebanarle el cuello…
- Con mucho gusto, Mao, mi señor padre… - mi respuesta lo dejo de una pieza.
La cortesía hacia él no estaba entre mis modales habituales, y en cuanto note su incomodidad descubrí que cambiar la actitud repentinamente también podía funcionar con vampiros. Reprimí una sonrisa maliciosa y le acompañe hasta donde me guio…
Solo diré que tras la charla que mantuvimos esa tarde, jamás volví a verlo con los mismos ojos, si fue para bien o para mal se dirá después.
Fui inmediatamente llamada por Naibi y acudí rápidamente para saber si quería entrenar o algo así… No, quería que la ayudara a decidirse que se pondría esa noche para su cita-cena con Masashi. Casi pongo el grito en el cielo ante su nerviosismo y objeciones, y finalmente acabe adelantándole el regalo que tenía para su cumpleaños cercano: un hermoso vestido de un suave lila que realzaba sus cabellos y ojos oscuros y caía delicadamente hasta sus tobillos, con el agregado especial mío de un cinturón de cuero blanco decorado delicadamente con amatistas y con la funda en igual diseño para su espada para que jamás se alejara de ella y al mismo tiempo no desfigurara con el vestido. Me trato de paranoica pero la verdad es que vi el agradecimiento en sus ojos: ella tampoco se sentía a salvo en los muros de hielo del castillo.
Como siempre, cene con Kamijo y nos fuimos a dormir muy bonito los dos juntitos…
Estaba teniendo el mejor sueño de mi vida cuando alguien irrumpió bruscamente en la habitación, despertándonos y haciéndonos desenvainar nuestras espadas para encontrarnos exasperados con una Naibi sumamente alegre. Kamijo envaino su espada y se dio vuelta tapándose la cabeza con las sabanas como un niño chiquito, en parte porque quería dormir más y en parte porque deseaba darnos un poco de intimidad. Apreté su mano debajo de las sabanas en agradecimiento.
- Naibi, ¿tienes idea de la hora que es? – le pregunte entre furiosa y curiosa.
- Por mi podrían ser las dos de la tarde que eso no me importaría… Ah, Katherine, cuando te cuente lo que paso… - toda ella emanaba alegría, y era difícil mantenerse al margen de su entusiasmo.
Me senté erguida por completo con un suspiro.
- Si es tan importante, cuéntame entonces hombre… no me dejes con la duda.
- ¡Masashi me propuso matrimonio!
Apenas había terminado de hablar y ya tenía su respuesta. Salte lo más suave que pude de la cama y le di un abrazo de felicitación llevándola a la salita fuera del dormitorio propiamente dicho para no molestar a mi novio en su descanso. Celebramos con unas copitas de sangre y ella se marchó aun eufórica.
Suspire cansada por la energía de mi amiga mientras me metía bajo las sabanas y sentía a Kamijo rodearme con sus brazos para continuar la noche durmiendo a pata suelta…
Mi novio y el de Naibi se reunieron a la mañana siguiente a discutir un par de cosas y acabaron concluyendo (con nuestra aprobación, claro) que ambas parejas celebraríamos las bodas juntas, con lo que el trabajo de cada uno se duplico en un abrir y cerrar de ojos…
Las semanas se sucedieron una tras otra, y antes de lo pensado llego la primavera a Siberia y la boda…
Esta vez era a Naibi a quien tenía aconsejándome sobre el matrimonio en lugar de a mi hermana, mientras ambas arreglábamos nuestros vestidos y retocábamos nuestros peinados. Todo tenía que ser y salir perfecto.
Y finalmente nos encontramos allí las dos, frente a las puertas de la Sala de Trono donde se celebraban desde siempre las bodas reales (aún tenía dudas de como Kamijo había logrado que su padre le dejara utilizar la sala), yo del brazo de Mao retorciéndome nerviosa ante el vivir una boda de nuevo, y Naibi del brazo de un desconocido de ojos y cabellos castaños, quien me dijo era su padre vampiro (de algún lado se me hacía conocido el sujeto…). Finalmente las puertas se abrieron y nos anunciaron ante la multitud y los novios que nos esperaban al frente…
- Lady Katherine Hawkeye con su padre Mao, futura consorte del príncipe Yuuji. Lady Naibi con su padre You, futura consorte del Capitán de la Guardia Real, Masashi.
¿You? Mire de reojo a el sujeto que caminaba al lado de mi amiga y reconocí en el los rasgos de Jasmine You, más él no me miro y pronto llegamos a la tarima donde aguardaban los novios. Masashi iba vestido de forma idéntica a cuando hicieron las fotos para el panfleto de promoción del tour de Holy Grail, y Kamijo… su simpe visión me quito el aliento: estaba vestido igual que en los tiempos de Lareine cuando hizo el PV de Fuyu Tokyo, solo que la rosa en su ojal era roja en esta ocasión, sus cabellos caían sobre su rostro del mismo modo que en MASQUERADE, otorgándole un aire aún más antiguo y solemne si cabía.
Sentí a Mao posar mi mano sobre la de Kamijo con suavidad y le sonreí a ambos vampiros mientras me ubicaba al lado de mi esposo para los humanos y dentro de poco para los vampiros. Era tradición (según he oído) que el rey oficiase la ceremonia, pero como obviamente se negó, la responsabilidad descanso en manos de su hermano menor, el Primer Ministro… y como este también se negó, al final le toco oficiar la ceremonia a la persona menos pensada pero la que seguía en cargo político: un joven de rasgos agraciados y muy agradable que se hacía llamar Gackt.
- Señores y señoras. Vampiros. Nos hemos reunido aquí el día de hoy para celebrar las uniones formales de las Vampiresas de Sangre Katherine y Naibi, con los Vampiros de Alma Yuuji y Masashi. Esta unión los acreditara ante los humanos como marido y mujer, y ante los vampiros como pareja, más la unión no estará completa hasta que se realicen los ritos tradicionales por los que los individuos de nuestra raza vienen sellando las uniones de sus almas desde los días de los Antiguos.
Ok, su voz era bonita y todo eso, pero nadie me había dicho nada de rituales ni nada; y ante esas palabras lo que pasaba por mi mente era lo que el pensamiento cerrado de los programas de tele me había metido en la cabeza el siglo pasado, ya sabéis todo el rollo de Satán, los sacrificios de vírgenes y eso…
Kamijo asintió ante sus palabras y el sujeto se pasó al menos media hora más hablando hasta que llego la parte decisiva. Primero oficio la unión de la otra pareja.
- Masashi Miwa, ¿aceptas a la Vampiresa de Sangre Naibi, hija de You para el resto de la Eternidad hasta que las arenas del tiempo se deshagan y las estrellas se apaguen?
- Lo acepto sin ninguna duda en mi corazón – respondió el, mirando a Naibi dulcemente, Gackt se giró hacia ella.
- Y tú, Naibi hija de You ¿Aceptas a Masashi del clan Miwa para el resto de la Eternidad hasta que las Puertas de Piedra se vuelvan polvo y el Rey Sin Nombre destruya todo lo existente?
- Acepto, sin ninguna duda en mi alma – respondió ella con las facciones luminosas, y unieron sus manos mientras el Visual Kei se dirigía a nosotros.
- Yuuji hijo de Edgard de la casa Kamijo, heredero al trono de los vampiros ¿aceptas por eterna compañera a Katherine, Vampiresa de Sangre hija de Mao hasta que la Luz se convierta en Oscuridad y el fuego deje de quemar?
- Acepto a la mujer ante mi como mi real esposa hasta el final de mis días, sin ninguna duda en mi corazón ni en mi alma…
Al parecer el protocolo cambiaba para la realeza. Le vi sonreírme con ternura y le devolví el gesto, esperando ansiosa la pregunta.
- Katherine hija de Mao, sin casa ni rango como vampiresa más que de Sangre ¿aceptas por eterno compañero a Yuuji, Vampiro de Alma heredero al trono de tu raza hasta que las Sombras se conviertan en luces y todo vestigio de bondad desaparezca de este mundo y los demás?
Tenía la boca seca y mi mente no lograba formular palabra alguna, mas no era eso lo que tenía que responder, sino la voz fuerte y clara de mi corazón…
- Acepto a Yuuji como mi eterno compañero hasta el final de mis días y más allá de ellos si es posible, aún más allá del día en que mi corazón deje de latir y ms extremidades se vuelvan piedra. Lo acepto sin ninguna duda ni temor en mi corazón.
Unimos nuestras manos en un cálido contacto, mirándonos a los ojos como si nadie más estuviese allí, y aunque Gackt no hubiese dado la orden de que nos besáramos lo hubiésemos hecho igual. Fue como el primer beso ideal de todos, y en cierto modo el primero para la señora en la que me acababa de convertir: tierno y delicado hasta los huesos, me lleno de un amor tan intenso que estaba segura de que explotaría, y cuando nos separamos sin aliento para perdernos en la mirada del otro oímos a un heraldo anunciarnos.
- ¡De pie todos ante el Príncipe Yuuji y la Princesa Katherine de la casa Kamijo! ¡De pie todos ante el Capitán Masashi y la Dama Naibi de la casa Miwa!
El banquete que siguió a la ceremonia (y después de cumplir con la parte de papeleo y firmas y eso) fue glorioso, jamás en mi vida había pensado que pudiéramos consumir alimentos sólidos considerando lo que éramos, y sin embargo ¡allí estábamos! Devorando postres y comidas con alto contenido de sangres de alta calidad, pero nada era mejor que el extraño lazo psíquico que había comenzado a establecerse entre Kamijo y mi persona y como los sentimientos y sensaciones fluían de un lado a otro, llevándonos a un nuevo nivel de intimidad y compartir cosas…
Masashi y Naibi fueron los primeros en excusarse y marcharse, causando que me sonrojara debido al recuerdo de la conversación a la que me había sometido mi amiga esa mañana, ante lo que Kamijo levanto una ceja pícaramente antes de que lo reprendiera con un suave golpe en el brazo. Cuando el último de los invitados se marchó y mis nervios estaban a más no poder, ambos nos levantamos para retirarnos, caminando de la mano muy juntos por los pasillos de la fortaleza.
Llegamos a su… digo, nuestra habitación y entramos, para encontrarla decorada con velas y pétalos de rosas por doquier. Después de marcar en mi mente que debía de matar a Naibi mañana, deje que los brazos de Kamijo me rodearan con dulzura y me deje ir en sus besos.
Finalmente comprendí lo que es unirte en cuerpo y alma alguien.

