Versailles ~Philharmonic Quintet~ // Comunidad de Fans Latinoamérica
Qué esperas para unirte?




Versailles - fans Latinoamérica te espera con noticias, descargas y mucha fraternidad ^^



LAZOS DE AMOR

Página 6 de 18. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 12 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Jue 9 Ago - 23:54

Recuerdo del primer mensaje :

Hello dear roses!!! aqui esta mi nueva historia... es tan larga como la anterior, espero que les guste  :=^.^=:

LAZOS DE AMOR


Prólogo


<<La brisa nocturna arrastraba consigo el delicioso perfume de las rosas, llenando cada rincón de la noche de verano. En medio de la oscuridad, una esbelta figura avanzaba por la estrecha y solitaria calle del pueblo. Largos rizos castaños caían adornando sus hombros y hacían contraste con el blanco vestido de seda que ceñía su delgada figura. Avanzaba con pasos ligeros, sus pies parecían no tocar el suelo, sus ojos verde lima analizaban cautelosos el largo trecho que aún faltaba recorrer, y, entonces, apresuró el paso. >>

* * *
Me siento libre al correr. Amo la sensación del viento contra mi piel: sentir que nadie puede detenerme…

Tras dejar el pueblo y varios kilómetros siguientes, la Catedral de la Joliette me alertó de lo poco que faltaba para llegar a mi destino. La cálida noche invitaba a la bestia que despertaba en mi interior y Marsella me recibía con los brazos abiertos. Que dulce vida… Las personas que comenzaban a aparecer en mi camino sentían mi presencia como una ráfaga de viento que cruzaba el ambiente y se giraban bruscamente a mirar.

Comencé a reducir la velocidad de mis movimientos, hasta alcanzar un paso normal; y entonces, ante mis ojos, una mansión se alzaba. Las puertas de roble altas y complejamente talladas se abrían de par en par, dando la bienvenida a una mezcolanza de extranjeros, aristócratas y grandes personajes de la época. Aquella era la residencia digna de una familia rica. Delante de las puertas, alguien controlaba la entrada.

—Disculpe, señorita, ¿Puedo ver su invitación?— preguntó el anciano.

Sus cabellos blancos ya casi habían cubierto los últimos rastros de su antes rubia cabellera. Un rostro acabado por la edad, un  flácido cuerpo vestido con elegancia: algo que jamás va a pasarme.

Clavé mis ojos en los de aquel hombre y una sola mirada bastó para captar toda su atención.

—No la traigo conmigo, pero Geneviev me ha invitado— le dije. –Somos intimas amigas.
Todo rastro de duda en él fue borrado por una angelical sonrisa, que surgió de mis labios instintivamente.

—M-me parece haberla visto antes –el hombre dejo ver su sonrisa, mágicamente tentado por la mía—. Sí, vaya que sí. Madame suele tener amistad con jóvenes bellísimas. Adelante pues, disfrute la velada, señorita—.  

El hombre hizo un ademán con las manos, señalando la entrada, sin quitar la vista de mis ojos. Percibí su intriga y asombro, causado por el efecto hipnótico que produce el solo hecho mantener contacto visual con un ser de mi naturaleza.

Sin decir más, caminé a lo largo de la gran alfombra roja que conducía al gran salón.

La familia Champfleury es una de las pocas sobrevivientes a la sangrienta revolución.
Esta Francia no es la que conocía, es muy distinta de la Francia que me vio llegar al mundo…

Mi amada Francia; mi odiada Francia. Mi París de altas mansiones y bellas construcciones, contrastantes con las inmundas calles de los barrios pobres. Mi hermoso París; mi horrible París.

“¿Cuánto tiempo ha pasado desde el día en el que yo…?”

En plena primavera, una de las grandes épocas del año, los Champfleury ofrecían otra de esas lujosas fiestas. Había sido sencillo conquistar la amistad de la dueña. Geneviev era una mujer mayor, fascinada por la belleza física que ya no podía tener, que escapaba de sus manos con el paso de los años.

El techo estaba decorado por una gigantesca araña, ahora provista de bombillos, que iluminaba completamente la habitación.

Ante mis ojos, un bello cuadro se pintaba:

“En el baile de la nobleza, con bellos vestidos, los aristócratas cantan y bailan. El significado de su sangre es desconocido… “

Decidí que era oportuno dar un paseo por el salón, y, entonces, cuando menos lo esperaba… apareció.

Se trataba de un joven solitario. En la mano derecha sostenía una copa de vino tinto casi vacía. Y su rostro, lucido y pensativo, delataba cierta… inocencia. Simplemente perfecto.

Caminé frente a él para que se percatara de mi presencia.

El muchacho alzó la mirada, observándome incrédulo de pies a cabeza, para luego detenerse en mis ojos cautivadores. Una nueva melodía comenzó a sonar; aquel me tendió una mano, mientras caminaba hacia mí.

—Bella joven—, comenzó, — ¿me haría feliz, concediéndome esta pieza?

Asentí.

Bailamos por largo rato, pues me habían enseñado a otorgarle a un humano los últimos momentos felices antes de sumirlos al sueño eterno: la cortesía resultaba siempre... encantadora.

Di una rápida vuelta entre sus brazos, y de forma inesperada para el joven, me separé de su figura, caminando hacia el balcón, alejándome de las siluetas danzantes. Tal como supuse, el joven Conde siguió mi trayecto.

— ¿Puedo saber cuál es su nombre, bella joven?— preguntó al alcanzarme, con esa típica galantería y ese intento de “voz seductora” que los hombres emplean cuando desean ganarse los suspiros de una dama.  

Tomando mi brazo en un acto desesperado por retenerme, me observó con ojos dulces y sonrisa cálida. Era tan solo un niño, de tal vez diecisiete años; sin embargo, yo podía parecerle aún menor y aún vulnerable.

No pude sino corresponder esa sonrisa, para luego dirigirme a la puerta de salida.



* * *

Ya afuera, el hombre que aún la seguía se detuvo, dudando continuar. Ella giró la cabeza, y dejó ver un brillo seductor en sus ojos.  El joven comprendió la indirecta y continuaron el camino; ella se internó calmadamente en lo profundo del bosque.
A unos metros de distancia, se hallaba el ingenuo conde, ajeno a su fatal destino.  Al llegar a un pequeño claro, la bella muchacha se detuvo, aguardando la llegada del incauto.

— ¿Cuántos años tiene esta bella joven?— interrogó curioso al alcanzarla.
La dama se llevó unos dedos pálidos a los labios, y rompió a reír.

—Mi querido conde, eso no se le pregunta a una dama. —bromeó con aires de inocente sensualidad.
Su voz pareció gustar, pues ahora el hombre la observaba hechizado. Perdido. Encantado.

—Tu belleza resalta a la luz de la luna— ya no dudó en acercarse. La tomó por la cintura y pegó sus labios a su oído—. Creo que… me he enamorado—le susurró.

—No se puede amar lo que no se conoce—refutó ella, dejando de reír, mientras desprendía con desdén aquella mano mortal y pecadora de su cuerpo.

— ¿Quieres apostarlo?— preguntó él, mientras la acorralaba contra el tronco de un árbol, haciendo caso omiso de su último gesto.  

La dama volvió a estallar en carcajadas; su voz resonando como  campanas puso al completo descubierto su devastadora belleza angelical.

—Cuanta imprudencia… ¿Es que nadie le ha dicho que es peligroso seguir a los desconocidos? —soltó de pronto, divertida por la situación.

— ¿Qué significan esas palabras?— interrogó su interlocutor, apartándose un poco de ella, con la confusión pintada en el rostro.

—Ya no hay tiempo para nosotros dos, mi estimado conde —aun reía suavemente. —Usted ha caído—.

La bellísima criatura guió sus labios hasta la garganta del muchacho y le hundió los colmillos.

Su presa emitió un grito desgarrador que le hubiera roto los tímpanos, pero, indiferente ella, continuó absorbiendo su sangre.


“Demasiado tarde, ya nadie te escucha”

Pronto, el grito se fue apagando, hasta quedar en el más profundo y pesado silencio: el silencio de la noche.

Frente a sí encontró el hoyo que había cavado horas antes, y arrastró el cadáver hasta allí.

—El tiempo de amar ha llegado a su fin. Descanse en paz, mi querido Conde—, espetó con ironía, —que sus ángeles y sus santos lo acompañen… hasta el final.
Lo empujó con la punta del pie y cubrió el hueco sin dejar evidencia.

Al bajar ligeramente la vista, sus risas se apagaron y pudo notar que su vestido estaba arruinado. Chorros de sangre habían caído, manchándolo.

— ¡Demonios!— maldijo entre dientes, mientras examinaba la tela. — ¡Necesitaré uno nuevo…!

Una carcajada salió de entre las sombras, interrumpiendo sus ruidosas cavilaciones:

—Y después de dos siglos, aun te derramas la cena. Creí que ya habías superado ese problema, cherie.

Esa voz tan familiar: la voz más hermosa que había oído en sus ciento cuarenta y dos años de vida. Se volvió para comprobarlo y allí estaba él…

—Kamijo…



CONTINUARA...


Última edición por Eternal Rose el Dom 20 Abr - 1:18, editado 8 veces
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Lun 26 Nov - 20:08

Bonjour, honey! XDDD Ay chicas... me matan sus comentarios... wooow otra fan... que genialosa se pone mi vida jejeje ok... ignoren eso... ahora... la aparicion de Dhalita y JanG sera muy pronto... pero eso si... en circunstancias inesperadas... espero sorprenderlas. Mis bellas rosas les dejo la parte de hoy.
Dalitha... te quiero mucho mucho, a ti tambien Fer, y lo mismo a ti JanG.


