Versailles ~Philharmonic Quintet~ // Comunidad de Fans Latinoamérica
Qué esperas para unirte?




Versailles - fans Latinoamérica te espera con noticias, descargas y mucha fraternidad ^^



LAZOS DE AMOR

Página 1 de 18. 1, 2, 3 ... 9 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Jue 9 Ago - 23:54

Hello dear roses!!! aqui esta mi nueva historia... es tan larga como la anterior, espero que les guste  :=^.^=:

LAZOS DE AMOR


Prólogo


<<La brisa nocturna arrastraba consigo el delicioso perfume de las rosas, llenando cada rincón de la noche de verano. En medio de la oscuridad, una esbelta figura avanzaba por la estrecha y solitaria calle del pueblo. Largos rizos castaños caían adornando sus hombros y hacían contraste con el blanco vestido de seda que ceñía su delgada figura. Avanzaba con pasos ligeros, sus pies parecían no tocar el suelo, sus ojos verde lima analizaban cautelosos el largo trecho que aún faltaba recorrer, y, entonces, apresuró el paso. >>

* * *
Me siento libre al correr. Amo la sensación del viento contra mi piel: sentir que nadie puede detenerme…

Tras dejar el pueblo y varios kilómetros siguientes, la Catedral de la Joliette me alertó de lo poco que faltaba para llegar a mi destino. La cálida noche invitaba a la bestia que despertaba en mi interior y Marsella me recibía con los brazos abiertos. Que dulce vida… Las personas que comenzaban a aparecer en mi camino sentían mi presencia como una ráfaga de viento que cruzaba el ambiente y se giraban bruscamente a mirar.

Comencé a reducir la velocidad de mis movimientos, hasta alcanzar un paso normal; y entonces, ante mis ojos, una mansión se alzaba. Las puertas de roble altas y complejamente talladas se abrían de par en par, dando la bienvenida a una mezcolanza de extranjeros, aristócratas y grandes personajes de la época. Aquella era la residencia digna de una familia rica. Delante de las puertas, alguien controlaba la entrada.

—Disculpe, señorita, ¿Puedo ver su invitación?— preguntó el anciano.

Sus cabellos blancos ya casi habían cubierto los últimos rastros de su antes rubia cabellera. Un rostro acabado por la edad, un  flácido cuerpo vestido con elegancia: algo que jamás va a pasarme.

Clavé mis ojos en los de aquel hombre y una sola mirada bastó para captar toda su atención.

—No la traigo conmigo, pero Geneviev me ha invitado— le dije. –Somos intimas amigas.
Todo rastro de duda en él fue borrado por una angelical sonrisa, que surgió de mis labios instintivamente.

—M-me parece haberla visto antes –el hombre dejo ver su sonrisa, mágicamente tentado por la mía—. Sí, vaya que sí. Madame suele tener amistad con jóvenes bellísimas. Adelante pues, disfrute la velada, señorita—.  

El hombre hizo un ademán con las manos, señalando la entrada, sin quitar la vista de mis ojos. Percibí su intriga y asombro, causado por el efecto hipnótico que produce el solo hecho mantener contacto visual con un ser de mi naturaleza.

Sin decir más, caminé a lo largo de la gran alfombra roja que conducía al gran salón.

La familia Champfleury es una de las pocas sobrevivientes a la sangrienta revolución.
Esta Francia no es la que conocía, es muy distinta de la Francia que me vio llegar al mundo…

Mi amada Francia; mi odiada Francia. Mi París de altas mansiones y bellas construcciones, contrastantes con las inmundas calles de los barrios pobres. Mi hermoso París; mi horrible París.

“¿Cuánto tiempo ha pasado desde el día en el que yo…?”

En plena primavera, una de las grandes épocas del año, los Champfleury ofrecían otra de esas lujosas fiestas. Había sido sencillo conquistar la amistad de la dueña. Geneviev era una mujer mayor, fascinada por la belleza física que ya no podía tener, que escapaba de sus manos con el paso de los años.

El techo estaba decorado por una gigantesca araña, ahora provista de bombillos, que iluminaba completamente la habitación.

Ante mis ojos, un bello cuadro se pintaba:

“En el baile de la nobleza, con bellos vestidos, los aristócratas cantan y bailan. El significado de su sangre es desconocido… “

Decidí que era oportuno dar un paseo por el salón, y, entonces, cuando menos lo esperaba… apareció.

Se trataba de un joven solitario. En la mano derecha sostenía una copa de vino tinto casi vacía. Y su rostro, lucido y pensativo, delataba cierta… inocencia. Simplemente perfecto.

Caminé frente a él para que se percatara de mi presencia.

El muchacho alzó la mirada, observándome incrédulo de pies a cabeza, para luego detenerse en mis ojos cautivadores. Una nueva melodía comenzó a sonar; aquel me tendió una mano, mientras caminaba hacia mí.

—Bella joven—, comenzó, — ¿me haría feliz, concediéndome esta pieza?

Asentí.

Bailamos por largo rato, pues me habían enseñado a otorgarle a un humano los últimos momentos felices antes de sumirlos al sueño eterno: la cortesía resultaba siempre... encantadora.

Di una rápida vuelta entre sus brazos, y de forma inesperada para el joven, me separé de su figura, caminando hacia el balcón, alejándome de las siluetas danzantes. Tal como supuse, el joven Conde siguió mi trayecto.

— ¿Puedo saber cuál es su nombre, bella joven?— preguntó al alcanzarme, con esa típica galantería y ese intento de “voz seductora” que los hombres emplean cuando desean ganarse los suspiros de una dama.  

Tomando mi brazo en un acto desesperado por retenerme, me observó con ojos dulces y sonrisa cálida. Era tan solo un niño, de tal vez diecisiete años; sin embargo, yo podía parecerle aún menor y aún vulnerable.

No pude sino corresponder esa sonrisa, para luego dirigirme a la puerta de salida.



* * *

Ya afuera, el hombre que aún la seguía se detuvo, dudando continuar. Ella giró la cabeza, y dejó ver un brillo seductor en sus ojos.  El joven comprendió la indirecta y continuaron el camino; ella se internó calmadamente en lo profundo del bosque.
A unos metros de distancia, se hallaba el ingenuo conde, ajeno a su fatal destino.  Al llegar a un pequeño claro, la bella muchacha se detuvo, aguardando la llegada del incauto.

— ¿Cuántos años tiene esta bella joven?— interrogó curioso al alcanzarla.
La dama se llevó unos dedos pálidos a los labios, y rompió a reír.

—Mi querido conde, eso no se le pregunta a una dama. —bromeó con aires de inocente sensualidad.
Su voz pareció gustar, pues ahora el hombre la observaba hechizado. Perdido. Encantado.

—Tu belleza resalta a la luz de la luna— ya no dudó en acercarse. La tomó por la cintura y pegó sus labios a su oído—. Creo que… me he enamorado—le susurró.

—No se puede amar lo que no se conoce—refutó ella, dejando de reír, mientras desprendía con desdén aquella mano mortal y pecadora de su cuerpo.

— ¿Quieres apostarlo?— preguntó él, mientras la acorralaba contra el tronco de un árbol, haciendo caso omiso de su último gesto.  

La dama volvió a estallar en carcajadas; su voz resonando como  campanas puso al completo descubierto su devastadora belleza angelical.

—Cuanta imprudencia… ¿Es que nadie le ha dicho que es peligroso seguir a los desconocidos? —soltó de pronto, divertida por la situación.