La verdad es que el capitulo había comenzado como uno anterior al de la boda pero al final no pude esperar mas... porque después de esta felicidad vuelve toda la trama psicológica al asunto (osea que les voy a joder la existencia otra vez :()
Ademas advierto: quien quiera leer el capitulo extra en el que se narra lo que sucedió esa noche, en breve lo dejare en facebook o mi blog puesto que creo que me pase un poquito ^^U
El próximo cap ya volvemos con los problemas!! Falta poco para que esta parte termine en favor de la tercera y ultima ^^
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Blue Artist-Rose el Sáb 8 Sep - 3:29

Me encanta pero yo no se cual es tu blog, ni tu Facebook :c
No me podrías decir? Necesito inspirarme para escribir algo parecido a ese capitulo y la verdad me encanta como escribes asi que quiero leerlo n.nU
avatar
Blue Artist-Rose
Rosa en crecimiento
Rosa en crecimiento

Mensajes : 57
Rosas : 79
Fecha de inscripción : 11/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Dom 9 Sep - 17:48

Me encanta, genial!!!! quiero ver el capitulo extra pero no tengo tu face ni el blog ¿Nos lo puedes dar????
Espero el sigiente capi :)
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por dalitha el Lun 10 Sep - 0:01

genial!!!!!!!!!! :Celebration: que mala por q no los dejas vivir felices!!! plzz
pero pasa me tu face o tu blog para checar eso!1 :Flower_For_You:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por celciapuppy el Mar 11 Sep - 12:21

cada dia mejor me encanto [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ,me encanto
avatar
celciapuppy
Rosa en crecimiento
Rosa en crecimiento

Mensajes : 95
Rosas : 105
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 37
Localización : BOGOTA COLOMBIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Sáb 15 Sep - 0:47

Bueno chicas, llego el día en el que finalmente se evapora los vestigios de lo que alguna vez fue mi cordura. Espero que les agrade y que no deseen matarme... Yo por mi parte ansió volver a mi escritura habitual (lease, joderle la vida a los personajes)
Aquí esta la entrada del blog:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Al final no lo puse en facebook porque recordé que las notas solo se limitan a amigos de amigos ^^U
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Lun 24 Sep - 17:06

Buf, volviendo del infierno se puede decir. Perdón por no publicar el viernes, pero me desperté a las 4 de la tarde y no me dio ganas (gomene!) y ademas no había terminado el cap. El sábado salí y ayer no tuve luz -.- ¿La buena noticia? Anoche me agarro un ataque de inspiración y no solo termine este capitulo, sino que escribí dos mas de un tirón ^^
Este ya es el ultimo mas o menos feliz, después nuestros queridos Kamijo y Katherine se la van a pasar de sufrimiento en sufrimientos :(
Disfrútenlo!!

Capitulo 27
A la mañana siguiente tuve el más dulce de los despertares que criatura alguna puede tener jamás. La noche anterior me había dormido con mi cabeza refugiada en su pecho, aspirando el dulce aroma de su piel y rodeándole con mis brazos, pero al despertar me encontré con la enternecedora imagen de el dormido contra mi pecho, rodeándome con sus brazos como si yo fuese un osito de peluche y el un niño pequeñito. Me dedique a acariciar sus cabellos del color del café solo mientras mi mente divagaba en como seria para los vampiros la paternidad, idea que deseche apenas se gestó puesto que no está entre uno de mis objetivos de vida actuales. Me conformaba con yacer en paz al lado de mi amado, y agradecía a los dioses que en la sociedad vampírica no se hubiese conservado la idea medieval de encamar a los novios después de la boda.
Lo sentí removerse entre el sueño y la vigilia mientras su mente despertaba cerca de la mía, llenándome del calor y la luz que eran tan características de él. Volví a acariciar su cabello y me extendí a su mejilla mientras despertaba, y después a mi rosa de plata que era el símbolo de que me pertenecía, así como la rosa suya en mi cuello (cuyo color aún no había tenido la oportunidad de vislumbrar) me marcaba como suya. Me deje ir en su tierna mirada color chocolate…
- Buenos días, mi princesa – dijo somnoliento pero feliz.
Le respondí con la sonrisa más dulce que le jamás había dado a nadie.
- Buenos días, mi señor vampiro – aun adoraba molestarle con eso, como si yo fuese una simple humana y el un vampiro inmortal inalcanzable para mí.
Me acaricio la mejilla con ternura y se quedó remoloneando y susurrándome palabras dulces por un rato hasta que recordamos que esta tarde nos íbamos de luna de miel... ¡Y como nos apuramos entonces! Nos bañamos juntos (según su lógica para ahorrar agua y tiempo, aunque la mía y sus acciones dictaron otra cosa), y luego de vestirnos como habitualmente hacíamos salimos de su cuarto.
Un criado nos guio hacia una salita, donde en una mesa redonda ya estaban tomando el desayuno Naibi y Masashi. Parecía emanar luz de la piel de ambos, y en sus cuellos se podía distinguir claramente la marca del otro: en el de ella un cuervo negro como su cabello sosteniendo una rosa tan roja como la sangre, pero el que el presentaba en su cuello no sostenía una rosa a pesar de ser negro también, sino una hermosa orquídea de color amatista. En cuanto nos vieron nos sonrieron y nos invitaron a compartir la mesa con ellos. Me iba a sentar al lado de Kamijo pero Naibi me jalo y me obligo a sentarme a su lado para soportar su tortuoso interrogamiento, dejándome completamente sonrojada e incómoda antes de que pasaran diez minutos, para disfrute de todos.
Le dirigí una mirada acusadora y de advertencia a Kamijo mientras este bebía tranquilamente de su copa de sangre y me miraba con ojos de perro a medio morir que en cualquier otra persona no me habrían causado nada. Al final con un suspiro deje la letanía de amenazas de muerte que le estaba enviando telepáticamente por su diversión a costa mía para cambiarla por los pensamientos sin palabras que poco a poco me acostumbraba a compartir con su mente. La conversación llego en punto muerto cuando cada uno cedió a la tentación de perderse en la íntima conversación que tenía con su pareja telepáticamente, y no tardamos mucho en marcharnos.
Esa tarde vinieron todos aquellos que habíamos conocido en el palacio además de los chicos de Versailles, todo estuvo sumamente tranquilo además de las bromas mías y de Kamijo al pobre Teru, al menos hasta que apareció Mao, y a su lado reconocí a Jasmine You que se acercó con una sonrisa deslumbrante a Naibi.
¿Es su maestro?
Le pregunte a Kamijo en mi mente, y el asintió sin palabras, dándome solamente un par de imágenes de los primeros días de Naibi cerca de Versailles y de los vampiros. Mao se acercó a mí con su acostumbrada arrogancia e intercambiamos unas pocas y corteses palabras que desconcertaron a mi pareja, sobre todo al notar la leve admiración, cariño y agradecimiento que crecían en mi interior hacia el anciano de aspecto y actitudes juveniles.
En fin, cada uno se despidió a gusto y una vez concluido eso salimos abrigados al frio exterior. La nieve se había derretido, y si bien el paisaje distaba de resultar acogedor tampoco era un hostil campo blanco de la muerte. Los caballos que se encargarían de llevarnos hasta los automóviles ocultos en otras cuevas mucho más al sur y cercanas a una ciudad puerto, eran fuertes caballos de pelo largo y abrigado, un poco más bajos que Dimitri y los caballos que le pertenecían a mi marido, pero fuertes y adecuados para la tarea que se les encomendaba.
En resumen, cabalgamos todo el día y la noche hasta llegar a los autos con el sol poniente, y después de dejar allí a las bestias corrimos a una velocidad impresionante sobre un todoterreno por las tierras sin caminos, y me jure a mí misma sacar una licencia de manejo de automóvil (solo tenía de moto, y no era internacional siquiera) y prohibirle a los dos sujetos y la loca que tenía por amiga manejar cuando yo voy en el mismo vehículo, si hubiese límite de velocidad y radares para controlarlo ya estarían presos por súper exceso de velocidad. Enfadada y aferrada no solo al cinturón de seguridad sino también al sádico de mi esposo me pase esa noche en vela sin hacer nada más que expandir los límites de mi mente para sentir las de las cosas que nos rodeaban, intentando calmarme a mí misma antes del próximo salto.
Con decir que llegamos al puerto de esa ciudad con vida me alcanza. Tomamos un barco pequeño que nos dejaría en la isla Honshu al atardecer y cada pareja fue a parar a un camarote pequeño pero acogedor, y lo que es más importante, con un par de licoreras repletas de sangre. Con el estómago aun revuelto por la velocidad anterior y ahora por el suave movimiento del barco que hacia siglos no sentía tome solo una copa y cediendo al impulso me tendí en la cama para intentar dormir en los brazos de mi pareja, pero no logre hacerlo. Por la noche estaba tan cansada después de tantas horas de insomnio que deseaba estrangular a alguien, y al enterarme en cuanto desembarcamos que inmediatamente tomaríamos un tren bala hasta el aeropuerto internacional más cercano me sentí desfallecer: Naibi y Masashi estaban radiantes al igual que Kamijo, incluso parecían seguir emanando luz, a su lado yo era una sombra mortecina o una luz velada por algo que quizás eran las ojeras que bajaban de mis ojos.
Tras otro medio día de viaje en el que no pude dormir, finalmente llegamos al aeropuerto y cada pareja se fue a tomar su maldito avión no sin antes darnos un regalo de despedida (o más bien el de bodas, pero atrasado). Pasamos los controles aduaneros y demás sin problemas y nos sentamos juntos al lado de la ventana, y por primera vez en días cerré mis ojos y me dormí.
¿Qué más puedo decir de mi luna de miel? Pasamos una semana en las paradisiacas costas de Australia, deleitándonos en todo tipo de actividades que nos permitieron conocer la belleza natural de la zona. Luego de eso estuvimos dos semanas medio perdidos en el Amazonas, volviendo realidad las leyendas locales sobre vampiros que se enfrentaban a cocodrilos come hombres a la luz de la luna de un modo impresionante. Visitamos el Gran Cañón y las Rocallosas con evidente deleite por la naturaleza antes de partir a contemplar la magnífica belleza natural de México, Perú, Argentina y Chile por dos semanas más. Luego de eso dejamos un poco de lado lo natural para internarnos en un crucero desde Buenos Aires a Roma, y de allí un tour por las ciudades más grandes de Europa. Todo terminaría en el mismo lugar en el que nos habíamos conocido, un pueblo a un par de horas de manejo de Oxford.
Fue más o menos durante el viaje en avión de las cercanías de la frontera canadiense a Yucatán cuando comencé a sentirme extraña en toda regla, mas no le mencione nada a Kamijo y durante los días había demasiadas cosas para hacer como para preocuparse por esas nimiedades. Por las noches, cuando pasadas la madrugada todo y todos dormían (habíamos adaptado nuestro ciclo a el de los humanos, puesto que viajábamos y hacíamos turismo en sus horarios) era el momento en el que un presentimiento que venía acompañado de instintos de depredación y a la vez nauseas me invadía. Poco a poco iba desgastándome, tan desacostumbrada a ese estilo de vida vertiginoso como a las noches insoportables de mal sueño, hambre y dilemas. Kamijo acabo notándolo la mañana antes de concluir nuestro paseo por Londres, cuando me tambalee y le apoye contra su pecho, intente negar mi estado pero la verdad era que no me tenía en pie.
Aun nos debemos un paseo por el London Eye por eso, pero la noticia que sobrevino cuando un médico de los nuestros me reviso ese día (lo cual fue una experiencia nueva y desagradable que no pienso repetir, desde ese día odie a los médicos de cualquier modo) no tuvo precio. Concluimos nuestro itinerario en Inglaterra y regresamos a Japón un par de días a su casa, antes de retornar felices y contentos a Siberia (obviamente por dar la noticia, no por ver la cara del estúpido de su padre, al que planeaba asesinar pronto a espaldas de mi esposo). Ni siquiera el frio nos desanimó y no tardamos en encontrarnos reunidos frente a nuestros amigos, todos estaban allí: los chicos de Versailles, Naibi (que ya había vuelto de su luna de miel con Masashi hace tres o cuatro semanas), la prometida de Hizaki y la ex de Teru, además de Mao, Jasmine You y un par de conocidos más. Luego de los saludos de rigor pedimos un par de copas y nos sentamos en nuestra antesala.
- Bueno amiga, veo en tus ojos que quieres decirnos algo ¡Dilo ya antes de que te atragantes! – me insto Naibi con solo ver mi expresión ansiosa.
Le sonreí por haberme descubierto tan rápido. Tome la mano de Kamijo y le mire a los ojos, leyendo en su mente aprobación antes de girarme a los demás.
- Estoy embarazada – dije con alegría.
Sobrevino el silencio.
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Lun 24 Sep - 20:45