***
-No era necesario arrojarme un candelabro…- dijo molesto el príncipe de cabello castaño que caminaba a mi lado.
-Sí, sí lo era… - alegué furiosa apretando su mano.
-Yo solo tomo en cuenta detalles de tu aspecto, tampoco soy un “pervertido” como crees.
-Más vale que no…- guardó silencio unos segundos.
-¿Qué tiene de malo?
-¡¿Y lo preguntas?! Acabo de notar lo “observador” que eres.
-Oh, por favor…- refunfuñó –Como si tú no me “observaras” de la misma forma…- enrojecí por completo y esquivé su mirada acusadora. Iba a decir algo en mi defensa, pero Kamijo me interrumpió.
-Mira, son Teru, Yuki y Masashi…
-Oh no…- Teru nos miraba con una expresión de horror en el rostro. El peli-plata se volvió rápidamente, fingiendo no habernos visto.
-Espero no tener problemas con tu querido Teru…- habló Kamijo poniendo énfasis en la palabra “querido”.
-No seas tan celoso…
-¿Y esperabas que estuviera feliz? después de lo que vi…
-¿A qué te refieres?- pregunté asustada.
-Vi como Teru… él… te besaba…- desvió la mirada, al perecer recordando.- mi conciencia pesaba demasiado.
-Perdóname…- supliqué evitando las lágrimas –Eso no debió pasar…- rodeé su torso con mis brazos y oculté mi rostro en su pecho.
-Prométeme, que a partir de ahora solo yo podré tomar tus labios…
-Te lo prometo…- dije. Alcé la vista para encontrar su rostro cerca del mío. Tomó mi mandíbula con una mano, y la acercó con delicadeza a sus labios, hasta unirnos en un beso. Rodeó mi cintura acercándome más a él, mientras la otra aun sostenía mi rostro. Oímos que alguien se aclaraba la garganta. Giré a ver de quien se trataba.
-¡Ay, que ternurita!- se burló Yuki.
-Kamijo… ya no saludas… te has olvidado de nosotros- lo acusó Masashi.
-Mis hermanos… ¿Cómo han estado?- se alegró Kamijo dando un abrazo fraternal a ambos jóvenes.
-Y tú, niña traviesa… pudiste habernos dicho que irías a buscar a tu galán.- me dijo Yuki –Teru, tu prometido, estaba muy preocupado…
-¿Prometido? Oh… tengo asuntos pendientes al parecer…- habló Kamijo retomando el camino –No veo al principito engreído… ¿En dónde está?
-Se retiró hace un momento… dijo que estaba muy cansado- explico Yuki. Masashi hizo una mueca de disgusto.
-Mmm… ya veo…- murmuró el de ojos cristalinos –Vamos, Lily… tenemos que aclarar algunas cosas.
-Si…- respondí avanzando junto a él. Pero Masashi se acercó a mí y pegó sus labios a mi oído.
-Estás muerta… mejor empieza a correr- murmuró.
-Le tocas un solo cabello y acabaré contigo.- amenazó Kamijo, quien lo había escuchado. Halándome del brazo, me llevo lejos de allí.
-Ya había olvidado la advertencia de Masashi- confesé recordando que me había prohibido destrozar el corazón de Teru.
-No temas, no dejare que te haga daño…- dijo pasando un brazo por sobre mis hombros y besando mi mejilla. Sonreí.
Justo en ese momento, mi madre pasaba cerca. Posó sus ojos igual de verdes que los míos sobre nosotros.
-Conde Yuuji… ¿Qué está haciendo usted aquí?
-Tuve que irme a causa de una emergencia, unos asuntos que atender en mis tierras. Pero ya estoy de vuelta… ¿Sabe? Vine a hablar con vuestro esposo, Lord Emmanuelle.
-¿Y qué es lo que desea decirle?
-Es un tema muy delicado… pero le agradecería que me ayudara a ubicarlo.
-Eh… por supuesto…- accedió mi madre volviéndose a ver a una de las sirvientas que llevaba varias sabanas dobladas en los brazos. –Rebeca… ve a buscar al rey y anuncia la llegada del conde.
-El conde Yuuji…- se sorprendió la chica –Como ordene mi señora… enseguida voy…- la muchacha salió a cumplir su encargo.
-Lily… ¿en dónde está Teru?- preguntó Eleanor observando con desconfianza el brazo de Kamijo que rodeaba mi espalda.
-No lo sé…- respondí enfrentando sus ojos.
-Conde Yuuji… no debería tener tanta confianza con mi hija, le informo que está comprometida.
-Justamente vengo a hablar sobre eso, madame- respondió desafiante el aludido. En ese momento, llegó Rebeca.
-Mi señora… ya pueden ir a ver a Lord Emmanuelle.
-Madame Eleanor, voy a pedirle que nos acompañe… su presencia es imprescindible.
-¿Por qué lo dice?
-Ya lo verá.
Nos encaminamos al despacho de mi padre. Estaba sentado tras su escritorio de madera. La tensión dominaba sus facciones, pero hacia grandes esfuerzos por aparentar serenidad.
-Es un honor verlo… conde Yuuji…- comenzó Emmanuelle – ¿Que lo trae a mi despacho?
-Buenos días, Lord Emmamuelle. He venido a hablar con un usted de un asunto muy importante.
-Bien… usted dirá…
-Hace poco, debido a importantes asuntos… he tenido que retirarme de Francia y atender varias emergencias. Ahora, al volver… recibo noticias. Noticias muy… decepcionantes para mí…
-¿A qué se refiere?- Kamijo daba un paso tras otro hasta quedar frente a la gran ventana permitía iluminar la habitación.
-A que Lily, su hija, está comprometida con mi primo, el joven Teru.
-Ciertamente, conde Yuuji.- el castaño guardó silencio mientras observaba el paisaje diurno tras los vidrios de la ventana. Luego de varios segundos, habló.
-Pues ahora le pido deshacer dicho compromiso, porque he venido a pedir la mano de su hija en matrimonio.- se volvió para contemplar el rostro de mi padre. Emmanuelle palideció.
-No puede pedirme eso… el matrimonio ya está acordado…
-Pues encárguese de ello. Según me han dicho… aún no lo han anunciado en sociedad.
-Lleva usted razón, pero me temo, que ahora es imposible.
-Le diré, que esta unión le beneficia más que la otra… Yo poseo un cargo más elevado, más títulos, honores, y, por supuesto… mucha más fortuna.
-¡Por amor de Dios! ¿Qué está usted insinuando?
-Mi Lord… sabe a lo que me refiero.
-¡Habla de nosotros como si fuéramos aprovechadores, caza fortunas!- se defendió mi padre.
-No lo he dicho de esa forma… pero como prefiera entenderlo. Todos los presentes en esta habitación sabemos que los matrimonios se aprueban de acuerdo a la fortuna que ambas familias posean. Dígame… ¿Dejaría usted que su hija se una en matrimonio con un aldeano o un joven de clase baja?
-No…- confesó mi padre bajando la mirada.
-¿O prefiere que sea el elegido, un buen partido? Verá… ahora los matrimonios se realizan por conveniencia, pero, este no…
-¿Qué está diciendo?
-Estoy diciendo, mi lord, que amo a su hija más que a nadie en este mundo. Y afortunadamente, mis sentimientos son correspondidos.- ambos padres intercambiaron miradas desesperadas y luego mi padre volvió sus ojos hacia mi persona.
-Lily… dime hija mía… ¿Es cierto lo que dice este hombre?
-Sí, padre.- afirmé con una seguridad jamás antes vista en mí.
-Lily…- los ojos de mi madre se llenaron de lágrimas.
-Me temo… que ya nada puedo hacer… el compromiso solo puede disolverse con el consentimiento de ambos novios.- explicó mi padre.
-No habrá problema con eso… -sonrió el vampiro con un brillo de maldad en sus celestes ojos.
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por FerMiwa el Lun 26 Nov - 23:45

o.o tendre que regañar a Masashi por ser tan malo con Lily...
Teru... sufrira pff pero se que encontrara a alguien (dalitha)
y Yuki con JanG... xD
avatar
FerMiwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 382
Rosas : 563
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 23
Localización : Guadalajara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por JanG ♪♫♪ el Mar 27 Nov - 19:55

omfg
Al fin Kamijo hablo con los padres de Lily, Teru tiene que aceptar
deshacer el compromiso...

Masashi da mucho miedo :S pobre Lily! pero Kamijo la cuidara muy bien
:=^.^=: waaaaaaaaaaa ese Yuki ♥ tan inoportuno hmmmmm ¬¬
pero igual me encanta :chicle:

*W* Eternal Rose yo también te quiero mucho ♥
:Kisses:

avatar
JanG ♪♫♪
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 135
Rosas : 160
Fecha de inscripción : 20/03/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por perla ayumi suzuki el Sáb 1 Dic - 16:46

Ahora si al corriente me e puesto...aguarda un minuto y dejeme te digo que...
ESTO ES GENIAL, ES FANTASTICO, WOOOOOOOWWWWWW, aunque a Teru le toque sufrir un poco encontrara a su amor mmmm y ese Masashi como que le dice eso a Lily... Fer jalale las orejas jejje
DATIA TIENES QUE HACER FELIZ A TERU OK!...