— ¿Qué significan esas palabras?— interrogó su interlocutor, apartándose un poco de ella, con la confusión pintada en el rostro.

—Ya no hay tiempo para nosotros dos, mi estimado conde —aun reía suavemente. —Usted ha caído—.

La bellísima criatura guió sus labios hasta la garganta del muchacho y le hundió los colmillos.

Su presa emitió un grito desgarrador que le hubiera roto los tímpanos, pero, indiferente ella, continuó absorbiendo su sangre.


“Demasiado tarde, ya nadie te escucha”

Pronto, el grito se fue apagando, hasta quedar en el más profundo y pesado silencio: el silencio de la noche.

Frente a sí encontró el hoyo que había cavado horas antes, y arrastró el cadáver hasta allí.

—El tiempo de amar ha llegado a su fin. Descanse en paz, mi querido Conde—, espetó con ironía, —que sus ángeles y sus santos lo acompañen… hasta el final.
Lo empujó con la punta del pie y cubrió el hueco sin dejar evidencia.

Al bajar ligeramente la vista, sus risas se apagaron y pudo notar que su vestido estaba arruinado. Chorros de sangre habían caído, manchándolo.

— ¡Demonios!— maldijo entre dientes, mientras examinaba la tela. — ¡Necesitaré uno nuevo…!

Una carcajada salió de entre las sombras, interrumpiendo sus ruidosas cavilaciones:

—Y después de dos siglos, aun te derramas la cena. Creí que ya habías superado ese problema, cherie.

Esa voz tan familiar: la voz más hermosa que había oído en sus ciento cuarenta y dos años de vida. Se volvió para comprobarlo y allí estaba él…

—Kamijo…



CONTINUARA...


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:18, editado 8 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por sofy_sof el Vie 10 Ago - 6:23

eres una mala persona ¿lo sabias? jaja
esta hermosa *-*, ya quiero ver lo que sigue
síguela pronto o te mato ¬_¬, ok no, me muero yo x.x jaja
besitos :Kisses:
avatar
sofy_sof
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 293
Rosas : 337
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 21
Localización : Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Vie 10 Ago - 13:15

me encanto estoy emociona continuala porfavor
morire si no lo haces rapido
¬¬
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por perla ayumi suzuki el Vie 10 Ago - 14:53

Woow esta genial vampiros me encanta...
continua esta genial me gusto....
avatar
perla ayumi suzuki
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 321
Rosas : 427
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 22
Localización : ♪♪♥♥...In a Different World...♪♪♥♥

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/profile.php?id=100001167210551

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 10 Ago - 22:28

Hola!!! gracias por leer... aqui les dejo la segunda parte. Hice algunas modificaciones en la parte anterior, si desean pueden volver a leerlo  :=^.^=:

Estaba apoyado contra el tronco de un árbol, con los brazos cruzados sobre el pecho y la observaba, quien sabe desde hace cuánto tiempo.
El hombre dejo de exhibir su sonrisa burlona, y la sustituyó por una más dulce.

—Hola princesa, ¿me extrañaste?— saludó.

No hicieron falta palabras, la aludida corrió hacia él y se lanzó a sus brazos.

—Uhm… parece que sí— se oía complacido, rodeándola con sus brazos. Ella ocultó su rostro en el pecho de él, y dejó que acariciara su cabello.

— ¿En dónde estabas?– preguntó. —Me dejaste sola más tiempo del que puedo soportar sin ti.

—No exageres, fue solo un mes. Tuve que arreglar unos problemas con cierta vampiresa.

De pronto, los celos se encendieron en su interior. Separándose de él bajó la mirada y apretó los puños con fuerza. Él contemplaba su actitud, y sus ojos destellantes de furia. Aun después de tantas décadas, ella era incapaz de maquillar sus sentimientos frente a él.

—Lily Angelique Fiorella, ¿Acaso tú… estás celosa?— interrogó burlonamente, alzando una ceja.

Aquello era demasiado obvio para ambos.

—No… ¿Por qué habría de estarlo?
Lily fue sarcástica. Un suspiro llegó a sus oídos en respuesta.

—Ven aquí– el vampiro pasó una mano por detrás de su cintura, y de un tirón la aferró a su cuerpo.

— ¿Cuál vampiresa?– preguntó Lily dolida.

Él dejo escapar otra risa antes de contestar:
—Se trata de Cassandra…

Lily suspiró aliviada.

Cassandra: la hermana de Kamijo, la chica que por distintas razones le guardaba rencor, y la odiaba con cada parte de su ser; pero no podía hacerle más daño ahora.

—Lily…

Kamijo tomó su rostro entre sus manos y rozó los labios ajenos con los propios. Ella correspondió el beso, olvidándose de todo…

Un mes sin su presencia, sin sentir la calidez de sus labios, sin oír su voz… Una eternidad.

—No vuelvas a dejarme así…

—No pienso hacerlo.

Una enésima de segundo, y ella levantaba la vista para encontrarse con esos hermosos ojos azul hielo. Se perdió en ellos. Con cuidado, retiró el mechón de cabello castaño que cubría parte de su rostro. Y con toda sinceridad le dijo las palabras que a nadie más le diría nunca:

—Te amo.

—Y yo a ti— respondió aquel de la misma forma.

Quién sabe cuánto tiempo se quedaron así. Pasaron segundos, minutos, tal vez incluso horas. Y comprendió que sus sentimientos jamás cambiarían, sin importar lo que pase.
Otra enésima de segundo, y nuevamente se apoderó de sus labios. Kamijo: su maestro, su amado vampiro egocéntrico, terco y orgulloso. Cómo olvidar… aquella noche… Cuando le entregó su sangre, su cuerpo y su alma…

Los recuerdos comenzaron a pasar por su mente de forma clara y detallada. Cada minuto del pasado, de su pasada vida humana… cada instante…







Bueno, aqui las dejo... Saludos!!! :Flower_For_You:


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:20, editado 5 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Sáb 11 Ago - 9:10

continua porfa esta interesante
me encato ya no puedo
esperar........
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Dom 12 Ago - 23:07

Gomen por la demora, aqui la siguiente parte  :=^.^=:



PRIMERA PARTE:



EL PRÍNCIPE OSCURO Y LA ROSA BLANCA


Capítulo 1



¡Hay un príncipe entre las rosas!




La primera vez que lo vi yo era solo una niña, no tenía más de siete años. Era un día soleado, uno de esos días que incitan una larga salida al jardín a recoger flores.
Lo recuerdo tan vívidamente como si estuviera grabado en una magnifica pintura.  Me había alejado lo suficiente de las mucamas a mi cuidado…

París, 1780
—Y en radiante laguna, bajo caprichoso claro de luna… madre centella, volverás a mí…–. Cantaba en voz baja para no atraer mucha atención. Fue entonces cuando vi a lo lejos una flor de pétalos azules. Llevando mi cesta, corrí hacia ella.

Era una rosa; una rosa de color azul que, según me habían dicho, no debía existir. Con cuidado intenté tomarla, pero una espina me hirió.

— ¡Auuu!
Las lágrimas no tardaron en aparecer por las comisuras de mis ojos, deslizándose después por mis mejillas.

En un pequeño destello de lo que se llama valentía, recordé las palabras de mi institutriz:
<<Las bellas damiselas no hacen berrinches… >>

“No hago berrinches, no hago berrinches…”


Mordiendo mi labio inferior, contuve los sollozos, y sequé las lágrimas con el dorso de mi mano. Tras inspeccionar la gravedad de mi herida, vi —aterrada— una gota de sangre que brotaba de ella.