O_o Em-barazada???? O.O no quiero ni imaginar que consecuencias traera eso... (a quien engaño... me mata la curiosodad... -_-)
espero el siguiente *en desesperacion* :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por celciapuppy el Mar 25 Sep - 9:10

genial embarazada super....
avatar
celciapuppy
Rosa en crecimiento
Rosa en crecimiento

Mensajes : 95
Rosas : 105
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 37
Localización : BOGOTA COLOMBIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Mar 2 Oct - 18:02

Por fin después de un fin de semana de locos (jamas había hecho tantas cosas en 4 días seguidos -.-), las dejo con el capitulo que sigue... Jejeje, tengo ganas de concluir con una frase al mas puro estilo Natsu de Fairy Tail pero la única que me acuerdo no viene al caso... para uds ^^, así que mejor lo dejo así. Espero que les guste!

Capítulo 28
- Al rey no le va a gustar… - fueron las primeras palabras, pronunciadas por Mao.
- ¿A quién le importa lo que ese rey malhadado piense? ¡Es el hijo de su hijo! ¡Si siquiera él le haría daño a la sangre de su sangre!
Mis emociones se habían vuelto más volubles en las últimas semanas, y esto era algo que en lo más profundo de mi ser sabia no toleraría. En cuanto me entere de la noticia mi mente fue primero hasta lo que yo misma quería, y más tarde hacia los riesgos que eso implicaba para todos nosotros. Por eso mi resolución de alejarme lo más posible de la corte (seamos realistas, no tengo y quizás jamás tenga el poder para enfrentarme a un vampiro milenario, por más que entrene sin parar). Las palabras de mi maestro no hacían más que exponer lo que todos pensábamos, y aun así era aterrador para mí el pensar en lo que le podía pasar a ese pequeño ser en mi interior que ya comenzaba a amar con mi vida.
- El código de honor implica que mi tío no puede alzar la mano en contra de nadie de su familia, pero Edgard no es muy dado a conservar tradiciones y hay muchas maneras de deshacerse de una débil Vampiresa de Sangre debilitada además por un embarazo sin implicarle directamente – las palabras de Jasmine ahondaron mis miedos, que aun a pesar de eso quedaron ocultos bajo la máscara de perfecta frialdad que había desarrollado en mis siglos de soledad. Sentí sus ojos viendo fácilmente en mi alma -. Si él quiere deshacerse de ti y de tu hijo no hay nada que lo detenga: Yuuji es joven, emotivo y débil, y en esta sala los únicos que podríamos enfrentarle seriamos Mao y yo juntos, y Mao jamás podrá alzarse en armas contra el por ser su Hermano Juramentado.
La felicidad se esfumaba a cada segundo. No quería oír más. No quería oír nada más. Jamás toleraría la posibilidad de que alguien pudiese ser tan cruel con aquellos que comparten su sangre, aunque pensándolo bien yo era una prueba de lo que era posible o no. Me levante y tome mi espada antes de marcharme a caminar por los interminables pasillos, buscando consuelo en la soledad mientras mis pensamientos calmaban los de mi preocupado amor, que sin embargo había cerrado los suyos para no preocuparme más, consiguiendo el efecto contrario al esperado. Espada en mano una vez en el patio de armas inste a uno de los maestros a probarme, mientras centraba todas mis emociones desbocadas en la hoja de acero, volviéndola más fuerte de lo que jamás debería de haber sido.
Descargue mi ira por un rato contra ese joven, antes de saludar, envainar y poner rumbo a la enorme biblioteca, donde me senté en una salita casi secreta junto a un enorme volumen con todas las reglas sobre linaje y heredad de la familia real desde los tiempos del Rey Sin Nombre. Solamente habían existido quince reyes en el poder desde esos días, y el linaje puro poco a poco decaía: de la familia Real, los últimos miembros de sangre enteramente pura eran Kamijo y su hermano menor, demasiado joven aun para representar alguna amenaza. También descubrí un par de cosas interesantes: el reinado promedio de los reyes estaba entre los 500 y los 2000 años, siendo el Rey Sin Nombre quien gobernó desde la división del Homo Sapiens de Homo Vampirus o cómo demonios se llame nuestra raza, hasta que acepto dormirse 3584 años después de su ascenso al trono. Edgard llevaba ya 2361 años al frente de la sociedad vampírica, habiendo procreado a sus herederos recién en los últimos 500 años. Kamijo aún no había ascendido al trono y ya tenía un hijo en camino, en cierto modo nos habíamos adelantado demasiado.
Nuestra sociedad decaía por aferrarse a esas antiguas y arcanas tradiciones, si algo me había enseñado la experiencia de los siglos es que los reinados que se alargaban terminaban en desastre, y podía ver a las claras como el rey actual poco a poco iba sumiéndonos en las sombras del olvido. También había un apartado de un científico de nombre ruso raro que había estudiado el genoma de nuestra raza en varios individuos de después de graduarse como ingeniero genético en una universidad humana, y había descubierto que al igual que los guepardos la poca variabilidad de genes acabaría por destruir a nuestra raza milenaria, incapacitándola para la reproducción y volviéndonos simples piedras eternas ¿La solución? Los Vampiros de Sangre y su herencia genética humana perfeccionada por la sangre de los Maestros. Según el texto era por eso que la naturaleza le permitía a los Vampiros de Alma crearnos, les había dado un mecanismo natural para salvarse de la extinción ¡Y ese maldito rey no hacía más que aferrarse a su maldita mentalidad medieval!
Leer esto no solo me estaba llenando de ideas y pensamientos negativos, sino que también me llenaba de una somnolencia bastante habitual en mi estado según el médico. Comenzaba a cabecear cuando Kamijo apareció y amablemente me ofreció recostar mi cabeza en su regazo. Agradecía que no se hubiese puesto sobreprotector como veía era la intención en su mente, pero le estaba costando y el hecho de que estuviese aquí no hacía más que confirmármelo. Beso mi frente con ternura.
- ¿Qua hacías amor?
Me encantaba esto. El hecho de que a pesar de poder compartirlo todo con nuestra conexión aun sintiésemos la necesidad de hablarnos, y para mí su voz era el sonido más maravilloso y bello del mundo.
- Estudiando un poco de historia de tu estirpe. Iba a pasar también a modos de eliminarlos pero me da sueño…
Lo sentí aferrarse a mí, y abrí los ojos para encontrarme con los suyos serios.
- No quiero que elimines a mi familia, podre razonar con ellos, te aceptaran a ti y a nuestros hijos al final.
En esto estábamos en completo desacuerdo. Aunque claro, a mi modo de ver solo había una forma de eliminar esta clase de problemas, y no era muy agradable para él.
- Si se atreve a levantar una sola mano en contra nuestra no me detendrás.
Mi tono me sorprendió a mí misma, jamás en mi existencia había conocido esa determinación férrea ni en mi voz ni en mi alma. Respire y cerré mis ojos para calmarme, sintiendo más que nunca la frialdad de mi decisión en los huesos, completamente decidida a cumplir mi amenaza aun a costa de perder el amor del ser inmortal a mi lado… ¿Era esto a lo que te orillaba el ser madre? Si era así porque nunca la mía actuó de ese modo.
Y ahí vamos de nuevo, de un momento de plena ira y determinación a la profunda depresión que me invadía cada vez que pensaba en mi familia humana, una estirpe perdida hace ya mucho tiempo. Ante el flujo nuevo de emociones mi esposo me tomo entre sus brazos con una calidez abrumadora.
Así pasaron días y más días, ocultando mi estado lo más que se pudo hasta que mi vientre comenzó a crecer y fue notado por la reina en una cena formal que compartimos con sus padres. Pocos minutos después estaba oyendo al Rey gritándole a mi hombre cosas sobre ensuciar su linaje y dejar embarazada a una bastarda desgraciada de ascendencia humana. Lo aguante hasta que no pude más y me levante.
- ¡Ciego bastardo! ¡Tú línea de sangre se extinguirá si sigues con esa manía estúpida de la pureza! ¡Cada generación será más débil y enfermiza que la otra! – le vi dirigiendo sus ojos desencajados a mí, rojo de ira e inspirándome un miedo que no deje entrever -. Aunque no quisieras tarde o temprano alguno de tus descendientes tendrá que cruzarse con alguien con sangre y genes humanos, no puedes cerrarte a esa realidad para siempre.
Por unos segundos, todo estuvo en silencio.
- Tu misma lo has dicho, mi señora – comenzó con una voz pasiva que no pegaba para nada con la expresión descontrolada de su rostro, mi miedo no hizo más que crecer -. Algún día mi sangre se mezclara con la de inmundos humanos como tu… Pero como lo has dicho muy claramente, algún día no tiene por qué ser hoy, y según tus palabras la decadencia de mi casa aún no ha comenzado…
Leí sus intenciones como a través de un cristal, y en un acto más instintivo que otra cosa, alce mis manos y tomando la energía pura de la sangre de mi maestro en mis venas, y la de la sangre de mi compañero de alma y corazón también en las venas y a través del lazo de nuestras mentes y con ella la moldee en la forma clásica del escudo, todo eso en milésimas de segundos antes de sentir el poderoso golpe de su brazo en él y la inmensa descargar de energía. De no haber actuado así ahora yacería muerta. Me tambalee aun sosteniendo el escudo con el blasón que había elegido durante los siglos como si fuese un burla ahora al Rey, sentí a Kamijo detrás mío, sosteniéndome, y mirando de nuevo a la pareja de ancianos frente a mi supe a quienes me había ganado por enemigos y hasta donde llegaba su odio. Hasta ese momento ni siquiera bajo los colmillos de Mao o cuando creí que Kamijo me dejaría convertirme en una sombra y perecer sola me sentí tan asustada. Me sentí una niña ante esos seres, indefensa. Inconscientemente empuje al vampiro detrás mío hasta fuera de la habitación, y una vez en el pasillo y con la puerta cerrada tras de mí, me deshice violentamente de sus brazos y corrí aterrada al único lugar de esa fortaleza donde me sentía segura, nuestra habitación, y aun así grite aterrada cuando sentí a alguien aferrarme a sí.
Oí su voz intentando calmarme y me derrumbe en sus brazos, en un estado de pánico indescriptible, temiendo por la vida de toda mi familia.
- Vayámonos de aquí, por favor.
Alcance a susurrar entre la consciencia y la inconsciencia, agotada a más no poder y con la mente tan densa como si mis pensamientos fueran de viscosa miel. No oí su respuesta y ya estaba en la inconsciencia.
Cuando por fin logre salir de eso me encontraba en una celda negra, sin luz solar ni fuente de sangre disponible en millas… y más importante que eso: sola y sin poder percibir la mente de mi compañero de alma y corazón a través de la conexión.