Osea me he quedado muy fasinada con la historia I'm your fan, because is very very cool read. This story has so much talent on your part
Sorry, se me salio lo bilingüe jejeje, pero te lo juro que me encanta leer tu historia es asi como que cuando leo me proyecto y me imagino que en verdad pasa eso me gusta. y es bueno que tu historia haga ese efecto,por que creo que no solo a mi me pasa y que tambien les pasa a los que la leen por eso tienes unos fans que te queremos.
Sigue escribiendo asi por que en verdad tienes un talento que woow no puedo describir.

Quiero leer lo siguiente, esperare por ello, cuidate mucho bye. :Bye:
avatar
perla ayumi suzuki
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 321
Rosas : 427
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 22
Localización : ♪♪♥♥...In a Different World...♪♪♥♥

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/profile.php?id=100001167210551

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Dom 2 Dic - 1:31

wwooooo :Celebration:
pobre de mi Teru!!! no quiero que sufra!!! :Giroo:
hay amiga cada vez se pone mas buena te adoro!!! me encanta!! :Mua:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Lun 3 Dic - 19:32

Bonjour, mis rosas!!! Graciaschicas, sus comentarios en verdad me animan.
Lamento muchisimo la tardanza, pero estuve de viaje. Me alegra que les guste tanto mi historia, la escribo para ustedes mis fans (que lindo suena) y orque me encanta hacerlo. Las quiero muchisimo mis rositas. Con el giro que toma la historia, ahora tendre que buscarle una pareja tambien a Masashi. Fer... Te apuntas? (Para que pregunto, ya se la respuesta XD) Ahora... aqui les va...

Después de la discusión, Kamijo y yo nos retiramos bajo la atenta mirada de mis padres, quienes intercambiaron miradas de preocupación al ver como Kamijo sujetaba mi mano.
-¿Todo bien?- preguntó mi acompañante al sentir mi silencio y mi ausencia de la realidad.
-Si…- respondí.
-¿En qué piensas?
-Nada interesante… ehm… ¿Qué pretendes hacer?
-Casarme contigo…- respondió con inocencia.
-No… me refiero a… ¿Qué pretendes hacerle a Teru?
-¿Qué te hace pensar que le haré algo a Teru?
-Ese brillo maquiavélico que traes en los ojos…- dije inspeccionando su mirada.
-Yo haré lo que sea necesario.
-¿Lo que sea necesario?- pregunté alarmada.
-No voy a matarlo si es lo que crees. Eso traería muchos problemas… además… no lo odio tanto. Pero el destino se encargara de hacerle pagar muchas cosas que hizo…- dijo lo último en un susurro, como si estuviese hablando consigo mismo. Decidí ignorar eso.
-¿Adónde vamos exactamente?- pregunté al ver que íbamos por el largo corredor que unía varias habitaciones.
-A la habitación de Yuki… él nos dirá en dónde está Teru.
-¿Sabes, Kamijo? Me aterra saber que conozcas mi casa mejor que yo…- dije y él se apresuró a llamar a la puerta. Salió Yuki.
-¡Kamijo! ¿A que debemos tu honorable presencia?- dijo el chico muy nervioso. El castaño de ojos cristalinos alzo una ceja y clavó su mirada en las pupilas marrones de Yuki.
-¿Debemos quiénes? ¿Esta Teru aquí?
-¿Eh? No, no… me refería a Masashi y a su gato.
-Si… claro… ¡Teru, tenemos que hablar!- gritó Kamijo haciendo a un lado a Yuki y cruzando la puerta. Entró en la habitación sin soltarme y encontró a Teru sentado en la silla del rincón.
-Lo siento pequeño… hice lo que pude…- se excusó Yuki.
-No importa…- respondió el aludido restregando sus ojos hinchados y suspirando resignado –Alguna vez tendría que pasar…
-Tenemos mucho que discutir… por favor salgan todos. Yuki, te encargo a Lily, si Masashi le hace algo a mi princesa, los dos estarán en serios problemas…- ambos jóvenes salieron junto a mí. Nada más salir, Masashi me lanzó una mirada asesina y yo me escondí tras la espalda de Yuki.
-Ya escuchaste a Kamijo, no puedes atentar contra la vida de Lily- le reprochó Yuki.
-No cumplió su parte del trato- se defendió el pelinegro sin dejar de mirarme.
-Ella lo intentó, y no funcionó. Nos espera a todos nosotros una eternidad muy larga y no siempre podrás proteger al pequeño. Somos vampiros, estamos destinados a sufrir.- las sabias palabras de Yuki hicieron reflexionar a Masashi.
-Pero… no tenía que darle falsas ilusiones…
-Ella solo…- comenzó a defenderme el castaño.
-Tiene razón…- le interrumpí –No debí hacerlo, pero tenía que llenar mi vacío de alguna forma. Soy muy egoísta… ¡Perdón, lo siento mucho, no era consciente de eso!- sentí mis mejillas húmedas. Estaba llorando, solo entonces me di cuenta de ello.
-Lily… no… no todo es culpa tuya- me dijo Yuki acercándose para consolarme. Lo empujé con brusquedad y Salí corriendo, sin saber a dónde ir.

avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Lun 3 Dic - 19:38

>> La brusca reacción de Lily dejó paralizado al vampiro que había intentado aliviar su conciencia. Yuki quedo inmóvil con los ojos fijos en el largo pasillo por el cual Lily corría y doblaba la esquina para desaparecer tras los muros. Pensó entonces en seguirla, pero Masashi, al ver sus intenciones, lo cogió firmemente de brazo e impidió su partida.
-Déjala… necesita un tiempo…- dijo el pelinegro.
-No… podría pasarle algo…
-Ella es fuerte, sabrá defenderse y enfrentarlo- los ojos de Masashi con un brillo de admiración en sus pupilas carmesí.
-Masashi… ¿estás bien?- se preocupó Yuki aferrando sus hombros con ambas manos y obligándolo a verlo a los ojos. El pelinegro sonrió de forma misteriosa.
-Todo está bien… estaremos bien…- los ojos de Masashi observaban aun el lugar por donde Lily había desaparecido momentos antes.
-No entiendo… hace unos segundos querías asesinarla- el castaño lo miraba desconcertado.
-Cambié de opinión. ¿Sabes? Me alegro de que no haya funcionado.
-¿Qué cosa?
-Lo de Teru y Lily…- Yuki lo observó, analizando la contradictoria actitud de Masashi.
-Estas mal…- dijo el castaño colocando una mano en la frente de Masashi, como si pretendiera tomarle la temperatura a sabiendas de que su piel estaba tan gélida como siempre.
-No… todo está bien…
-Pero…
-Así debe ser- le interrumpió Masashi. –El egoísmo de Lily pudo haber dañado más a Teru. Ella está destinada para Kamijo, y hay que admitirlo… esos dos son tal para cual.
-No te entiendo...
-Todos somos egoístas de alguna forma, pero Lily no intenta ocultarlo, ya oíste lo que dijo…
<<Tenia que llenar mi vacío de alguna forma>>- el castaño quedo en silencio recordando las palabras que pronunció la dama antes de salir corriendo.
-¿Y Kamijo…?- preguntó después de varios silenciosos segundos.
-Kamijo es egoísta a su manera. La ama, y quiere que su alma le pertenezca solo a él. No tolera que alguien más la mire, le hable, o se acerque a ella. Estará dispuesto a lo que sea con tal de conseguir su absoluta atención eterna compañía.
-Entonces Teru…
-Teru también es egoísta, porque no quiere entender que Lily está destinada para Kamijo, evita aceptar la realidad con todas sus fuerzas.
-¿Y nosotros?
-Yo, solo quiero que Teru esté bien, porque me agrada verlo correr, jugar… ¿Recuerdas cuando era un niño?
-Ah… cierto… le gustaba perseguir mariposas y jugar con los animales- Yuki soltó una carcajada burlesca.
-Una criatura pura e inocente, que se contaminará con el paso de los siglos y el inevitable sufrimiento de un vampiro. No quiero que crezca… quiero que siga siendo mi pequeño Teru por siempre. Pero quizás he de dejar de ser tan sobreprotector, y aceptar los hechos.
-¿Y yo?- se preguntó Yuki –Yo… ¡no soy egoísta!
-Bueno… yo diría que eres más presumido que egoísta… Aun así, lo eres. Al no cumplir tus deberes. Siempre estas escapando de la casa, conociendo chicas, bebiendo algo… No piensas en lo mucho que se esfuerzan todos por intentar hacerte un poco más… responsable.
-Kamijo también es presumido…- murmuró Yuki en defensa.
-Todos tenemos algo bueno dentro de nosotros. Lily posee un encanto sobre-natural… ahora me cae muy bien.
-¿Por qué lo dices?
-No estoy muy seguro, pero creo que es por su forma de ser. Ese descaro, mostrarse como es, sin temer las opiniones que puedan tener de ella. Hace que parezca fácil el hecho de ser uno mismo. Es simple, como si dijera: “Soy egoísta, porque soy Lily, y me importa un soberano pepino lo que pienses al respecto”- Masashi dijo la última frase imitando la suave voz de la chica castaña. Yuki soltó una carcajada sonora.
-Cierto… acabo de darme cuenta de todo eso…- el pelinegro se unió a él y comenzaron a reír.
-Iré a ofrecerle una disculpa…- dijo Masashi sonriente.
-Te acompaño- se ofreció Yuki. <<
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Lun 3 Dic - 19:43