—Uhm… eso no está bien— me regañó de pronto una voz—. Alguien debería tratarte esa herida.
Di un respingo, pues creí que estaba sola.

—¿Qué?– giré a ver a mi derecha y encontré un hombre sentado a mi lado, contemplándome.

Un segundo después, recordé mis lecciones de etiqueta y modales; y sin esperar más tiempo del debido, me puse en pie y saludé:
—Buenos días, caballero. Soy Lily Angelique Fiorella, hija de los Lefebvre. Encantada de conoceros – anunció mi vocecita, mientras hacía una reverencia.

Una sonrisa burlona se dibujó en sus rojos labios, y sus ojos destellaron con una emoción que no pude descifrar.

—Hola, Lily. No son necesarias las formalidades conmigo, puedes decirme solo tu nombre y ya— contestó al fin, con inesperada amabilidad.

Lo miré desconcertada, mientras hacia un gesto con una de sus manos, invitándome a tomar asiento otra vez.

—Pues bien. Me llamo Lily, y tu eres un caballero muy extraño – repliqué, dejándome caer sobre la hierba.

El hombre frunció el ceño levemente, y luego respondió con una voz más suave de la que esperaba:

—No soy extraño, soy único, sin igual.
Su tono de voz podía interpretarse como… arrogante. —Ahora, déjame ver esa herida —ordenó.

Le alcancé mi mano. Él sacó un pañuelo de su bolsillo y limpió la sangre. Mis músculos se tensaron cuando sentí algo frio tocando mi piel: sus dedos. Su piel era gélida y el frio atravesaba la delgada tela del pañuelo; esa mano… era tan fría como la nieve misma.

Volví a posar mis ojos en su persona, mientras él terminaba con su trabajo. Era muy apuesto: Cabellos color castaño-rojizo un poco crecidos;  piel muy pálida y ojos de un extraño azul hielo brillante, casi blanco, como el agua cristalina de un manantial congelado. A diferencia de los demás nobles traía el cabello desordenado, que le confería su aspecto cierto aire de rebeldía. Su traje consistía en una camisa blanca de mangas anchas, un jubón de tela negra con bordados de hilo plateado, pantalón de cuero negro y botas negras, también de cuero y amarradas a corsé. Usaba además un corbatín de tela blanca con una rosa roja al medio.

Una niñita sensata probablemente se habría preguntado qué demonios hacía una criatura salida de los cuentos  —como aquella que tenía en frente— sentada en uno de los jardines más grandes de su mansión. Pero… por alguna razón que escapa de mi entendimiento, a mí me dio exactamente igual.

Un destello dorado captó de pronto mi atención. Estaba cerca de su cuello… era… ¿Una cadena? Sí, a cadenita de un medallón.

Entrecerré los ojos y analicé dicha joya, así supe que el dije consistía en una rosa negra de borde dorado.

Él era el candidato perfecto para desposar a una dama de alcurnia, como yo. Bueno… una futura dama de alcurnia…

“Aún estoy muy chiquita….”

—Listo, ya está— anunció después de varios silenciosos segundos.

—Gracias…— le sonreí.

Él cortó la rosa azul que antes tratara yo de conseguir, y me la entregó a modo de obsequio:

—Aquí tienes, Lady Lily. ¿Te gustan las rosas?
Por un momento, sus ojos azules se engancharon en los míos, y solo entonces percibí lo sobrenatural de sus facciones, de su precioso rostro…

—Sí, las rosas son mis preferidas– respondí con elegancia, apartando la vista y fijándola en algún lugar del horizonte.

—Las mías también. —Sin previo aviso, tomo una de mis manos, y depositó un beso en el dorso. —He de retirarme, princesa–.

Se levantó, sacudió sus ropas, y desapareció entre los arbustos y los destellos de sol.
— ¿Princesa?

“Soy la hija del conde, y ese título no me corresponde, tal vez me ha confundido con alguna…”

— ¡Señora! ¡Vuelva aquí ahora mismo!–
Las voces de tres doncellas me sacaron de mis cavilaciones. Corrían desesperadas hacia donde yo estaba.

Me volví bruscamente a enfrentarlas, escondiendo la rosa tras mi espalda, y hable:
—No os preocupéis, estoy aquí– murmuré cuando me alcanzaron.

—Si su madre se entera de que casi se nos pierde…

“Ah… era por eso…”


Lógicamente, era por eso…

— ¿Por qué te escapaste? Nos tenías muy angustiadas.

—¡Dios! Pequeña, ¡tienes la falda sucia!

—Tu padre te busca, niña.

Resoplé frustrada.

—Tengo un nombre, ¿saben? –repliqué, a manera de resondra.
Tras un corto silencio, tres voces tensas respondieron a mi irritado comentario:

—Sí, Lily.

Disimuladamente escondí mi rosa en la cesta de flores, y mi tristeza detrás de la serenidad.





Si... salio un poco corto... mañana subo uno mas largo ( se me acabaron las ideas T-T) Besos!!! :Kisses:


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:34, editado 5 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Lun 13 Ago - 9:10

me encanto se puso
interesante espero
el siguiente cap...
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por perla ayumi suzuki el Lun 13 Ago - 15:23

me encanta esta genial
ya quiero ver el siguiente capitulo.....
avatar
perla ayumi suzuki
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 321
Rosas : 427
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 22
Localización : ♪♪♥♥...In a Different World...♪♪♥♥

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/profile.php?id=100001167210551

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Mar 14 Ago - 0:01

Hola!!! aqui la otra parte  :=^.^=:


***

—Lily, mañana te presentarás ante la corte como una señorita de la alta aristocracia, y la menor hija de los Lefebvre. No me preocupa tu comportamiento, puesto que eres una dama muy fina y educada. Pero debes prepararte. Dejaré que tu madre encargue un vestido nuevo para ti.

—Sí, padre. —respondí.

—Puedes retirarte, pequeña.

—Con tu permiso.
Le di un beso a papá, y salí de la habitación.





Gracias por leer, besos!! :Kisses:


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:40, editado 4 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Mar 14 Ago - 8:54

me encanto se puso interesante continuala porfavor espero el proximo cap...
Besos
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Mar 14 Ago - 23:13

Hola!!! Me alegra que te guste Ritsuka, aqui la siguiente parte... se pone mas interesante despues.