Ok, mucha disertación pero sentía que necesitaba explicar estos detalles por ínfimos que fuesen, soy adicta a explicarlo todo -.-
Y, por favor no me maten por el giro que han tomado las cosas (levantando un escudo por las dudas).
Ya ne!
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Dom 7 Oct - 17:01

^^ sigamos con la historia!!!
Espero les guste este capi y perdón por que el anterior fuese tan pesado. Este es casi igual de largo pero mas "lindo".
Espero les guste!

Capítulo 29
Kamijo
Todo ocurrió muy rápido: en un instante estaba durmiendo con su esposa al lado pasivamente, y al siguiente varios sujetos fuertes lo noqueaban y la apartaban de su lado.
Reconoció el lugar en cuanto despertó, una de las oscuras y muy frías celdas del fondo de la Fortaleza. No podía percibir a su compañera cerca y su alma gritaba desesperadamente por ella. Intento expandir su mente más allá de los límites normales y sintió como un dardo helado le atravesaba la cabeza, dejo de intentarlo al darse cuenta de la vileza del plan de su padre (porque no cabía duda alguna de quien era el que estaba detrás de todo eso). Por un momento sintió deseos de arrojarse a una esquina y llorar hasta quedar sin lágrimas, maldiciendo su destino, pero la otra parte de él quería destrozar la puerta de acero forjado con las uñas si fuese necesario, y era esa parte llena de ira la que predominaba ahora.
Se arrojó con todas sus fuerzas a la puerta, aferrándose a los barrotes del pequeño ventanal y gritando con la inmensa fuerza de sus pulmones hasta quedar afónico.
No supo cuánto tiempo estuvo así, pero no logro nada.
A pesar de las drogas que le habían aplicado para bloquear su conexión mental, de donde sea que estuviese le llegaron las emociones cataclismicas de su despertar en soledad: la ira, el odio, el miedo y la tristeza. Deseo aliviarla pero podía sentirla a la distancia aún más embotada que él.
Las lágrimas se deslizaron por sus ojos sin que él pudiera detenerlas, de pena por su mujer e hijo perdidos lejos de él.
Katherine
La desesperación se apoderaba de ella por momentos, pero nunca lo suficiente como para doblegarla.
Tenía que escapar, pero hasta ahora habían pasado horas encerrada en esa maldita celda y no había ido nadie a verla. La sed ya se estaba volviendo evidente, pero sin embargo algo la desconcertaba sobremanera: si estaba en las heladas celdas de la Fortaleza en Siberia ¿Por qué demonios sentía la temperatura de la celda tan cálida?
Horas y horas siguieron pasando. Su mente inconscientemente buscando a cada instante la de su amor, sabiendo tanto por instinto como por sus lecturas de ficción que la habrían drogado para que no lo hallara, y que lo seguirían haciendo sin duda alguna.
Sintió una presencia fuera de la puerta ciega de la celda oscura y pronto un rayo de luz se abrió paso por ella, hiriendo sus ojos sensibles a la luz después de tanta oscuridad. Vio entrar por la puerta a un sujeto al menos tan alto como el esposo de su amiga, con un parche en el ojo izquierdo, dejando el otro de hermoso color hazel a la vista. Sus cabellos de extraño color violeta rojizo y sus ropas de cuero. No llevaba armas y podía ver sus manos alzadas en señal de paz.
- Si fueras amigo no me tendrías aquí atrapada y narcotizada, ¿Quién eres?
El joven bajo las manos y endureció su expresión.
- Mi nombre es Ray, y seré el encargado de ti hasta que llegue la hora de juzgarte o nazca el monstruo que llevas en las entrañas, lo que ocurra primero.
Su voz era fría y despectiva, la señalaba con asco como si fuese una abominación. Eso sumado al tatuaje de pegaso negro en su hombro lo identificaban como un cazador.
- ¿Por qué se me juzgara? ¿Qué tiene que ver mi hijo en todo esto?
Me miro insidiosamente con asco, mientras el farol que sostenía le daba una tonalidad helada a sus facciones.
- Eres una vampiresa, y además has matado a muchos de los nuestros. En cuanto a tu hijo, es tan o peor abominación que tú, será eliminado tan pronto como venga a este mundo.
La ira de apodero de ella, que se lanzó hasta el cazador y lo estrello contra la pared, enseñándole sus colmillos en una mueca feroz antes de soltarlo y volverse con frialdad pero determinación en sus ojos.
- A mí me podrán hacer lo que quieran, pero le ponen una mano encima a mi hijo y les juro que eliminare vuestra orden hasta las raíces de la historia, destrozare vuestros linajes de sangre y asesinare todo aquellos que les sea querido jamás.
Ella se volvió hasta el catre en una esquina con un aura de pena inmensa que sorprendió al humano.
Para Ray, ella era la primera de su raza con la que tenía contacto directo y de ser sincero había imaginado que la mujer esa de aspecto tan humano se le lanzaría a la yugular apenas entrase, y sin embargo ahora yacía ahí tan humana…
- ¿Por qué?
Ella alzo la cabeza.
- ¿Por qué que?- le respondió, hosca.
- ¿Por qué no te lanzaste a mi yugular y me drenaste? Has pasado una semana sin sangre e inconsciente-
La pregunta le carcomía, y ahora estaba hecha. Ella le sonrió sin alegría.
- He pasado casi diez años sin sangre cuando mi pareja me castigo por haberle abandonado durante cuatrocientos años. Una semana sin ella no me hará nada, y mi cuerpo tiene reservas suficientes para alimentar a mi hijo también por un tiempo – su mirada se tornó cruel -. Pero pasado ese tiempo si tengo que beber de tu sangre para mantener a mi hijo con vida no dudes que lo hare.
- No es diferente de lo que cualquier madre humana estaría dispuesta a hacer – razono Ray conciliador.
- Te equivocas – su voz volvía a emanar frialdad -: mi madre no habría dado nada por mi vida, yo solo fui una estúpida rebelde que al final no les sirvió de nada -. Le miro a los ojos con verdad en ellos -. No por beber sangre para sobrevivir somos peores que vosotros, nací como humana y sé de qué hablo.
El joven cazador ya tenía conocimientos de que esa mujer que ahora era princesa consorte del heredero al trono de sus enemigos había nacido como humana y transformada en vampiro en contra de su voluntad cuando solo era una joven de diecisiete años; le habían dicho que era un criatura cruel, propensa a la locura y amante de asesinar, cazadora tanto de cazadores como de los de su raza. Pero lo que él veía frente a si era una mujer que rondaba los veinte, embarazada, temerosa y con aspecto de haber soportado más penurias de las que una persona de esas edad debería de soportar. Sintió piedad por ella a minutos de conocerla.
Piedad y algo más…
Kamijo
Sintió a alguien fuera de su celda y violentamente se lanzó contra la puerta solo para ser repelido por el fuerte brazo de su padre.
- Contrólate hijo, eres un miembro de la familia real no un granjero que deba enfadarse por la pérdida de una mujer que no fue lo suficientemente fuerte como para evitarlo.
Sus palabras despectivas hacia su esposa no hacían más que enfurecerle, el hecho de que su conexión mental cada día fuese más tenue no hacía más que despertar a la bestia de instintos en su interior que ansiaba arrasar con todo hasta encontrar a su otra mitad.
- ¿Cómo puedes hablar de ella así? – pronuncio, tratando de contener la ira dentro de sí y no cometer una locura, su padre ni se inmuto.
- Si te dejas dominar por los impulsos jamás la encontraras, y es por eso que estas en esta celda. Hasta que no te controles y dejes de representar una amenaza para ti mismo y todos los que te rodeen no saldrás de estas paredes…
- ¡¿Y quién la encontrara entonces?! ¡¿Tu?! ¡La odias! ¡El hecho de que ella haya desaparecido cargando a mi hijo no hace más que beneficiarte a ti y a tus propósitos!
El rostro del vampiro mayor se transmuto en una máscara de ira, y agarrando a su hijo con fuera por el cuello de su camisa le hablo con un tono bajo y letal que estremeció hasta los huesos al joven.
- Escúchame bien, Yuuji. No te niego que la odio, pero no así a ti y ese niño es tanto tuyo como de ella y por tanto mi heredero. La próxima vez que te atrevas a acusarme de esos crímenes nefastos en contra del honor de nuestro clan me asegurare de que pases en esta celda más tiempo del necesario.
Kamijo no se amedrento, pero aun así se calmó… solo un poco.
- ¿Por qué no puedo sentirla? Si no has sido tú, entonces no estoy narcotizado ni nada de eso, entonces ¿Por qué nuestra conexión no funciona bien?
Los ojos del Rey se abrieron sorprendidos al oír hablar de la conexión, pero lo supo disimular bien.
- Quizás ella sea la que está fuertemente narcotizada en tu lugar, ¿Qué es lo que logras percibir?
- Nada mas sus emociones y estados básicos, nada que me dé información ni que me indique que pasa con ella exactamente. Bien podría estar a dos habitaciones encerrada en una jaula de oro como en una celda idéntica a esta al otro lado del mundo soportando una tortura de los mi demonios.
El simplemente pensar en eso le hizo estremecerse y se rodeó a si mismo con sus brazos en busca de un consuelo y un calor que no hallaría. El rey pareció suavizar su mirada y le dirigió unas últimas palabras antes de salir.
- Hare para encontrarla lo que haría por tu madre.
Kamijo volvió a quedar solo en su pena.
Hizaki
La Fortaleza tenía un aire extraño esos días.
Desde la noche en que Yuuji y Katherine habían asistido a su cena con los reyes no veía a su primo ni a su esposa y eso no hacía más que inquietarle y traerle malos presentimientos. Lo que había oído ser susurrado por las paredes del castillo tampoco aliviaba su pesadez.
Caminaba con paso intranquilo por los suelos de dulce mármol azulado del ala este de la fortaleza, el ala dedicada a la Luna, amada por todos los de su raza; sumido en sus pensamientos y oyendo la lenta letanía de las milenarias paredes…
- Auméntale la dosis de
vybroth– la voz del Rey y el antiguo nombre de ese veneno maldito para su especie le hizo detenerse bruscamente en la unión de ese pasillo simple por el que caminaba con otros dos.
- Comparten una conexión como la de los Reyes Antiguos y sus compañeras. Si es necesario triplícala pero no dejes que sus capacidades psíquicas se liberen.
¿Conexión mental? Katherine le había hablado algo sobre eso en sus amenas charlas, y cuando era pequeño había sido instruido a la perfección en la historia de los Antiguos Reyes de los primeros milenios de su raza, cuando los poderes de la Sangre aun eran fuertes y una pareja que realmente estuviese destinada a estar junta compartiría esa unión tan poderosa y pura… Y de un momento a otro todo estuvo claro en su mente.
Utilizo su propio poder de su herencia de sangre para esconder su presencia, sonido y olor como jefe del Escuadrón de los Espías (obviamente, nadie sabía esto sino no tendría sentido) para marcharse sin ser detectado, guardando dentro de sí al lado de su furia recién nacida la información que le permitiría salvar el futuro de su reino.
Jin
Ray se veía muy extraño después de hablar con esa vampiresa.
La joven no sabía usar sus poderes, y de haberlo sabido estaba demasiado drogada como para ser capaz de eso, pero con ese factor fuera Jin no encontraba motivo para el largo lapsus de concentración en el que su hermano estaba sumido. Se acercó a él y se sentó amablemente a su lado, disfrutando de la dulce caricia del sol en su rostro después de su visita a las horribles y ahogantes cavernas que eran su prisión.
- ¿Qué mosca te ha picado, Ray? O mejor dicho, que vampiresa… Ella no pudo hechizarte, ¿Qué te hizo entonces para tenerte así?
La mirada de su hermano al cielo le dijo que su respuesta no le agradaría.
- Simplemente es confuso. Entiendo las cacerías: nosotros o ellos inician el ataque y siempre acaba en un baño de sangre, ellos son más fuertes pero nosotros superiores en armamento. Y ella ha matado a muchos de los nuestros… pero me desconcierta: no se lanzó a mi garganta aunque yo estaba en una posición vulnerable al estar desarmado – su mirada hazel se encontró con la suya gris plata -. Solo parecía una mujer secuestrada con miedo por su hijo; me hizo sentirme como un monstruo Jin.
Jin no lo comprendía, el jamás había tratado con una vampiresa embarazada y no pensaba hacerlo, pero no podía concebir que ellas fuesen distintas a las demás hembras de su raza. La mirada en los ojos de su compañero le decía otra cosa: Ray jamás había tenido piedad de un vampiro por más que este suplicase por su vida, y el que ahora esta mujer vampiresa causase eso en el solo era una señal de cuan monstruosa era que podía influir en la personalidad de las personas sin siquiera usar sus poderes mentales, solo con su astucia y palabras.
- Ray, el único monstruo es ella, te estaba hechizando con sus palabras y acciones, buscaba atraerte para que la liberases… - intento razonar.
- Ella no parecía estar haciendo eso hermano ¡Dios, si solo parecía asustada de lo que pudiese pasarle a su hijo!
- Todos los de esa raza son malvados, ella seguro que ni quiere a la criatura en su vientre concebida por instinto y sin razón. Ellos no son humanos…
- Pero ella fue humana, antes de ser vampiro. Me lo dijo.
- Ray…
Era algo extraño de ver en un líder y cazador tan bien formado como Ray, pero había ocasiones en las que los cazadores desarrollaban lazos emocionales con los prisioneros vampiros que les tocaban. No dejaría que su hermano fuese uno de esos que más tarde acababan en los colmillos de esas bestias o como un adorador de ellos, los peores acababan en manos de la organización por haberse transformado en esas bestias.
- Si ella sigue “confundiéndote” Ray, lo mejor para todos será que dejes que San o Haru se encarguen de ella. Recuerda el código: “nunca…” - su hermano termino su frase por él.
- “… confíes en un vampiro, o acabaras como ellos” – su mirada no era límpida y libre de dudas, pero parecía más cazador que abducido.
Jin asintió y se levantó.
- ¿Vas a tocar con nosotros esta noche antes de tu guardia? – le pregunto.
Ray sonrió.
- Sabes que NEGA es un proyecto tan mío como tuyo y de los demás. No dudes que estaré allí con mi bajo para salir y causar furor.
Esta vez fue Jin quien sonrió antes de darse vuelta y marcharse, gritando por el camino.
- ¡No llegues tarde o San se enojara!