***
Observaba la verde hierba desaparecer bajo el elegante vestido celeste con volados blancos y adornos plateados que Kamijo me había entregado hace unas horas.
Las malditas lágrimas no paraban de salir. Recordé mi descuido al pronunciar las palabras que no tenía intención de decir:
<< –No debí hacerlo, pero tenía que llenar mi vacío de alguna forma. Soy muy egoísta… ¡Perdón, lo siento mucho, no era consciente de eso! >>.
Eso pasa por hablar sin antes pensar… Sin embargo, dichas palabras eran ciertas. Quizás solo había utilizado a Teru para intentar olvidar la ausencia de quien en verdad quería. No lo supe hasta el momento en que esas palabras salieron de mis labios sin permiso.
Mi respiración entrecortada, se debilitaba cada vez más. El maldito corsé apretaba mis costillas e impedía el paso de oxígeno a mis pulmones. Caí al suelo casi sin poder respirar.
-¡Agh! Estúpido corsé…- maldecí sintiendo desfallecer. Con ambas manos, me deshice del vestido como pude y arranque el corsé, dejándolo roto y rasgado. Me sorprendí al ver el tamaño de la fuerza que mis delgados brazos poseían. Me deshice también de la enagua, varias faldas, y me quite los delicados zapatos de fieltro que traía puesto, arrojándolos a algún lado y me puse solo el vestido esta vez.
Me senté en la hierba y reflexione sobre todas las cosas que hace un rato habían pasado. Masashi iba a matarme de todas formas, y tenía sus razones. ¿Quién era yo para hacerle todo eso a Teru? Después de que siempre estuvo preocupándose por mí, estaba a mi lado en todo momento, hasta cuando no lo necesitaba. Y siempre había sido así, desde que éramos niños.
Volvía siempre a mí, sin importar cuantas veces lo alejara de mi lado, volvía para mostrarme esa tierna sonrisa y decirme que todo estaba bien. Había tomado su mano un sinnúmero de veces y lo había arrastrado a donde se me antojaba ir, a jugar en los jardines, a tomar el té, cortar flores, perseguir mariposas, y una vez, hasta a comprar un vestido. Sonreí al recordarlo.
>> -Vamos Lily… el próximo baile es pronto, y necesitas nueva vestimenta.- dijo mi madre acercándose a nosotros. El niño peli-plata sostenía una cesta y yo terminaba de arrancar una flor roja.
-Pero mamá… ahora estoy ocupada.
-Esto es mucho más importante, vamos ya.- hice un puchero. Entonces se me ocurrió una idea.
-¿Teru puede venir conmigo?- pregunté entusiasmada.
-Pero Teru es varón… no creo que sea apropiado asistir a la compra de un vestido…- explico mi madre.
-Oh, por favor… ¡Vamos Teru! Por favor, di que sí- supliqué juntando ambas manos.
-Sí, Lily- me sonrió él.
-Bueno… si él lo desea…- dijo mi madre con indiferencia –Ahora apúrate, que tenemos que salir.
-¡Sí!- exclame alegre sujetando con fuerza la mano de Teru y arrastrándolo hacia el carruaje.
Subimos y conversamos durante todo el viaje. Al llegar, el pobre tuvo que esperar sentado en la silla de madera que estaba al lado del mostrador como por tres horas. Al fin salí con un lindo vestido amarillo.
-¿Qué te parece Teru? ¿No es lindo este vestido?- pregunté dando vueltas y modelando el vestido nuevo.
-E-estás… hermosa- respondió él con un hilo de voz. Recuerdo el brillo de sus ojitos azules y la carita de emoción que puso.
-¡Lo sé!- respondí alegre tomando su brazo y arrastrándolo hasta donde mi madre acordaba los últimos pagos.
-Lily, quítate ya el vestido, que lo vas a ensuciar.- dijo mi madre observando de reojo como me acercaba a Teru y le daba un pequeño beso en los labios. El chico se puso rojo y me respondió con esa sonrisa tan tierna, esa sonrisa por la que habría dado mi corazón años atrás. <<
El recuerdo se desvaneció. Sonreí recordando todo aquello. Después de todo eso, me había atrevido a abandonar a Teru, y buscar a Kamijo. Pero… ¿Qué más podía hacer? Él era todo cuanto quería. “Tal vez… si sea egoísta…”- pensé. Ya era hora de aceptarlo, y dejar de negármelo a mí misma.
Tras haber pensado esto, se escucharon truenos y varios relámpagos iluminaron las negras nubes. La lluvia comenzó a caer con fuerza. El cielo soleado había cambiado a nublado hace unos minutos. Nuevamente, los extraños cambios de clima alteraban el tiempo, o quizás era la furia del ser divino que observaba también mi egoísmo y me castigaba dándome un buen remojón. Me levante del suelo y alcé la vista al cielo.
-¡Soy egoísta! ¡Lo acepto, lo admito, así soy y puedes mandar cuanta lluvia quieras, pero no dejaré de serlo!- grité con todas mis fuerzas al sentir la revelación crecer dentro de mí. –No dejaré de serlo… porque es la única forma de estar junto a Kamijo… Teru tendrá que aceptarlo- dije ahora murmurando. Me deje caer suavemente sobre la hierba y dejé que la lluvia mojara completamente mi cuerpo.
-Niña traviesa, entra a casa o te vas a resfriar- me regaño una voz cercana y suave. Me senté apoyando ambas manos en el suelo y busque con la mirada al dueño de la voz familiar.
-¡Jasmine You!- exclamé entre asombrada y alegre.
-Hola Lily… cada vez que vengo a verte te encuentro más bonita que antes.
-¿Eh? ¿Y cuantas veces has venido a verme?
-Ahm… no preguntes… olvida lo que dije… ¿Qué haces aquí?
-Lo mismo iba a preguntarte- respondí viendo a Jasmine parado en medio de mi jardín secreto.
-Yo… nada… solo vine a asegurarme de que Kamijo y Teru no se maten. Al parecer todo está bien, están llevando una conversación bastante civilizada por ahora. Iba a regresar a casa pero te escuché gritar algo sobre la lluvia y no sé qué cosas más. Mmm…
Jasmine llevó un dedo a su barbilla e hizo un puchero mientras desviaba la mirada pensando. -¡Ah, ya recordé! Era… “¡Soy egoísta! ¡Lo acepto, lo admito, así soy y puedes mandar cuanta lluvia quieras, pero no dejaré de serlo!”- gritó Jasmine imitando mi voz y cayendo de rodillas al suelo, mientras alzaba las manos y la vista al cielo. Luego apoyó una mano en su frente y se dejó caer por completo, imitando a una damisela que se desmaya. Reí a carcajadas al ver su actuación. Él también río y se levantó del suelo, acercándose a mí.
-Yo no hice todo eso…- me burlé del misterioso joven.
-Bueno, solo eso te faltó…- dijo Jasmine con una sonrisa divertida. –Y ahora dime, pequeña tontuela, ¿Qué haces sola en tanta lluvia?
-Viene a pensar un poco en todo esto…
-Bueno… puedes contarme lo que desees. Yo… prometo escuchar…- llevó una mano a su pecho, señalándose a sí mismo, y extendió la otra en ademan de juramento.


Gracias por leer, publico tan pronto como pueda. Gracias Perlita, me alegra que te haya gustado :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por FerMiwa el Lun 3 Dic - 21:27

waaaaa hermosa historia y claro que me apunto para ser pareja de Masashi *o*
no sabes cuanto de adorare si me haces pareja de Masashi hehe, buenisimo el fic.. sigue ashi ^^ tqmmm
avatar
FerMiwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 382
Rosas : 563
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 23
Localización : Guadalajara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Sáb 8 Dic - 20:24

Hola!! gracias Fer... tu personaje aparecera pronto, pero, igualmnte en circunstancias inesperadas... Disculpen la demora... hoy escribi un fragmento de lo que se supone que tenia que escribir para hoy... bueno s que tuve examenes finales y otras actividades de fin de año... pero ahora se acabaron las clases y tendre mas tiempo. Ayer estaba muy cansada... saben? Tuve un sueño muuuy extraño en donde Kamijo corregia mi examen de matematicas XDDD, hubiera sido un gran sueño... pero en el examen tenia 0 y fue algo pertubador... (?)Disfruten se casi cap. de hoy... mañana subire el resto.