Capítulo 2

Episode


Al día siguiente, observaba mi imagen en el espejo. Mi cabello estaba siendo cuidadosamente arreglado por dos doncellas aparentemente mudas, antes comenzar un día más de mi vida.
El silencio se cortó en menos de lo que esperaba, pues la jefa de ambas chicas llegó con una noticia.
—Dejen a la niña —dijo.
Ambas mucamas retrocedieron tras una reverencia, y yo me gire a preguntar:
—¿Qué ha pasado?
—Señorita Lily, Madame LeBrun se ha enfermado y no vendrá hoy – anunció la señora con aire taciturno, sus pequeños ojos me miraban con un desprecio modulado que me provocaba escalofríos.
—¿Y entonces quién va a instruirme? —pregunté.
-Nadie, hoy tiene el día libre. Edith y yo iremos a recoger de la tienda el vestido que encargó vuestra madre.
-Muy bien –respondí.
Yo comprendía mi desprecio por la servidumbre. No tenía nada que ver con su estatus social o lo “sucios que estaban”, según mamá. Tal vez simplemente me dolía su desprecio. Su actuar era exageradamente respetuoso con mi persona, pero sus ojos parecían gritar que yo no merecía respirar el aire que ellos respiraban. Su odio estaba completamente dirigido a todo aquel ser que haya nacido en “cuna de oro” sin importar cuál sea su mundo interior. Todos parecían ser iguales… con sus ojos furiosos, sus almas cargadas de resentimiento… ¿Y qué culpa tenía yo? Si ellos dejaran por un momento… ese odio mortal…, si tal vez yo pudiera hablar con ellos, si tal vez no me obligaran a devolverles ese sentimiento…
-Retírate, ¿a que estas esperando?
La que estaba a cargo hizo una reverencia, y se llevó a sus silenciosas doncellas. Ambas chicas salieron detrás de la jefa con miradas inexpresivas.
Suspiré.
Vaya… todo un día libre… ¿Qué hacer?
Bajé las escaleras en busca de mi piano nuevo. Al llegar, me senté en la banca y comencé a practicar escalas. Llevaba apenas un mes de haber empezado con el piano, y dentro de dos semanas sería mi cumpleaños número siete.
Madame LeBrun dice que las jóvenes que adquieren habilidades como la música, la danza, o el canto, son más solicitadas y encuentran fácilmente un buen pretendiente. Algún día tendría que casarme con alguien y cumplir el deber de ser madre. Nunca me había preguntado si era realmente aquello lo que quería hacer con mi vida… crecer, casarme con un hombre adinerado de buena familia y vivir mi vida dándome lujos y comodidades. Era apenas una niña, muy madura para mi edad, tomaba mis responsabilidades en serio y nunca desobedecía las órdenes de mi padre. “Era la hija perfecta”.
Dejé el piano para continuar después, y miré fijamente la ventana. Pasaron varios minutos, y yo observaba el paisaje exterior, pensando. ¿Qué clase de verdades ocultan los muros que rosean este territorio? No podían engañarme y decirme que todo era igual… debía haber alguna razón por la cual se escuchaban estallidos y disparos, llantos y lamento allá afuera. Podía escucharlos cuando caminaba muy cerca del muro, al otro lado de los jardines. Pero temía tomar real consciencia de ello.
Pronto el silencio se quebró, cuando una melodía comenzó a sonar. Venía del piano, mi piano. Volví la cabeza y allí estaba otra vez: el misterioso hombre sentado a mi lado, tocando el piano como todo un experto. A parecido de la nada en un momento completamente inoportuno. En verdad me asusté.
-¿Cómo entraste?– pregunté, entre sorprendida y asustada.
-Por la ventana…- contestó él, como si afirmara que iría a tomar una siesta.
-¡No, no puedes hacer eso! –exclame, fijándome en la ventana de atrás que daba hacia el jardín, alguien la había dejado abierta.
-Yo puedo entrar a donde quiera, cuando quiera.
-¿Pero… cómo…?
-Pequeña, haces demasiadas preguntas-. Una sonrisa de labios cerrados se dibujó burlona en su rostro.
-¿Quién eres?
-Quien tú quieras que sea-. Sus palabras me dejaban en claro que no iba a revelar su nombre.
-No entiendo–. Él suspiró y se dispuso a aclarar mi confusión.
-¿Qué quieres que sea para ti? ¿Un conocido? ¿Tu amigo? ¿Tu hermano…? O… tal vez… ¿tu príncipe?- preguntó lo último, subiendo la voz una octava.
-Aún estoy muy pequeña para un príncipe– murmuré. Una ligera risa escapó de sus labios en respuesta, y negó para sí mismo con la cabeza, dejando que me mi cerebro se torturara buscando alguna razón aceptable que justificara ese misterioso brillo en sus ojos.
-Escucha esto– pidió, alzando las manos sobre las teclas del piano. Comenzó a tocar.
Mi rostro tal vez emitía una interrogante, pues, tras otra sonrisa, aclaro mi confusión.
-Se llama EPISODE, yo la compuse– dijo con orgullo.
-Es hermosa…
-Lo es–. Vanidad–. La escribí para ti. –Y otra sonrisa
-¿Para mí?– él asintió levemente, como si de pronto pareciera un chiquillo avergonzado–.
-Pues… gracias-. El rubor cubrió mis mejillas, y su actitud normal volvió. ¿Estaba jugando a alguna clase de juego conmigo?
En silencio, escuché lo que quedaba de la canción. Sus dedos recorrían ágilmente las teclas del piano, sintiendo cada nota, hasta llegar a la última.
-Es… increíble… -lo elogié con gran emoción. -¿Eres músico? Seguro llevas mucho tiempo tocando este instrumento…
-Princesa, cuatro siglos no pasan en vano-.
Cuatro siglos… “Santo cielo… no consigo entender nada de lo que dice este hombre”– pensaba.
-¿A qué te refieres? ¿Cómo que cuatro siglos? –interrogue con insistencia, y él soltó una carcajada al verse interrogado.
-¿Qué voy a hacer contigo y tu insaciable curiosidad?
- Tengo siete años, los niños somos muy curiosos a esta edad. Además es tu culpa por andar jugando al “príncipe misterioso”– alegué enfadada.
-¿Entonces sí entiendes que soy tu príncipe?
Se me pusieron los nervios de punta, y le seguí el juego para no terminar diciendo alguna estupidez
-¡Como ordene su majestad! –exclamé haciendo un puchero. El joven hombre volvió a estallar en risas. Tomó mi mano que se encontraba apoyada en la banca, y depositó un beso en ella. No pude evitar sonrojarme otra vez.
-Es hora de retirarme. Adiós, su alteza –dijo levantándose del asiento y haciendo una reverencia. Giró sobre sus talones, y caminó con elegancia hacia la ventana –. Ah… se me olvidaba… -oí de pronto su voz. Se detuvo de pronto y giro la cabeza un poco, lo suficiente para observarme por sobre su hombro. –No le digas a nadie que vine aquí, o estaremos en serios problemas. –agregó con seriedad.
-Descuida, soy discreta. –respondí, y vi otra hermosa sonrisa dibujarse en sus labios. ¿Siempre estaba feliz?
-Cuídate, princesa–. Me dedico una mirada de ternura y salió por la ventana.
Minutos más tarde llegaron Edith y Carmen con el vestido nuevo. Yo aún seguía sentada frente al piano, pensando en la visita de hace un rato, intentando descifrar las palabras del “príncipe”. Estaba tan distraída que apenas sentí como Carmen se paraba a mi lado.
-Señorita Lily –me sobresaltó. –Tenemos que prepararla para el baile de esta noche, tenga la gentileza de notar nuestra presencia, y venga a que se le vista.
-¿Qué…?-. De pronto yo había olvidado el baile y mi presentación en sociedad–.
-Que venga, para que se le arregle, señorita.
-Tengo oídos, te escuché la primera vez.
Subí las escaleras hasta mi habitación. Después de vestirme, arreglaron mi cabello y nos fuimos al baile.



Besos!!!!  :Kisses:


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:51, editado 3 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Miér 15 Ago - 13:33

me encanta tu historia continuarla porfavor!!!!1 :Kisses:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 17 Ago - 0:01

Nueva lectora!! gracias por leer :=^.^=:
Aqui dejo la sig, parte


Me presenté ante la corte, todo salió como esperaba.