Jin, Ray y el nombrado San pertenecen a la banda NEGA. Haru es el vocalista de DOG in the PWO. Y sep, todos los visual son "algo" ^^
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Dom 7 Oct - 18:50

O.o esto se esta poniendo muy tragico.... plzz
espero el proximo cap :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por sofy_sof el Dom 7 Oct - 20:20

eres mala persona ¬.¬ no puedes hacer eso, yo sabia, YA SABIA que no pondrías en ningún momento un "felices para siempre" eres tan cruel TT.TT embarazada, encerrada, sola, agonizando y sin tener poder contacto mental con Kamijo, no hay ningún emoticon que demuestre como quede después de leer esto.
¿cuando nos darás nuestro final feliz? plzz por favor
no me alcanzan las palabras para decir lo cruel que eres ¬n¬ me amargaste el día ok, no ._., pero si u.u
espero que cuando llegue el final de la novela nos pongas uno feliz porque si no voy a buscarte te mato Dx ok? ok? ÒnÓ
besos ¬_¬
avatar
sofy_sof
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 293
Rosas : 337
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 21
Localización : Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Miér 17 Oct - 17:08

Y eso que no te imaginas lo que viene sofy_sof. Finales felices? comigo? nunca!
Perdon por la tardanza, pero la cole, los proyectos con amigos y proyectos personales me vuelven loca. En fin, aqui esta este capitulo tan hermoso al que me encantaria llamar "la calma antes de la tormenta" osea que ya imaginense lo que es el que sigue...
Espero les guste!!