Sonreí y desvié la mirada… ¿Por dónde empezar?
-Es que… Teru no merece que lo abandone…
-Pero tú no amas a Teru, sino, a Kamijo- aclaró Jasmine.
-Si… pero él me ama a mi… y no merece sufrir por mi culpa.
-No es seguro afirmar que Teru te ama… yo diría que está encaprichado contigo…- levante la vista confundida para observarlo.
-¿Cómo que encaprichado? ¿No has visto todo lo que hace por mí? Hasta me dio a beber su sangre para que me recuperara…- expliqué recordándolo.
-El corazón de Teru es grande y meloso, como un bizcochuelo bañado en miel… Mmm…- relamió sus labios.
-¿Bizcochuelo bañado en miel… de que estas hablando?- pregunte evidentemente desconcertada.
-Oh… lo siento… es que ahora se me antoja uno… Como sea, Teru es muy noble, tiene un corazón muy grande y bondad infinita… algo nada normal para un vampiro.
-¿Entonces…?- pregunte invitándole a continuar.
-Entonces, basta que una pequeña porción de afecto, cariño o aprecio que el sienta hacia alguien, y ese sentimiento crece y se engrandece y se hace gigante… y… estalla…
-¿E-estalla?
-Si… estalla… o sea, en resumen… el protege y ama con todo su ser a los que ama: sus hermanos, sus primos, sus familiares, sus amigos, y por supuesto… tu estas incluida en la lista. Pero ese cariño tendría que ser diferente.
-¿Diferente?
-Él tendría que sentir un aprecio muy grande hacia ti, como es normal. Pero un aprecio de amistad, no amor.
-¿Y por qué siente amor?
-Eso, es culpa tuya…
-¿Culpa mía?- exclamé indignada.
-¡Deja de repetir todo lo que digo!
-Lo siento…- me disculpé. Jasmine se aclaró la garganta.
-Como sea… todo es tu culpa, princess Lily… ¿Quieres que te refresque la memoria?
-No estaría mal…- respondí pensativa. Jasmine movió sus manos haciendo piruetas y dando giros, subiendo y bajando los brazos, como si dirigiera una orquesta sinfónica.
Luego, la realidad se desvaneció y aparecimos en el escenario de uno de mis recuerdos.



Las quiero :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por JanG ♪♫♪ el Sáb 8 Dic - 21:46

:colapso:
¿encaprichado?
waaaaaaaaaa todo se esta poniendo muy interesante,
me encanta! :Kisses:

espero que te aya ido muy bien en tus exámenes :Happy:
:Flower_For_You:
avatar
JanG ♪♫♪
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 135
Rosas : 160
Fecha de inscripción : 20/03/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Sáb 8 Dic - 22:26

ooooooooo mi çteru esta encaprichado!!! ternura!!!
pero porq la cortas en lo mas interesante mmmmm
espero y te aiga ido bien en tus examenes!!! te ma plzz ndo las mejores de las bibras!!!
:Celebration: :Kisses:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por FerMiwa el Dom 9 Dic - 20:44

Oh vaya esperare pacientemente ^3^ hehehe que emocion shiiii etto tu sabes que me encanta tu fic y que te quiero asi mucho mucho
avatar
FerMiwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 382
Rosas : 563
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 23
Localización : Guadalajara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Mar 11 Dic - 18:12

Bonjour, honey!! disculpen mis ositas, les pido mil veces perdon... tarde mucho en publicar. Como algunas saben, ahora estoy desinternet... desinternetada?... desitera... bla bla bla -olvidenlo- como sea... estoy sin internet desde hace mucho y tengo que caminar como diez cuadras para ir al ciber por que no hay inter en mi zona, pero como me dijo una gran amiga... es bueno porque hago ejercicio XDD (tu que estas leyendo esto, lo sabes, te quiero un monton) ... ok... ahora al fin puede entrar. Estuve ocupada tambien escribiendo un pequeño cuento que base en la cancion de masquerade. Si gustan pueden leerlo... sere muy feliz. Me salio bastante bien, creo que voy progresando... o no? bueno... sin mas platica les dejo la parte de hoy, me conectare tan pronto como pueda, ya estan solucionando los problemas.

Estábamos frente a la fachada de mi mansión, algunos años atrás… pero el paisaje comenzaba a verse borroso y a desaparecer.
-Oh, cielos…- murmuró Jasmine. –Tus recuerdos están inconclusos…
-Si… es por la caída. –contesté.
-¿Cual caída?- preguntó confundido.
-Cuando era pequeña, caí de la escalera. Eso fue lo que dijeron, pero la verdad… es que no recuerdo como pasó.
-Oh… eso lo explica todo… ¿Eres capaz de recordar tu vida completa… o solo algunas cosas?
-Solo algunas cosas.- respondí.
-¿Recuerdas la separación?
- ¿Cuál separación? - interrogué.
-El día en el que te separaste de Teru.- pensé por largo rato.
-No… no sé de qué estás hablando.
-Oh… ¿Y recuerdas el beso… en tu quinto cumpleaños?
-¿Eh? ¿Beso?
-Bueno… tienes mucho que recordar, entonces si te sentirás culpable.- dijo el de ondulados cabellos castaños. Buscó algo en una pequeña bolsa que colgaba de su cintura, bastante ceñida por el vestido violeta que usaba.
-¿Qué haces?- pregunté al ver que sacaba una pequeña bolsita de cuero del interior.
-Mmm… tiene que estar aquí…- murmuró abriendo dicha bolsa.
-¿Qué cosa?
-Mmm… ¡Aquí esta!- exclamó sacando algo del interior. Una planta, una extraña planta que jamás en mi vida había visto. Era una gigantesca flor naranja, cuyo tamaño era mayor al de la bolsita, pero Jasmine la sacó como por arte de magia.
-¿Qué… es… eso…?- interrogué, aun preguntándome cómo diablos había metido una planta de semejante tamaño en esa minúscula bolsita.
-Es una flor, querida.- respondió en un tono burlón.
-Me refiero… al tipo de flor… ¿Y para qué es?- Jasmine sonrió. Arrancó uno de los pétalos secos, y lo hizo polvo con una de sus manos.
-Cierra los ojos…- dijo. Obedecí.
Sentí una fuerte brisa y luego el polvo de los pétalos contra mi rostro. Luego de varios segundos, abrí los ojos y vi como el escenario se aclaraba. Restregué mis ojos con ambas manos, entonces escuché una vocecita.
-¡Vamos, Teru, pronto servirán el pastel!- una pequeña Lily pasó corriendo al lado mío, a toda velocidad. Arrastraba de la mano al pequeño Teru, que corría tras a ella sin ver el suelo. El pequeño estaba perdido observando el verde paisaje. Sonreía y se dejaba llevar por su amiga, que lo apuraba para llegar al interior de la casa.
-Pero… falta mucho para eso… recién son las tres de la tarde…- habló el niño contrariado. La pequeña Lily se detuvo en seco, Teru intentó frenar desesperadamente, pero no lo logró. Chocó contra Lily y la abrazó con fuerza, invirtiendo sus posiciones para que la niña no terminara en el piso. El delgado cuerpo de Teru impactó en el suelo, y Lily cayó sobre él.
-Oh… lo siento Teru…- dijo la pequeña levantándose y ofreciéndole una mano.
-Gracias…- respondió el pequeño con voz ahogada intentando recuperar la respiración.
-De veras lo siento… soy una tonta…- se excusó la pequeña rodeando al niño con sus pequeños brazos y aferrándose a él. Teru sonrió ante esta acción.