-Mira, Emmanuelle, todos hablan maravillas de Lily, es que nuestra pequeña es especial –sonrió mi madre mientras caminábamos por el salón saludando a los demás nobles. Mi padre asintió en señal de afirmación.

Yo no pensaba en eso, buscaba con la mirada algún indicio del extraño “príncipe”. Por mucho que busqué, no lo encontré.

-Madre, ¿conoce usted a algún joven noble de cabellos castaños y ojos celestes?- pregunté de forma casual.

-Pero que dices Lily, nadie tiene los ojos de ese color. Que imaginación la tuya…- respondió algo confundida por mi pregunta.

Que decepción… Ahora que lo pienso… ese hombre posee una belleza sobrenatural, una perfección irreal, el rostro de un ángel. ¿Todo habrá sido mi imaginación? No lo creo...Yo no suelo inventar cosas así.

“Si tan solo supiera su nombre…”

Era ya muy tarde cuando regresamos a casa. Al entrar a mi habitación observé la rosa azul, que se había conservado de forma misteriosa. Parecía recién cortada a pesar de llevar un par de días sin agua. Esa rosa era la única prueba de que mi imaginación no había creado al misterioso hombre.

Pasaron días, semanas, y la rosa seguía igual, no se marchitaba, sus pétalos jamás caerían.

“Una rosa eterna…”

Sin darme cuenta, ese día nació un nuevo sentimiento, el sentimiento que entrelazaría nuestras vidas para siempre.



si, lo se esta parte esta muy cortita ( se me seco el cerebro) pontre una parte mas larga mañana. Besos :Kisses:


Última edición por eternal rose el Sáb 5 Ene - 23:29, editado 2 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Navama Miwa el Vie 17 Ago - 2:51

Kyyyyaaaaa la ame :Hurray: me encantan las historias romanticas y este fic esta increible me fascina :dance2: eres muy buena escribiendo Rose-sempai
por faaaaa publica pronto la conti :Kisses: me encanta el tema Aristocrata y principesco de tu fanfic :Flower_For_You:
avatar
Navama Miwa
Rosa en crecimiento
Rosa en crecimiento

Mensajes : 53
Rosas : 81
Fecha de inscripción : 10/08/2012
Edad : 20
Localización : Palacio de Versailles~Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Dom 19 Ago - 0:31

Arigatou Navama-san!!! me alegra que te guste...
Aqui dejo la siguiente parte:

***
“¿Qué quieres que sea para ti? Un conocido, tu amigo, tu hermano… tu príncipe…”

Sonreí al recordar. Tengo diez años, pienso con más claridad. Comprendo por qué él me llamaba “princesa”. Si él es un príncipe, yo soy su princesa.

A unos días de cumplir once, tuve la oportunidad de verlo otra vez.
Estaba practicando un concierto para piano, otra vez sola en casa, mi dominio del piano había mejorado mucho. De pronto un recuerdo llegó a mi mente. EPISODE, esa hermosa melodía que el joven de los ojos celestes me había dedicado. Mis dedos se detuvieron de forma repentina, provocando un sonido seco.

EPISODE… ¿Cómo era?

Intenté sacar las primeras notas de la canción, pero no me salió bien. Intenté varias veces, pero había partes que no lograba recordar.

Frustrada, oculté el rostro entre mis manos e intenté revivir el recuerdo.

Momentos después, EPISODE comenzó a sonar. Creí que había recordado pero me di cuenta de que la
melodía emanaba del piano que tenía en frente. Abrí los ojos y me volví bruscamente.

-¡Tu! –exclamé sorprendida.

-¿Buscabas esto? –preguntó refiriéndose a la canción.

-Sí. –lo abracé con fuerza.

-Vaya… que linda bienvenida, debería ausentarme más seguido. –bromeó.

-¿Más seguido? ¡Te fuiste por casi cuatro años!

-¿Han pasado cuatro años ya? No lo había notado… -dijo pensativo.

-¿Por qué no estabas en el baile esa noche?

-No me invitaron.

-Pero todos los nobles estaban allí.

-A los humanos no les agrado mucho. Diría que tienen algo contra mí. –le miré sin comprender.

-¿Por qué tendrían…?

-Ya no hablemos más de eso. –dijo de forma cortante -Veo que has crecido mucho. Asentí. –Mmm… y
dime… ¿ya pactaron tu matrimonio con alguien?

-Aún no, mi padre escogerá a mi prometido cuando yo cumpla catorce.

-Ya veo.

Comenzó a tocar EPISODE otra vez, y de forma inesperada, surgió su voz…

-Me doy cuenta cuando parpadeo en la calma del hermoso bosque…
Persiguiendo... una estrella fugaz... -lo contemplé fijamente, su voz… era la voz más hermosa de todas… -La armonización de cuando parpadeo en el mundo de la realidad y en
el otro lado.
–sus dedos recorrían ágilmente las teclas del piano. –Persiguiendo... una estrella fugaz... disolviéndome en esta fugacidad. –me hallaba cada vez más perdida. –Persiguiendo... una estrella fugaz... -La última nota resonó en el vacío de la habitación.

Simplemente, no pude articular palabra.

-¿Lily? –aún no consigo reaccionar, me siento como si hubiera tomado alucinógenos. Estaba aturdida, no por el hecho de que su voz me dejara maravillada. Era algo mental, como una hipnosis. Como si el objetivo de su voz fuera hipnotizar al que la escuchaba.

Agitó una mano frente a mis ojos, que seguían inmóviles, fijos en él. Segundos después reaccioné.

-¿Qué… pasó…? –pregunté con voz débil.

-Lo lamento princesa, aún no logro dominar este poder.

-¿Poder?

-Mi voz aturde a las bellas damiselas, como tú. –sonrió tocando ligeramente la punta de mi nariz con
el dedo índice.

-Sí, ya me di cuenta… ¿Pero… por qué?

-Te lo diré todo a su tiempo.

-¿Por qué haces todo tan misterioso? No entiendo nada…

-Aún no debes saberlo.

-¿Por qué?

-Tranquila… pronto lo descubrirás.

-¿Descubrir qué?

-Ya lo verás –dijo mientras se levantaba del asiento.

-Me gustó estar contigo. Adiós Lily.

-Espera…

-Cuídate…

Salió por la puerta y la cerró. Corrí tras él, eché un vistazo a la calle, pero ya no estaba.

Frustrada, cerré de un portazo y me deje caer en el sofá. ¿Cómo había podido irse de esa forma?, y lo peor… ¿Cuánto tiempo tendría que pasar para verlo otra vez?

¿Verlo otra vez? ¿Para qué? ¿Por qué me interesa? Me preguntaba a mí misma sintiendo tristeza y ansiedad. Era esa clase de vacío que aparece después de haber perdido algo importante. Después de mucho pensar, una idea paso por mi mente.

“Tal vez me gusta...” Sacudí la cabeza. No, quizás esté enferma. En esos momentos deseaba su presencia…

¿Por qué sigo pensando en esto…? Soy una dama, he de mantener la compostura. No puedo enamorarme, no debo… Mi madre dice que el amor es algo superfluo, que se basa en un capricho, es un mal que controla el cerebro a su antojo y no podemos caer, porque afectará nuestras decisiones, nuestro futuro…



Arigatou por leer :Kisses:


Última edición por eternal rose el Sáb 5 Ene - 23:41, editado 3 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por perla ayumi suzuki el Dom 19 Ago - 16:47

Esta genial me encanta...continuala aunque no se si la pueda leer seguido tratare esta genial me gusta.... espero el otro cap...bye... :Celebration:
avatar
perla ayumi suzuki
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 321
Rosas : 427
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 22
Localización : ♪♪♥♥...In a Different World...♪♪♥♥

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/profile.php?id=100001167210551

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Dom 19 Ago - 19:30

genial me encanta tu historia me alegra haberla leído por que me encanta!!!! :Celebration:
continuala plis!!! plzz
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Dom 19 Ago - 20:50

Hola rosas, hoy vengo super inspirada, asi que pondre dos partes. Disfrutenlo, que se pone interesante.