Capítulo 30
Katherine

Dos meses ya.
Hacia horas que me había invadido una debilidad aplastante. No sobreviviría mucho mas sin sangre, no para mi sino para mi hijo… No quería que mi niño naciese en este cautiverio odioso ni bajo la custodia de esos crueles cazadores, pero con cada día que pasaban mis fuerzas menguaban, y sin siquiera el dulce y familiar brillo de la luna para aliviarme me iba sumiendo cada día mas en la oscuridad. Ansiaba mas que nada el tierno contacto de la mente de mi amor con la mía, pero incluso eso me era negado, y lo único que poseía ahora de el eran la marca en mi cuello y su hijo en mi vientre.
Contra todo lo que pensaba, con el pasar de los días mi carcelero se iba volviendo mas amable y, para que negarlo, al final nos habíamos convertido en una especie de amigos. Los cazadores no eran tan malos una vez se los conocía, y el había concluido que yo era igual que cualquiera de sus mujeres así que no había nada que temer de mi, y a pesar de que insisti en que había tenido bajo mis colmillos a decenas de los suyos el me replico diciendo que el había eliminado a decenas de los míos así que estábamos “a mano” por así decirlo.
Ray era un joven interesante, bajista en una banda Visual Kei (ya enserio, ¿todos los visual son vampiros o cazadores?), con un pasado de lo mas normal exceptuando su entrenamiento de cazador iniciado a los seis años y una vida sin mucha emoción. Amaba hacer música tanto como perseguir vampiros en los oscuros callejones de las grandes ciudades de Japón (y con decir eso me informo inconscientemente que estoy en Japón), pero la vida de cazador poco a poco iba agobiándolo, y el hecho de que hubiese sido elejido para ser uno de los “afortunados” que compitiesen por ser el próximo líder de la Organización.
Venia a verme dos veces por día con lo que volvía ese tiempo mas ameno, y una vez incluso me había traído una pequeña bolsa de sangre que a pesar de estar fría y muerta ayudo bastante a colmar mi sed. Cuando entro el día de la fecha y me encontró en ese estado deplorable se sentó al costado del catre y me hablo con tranquilidad y calma a pesar de su aspecto súper rudo.
- ¿Cómo estas hoy Kath?
- Como ayer y como mañana, con un poco menos de energía y movilidad cada día. Te lo juro, en el pasado hubo décadas en las que no probe el sabor de la sangre pero jamás me había debilitado hasta este punto… casi me siento humana otra vez.
Su mirada se ensombrecio.
- Quizás te convendría sentirte mas humana que vampiro. Los míos están impacientes.
Negué firmemente.
- Para los que son como yo el volver a sentirnos humanos es un claro signo de que desapareceremos de este mundo, lo he visto una vez con un Vampiro de Sangre que me enseño que demonios eran los Vampiros de Alma y Sangre y que los Cazadores: se levanto diciendo que se sentía mas vivo que nunca, comio como mortal sin probar ni una gota de sangre ese día y luego, cuando en la noche la luz de la luna lo toco se desvaneció en cenizas frente a mis ojos… Ademas si yo fuese mortal mi niño no seria un Vampiro de Alma como es ahora, sino un hibrido entre vampiro y humano que seria despreciado por ambas razas. Ser humana no es una opción viable.
Me sorprendía a mi misma el recordar a Joseph y su muerte, tan lejana en el tiempo y el espacio que creía haberla olvidado. Ray había escuchado cada una de mis palabras con atención y estaba pensando una posible respuesta cuando un pensamiento cruzo por mi mente.
- ¿Por qué me secuestraron? ¿Por qué esperan a que nazca mi hijo antes de exterminarme? Mis crímenes de monstruo no solo con los tuyos sino también con los míos me han ganado una sentencia de muerte inmediata de los cazadores…
El suspiro con pesadez y furia.
- No me han dicho nada, pero sospecho que quieren matarte después de que nazca tu hijo para así utilizarlo ellos como rehén o arma de guerra. Eres la princesa después de todo, tu hijo bastara quiza la redención de toda tu especie.
Esta vez fue el turno de ella, recostada como estaba, de suspirar.
- Si me matan, por mas que tengan a mi hijo, Yuuji se volverá loco y arrasara con todo; es lo que pasa cuando dos almas se unen y una se pierde. En cuanto al Rey este seria capaz de pagaros para que me mataseis a mi y a mi vástago, definitivamente no rendirá a todo el reino por mi… Habriais hecho mejor si hubiesen ido por sus sobrinos favoritos, no rinde el reino pero que sacan una buena la sacan.
- Te refieres a… - por un momento había olvidado que el no estaba informado de toda la trama de intrigas de la Fortaleza, de la que yo aun había vislumbrado muy poco.
- Hizaki, alias “no te digo mi nombre de verdad pero si te confio mi vida”, Príncipe de los Espias según los rumores y primer guitarrista de la banda Visual Kei Versailles ¡Y no nos olvidemos de Taka-chan! – mi expresión se torno de ensueño por un momento de solamente pensar en las distintas maneras en las que podría torturar a ese joven vampiro -. Quizás tu lo conozcas como Ruki de the GazettE.
Ray asintió.
- Varios de nuestros competidores mas acérrimos, tengo que reconocer que a pesar de ser bestias chupasangres saben de música.
Una sonrisa ironica paso por su cara, mas no tuve tiempo para replicarse puesto que en ese momento se oyó el cerrojo al otro lado de la puerta metalica y ambos nos pusimos alertas, esta vez yo sentada en la cama y el parado en una esquina, cuidando de no parecer que me daba la espalda. Vi entrar a ese cazador de falsos cabellos rubios y ojos color gris perla y acercarse a mi con movimientos gráciles y seductores mas propios de mi raza que de la suya. Gruñí incomoda ante su escurtiño mas no desvie la mirada.
- Lady Katherine, se nos ha informado que últimamente no se encuentra muy bien… ¿Quizás algún crimen de lesa humanidad que desee confesar?
Bufe exasperada.
- En primera los métodos de la inquisición ya habían pasado de moda cuando nací y son castigados con cosas peores que los delitos que una simple joven como yo podría cometer. Y en segunda ¿enserio necesitas preguntar si he matado humanos? ¡Por supuesto que lo he hecho! ¡Al menos cinco de cada diez noches de mi existencia en este estado!
Si el universo era infinito… bueno, eso estaba por verse, pero que la estupidez humana es infinita, de eso no me cabía duda alguna en que Einstein había tenido razón, quizás hasta demasiada.
- Eres muy intrépida para ser la prisionera aquí, demasiado para tu estado y el trato que se te ha otorgado… - su voz rezumaba advertencia y una persona sensata no le habría contestado… Una persona sensata.
- ¿Qué puedo decir? Quinientos años de vivir en soledad lo vuelven a uno orgulloso y le quitan los miedos que tenga… Y el haber matado a decenas de cazadores también - me lleve la mano a la boca mientras mis ojos se abrían en sorpresa ¿de donde había salido tanta ira e irracionalidad de repente? ¿Dónde demonios se habían ido mi calma y mi autocontrol?
Dios santo, a este ritmo lograría que me matasen… y sin embargo el cazador no parecía sorprendido ante mis palabras.
- Tal y como esperaba de una de los tuyos… Ven, Ray, si te quedas mas tiempo con esta bestia enloqueceras o moriras a sus manos.
Ray salió de su esquina tan sorprendido como yo, y le dirigí una mirada de disculpa antes de que saliera y la puerta se volviera a cerrar.
¡Dios! ¿Qué estaba mal conmigo?
Kamijo
Se estaba volviendo loco, literalmente.
Cada segundo lejos de ella lo llenaban de desesperación y lo cargaban de tal ira y deseo de destrucción que se sorprendía aun de que no hubiesen ido a atarle las manos con grilletes. Lo cierto es que no había matado a alguien porque nadie lo había ido a ver en días a excepción de su padre, que era el vampiro mas difícil de matar.
Le habían trasladado de las celdas gélidas a unas mas cálidas en los pisos superiores a pesar de su creciente instinto asesino, y es que a la luz de la luna lograba serenarse con mas facilidad que en la constante oscuridad. La luna… la única cosa que le infundia esperanza, por minima que fuera. Sabia que Katherine no había muerto, y cada día podía sentir un poco mas de ella, aunque esta pareciese ciega por completo a sus esfuerzos por encontrarla.
Sus lapsus de consciencia en medio de la nube de ira eran cada vez mas largos y racionales, le permitían pensar en algo mas que en matar y su mente poco a poco iba arreglándose y trazando planes una vez transcurridas unas horas. Parte de su supo que los sentimientos de uno tenían influencia en el otro, por lo que supo (un poco tarde) que tamaña desesperación había provenido de su compañera lejana, ahora parecía que ella se había resignado a tal destino y aguardaba en un letargo como en el que el se estaba sumiendo. Le aterro por un momento pensar en las consecuencias que la ira asesina de el había tenido en ella.
Ya al principio del tercer mes lejos de ella, su padre dio su aprobación a liberarlo, y lo primero que hizo fue ir a hablar con Hizaki, Masashi y Jasmine, cada uno líder en su campo… quizás ellos pudiesen ayudarle.
Hizaki
Duras semanas de tender redes allí y aquí daban resultados poco a poco, pero quizás no tan pronto como el deseaba.