-No digas eso, no eres tonta. De hecho… eres la chica más lista que conozco…- la consoló Teru.
-¿Lo dices enserio?- interrogó feliz la niña.
-Por supuesto que sí, y también la más hermosa- contestó el peli-plata besando su frente.
-Teru…- murmuró la pequeña con ojitos brillantes. Empujó a Teru, para caer nuevamente al césped encima de él. Apoyó la cabeza en su pecho y estrechó el abrazo. Teru acabó acostado de espaldas sobre el césped, con mi pequeña “yo” encima de él.
-Lily…- murmuró también Teru sorprendido.
-Teru, Teru, Teru… me gusta tu nombre… ¡TERUUU!- gritó la niña echándose a reír, y contagiando su risa a Teru.
-Pues… a mi también me gusta tu nombre… Lily, Lily, Lily…. ¡LILYYY!- respondió el pequeño a grandes voces y los dos niños rieron nuevamente. Cuando las risas calmaron, todo quedó en silencio. Teru rodeaba con sus brazos a la pequeña Lily y acariciaba su cabello. –Eres mi Lily… ¿No es verdad?- preguntó observando sus ojos verdes. La pequeña sonrió y después levantó ligeramente el rostro, encontrando a Teru frente a sí. Lily acarició con sus deditos los labios del peli-plata, y cerró los ojos acercándose a él, hasta rozar ligeramente sus labios con los propios. Los labios de Lily agregaron un pequeño beso.
Teru no había sido capaz de cerrar los ojos. Todo su rostro estaba cubierto por un intenso tinte carmesí, completamente sonrojado. Sus pupilas azules observaban sorprendidos los ojos de Lily, buscando respuestas a las miles de preguntas que en su mente habían surgido.
-¿Por qué lo hiciste?- preguntó el pequeño Teru con un brillo extraño nunca antes visto en sus ojitos azules.
-Lo siento… creo que siempre quise hacerlo…- se disculpó Lily también con un gran sonrojo. Ambos niños se observaron fijamente por un muy largo rato.
-¡Que ternurita!- exclamó Jasmine con una expresión de adoración en el rostro. Yo aún veía la escena sin articular palabra.
Ese fue el día… allí todo cambio… ¡Y fue mi culpa! “Oh rayos…”-pensé. Jasmine volvió a mover las manos y aparecimos nuevamente en el jardín secreto. La lluvia continuaba cayendo. Me recosté en la hierba y cerré los ojos, dejando que la lluvia empapara mi rostro nuevamente.
-No… no… ¿Por qué hice eso? ¡¿Por qué?!- grité furiosa y deprimida.
-¿Y esperas que yo responsa eso?- preguntó Jasmine moviendo las manos nuevamente y haciendo aparecer de la nada un bizcochuelo bañado en miel sobre un plato dorado con cubiertos a los costados. Acomodó el plato sobre sus piernas cruzadas y utilizo los cubiertos para cortar un buen trozo del dulce. Lo metió en su boca, y masticó, sin dejar de observarme, esperando una respuesta de mi parte. Pero no conseguí articular palabra. “Que tipo tan extraño”- pensé.
-¿Quieres un poco?- preguntó después de un rato, ofreciéndome el bizcochuelo.
-No gracias, no tengo hambre…- respondí. Observé el bizcochuelo y luego a Jasmine, y me di cuenta de algo muy extraño. La lluvia no había mojado a Jasmine. –Jasmine…
-¿Qué?- preguntó observándome nuevamente.
-¿Por qué no estas mojado?
-Ahm… porque estoy usando un escudo…- respondió como si no fuese obvio. Alcé la vista ligeramente, y vi que la lluvia rebotaba sobre algo circular. Extendí una mano con cautela para alcanzar el escudo. Al tocarlo, se hizo visible. Jasmine estaba encerrado en lo que parecía una esfera de luz amarilla, o sea que estaba seco y calientito allí adentro, y yo no…
-¡¿Por qué no me dijiste que tenías un escudo?!- pregunté enfadada.
-Porque tú no preguntaste.- respondió de la misma forma. – ¿Qué crees que soy? ¿Tu sombrilla?
-Podrías haberme prestado el escudo…
-Oh, perdón… creí que querías mojarte.
-¡Arg! Olvídalo…- murmuré cubriendo mi rostro con ambas manos.
-Bueno… Ahora tengo que irme, y tú tienes que encargarte de que Teru olvide su obsesión por ti.
-¿Cuándo volverás?- pregunté.
-Cuando los descendientes de la rosa me necesiten. – respondió.
-¿Quiénes son los descendientes de la rosa?
-Esa es información clasificada.
-Dime…- supliqué juntando ambas manos. Jasmine río.
-Aquel que una rosa lleve en la piel…- contestó de forma astuta y luego desapareció.
Me levanté, y crucé los brazos sobre el pecho, caminando hacia la fuente blanca de mármol que había en medio del jardín. Me senté en el borde y observé las grandes gotas de lluvia impactar contra la liquida superficie.
Una ráfaga de viento helado pasó velozmente junto a mí y aparecieron Yuki y Masashi sentados también en la fuente.
-Señorita Lily… vas a resfriarte y luego nos echarán la culpa a todos.- me regañó Yuki.
-Oh, lo siento…- me disculpé.
-¿Tienes idea de lo difícil que es seguir tu olor con esta lluvia?
-Nuevamente… lo siento…- respondí.
-¿Y que hacías con Jasmine You?- preguntó Masashi.
-¿Conocen a Jasmine?
-Claro, es un lunático muy genial.- dijo Yuki.
-No insultes a Jasmine- le reprochó Masashi.
-No lo estoy insultando, digo que es genial. Pero no vamos a negar que sea bastante… extraño, misterioso.- aclaró Yuki.
-Si…- sonreí mostrando cuán de acuerdo estaba.
-Es buen tipo.- concluyó Yuki.
-¿Y por qué estaban buscándome?- pregunté.
-Masashi tiene que decirte algo- explicó Yuki.
-Bueno… tu dirás...- hablé dirigiéndome a Masashi.
-Perdón por querer asesinarte, ya no lo haré.
- E-está bien…- respondí desorientada. Observé a Yuki con una expresión de interrogación el mi rostro. El castaño encogió los hombros, dándome a entender que tampoco entendía el extraño cambio de actitud de Masashi.
-¿Qué te parece si empezamos de nuevo?- preguntó el pelinegro. Asentí aun confundida, pero feliz. –Bueno… yo soy Masashi Miwa, a tus servicios, preciosa…- dijo haciendo una elegante reverencia.
-Yo soy Lily Angelique Fiorella, mucho gusto, Masashi- respondí siguiendo el juego y también hice una reverencia. Masashi se acercó a darme un abrazo amistoso, luego, Yuki lo imitó, con un abrazo más cálido.
-Yuki… ya puedes soltar a mi novia- dijo en tono amenazador, una voz cercana a nosotros. Me separé de Yuki y vi frente a mí al hermoso príncipe de cabellos castaños y ojos cristalinos.
-¡Kamijo!- corrí hacia él y rodeé su cuello con mis brazos. Él aferró sus manos a mi cintura y me pegó más a su cuerpo.
-No vuelvas a abrazarlo así…- me dijo con los celos a flor de piel.
-¿Que… ya no puedo ni darle un abrazo?- interrogó indignado el castaño.
-No…- contestó Kamijo de forma autoritaria.
-No exageres…- dije observándolo seriamente.
-Bueno…- aceptó a regañadientes –Pero solo abrazos… y que no sean muy largos.
Yuki puso los ojos en blanco y Masashi negó con la cabeza en señal de desaprobación, cruzando los brazos sobre el pecho.
-Estamos todos mojados… vamos adentro…- sugerí.
-Sí, Lily…- respondieron al unísono los tres jóvenes, y luego reímos por dicha coincidencia.