***

-¡Le queda hermoso! Ese color resalta sus ojos.

-El diseño es perfecto, es sencillo pero encantador.
Contemplé mi imagen reflejada en el espejo: Una joven delgada de estatura media y casi quince años de edad. Traía puesto un vestido color verde que resaltaba su belleza. Un lazo del mismo color recogía su cabello en una cola de caballo, y por su espalda caían rizos cuidadosamente arreglados.

-Éste vestido se ciñe perfectamente a su cuerpo.

-Además, el escote es apropiado.

-Sin duda, este vestido es el correcto. ¿A usted que le parece señorita? – preguntó Carmen, una de mis doncellas.

-Está bien para mí, avisen a la tienda que voy a comprarlo. –dije sin sentir alegría.
Las doncellas salieron de mi habitación para dirigirse a la tienda. Yo aún inspeccionaba el vestido que mi madre había mandado a hacer para mí. No terminaba de convencerme, el diseño era algo simple para mi gusto. Yo hubiera escogido uno con más adornos, pero mi madre era una mujer sencilla y conservadora e insistió en que usara este.

-Ya estoy lo bastante madura como para escoger mi propia ropa. –refunfuñé. Noté que el corsé no estaba bien amarrado. Con cuidado me quité la parte de arriba del vestido e intenté ajustarlo yo misma.

-No vas a poder hacerlo tu sola, princesa. –levanté la vista al espejo y vi reflejado al joven de los ojos celestes, sentado en una silla cerca de mi cama, que se hallaba a unos metros del espejo.

Emití un grito ahogado, cubriendo mi boca con una mano. Di la vuelta para enfrentarlo, pero me enredé con la falda del vestido y caí al suelo.

-¡¡¡Tu otra vez!!! ¡¿Acaso no sabes que está prohibido entrar a la habitación de una dama?!

-Shhhhh, ¿quieres que nos escuchen?

-¡Si, así te sacarán de aquí!

-Entonces tendrás que explicarle a tu padre que hacías conmigo encerrada en tu cuarto. –rió a carcajadas.

-No estoy encerrada. –repliqué. Él señaló la puerta con una mano y vi que alguien acababa de ponerle seguro.

-P- pero… yo… yo no… -tartamudeé.

El príncipe se levantó de la silla y cruzó la habitación a zancadas hasta situarse frente a mí. Me tendió una mano, ofreciéndome ayuda. Yo, aún en el suelo le fulminaba con la mirada.

-¿Piensas quedarte allí toda la tarde? –tomé su mano y dejé que me ayudara a levantarme.

-Te ayudo también con el corsé –fue más una orden que una sugerencia. Enrojecí completamente, estaba a punto de gritarle algo más pero decidí callarme. Después de todo, él tenía razón. ¿Cómo iba a explicarle esto a mi padre?

Me di la vuelta y contuve la respiración sujetándome la mesa que estaba al lado, mientras él ajustaba el corsé. Me sentía nerviosa.

-¿Cómo es que apareces y desapareces a tu antojo? –pregunté con voz ahogada.

-Es… un don especial. – sonrió.

A pesar de ser tan terco y entrometido, seguía siendo un caballero. No aprovechó la situación ni se pasó de los límites. Ajustó el corsé sin siquiera rozar sus manos en mi cintura. Terminó pronto.

Acomodé el vestido de nuevo, y busqué algo en mi joyero.

-Usa éste. –dijo tomando una gargantilla de perlas con una esmeralda en medio.

-Tienes buen gusto. –observé la joya, que combinaba muy bien con el vestido.



Aqui esta la imagen del vestido [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por eternal rose el Sáb 5 Ene - 23:48, editado 2 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Dom 19 Ago - 21:22

-Lo sé. –con cuidado, me abrochó la gargantilla.
-Ya estas lista… Disfruta del baile, allí estaré. –se dirigió a la ventana y saltó hacia afuera.
-¡¡Espera!! –corrí hasta allí y asomé la cabeza, esperando encontrarlo estrellado en el piso, pero no había nadie. ¿Cómo es posible que alguien salte de un tercer piso y no se lastime?

Vi el reloj, marcaban las 8:30 de la noche. ¡Ya es muy tarde! Bajé las escaleras y subí al carruaje junto a mis padres. Nada más verme, mi madre soltó una lluvia de elogios.

-¡Lily, estas hermosa! El vestido que mandé a hacer es perfecto para ti.

-Gracias madre.

-Serás la joven más hermosa de la fiesta. –dijo con entusiasmo. Asentí desviando la mirada y recordando como mi madre gustaba de presumir la belleza de su preciosa hija.

Llegamos, antes de bajar del carruaje me puse la máscara. El baile de hoy era de máscaras, una mascarada.

Al entrar, saludamos a todos. Inmediatamente, varios caballeros se ofrecieron a bailar conmigo.
Acepté todas las invitaciones. Entonces se acercó un joven, a quien conocía muy bien. Sus cabellos castaños caían sobre el antifaz negro con bordes dorados que cubría la mitad de su rostro, y solo se veían sus ojos azul-hielo.

-Disculpe caballero, es mi turno- dijo apartando al otro. Pasó una mano por detrás de mi cintura y juntó nuestras manos. Comenzamos a movernos al ritmo de un minué.

-Hola… -saludé aparentando desinterés.

-Te dejo sola unos minutos y ya estas rodeada de un montón de perdedores…

-No es culpa mía, llegaste tarde.

-Tenías que haberme esperado.

-Es solo un baile, no iba a esperarte hasta que termine.

-Yo lo hubiera hecho- su mirada era sincera. –me dejó sin palabras, ahora no sabía que responder.
Mi padre se acercó para charlar conmigo.

-Lily, quiero presentarte a… -nos vio bailando.

-Yo… -intenté explicar.

-Veo que conociste al conde Yuuji.

-¿Eh… el Conde Yuuji? ¡Sí!, estaba bailando con él…

-Buenas noches Lord Emmanuelle, ¿cómo está usted? –saludó mi acompañante.

-Muy bien, gracias. Kamijo… necesito a mi hija un momento, ¿Me permite?

-No hay problema. –respondió contrariado el joven.

Seguí a mi padre a través del gran salón. Rostros cubiertos con extravagantes mascaras festivas de brillantes colores y formas volteaban a verme pasar. Me sentía cohibida, demasiadas miradas no hacían más que incomodarme. Oculté mi rostro tras el abanico que sostenía en la mano derecha, el antifaz dorado con plumas verdes que usaba no me protegía de tanta curiosidad por parte de las personas de mi entorno. ¿Por qué me observaban así? ¿Mi cabello se había desacomodado? ¿O algo estaba mal con el vestido? Desvié la vista ligeramente hacia la derecha y vi mi reflejo en una de las ventanas. El cielo nocturno y la luz del gran candelabro hacían que se reflejara el interior de la fiesta.
Una bella chica en plena juventud floreciente se detuvo frente a dicha ventana, a unos metros de distancia. Me observaba fijamente y me analizaba. Reconocí el sencillo vestido verde, con el que recordaba haberme vestido hace unas horas. Era mi reflejo… ni yo misma me había reconocido con el antifaz puesto. Sin mencionar el labial rojo que jamás he usado, nunca… hasta hoy. En los últimos siete meses, había cambiado bastante. Desconocía mi imagen en el espejo cada vez que me levantaba y me lavaba el rostro, cada día me parecía menos a la pequeña Lily que había conservado su habitual tímida imagen hasta cumplir los trece años de edad. Ahora estaba camino a convertirme en una mujer.