Cuando su amigos fue liberado la información que había reunido era importante, pero escasa. La reunión se realizo el mismo día del “excarcelamiento”, y solo eran el (de los espias), Masashi (de la guardia del príncipe) y Jasmine (de los magos).
- Vayamos por partes – comenzó Kamijo - ¿Qué demonios esta pasando?
Fue el momento de hacer su entrada.
- Se estada confabulando algo muy fe: estamos siendo hostigados mas que nunca por los cazadores y Katherine no es la única secuestrada, si bien es la mas importante. Con Jasmine hemos investigado no solo puertas afuera, sino dentro también, y en antiguos archivos y los dioses quieran que nuestras sospechas no sean ciertas. Tu padre se esta volviendo loco con la edad y la presión de gobernar a una generación que no es la suya, y esta situación no hace mas que poner en peligro a toda nuestra raza… Tu hora se acerca, Yuuji-kun.
Quería informarle, pero no se sentía con las fuerzas necesarias para clavarle dos o tres puñales mas a un alma agonizante en estas instancias, y lo mismo veía en la mirada de Jasmine aunque no así en la de la otra pareja que desde lo ocurrido se negaba a separarse un solo segundo. El aletargamiento de los poderes psíquicos de su amigo por una vez le pareció ideal, pero este solo necesito analizar sus palabras para darse cuenta de que algo ocultaba.
- ¿Solamente eso? – inquirió entre preocupado, enfurecido y triste.
Fue ante la mirada que transmitia una imperiosa orden que la mas joven en esa habitación (y que se suponía no debería de estar allí), hablo.
- Fueron los cazadores. Sus clanes decaen tanto como los nuestros y se les ha ocurrido que también necesitan… renovar el contrato que les permite cazarnos.
Comprension se abría paso en la mirada del vampiro de mayor rango, que le miro y no tuvo mas opción que asentir.
- Solo han desaparecido mujeres que nacieron entre los nuestros Kamijo, lo mas probable es que ella solo sea una rehén – intervino Masashi ante la lenta desesperanza y odio que se apoderaba del príncipe, quien asintió como en otro mundo antes de dirigirle una mirada enconlerizada.
- Por los rehenes (y sobretodos aquellos políticamente importantes) se piden rescates, eso no ha cambiado desde el inicio de las guerras… ¿Por qué entonces no nos han contactado? ¡Dimelo!
Se estaba descontrolando, dejándose invadir por la bestia que habitaba en el interior de todos los de su raza y ver a ese joven tan diplomático en ese estado era aterrador incluso para el, su mejor amigo. Jasmine había permanecido todo el tiempo callado e inmóvil, y fueron sus palabras pronunciadas suavemente las que le devolvieron la razón.
- ¿Crees que la ayudaras mucho si te dejas dominar y destrozas todo a tu paso hasta encontrarla? Así solo lograras que la maten antes de tiempo. De todas las desaparecidas ella es la mayor y mas poderosa… si, probablemente su estado y la falta de sangre este tiempo la haya debilitado, pero si le intentan hacer daño estoy seguro de que peleara como una tigresa. Mao nunca hace las cosas sin un motivo, y si la transformo por algo habrá sido.
Las palabras llenas de razón del vampiro mas antiguo en esa sala lo tranquilizaron... solo un poco. Y aun no vislumbraba lo que el veía venir…
Jin
La sangre mortal de la mujer hacia que sus venenos antiguos fuesen inútiles.
Estaba cada día mas preocupado por su hermano, que se mostraba cada día mas abierto y cariñoso con la vampiresa… aunque pensándolo bien, quizás eso no fuese tan malo y Ray podría cumplir con el destino que tenia reservado la joven al final. El hijo que esta llevaba en su vientre representaba otro problema, pero puesto que no podían matarlo quizás pudiese serles útil cuando naciese y no precisamente como rehén; obviamente, no lo dejarían cerca de su madre, sino que fuese hombre o mujer crecería bajo el seno de los cazadores, como uno de ellos…
El humano dentro de si se horrorizaba ante los actos que llevaba o planeaba llevar su organización al cabo, pero el cazador en el los aprobaba unánimemente. Por eso el no podía ser el próximo líder: demasiado influenciable… pero Ray… si tan solo pudiese dejar sus malditas emociones de lado seria el cazador perfecto.
“Las emociones son los que os vuelve humanos, no las desprecies solo porque te hacen parecer débil, sino aprécialas porque gracias a ellas al final hallaras la verdadera fortaleza…” Casi podía oír las viejas palabras de su maestro de armas cuando aun eran niños y Ray había sentido piedad por un pájaro con el ala rota, mientras que el había intentado matarle para “ahorrarle sufrimiento”. Ya habían pasado dieciocho años desde ese día y aun no entendía las palabras de su mentor: Ray no hacia mas que volverse mas débil y perder estatus a cada segundo gracias a esas “emociones”.
Esta noche, le tocaba el primer interrogatorio a la princesa consorte, y el seria el interrogador. Sopeso por un momento la posibilidad de poner en su bolso los instrumentos de tortura habituales (aun sabiendo que Ray se los confiscaría antes de pasar), y optando por otro camino tomo una bolsa de sangre y solamente con eso avanzo.
El de ojos hazel lo dejo pasar luego de revisar sus cosas, y miro con aprobación y alivio nada disimulado la bolsa de sangre que llevaba. La joven no fue tan fácil. Estaba sentada en el escritorio que le había sido facilitado luego de indicarle a Ray que como una prisionera real tenia derecho a unas comodidades básicas, últimamente se pasaba los días sentada allí escribiendo en los cuadernos que también le habían dado en ingles antiguo lo que según ella eran novelas.
- Le traje un presente, señora – no podía ocultar el tono despectivo de su voz, ni el odio que sentía.
A Katherine lo que el sintiera referente a ella la tenia sin cuidado.
- Dejalo o no sobre la cama y vete. Estoy inspirada y quiero seguir con mi novela.
Su descaro lo sorprendía y enojaba ¿en que posición creía que estaba para hablarle así?
- Es sangre – dijo como si eso lo justificase todo, esperando que ella se levantase corriendo a por ella.
Solo logro que girara uno de sus ojos hacia el.
- Por lo que se de ustedes, esa sangre podría tener algo que me matase o perjudicase a mi hijo. No tomare ninguna sangre que me sea facilitada por los cazadores a no ser que provenga de vuestros cuellos…
Y sin embargo la vez que había autorizado a Ray a darle sangre, ella la había tomado. La mujer confiaba en su carcelero, pero no en otros cazadores. Dejaría que esa confianza la matase mas tarde. Dejo la sangre sobre la cama y se sentó.
- ¿Quiénes son tus padres? – comenzó tradicionalmente.
- Unos pobres granjeros ingleses que no me dieron nunca seguridad ni libertad. Me vendieron como un animal y mas tarde encontraron su final a mis manos cuando me conviertieron.
Si la respuesta lo sorprendió no lo dejo ver. Una parte de si estaba contrariada por el hecho de que en la época en la que la mujer nació las cosas eran así y ella debería de haberse sometido, deseaba saber de donde había salido ese espíritu de fuego que sin duda la había hecho merecedora de la inmortalidad. Otra parte solo la repudiaba por haber perpetrado el asesinato de sus propios padres…
- Me referia a quien es tu creador – aclaro.
- Un vampiro estúpido que creyó que yo podría ser una esbirro suyo. Lo mate poco antes que a mis padres.
No dudo de sus palabras, pero su instinto le decía que no era todo.
- Su nombre – exigió.
Ella se giro a mirarlo a los ojos.
- No lo se.
Se produjo un silencio, durante el cual ella le reto con la mirada a negar su afirmación, cosa que no hizo.
- ¿Dónde naciste? Como vampiro.
Ella sonrió con malicia.
- A un par de millas de donde nací como mortal. En Inglaterra.
Si ella buscaba enfadarlo, lo estaba logrando.
- ¿A que edad te convirtieron?
Ella lo miro como inquiriéndole si bromeaba. Y la verdad era que bastaba con ver su aspecto para deducir la edad a la que había obtenido la inmortalidad… Aun así respondió.
- Dos meses después de cumplir diecisiete, siete horas después de contraer matrimonio mortal con quien ahora es mi esposo, y una después de creer haberlo matado.
Los últimos detalles no los podría haber deducido jamás. Vio un dolor tan mortal destellar en su mirada al hablar de su crimen que en otra situación la había consolado, pero ella era una vampiresa y todos los de su raza eran monstruos ¿no?
- ¿Qué hiciste entre tu transformación y tu… encuentro con el príncipe vampiro?
- Cazar, matar, tratar de encontrarle un significado a mi existencia… y sobretodo viajar de un lado a otro, conocer mundo.
No se detuvo mucho a pensar en eso. Continuo a la siguiente pregunta.
- ¿Por qué te reencontraste con el príncipe vampiro?
Ella lo miro suspicaz.
- ¿Por qué tantas preguntas sobre la vida de un monstruo, cazador?
Por una vez, le dio la razón al monstruo. ¿Por qué le interesaba tanto la vida de esa mujer? En sus ojos se veía tanta experiencia y sabiduría vedada para los mortales… quizás el ¿se estaba convirtiendo en un adorador de vampiros como Ray?
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Miér 17 Oct - 18:28