Tambien te quiero, Fer, las quiero mucho mucho mucho...
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Mar 11 Dic - 20:25

jejeje me creerás que cuando vi que no habías publicado ni te habías conectado inmediatamente supe que era por lo que me habías dicho!!! :Big_Hello: pero como ya te había dicho y si no te lo había dicho te admiro porq caminas mucho para poder publicar.. te quiero amiga... y sirve que haces ejercicio jejejejej :Celebration: :Flower_For_You:
oooooo cada vez la historia se pone mas genial ooooo que su sedera me quedo en suspenso... espero y pronto puedas publicar....TE QUIERO MUCHO MUCHO.... :Kisses: :chicle:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por FerMiwa el Mar 11 Dic - 22:42

Nyaaa estubo genial… no viene al caso pero Quiero violarme a MASASHI !!!! @W@
te quiero asi mucho mucho mucho
avatar
FerMiwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 382
Rosas : 563
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 23
Localización : Guadalajara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 14 Dic - 19:39

Hola!!!! Mis rositas, hoy publico la siguiente parte... A que no se esperaban esto...

Nos despedimos de Yuki y Masashi, pues Kamijo mencionó que tenía un pequeño asunto pendiente, muy importante, y que debía acompañarlo a su castillo. Acepté, preguntándome que estaría planeando. Se inclinó, pasando un brazo por detrás de mis rodillas, y me alzó en brazos. Me aferré a su pecho, y dejé que me llevara al lugar previsto. Pasaron diez segundos, y ya estábamos en su habitación.
-Que rápido… -murmuré recuperando el equilibrio y apoyándome en una de las paredes.
-Ve a cambiarte, o te enfermaras. –dijo. Busqué con la mirada el baúl que esta mañana me había mostrado repleto de vestidos. Lo localicé en un rincón, y me apresuré a buscar mi ropa. Encontré uno blanco, con blondas negras y varios listones. Era simple, sutil, pero encantador. “Ese Hizaki tiene muy buen gusto” –pensé.
Extendí el vestido sobre mi cuerpo, y vi que también acertaba con mis medidas, era simplemente perfecto. El bello vestido venía acompañado de un par de zapatos, y un listón igual de hermoso para el cabello. Tomé las piezas en mis brazos y di media vuelta, buscando un sitio en el cual cambiarme. Pero lo que encontré, no lo vi venir.
Justo frente a mis ojos, estaba Kamijo de espaldas a mí, desnudo de la cintura para arriba. Su piel pálida, y lisa, contrastaba con el intenso castaño-rojizo de sus cabellos. Terminaba de acomodar su ropa mojada sobre una silla que descansaba al lado del armario.
Creo que quedé petrificada, casi sin poder respirar. ¿Mi expresión? Quien sabe qué extraña expresión mostraban mis facciones. Quise darme la vuelta, y fingir que no había visto nada, pero mi cuerpo no obedecía las órdenes que eran dictadas por mi cerebro.
El joven frente a mí tomó una camisa limpia del armario, y luego quedó también paralizado, aun dándome la espalda. Volvió la cabeza lentamente hacia mí. Supuse que había sentido mis ojos, fijos en su espalda. Y cuando esos ojos se encontraron con los míos, no hice más que sonrojarme. Ahora sentía toda la sangre de mi cuerpo acumulada en mi rostro. “¿Por qué a mí?”- pensé con angustia al ver una sonrisa pícara brotar de sus labios rojos.
-¿Qué estas mirando? –pregunto él. No supe contestar. Soltando una risita burlona, caminó lentamente hacia mí. Yo veía su gloriosa figura acercarse. Su escultórico torso ahora estaba expuesto ante mí. Era delgado, pero muy bien definido. Sus ojos, normalmente celestes, se tornaron blancos, y su sonrisa fue adquiriendo un aire de maldad juguetona. Sus cabellos mojados caían sobre su rostro, aun goteando. Algunas gotitas de agua llegaban a parar a su pálida piel, mientras que otras caían al piso.
Casi no lo sentí cuando pasó cerca de mí, y rodeó mi ubicación, desapareciendo de mi vista. Segundos después, un par de musculosos brazos me envolvieron y empujaron bruscamente contra su pecho. Esos brazos me asaban con fuerza, imposibilitando mi escape. Dejé caer las prendas que llevaba en bis brazos, pues ahora mi cuerpo era completamente inútil. Kamijo atrapó dichas prendas con una mano, antes de que tocaran el suelo, y las lanzó directamente al baúl, haciendo uso de su certera puntería. Posicionó sus labios cerca de mi oído, pero no dijo nada. Su aliento, extrañamente cálido, chocaba contra mi piel.
-¿Q-que… haces? –mi voz sonaba temblorosa.
-¿Qué crees que hago? –preguntó él de forma seductora.
-Y-yo… n-no lo sé… -respondí con dificultad.
-Intento seducirte, niña tonta. Y estas tardando mucho en caer.
Se equivocaba… yo ya había caído, pero me negaba a demostrarlo. “Demonios…”- fue todo lo que pensé. Ese era el problema, que ya no podía ni pensar con claridad. Sus tibios labios rozaron mi piel, y luego, deslizó su lengua húmeda a lo largo de mi cuello. Comencé a temblar, pronto desfallecería y caería desplomada en sus brazos. Él aprovechó mi distracción para tomarme por la cintura y llevarme a un sillón cercano. Se sentó primero él, y luego me sentó sobre sus rodillas, acomodándome entre sus brazos. La temperatura de su cuerpo había cambiado, pasó de ser fría a cálida. Retiró los cabellos húmedos de mi rostro, y se acercó a besar mis labios. Después de un buen rato, se separó ligeramente y cogió una de mis manos. La guió hasta su pecho, a la altura de su corazón, y la dejó allí. Pude sentir los fuertes y acelerados latidos que emitía.
-¿Lo sientes? –preguntó en un susurro. –Late por tu culpa. Tú eres la culpable… de haber despertado el frío corazón de este vampiro. Ahora tú, te harás responsable de él. –miré a sus ojos con sorpresa, buscando respuestas. –Ahora, te entrego mi corazón. Sé que lo cuidaras bien, pero si lo destrozas… tu alma entera se destrozara con él. –me dejó a un lado del sillón, y se levantó. Avanzó en dirección a su escritorio, y tomó entre sus manos un cofre dorado. Lo abrió ante mis ojos, dejando expuesta una cristalina diadema, prácticamente hecha de pequeños trozos de diamante. Dejó el cofre sobre el sillón, y cogió cuidadosamente la diadema, depositándola sobre mi cabeza. Sentí su peso ligero y frío contra mi cráneo. Él retrocedió un par de pasos, y me contempló maravillado. –Esa corona, pertenece a mi madre, pero ahora es tu deber llevarla.
-Kamijo…- susurré, dándome cuenta de la seriedad del asunto.
-Pronto serás reina, reina de mi reino, y reina de mi vida… eres el único ser en el universo, a quien le entrego la corona. Algún día, tendremos que asumir el trono. Gobernarás a mi lado hasta el final de los tiempos. –las lágrimas desbordaron de mis ojos. El joven frente a mí, volvió a sentarse en el sillón, y me rodeó nuevamente con sus brazos. – ¿Qué pasa, mi princesa? –preguntó preocupado. Rodeé su torso con mis brazos y oculté mi rostro mojado en su pecho.
-Tengo miedo… -dije entre sollozos.
-¿De qué? –preguntó él, acariciando mi cabello.
-Estoy dispuesta a cuidar de tu corazón. Pero tu reino…- expliqué con voz temblorosa.
-Sé que lo harás.
-¿Y si algo sale mal? –volví a preguntar.
-Todo estará bien… -besó mi frente. –Ahora, eres solo una niña, que poco a poco se convierte en mujer. Ese día llegará alguna vez, pero en tiempos lejanos… falta mucho para eso… Ambos maduraremos con el tiempo, y estaremos listos para entonces. –dijo aliviando mi tristeza.
-¿Tú crees que sea capaz de gobernar el reino de los vampiros? –pregunté sin darme cuenta de cuan ingenua sonaba mi pregunta. Kamijo sonrió, y presionó mis labios dulcemente con los suyos.
-Eres fuerte, aunque parezcas débil. Eras mi preciada rosa, que aun en la tormenta florece, fuerte, y noble. No te preocupes por eso. Acabas de demostrarme esa fuerza al resistirte a mis encantos –agregó soltando una carcajada.
-Te equivocas…- murmuré atrapando su atención. Él me observó con confusión, esperando más explicación. –No fui capaz de resistir a tu seducción. –no sé por qué confesé tal cosa, simplemente las palabras salieron de mis labios, al volver mi vista a su torso desnudo. Desvié la mirada a otro sitio. El joven sonrió.
–Entonces eres fuerte al reconocerlo, pero no serás tan fuerte como para volver a evitarlo. –la sonrisa maligna surgió de sus labios. –Y yo que creí haber fracasado… -retiró la corona de mi cabeza y la dejó a un lado. Acarició mi cintura con sus manos y me envolvió nuevamente en su cálido abrazo.
-N-ni se te ocurra…- amenacé con voz queda.
-Mmm… princesa… si no te quitas esa ropa mojada, te vas a enfermar. –sus manos se apoderaron de uno de los hombros del vestido, y lo deslizaron hacia abajo, dejando expuesta mi piel, hasta la altura de la clavícula.
-N-no… -mi negación fue interrumpida por otro beso.
-Déjame ayudarte… -susurró en mi oído soltando una risita. Pero no obtuvo respuesta, mi cordura se estaba perdiendo. Me recostó en el sillón, y descubrió el otro hombro, paseando sus labios por mi piel, dejando un húmedo rastro en su camino.
-No estoy lista para esto…- confesé repentinamente. Él se detuvo.
-Ya era hora… estabas tardando en decirlo. –lo observé aturdida, pero él no apartaba su rostro de mi cuello. Sus labios, volvieron a apoderarse de mi piel, pasaron unos cuantos segundos, y sentí un dolor agudo: sus colmillos enterrándose en mi piel. Succionó mi sangre con fuerza, y luego se retiró a tiempo. Pasó su lengua por sobre la fresca herida, que rápidamente se cerraba al contacto de su boca.
Relamió sus labios cubiertos de mi sangre, y depositó un beso casto en mi clavícula. Luego me rodeó con sus brazos, y se quedó dormido con el rostro hundido en el hueco de mi hombro y mi cuello. No tardé en caer ante el cansancio.
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 14 Dic - 19:43

Muy bien... esto es lo que no se esperaban...