Habían pasado unos pocos segundos, yo seguía congelada e incrédula frente a la belleza de mi imagen, hasta que una voz me sacó de mis pensamientos.

-Lily, os presento a Micaela.- busqué con la mirada a mi padre, estaba a unos pasos de mi ubicación, acompañado de una joven, que aparentaba dieciséis años de edad. Me incliné, haciendo una
reverencia y saludé como es debido.

-Mi nombre es Lily Angelique Fiorella, gusto en conoceros.

-El gusto es mío.- respondió la chica rubia con una sonrisa amable. –Seamos amigas.

-Por supuesto, ¿qué edad tiene?- pregunté con curiosidad.

-Hoy cumplo quince primaveras, ¿y usted?

-Catorce y medio- respondí.

Estuvimos charlando un buen rato de cosas sobre las que habla la gente de sociedad. Cosas como… el supuesto amorío del Márquez Polmaun con su sirvienta, el vestido nuevo de Madame Debray, el horrendo labial morado que usaba la tía Jhossette, y, por supuesto, el joven más apuesto del baile.

-Mira… es el conde extranjero.- susurró Micaela señalando con la mirada al joven de ojos cristalinos.

-¿El Conde… Yuuji? –tardé unos segundos en recordar su extraño apellido.

-¡Sí! El tipo está que arde… -afirmó. Oculté mi rostro tras el abanico otra vez.

-¡Micaela! –le reproché avergonzada. –No deberíais hablar de esa forma.

-Pero, aquí entre nosotras… eso es cierto… Tiene a todas las solteras de Francia rendidas sus pies, y también a las casadas. –agregó soltando una risita. –No vais a decirme no os gusta… ¿O sí?

-No le veo nada especial- mentí cruzando los brazos.

-Oh, por favor… es el hombre más bello de este mundo. Mmm… ¿A quién estará mirando con tanta insistencia? –se preguntó siguiendo la fija mirada del conde y me halló a mí.

-¿Qué?- pregunté nerviosa.

-¡Os está mirando a vos! No puedo creerlo… sois tan afortunada. –miré disimuladamente, asomando los ojos por encima del abanico y confirmé las palabras de mi amiga. El conde Yuuji me observaba con insistencia, y para rematar… me dedicó una sonrisa de esas que desmallan damiselas. “Rayos…” –pensé esquivando su mirada. El joven ahogó una carcajada fingiendo que tosía.

-No… está observando… a… la dama del costado…- dije intentando desviar la conversación.

-¿Vuestra tía Jhossette? No lo creo… -rió Micaela. –Nadie ha observado a esa mujer desde hace
veinte años, de hecho, mi querida Lily… todos evitamos hacerlo.

Su comentario me causó gracia, y no pude evitar reírme también. Entonces el padre de Micaela hizo acto de aparición.

-Micaela, es momento de que conozcas a vuestro prometido, es preciso que me acompañéis.

-¿Puede Lily venir conmigo?

-No veo por qué no, este es un momento importante…

Caminé junto a Micaela hasta donde nos llevó su padre, y lo que vi no me gustó nada. Un hombre mayor de 50 años estaba parado esperándonos.

-Él es Albert Fournier, vuestro futuro esposo- sentenció el marqués Durand. Micaela no respondió, estaba pálida, asustada la pobre. Una joven de apenas quince años de edad iba a contraer matrimonio con un hombre mayor de cincuenta, condenándose de por vida… la idea me daba asco.

-¿Qué pasa Micaela? Saluda a vuestro prometido- ordenó lord Durand.

-Hola preciosa, ¿Cómo estás? –saludó el hombre tomando la mano de Micaela y depositando un beso.
Mi desdichada amiga comenzó a temblar y cayó desmayada al suelo.

-¡Micaela! –grité. –Llegaron varios hombres a auxiliarla.
Allí pensé… ¿y si mi destino era similar al de Micaela? ¿Si no contraía matrimonio con quien yo esperaba? ¿A quién estaba esperando? ¿Al conde Yuuji? ¿Y si mi padre ya había pactado el matrimonio con alguien más? Ya había cumplido catorce hace medio año… ¿Qué es lo que me espera? El futuro es tan incierto…



GRACIAS POR LEER :Kisses:


Última edición por eternal rose el Sáb 5 Ene - 23:55, editado 2 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Dom 19 Ago - 21:25

esta interesante, creo que me atrase con la lectura
me encanto
besos!!
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Jue 23 Ago - 0:26

Hola!!!! lo siento, estos dias estuve muy ocupada con tareas largas y no pude entrar pero lo prometido es deuda asi que la siguiente parte:


Las personas no tardaron en arremolinarse alrededor del cuerpo inerte de Micaela. Aún afectada por lo que acababa de presenciar, decidí retirarme.

La tensión del ambiente me mareaba. “Necesito aire fresco” pensé mientras me dirigía a la puerta de salida. Afuera de la residencia, se extendía un enorme laberinto que ocupaba gran parte del gigantesco jardín. Sin pensar con claridad me dirigí a una de las entradas del laberinto. Caminé por largo rato sin rumbo fijo. Pensamientos e imágenes pasaban por mi mente como marquesinas: El rostro pálido de Micaela, la expresión triunfal de su decrepito prometido, Micaela en el suelo, el rostro del príncipe de ojos azules…

“¿Qué quieres que sea para ti? Un conocido, tu amigo, tu hermano… tu príncipe…”
Entonces, sentí unos brazos entrelazarse alrededor de mis hombros. Di un pequeño brinco.

-¿Tienes que asustarme cada vez que te apareces? –pregunté. No era necesario voltear a ver para saber de quien se trataba.

-Me gusta sorprenderte…

-Claro… así que… “el conde Yuuji”…

-Kamijo, para ti. –agregó.

-Dijiste que eras un príncipe.

-Lo soy, el título de conde es falso.

-¿Por qué inventarías un título de conde?

-Para que no descubran mi identidad, y para estar más cerca de ti. –susurró lo último cerca de mi
oído.

-¿Qué… eres algún fugitivo de la ley? –pregunté con sarcasmo.

-No… soy una criatura mucho más peligrosa… -“Otra vez con lo mismo”… Puse los ojos en blanco.

-Si vas a seguir con el misterio puedes irte y olvidarte de mí.

-Como si quisieras que me vaya…

-Sí, así es…- dije intentando convencerme más a mí misma que a él. Aferró mis hombros con fuerza y me obligó a dar la vuelta. Acercando su rostro, clavó como cuchillos sus ojos en los míos.

-Haber… dime que no me amas, que no me necesitas. Dime que no me quieres a tu lado…- no respondí, sus ojos comenzaban a hipnotizarme…

-¡Dilo! Y no volverás a verme nunca más. –alzó la voz, zarandeándome ligeramente. No puedo decirlo, no puedo mentirle…

“Me rindo…”- pensé

Levanté una mano para acariciar su rostro, sus labios se torcieron en una sonrisa triunfal.