Ya encerio... tan tragico puede ser????? u.u
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por DarkRose el Miér 24 Oct - 17:10

Veo que esta historia ya la esta agobiando... y de hecho planeaba un par de desgracias mas para esta pareja eternal rose, pero antes de que pierda todo sentido es mejor darle una conclusion digna y ya, asi que solo subire los capitulos que ya tengo escritos y la tercera parte queda descartada.
Aun hay un problema mas antes del fin, pero no sera mucho. El capitulo 34 sera el ultimo y habra un epilogo como conclusion final.
Gracias por apoyarme en esta, la primera historia que concluyo en años ^^
Sin mas las dejo con lo que nos ocupa, disfrutenlo!

Capitulo 31
Katherine
Ya eran cuatro meses desde que había sido capturada por los cazadores, y seis meses del embarazo.
Hacia un mes había recuperado mis capacidades psíquicas básicas, y si bien aun me resultaba imposible la comunicación podía percibir la mente de mi amor tan cerca de la mía como podía estarlo, buscándome con un fervor religioso que me aliviaba en cada segundo de presidio. Jin había vuelto a interrogarme al menos una vez por semana desde la primera vez, y aun no había logrado sonsacarme nada que yo no quisiese decir. Se le notaba el esfuerzo que hacia para no recurrir a la violencia, y podía ver en sus ojos que esa forma de interrogamiento lo exasperaba tanto como a mi soportar su incesante sarta de preguntas. También había traído una bolsa de sangre en cada una de sus visitas, pero después de abrir la primera la primera noche y oler en ella los narcóticos comencé a tirarla por el retrete y hacerles así creer que me la había bebido cuando ellos no estaban. Ni siquiera Ray estaba al tanto de esa treta…
Ray era cada día mas agradable al tiempo que se convencía de que yo era como cualquier otra humana. Sus palabras amigables también me brindaban alivio, me alejaban de la desesperación en la que podía sumirme un solo vistazo a la mente preocupada de mi compañero de alma y corazón, de la oscuridad que amenazaba con devorar mi mente inadaptada a esta vida, me daba esperanza…
Jamás la locura de los Inmortales descrita es las Crónicas Vampíricas me había resultado tan real como cuando comencé a sentirla. Jamás olvidare ese momento en mi Eternidad, el día en que creí que el único ser que había amado a través de la edades me había traicionado…
El día (la noche humana) transcurría normalmente. Por la mañana mortal tocaba interrogatorio con Jin de nuevo y estaba aprovechando mi tiempo para preparar las respuestas y mi mente para aguantar el hambre que comenzaba a abrirse paso en mi mas fuerte cada día. Y en medio de esa introspección descubrí que el mis capacidades telepáticas habían vuelto a la normalidad. Inmediatamente busque la mente de Kamijo, ansiosa por compartir un par de pensamientos con el, sacarle la preocupación de las venas y volver a ser uno de nuevo. Ignore el dolor en el tatuaje de la rosa roja en mi cuello y roce su mente suavemente con la mía.
Inmediatamente aulle enfurecida mi pena mayor a la luna a través de la negra roca de mi celda. Sentí su mente buscar la mía pero lo expulse con una violencia de la que no me había creído capaz jamás.
Mis gritos llamaron la atención de los cazadores, y pronto tuve a Ray y a Jin en mi celda. El de cabellos rubios me miraba asombrado e inseguro, y Ray intentaba detenerme a través de los sollozos ahogados que brotaban de mi garganta mientras mantenía mi mente cerrada forzosamente a todo y todos. En cuanto vi la bolsa de sangre en manos de Jin la tome con rapidez y vacie su contenido en mi garganta, sintiendo alivio al aletargarse todo poder mental en mi.
La rosa en mi hombro seguía doliendo y pequeñas líneas de sangre se desdibujaron de ella, restándole color a los bordes de los pétalos y quedando como lagrimas colgando de la flor. Jin se había marchado, esperando ahora detrás de la puerta, pero Ray seguía allí. Logro hacerme acostar y me cubrió con una manta, y luego, sentándose a mi lado, hizo la pregunta.
- ¿Qué es lo que paso?
Lo mire a los ojos con los míos inyectados en sangre y nublados de lagrimas.
- Me traiciono.
Kamijo
No sabia como había ocurrido todo.
En un momento estaba dormido en su cama tranquilo, al siguiente le pareció sentir el dulce aroma y calor que solo emanaba el cuerpo de su esposa a su lado… y al siguiente un aguijonazo de dolor en su rosa de plata al sentir la mente de ella rozar la suya y descubrir el engaño.
Empujo lejos y sin importar la fuerza que imprimia a la mujer que intentaba engatusarlo y guio su mente hasta la de Katherine, solo para encontrarla destrozada antes de que ella lo expulsara con tal fuerza que su cuerpo se sintió golpeado.
Grito de desesperación mientras intentaba entrar en su mente y mostrarle como se habían dado las cosas, pero ella lo rechazaba una y otra vez. Sentía lo que ella sentía con tanta intensidad que no podía ocultar: ira, desesperación y una desesperanza tan absoluta que lo abrumo, y de un momento al otro no pudo sentir ni su mente ni sus sentimientos ni nada de ella: había desaparecido de nuevo para las mentes telepatas.
Dirigió su furia asesina hacia la causante de todo eso, y ante sus ojos vio a la joven Helena Taylor, con sus cabellos tan plateados como la rosa en su cuello. Jamás había sentido tales deseos de asesinar a alguien, y ni siquiera el destello de pavor en los ojos de la joven al ver los suyos lo detuvo.
- ¡Kamijo! – la voz de su mejor amigo, Hizaki, evito que la despellejase de la forma mas cruel existente allí mismo, pero con su mirada le prometio una vida de sufrimientos antes de girarse al vampiro de largos cabellos castaños.
Hizaki
Lo que vio en los ojos de su amigo lo paralizo: la mas pura pena, arrepentimiento y desesperación.
Podía entender que hubieses estado a punto de matar a la joven Taylor minutos antes, el mismo sentía ese deseo.
Habría intentado evitarlo de haber conocido las intenciones de la mujer, pero últimamente sus informadores desaparecían misteriosamente y la noticia le llego demasiado tarde. Centro su atención en la rosa plateada del cuello de su amigo, marchitándose lentamente y oscureciendo su color, reflejando lo que debía de estar sintiendo la joven mujer con quien su amigo compartía el alma.
No intento preguntarle nada, se veía que una simple palabra bastaría para derrumbarlo por completo.
Oyó personas acercarse por el pasillo a paso rápido, y al ver en la puerta a la madre de su amigo junto con todo Versailles y Naibi les exhorto con la mirada y la mente a no decir nada.
La reina no hizo caso.
- ¿Qué ha pasado, hijo mío? – pareció ver a Helena por primera vez - ¿Qué hace la joven Taylor aquí?
Kamijo volvió a mirar con furia tangible a la joven, que se arrastro hasta esconderse detrás de las faldas de la reina antes de salir corriendo por el pasillo, perseguida por un par de guardias inmediatamente enviados por Masashi para encerrarla en las celdas negras. En cuanto ella desapareció de su campo de visión, se derrumbo de rodillas con sus ojos abnegados y su alma destrozada.
Su madre se acerco y arrodillándose a su lado le brindo el consuelo que pudo.
Esa imagen le partio el corazón, y también tomo una decisión: salió de la habitación con impetuosidad, sin detenerse hasta llegar a los establos, y después de tomar de allí a su fuerte corcel cabalgo guiado por sus informantes hacia donde estos le guiaran.
Jin
El entrar y contemplarla en ese estado le destrozo el alma en contra de su voluntad.
Para el, por primera vez era completamente mortal: los regueos de antiguas y nuevas lagrimas ensombrecían su cara, sus cabellos caían húmedos por la fiebre pegados a su rostro y su expresión de dolor lo decía todo. Ray estaba a su lado, mirándola con tristeza y acariciando con suavidad su rostro.
- ¿Qué le ha pasado?
Era una pregunta inútil, pero necesitaba formularla.
- Lo que has visto; esta enloquecida por el dolor y simplemente se ha dejado ser. Supongo que estaras contento por el hecho de que la princesa consorte de tus enemigos mas acérrimos quizás desee dejar de vivir.
Ray había sido traicionado cuando aun comenzaban a ser famosos y eso explicaba en parte la empatía que sentía por la joven.
- Olvidas un detalle crucial, mi querido amigo – dijo con cierta sorna, causando que el de ojos hazel se girase a mirarlo encolerizado, y antes de que pasara a mayores termino la frase -. Ella ahora esta abrumada, pero aun le queda algo por lo que pelear. No creo que esta vampiresa en particular se deje dominar por este estado mucho tiempo con un hijo al que cuidar… ¿no lo crees?
Vio el reconocimiento en los ojos de su amigo y el alivio. Y dándose vuelta se marcho de la celda y del edificio.
Camino por los bosques circundantes hasta que no supo donde se hallaba, guiado por una fuerza invisible hasta un claro en medio de los bellísimos y altos arboles. Iluminado por la luz de la luna, lo esperaba un antiguo conocido…
- ¿Qué quieres de mi, Hizaki-san?
La criatura de ojos castaños se giro hacia el con determinación.
- Tienes una deuda para conmigo, Jin de los Cazadores, y ahora exijo que me la pagues.
No necesitaba saber que le pediría.
- La quieres a ella, ¿verdad? Para devolvérsela a aquel que la ha destrozado – Hizaki asintió -. Si tan importante es ella, ¿Por qué no viniste a buscarla y hacer uso de tu favor antes?
Los ojos del vampiro se ensombrecieron.
- No esperaba que esto sucediese. Siempre es mejor que no intervengamos y las cosas sigan su rumbo natural, habría sido mejor que ella hubiese contactado con el mentalmente, el la hubiese rastreado y rescatado. Así es como deberían de haber sido las cosas. Pero eso ya no importa, entrégamela y yo la llevare a el.
Algo le impedía entregar a esa joven, algo mas fuerte que el hecho de que seria cazado como un vampiro por traicionar a su orden.
- Dejame ver si entendí bien ¿quieres que te la entregue para llevarla con aquel que la ha dejado destrozada hasta el punto de que si no fuese por su hijo ahora no estaría viva?
Hizaki palidecio.
- ¿Tan grave es? – Jin asintió, el de largos cabellos suspiro – Eso es exactamente lo que te pido, pero antes de que me recrimines déjame decirte que fue todo un malentendido.
- Malentendido o no lo hecho, hecho esta.
- Pero si hablan aun puede arreglarse.
- O volverse peor… - la expresión del vampiro lo dijo todo, y esta vez fue su turno de suspirar -. Dejame adivinar ¿no te iras de aquí sin ella?
Hizaki asintió y Jin le hizo la seña de seguirlo. A pocos pasos del edificios de cárceles (guiados por el excelente sentido de orientación del de ojos castaños) el vampiro volvió a hablar.
- Sabes que si me la entregas tendrás que venir conmigo.
- Si, pero no deseo hablar de eso.
Por su mente pasaban las imágenes de toda su vida, de todo por lo que alguna vez había luchado… Aun le quedaría NEGA, pero aun así no era lo mismo.
Entraron, y no tardaron el llegar pasando completamente inadvetidos hasta la celda de la joven, y allí ya estaba Ray envolviéndola en una manta y cargándola dispuesto a sacarla. En cuanto vio a Jin se paralizo, pero pareció relajarse al ver a Hizaki reconociéndolo como un vampiro.
- ¿Has venido por ella, verdad?
- Si.
- ¿La pondrás a salvo?
- Si.
Sus respuestas sin vacilación parecieron convencerlo, y le entrego la joven demacrada al vampiro con un cuidado y una delicadeza extremas. Jin lo miro con una extraña mezcla de sorpresa y orgullo antes de hablar.
- En cuanto descubran que ella no esta nos culparan, nos perseguirán y nos cazaran como a Hizaki y a ella misma…
- Lo se, y no me interesa, odio lo que los nuestros se disponen a hacer y me odio a mi mismo por haberlo permitido… - su voz era pura determinación.
- Tendremos que vivir como proscritos entre mortales el resto de nuestras vidas, pero Hizaki también nos ofrece un hogar entre aquellos que un día cazamos.
El rostro del de ojos hazel se ilumino, y no necesito responder. Los tres hombres salieron lentamente del edificio y de ahí fueron al garaje, de donde tomaron un hummer negro en el cual huir.
- Por cierto ¿Cómo es que tu, un cazador estrella, conoce a un vampiro? – comenzó Ray mientras el vehículo se abría paso por el bosque.
- Larga historia – evadio Jin.
- Será mejor que comiences, amigo mío – lo insto Hizaki -. De aquí a Siberia es un largo camino…

Sep, yo tambien me odie cuando escribi esto, pero tambien tenia otra perspectiva de adonde iba a parar...
avatar
DarkRose
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 133
Rosas : 145
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : encarcelada en el palacio de marmol negro que es mi mente...

Ver perfil de usuario http://natshinigamidarkrose.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por sofy_sof el Miér 24 Oct - 20:18

No, tan poquito queda T.T, me gusta tanto que tendría que seguir eternamente, ok, no, pero es esa sensación de no querer que termine y que cuando termine estas segura de que vas a llorar plzz y...y... u.u.
ahora paso a la parte de la historia, KAMIJO, ¿CÓMO PUDISTE?, aunque no fue su culpa, pero igual, pobre Kath, lo que le faltaba, te gusta hacer sufrir a la gente ¿no DarkRose?, pero me encanta, soy masoquista ¬¬ jaja
Espero el próximo capi con muchas ansias.
besitos :Kisses:
avatar
sofy_sof
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 293
Rosas : 337
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 21
Localización : Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Eternal Rose el Miér 24 Oct - 20:52

Dark rose, la historia no me esta agobiando... solo que no habia leido antes un fic con tanta tragenia *y a quien quiero engañar? Amo la tragedia* y es bastante intenso... en otras palabras... Amo el fic.
Que mal que se acabe pronto... espero escribas mas, este fic es uno de mis favoritos *de los centenares de fics que leo...* A si!!! ojala termines de escribir rosa de invierno, ese tambien me encanta.
Saludos!!!
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Shinomeki_Miwa el Miér 31 Oct - 22:20

POR FAVOR CONTINUA ONEGAIIII :Wink:

EXELENTE HISTORIA¡¡¡¡ :Party:

TE ADORO¡¡
avatar
Shinomeki_Miwa
Pequeña Rosa
Pequeña Rosa

Mensajes : 15
Rosas : 18
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Edad : 23
Localización : cd. de mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas de sangre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.