Me rodeó con sus brazos y apoyó el mentón sobre mi cabeza, acercándome a su pecho.


Gomen por la demora y gracias por leer :=^.^=:


Última edición por eternal rose el Dom 6 Ene - 0:00, editado 1 vez
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Ritsuka Teru el Jue 23 Ago - 20:16

continua me encanto esta interesante :Clapping:
avatar
Ritsuka Teru
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 171
Rosas : 226
Fecha de inscripción : 07/08/2012
Edad : 17
Localización : en un mundo lleno de rosas y en la casa de kamijo dándole a un beso^_^

Ver perfil de usuario http://hizakiblog.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por perla ayumi suzuki el Jue 23 Ago - 21:11

No había podido leerla por la escuela pero ya me puse al día...Esta genial me encanta...Que horror casarse con un señor de 50 años seria mi abuelo que horror de pensarlo me asusta pobre Micaela la entiendo ni yo soportaría eso...bueno si hablamos de edad con los únicos que me casaría y sin pensarlo 2 veces seria con nuestros magníficos artistas Japoneses si con ellos la edad no importa.....
Espero lo siguiente bye :Bye:
avatar
perla ayumi suzuki
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 321
Rosas : 427
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 22
Localización : ♪♪♥♥...In a Different World...♪♪♥♥

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/profile.php?id=100001167210551

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Sáb 25 Ago - 17:24

Concuerdo con eso, da igual que me lleven por mas de 20 años los amo!!! (si Kami, acepto... ) (?)
eeehh... bueno... aqui la siguiente parte


En la oscuridad de la noche, perdidos en alguna parte del laberinto estábamos él y yo, solos, sin más compañía que la luna llena iluminando el negro vacío de una noche sin estrellas. Todo estaba en calma, solo nuestras respiraciones rompían el silencio…
-Kamijo… ¿Te iras otra vez?
-No princesa, vine para quedarme… Estaré a tu lado todos los días a partir de ahora.
Me sentía feliz… pues sabía que estando él cerca de mí, nada malo podría pasarme. Aquella confianza… confiaba en el ciegamente. La forma en que me abrazaba, la calidez de su mirada, esa sonrisa que solo me dedicaba a mí, y a nadie más… su sonrisa, mi sonrisa…
Claro que en esos instantes, mi orgullo no me permitía asumir los sentimientos que se engendraban en lo más profundo y oculto de mí ser.
A lo lejos se escuchaban murmullos, la gente ya había empezado a retirarse de la fiesta. Oí a mi madre llamar.
-Kamijo… ya es tarde, tengo que irme…
-¿eh?, no… cinco minutos más…- protestó rehusándose a soltarme de su firme abrazo.
-¡Lily! ¿En dónde estás?- la voz de mi madre comenzaba a adquirir un tono de histeria.
-Vaya… tu madre me saca de quicio…- alegó con cierto tono de enfado.
-Será mejor que valla antes de que pierda la cabeza- dije decididamente, pero no pude liberarme de sus brazos.
-No te vas de aquí hasta que me des un beso…- me puse de puntillas y le di un beso en la mejilla, era más alto que yo, me llevaba por poco más de una cabeza.
-Te quiero… - me susurro al oído. Cogió mi mano y me guió hasta la salida.
Vi a mi madre conversando con varios nobles
-Señor marques, ¿ha visto a mi hija Lily?- el marques negó con la cabeza. Nos acercamos hacia donde estaba.
-Buenas noches madame, disculpe si la incomodé al llevarme un rato a su hija, quería explorar el jardín en su compañía. –mi madre fijó la mirada en nuestros brazos entrelazados.
-No… no es problema, gracias por cuidar de ella…- habló con cierto tono de enfado.
Despidiéndome de Kamijo, subí a al carruaje.
Ya a medio camino, la atmosfera se tornó algo incómoda…
-Veo que te agrada el conde Yuuji- comenzó la conversación mi padre.
-Sí, es un gran amigo
-De modo que ya lo consideras un amigo…
-Así es
-El conde tiene una personalidad muy compleja, dicen algunos que tiene problemas de bipolaridad, y que además es rebelde, le gusta romper las reglas, hace lo que se le antoja sin tomar medida de las consecuencias…
-En los tres meses que lleva en este país, ha desatado varios rumores- añadió mi madre
-¿Tres meses?- pregunté confundida
-Sí, es un conde extranjero. He oído que realmente nació en Japón, pero cambió a nacionalidad inglesa.
-Los rumores dicen que se enemistó con su padre, un hombre de importante cargo allá en Japón, y terminaron por desterrarlo.
-Aun así, tiene gran poder económico en distintas partes del continente y por eso es un caballero respetado.- Aclaró mi madre.
-A mí no me gusta fiarme de los rumores, ya sabéis que los chismes no me sientan bien- dije enfadada. Estaba claro que mis padres trataban de decirme que me alejara de él. Eso NO iba a pasar…
Llegamos a la casa, después de desearles las buenas noches, subí a mi habitación y cerré con llave.
Abrí el cajón de mi escritorio con intención de coger mi diario y entonces me topé con la rosa azul, que yacía olvidada hace algún tiempo. Siete años pasaron, y seguía intacta, fresca, como si recién la hubiesen cortado. Por más que mi mente buscaba una explicación lógica para esto, no logró hallarla, “¿qué escondes, Kamijo?”. Recordé las extrañas frases que solía decir…
A los humanos no les agrado mucho. Diría que tienen algo contra mí”
Hablaba de los humanos como si no fuera uno de ellos, y a decir verdad, yo también comenzaba a dudarlo… Pero mi sentido racional no me permitió continuar dándole más vueltas al asunto. Cansada, cogí mi diario, ocultando de nuevo la rosa en el cajón.
9 de Diciembre de 1615
Querido diario, comienzo a caer en las profundas y salvajes aguas de lo desconocido. Querer, apreciar, “amar” a una determinada persona no está en mi naturaleza. Fui educada con la intención de hacer todo según lo planeado. Estoy consciente de que mis padres solo buscan mi bienestar, que mi vida sea sencilla y perfecta. Ellos jamás harían algo que me perjudicara. Pero hay cosas que ya escapan de mi control. Desde que tengo memoria he tomado mis responsabilidades con seriedad, he seguido los consejos de las personas mayores encargadas de instruirme, pero mis sentimientos hacia Kamijo son algo distinto. No puedo, no quiero alejarme. No quiero olvidar esta cálida sensación dentro de mi ser… es como si necesitara de él…
¿Qué es esto? Aun no lo logro comprender, ¿Sera que las personas mayores se equivocan?, ¿Qué en la vida hay más que el placer, el dinero, y un título de honor? ¿Sera que el amor es más que una fantasía? Un tema prohibido…
¿Qué es el destino? ¿Un camino que podemos determinar? ¿Qué cada persona es responsable de sus alegrías y sus desgracias? No lo sé… a mis catorce años de edad comienzo a pensar que vivo engañada, que me ocultan la verdad… Camino hacia un abismo, sin pensar con claridad, sin poder detenerme. Tengo miedo, miedo de descubrir que las cosas no son como creí que eran. Esperando hallar respuestas pronto, se despide cordialmente tu fiel escritora:
Lily Angelique Fiorella
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 18. 1, 2, 3 ... 9 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.