>>En las afueras del castillo, estaba Jasmine You. Cómodamente sentado en la gruesa rama del árbol que se hallaba a unos metros de la ventana perteneciente al cuarto de Kamijo, observaba divertido la escena. Dejo escapar una pequeña risa, imperceptible a oídos humanos.
-Par de tortolitos… de no ser por mí, Lily seguiría perdiendo el tiempo con Teru. – comentó para sí mismo.
-Y hubiera sido mejor que se quedara con él…- comentó otra voz. Jasmine giró la cabeza, y encontró a Namiko observándolo desde el suelo.
-Oh… hola, querida. –saludó sin sorprenderse. Acomodó la falda del pesado vestido violeta que usaba, y se dejó caer, aterrizando elegantemente en el suelo. Irguió su figura, y caminó hasta quedar frente a ella.
-No finja amabilidad conmigo. Sé que me odia por desear a mi propio hermano. –contestó la joven sin sentir vergüenza de las palabras que acababa de pronunciar. Pues esa vergüenza, hace mucho se había ido, llevándose consigo hasta el último vestigio de su cordura.
-No tengo problemas con eso. Si tanto lo amáis, entonces no importa la edad, ni los lazos de sangre que os une a él. El problema es… que vos no sois la elegida. –contestó el castaño con desenfado.
-Elegida. Escogida. Destino. Maldición. Eternidad… ¿Por qué?- murmuró la joven haciendo enormes esfuerzos por conservar la calma, que escapaba de su control como el agua, que se desliza entre las rocas. – ¡¿Por qué son siempre esas palabras, las que me atormentan y me impiden la felicidad?! –preguntó a gritos.
-Shhh… -la silenció Jasmine. –Os podrían escuchar.
-No quiero que me ignore más… ¿Por qué es ella tan especial? –preguntó Namiko refiriéndose a Lily.
-Curiosos caprichos del destino…- respondió con sencillez Jasmine.
-No vuelvas a mencionar esa palabra enfrente de mí. –dijo furiosa la chica de cabellos negros.
-No podéis pedir eso, sois una vampiresa, y es vuestro deber aceptar las leyes de vuestra naturaleza. Ya no sois la niña que antes vivía de caprichos y vanidades.
-Voy a luchar por lo que amo, y no me detendré hasta conseguirlo –susurró Namiko con grandes lagrimas asomando por las comisuras de sus ojos.
-Os hará más daño… -le advirtió Jasmine con seriedad.
-Mataré a esa mocosa entrometida. –dijo con decisión la dama. Jasmine retrocedió un par de pasos.
-Y yo voy a protegerla de todo mal. –respondió Jasmine. –Por favor, usad vuestra razón. Si matáis a Lily, el alma de vuestro hermano morirá con ella… si lo amáis, déjalo ir.
-¿Y qué hay de mí? Un trozo de mi alma muere cada vez que él le entrega sus labios, sus caricias, esa dulce mirada que jamás en sus ojos he visto.
-Es vuestra culpa… ¿Lo recuerda? Os aprovechasteis de él, tomasteis su cuerpo aun en contra de su voluntad, y ahora él os desprecia y os odia con todo su ser. Lo mejor es dejar de insistir con lo mismo. –la aconsejó el joven apoyando una mano sobre su hombro. Luego, se retiró.
Avanzaba a cortos pasos, pues no tenía prisa. En casa seguramente lo esperaba Asagi, con su energía pesimista y negativa acechándolo a cada momento, o tal vez se encontraría a Hyde, quien le gastaría bromas y alteraría la delicada estabilidad emocional de Asagi, haciéndolo enfadar y desatando una batalla campal. La última vez que eso sucedió, tuvieron que mudarse a Alemania, pues el castillo anterior había sido destruido por la furia del pelinegro de ojos carmesí. Pero parte de aquel recuerdo le causaba gracia. Cerró los ojos para atraer a su mente el recuerdo de ese día.
Sonrió al ver ese recuerdo:
“-¡Morirás, maldito hijo del mismísimo infierno!- elevó la voz el hombre de lacios cabellos negros. La ira causo que las venas de sus globos oculares estallaran, bañando de sangre sus ojos, y derramaran lágrimas carmesí que empapaban su rostro perfectamente blanco.
La corona de florecillas amarillas y rosadas que había usado Hyde para adornar la cabellera de Asagi, causó el rompimiento de la aparente calma que siempre reinaba en las pálidas facciones del pelinegro.
Elevó ambos brazos, y golpeó con fuerza el aire, haciendo que una honda de destrucción derrumbara todo a su paso, incluyendo a Hyde, y también a Jasmine, que observaba perplejo por vez primera la furia del mayor de los hechiceros.
-Tranquilo, hermano… no ha sido más que una broma… -se defendió un joven de cabellos rosados, al que todos llamaban Hyde.
-Ni una broma, ni un acto de comedia… la próxima vez que pretendas adornarme con flores, asegúrate de que sean rosas… pues no volveré a perdonar tu miserable vida.”
Jasmine volvió a reír cuando el recuerdo desapareció de su mente. En aquellas épocas, tenía apenas cien años de edad. Y no entendía la extraña obsesión de Asagi por las rosas.
Iba tan sumergido en sus pensamientos, que no se dio cuenta de la presencia de un vampiro cercano a él.
-Jasmine… -lo llamó la voz de Teru. El castaño levanto la vista, y encontró frente a si, a un Teru cabizbajo, deprimido, y con los ojos visiblemente llorosos.
-Mi pequeño… no derramen tantas lágrimas. –dijo Jasmine envolviendo a Teru en un abrazo protectoramente fraternal.
-Jasmine… ella no me quiere… -sollozó el peli-plata con voz temblorosa, aferrándose a Jasmine.
-Ella te quiere mucho, pero no te desea como su amante. –lo consoló Jasmine acariciando sus grisáceos y brillantes cabellos. –Seguramente, con el tiempo serán muy buenos amigos.
-¿Tú crees? –preguntó el joven esperanzado.
-Por supuesto que sí, ¿Acaso el sabio Jasmine se ha equivocado alguna vez? –Teru pensó por un momento.
-No –contestó después, mientras una pequeña sonrisa brotaba de sus labios.
-Entonces… todo estará bien, mi pequeño. –dijo Jasmine besando su frente y separándose de él.
-Gracias... – respondió el pequeño secando sus lágrimas. –Siempre me has apoyado, siempre estas cuando te necesito…
-Y así será siempre, mi Teru. Se fuerte… - dijo lo último y desapareció.
Un segundo después, apareció en el interior del familiar castillo. Encontrando a Hyde frente a sí.
-¡Konichiwa! –saludó al verlo aparecer, un joven de cortos cabellos fucsias, piel muy pálida, y ojos brillantes y profundamente castaños.
-Konichiwa, Hideto… -saludó Jasmine con desgano.
-Le he dicho mil veces, que prefiero ser llamado Hyde.
-Como prefieras, Hyde.
-¿Qué pasa con usted? ¿Alguien lo ha deprimido? –preguntó el de cabellos rosados.
-Me preocupan los jóvenes vampiros… ¿Sabes? Son muy inmaduros… aún sufren con problemas de humanos, como el pequeño Teru. Y ese Yuki… sigue igual de libertino que hace cincuenta años… Sin mencionar los celos y la actitud infantil de Kamijo. Masashi, no me preocupa mucho, parece ser el más sobrio de todos, pero hay momentos en que se contagia de los demás.
-Mi querido Jasmine… así son los jóvenes vampiros a esa edad. Se sabe a ciencia cierta, que los vampiros tardan más tiempo en madurar que los humanos. Comenzaran a tomar las cosas con más seriedad cuando cumplan los dos mil años…
-Espero que sí, mi estimado Hyde, espero que sí…
En ese preciso instante, Asagi entró en el gran salón.
-Bienvenido, Jasmine… ¿Qué noticias de los descendientes ha traído?
-Todo está igual que siempre, nada nuevo que reportar. Al parecer, Kamijo y Teru han solucionado su pequeño problema con Lily.
-Eso es alentador, ya era hora de que ese lio terminara… aun no me entra en la cabeza, que una joven muchacha haya causado tantos pleitos. –los dos hechiceros más jóvenes se encogieron de hombros.
-He de retirarme, tengo asuntos pendientes… -anunció Hyde. Desapareció del lugar y dejo solos a Jasmine y Asagi.
-¿Y eso que es? –pregunto el pelinegro señalando algo brillante en el hombro de Jasmine. El castaño cogió el pequeño hilito plateado de la tela de su vestido, y lo analizó.
-Es un cabello de Teru, debió desprenderse cuando lo consolaba… -al ver el cabello, Asagi abrió los ojos con sorpresa, y sus ojos adquirieron un alarmado brillo de terror.
-Me vendría muy bien para la poción que estoy preparando… ¿Me lo entrega? –pregunto el pelinegro ocultando su preocupación.
-Por supuesto, quédeselo. –Jasmine le entrego el plateado cabello y salió del lugar, dejando solo a Asagi.
El pelinegro se trasladó impacientemente al sótano, lugar donde guardaba sus materiales de hechicería.
Era ya de noche, el oscuro cielo era gobernado por la luna llena. Asagi terminaba de revolver un líquido color lila. Sumergió el cabello en la poción y luego lo llevo a la ventana, posicionándolo justo a la luz de la luna.
Cuando la luz brillante y plateada ilumino el cabello de Teru, este cambió de color a un sublime rubio.
-No puede ser… -murmuró incrédulo. Paseaba con impaciencia a lo largo de la habitación, frotando sus sienes con ambas manos mientras observaba el cabello, ahora rubio sobre la mesa.
Después de un buen rato, se detuvo bruscamente y llamo a grandes voces.
-¡Fernanda! – momentos después, una apareció en la habitación.
-¿Llamaba, mi señor? –pregunto una voz femenina y seria.
-Necesito que realices una búsqueda…
-Diga usted, ¿qué es lo que desea que busque?
-Un poco de sangre, del joven Teru.
-La traeré lo más pronto posible. –respondió la joven con una sonrisa, que Asagi no correspondió. El de cabellos negros solo Asintió.
-Eres la aprendiz más confiable que he tenido a mi cargo, ahora ve, y busca lo que te pedí.
La muchacha emprendió el viaje a Francia. <<


Que tal?? Ahora las dejo en suspenso porque no pude escribir mas porque mi cerebro esta frito. -el culpable es mi hermano, que se atrevio a insultar a Kamijo y se me salio la fangirl- Que nadie se meta con versailles grrrr...

avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Vie 14 Dic - 23:31

omfg wowowow no lo creo me dejaste en super suspenso!!!! :jujui: no lo creo!!! plzz
mmmm amiga no te preocupes a si son los hermanos!!! :Happy: y si lo buelbe hacer dile que voy a ir yo asta aya para reclamarle!!! :Meow: no te creas
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por FerMiwa el Sáb 15 Dic - 0:29

Waaaa yo aprendiz de Asagi!!! xD ok ok te quedo muy bueno
avatar
FerMiwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 382
Rosas : 563
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 23
Localización : Guadalajara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por JanG ♪♫♪ el Sáb 15 Dic - 16:21

:colapso:

cuanto suspenso waaaaaaaaa no puedo esperar!
creo que me he enamorado de tu historia :3
:Mua:
Yuki ♥ sigue igual de libertino ¬¬ arrrrg! me las pagara XD
esta muy genial! no puedo esperar
:Kisses:
avatar
JanG ♪♫♪
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 135
Rosas : 160
Fecha de inscripción : 20/03/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 21 Dic - 20:26

Bonjour, my ladys!! mil perdones por la demora... he de anunciar algo... YA TENGO INTERNET!!!! soy tan feliz, ahora puedo publicar seguido siiiii
Bueno, esta parte se la dedico a Fer... Para aclarar, tu personaje es algo rudo (por algo es aprendiz de Asagi) pero se sensibilizara lo necesario con el tiempo y su amor por Masashi. Enjoy!

>> -Yuki… ¿has visto a Pii-Suke? –preguntó Masashi levantándose del sillón en el que se encontraba sentado desde hace tres horas, pensando.
-No… -respondió el aludido sin quitar la vista del pañuelo blanco con el que pulía su filosa espada de duelo.
-Desapareció hace dos horas… -dijo preocupado el pelinegro. Yuki se encogió de hombros sin pronunciar palabra. Masashi caminó hasta la ventana, y de un salto cayó silenciosamente sobre la verde hierba. Estaba decidido a buscar a su preciada mascota. Todo estaba oscuro, la noche envolvía el jardín y la luz de la luna bañaba los blancos pétalos de las rosas que crecían en el rosal. El pelinegro alzó la vista y contempló el manto negro adornado con pequeñas lucecitas que era el cielo.
Aspiró el embriagante aroma de las flores y camino lentamente, buscando con la mirada al gatito gris que tanto amaba.
-Pii… Pii-Suke… ¿En dónde estás? –llamó con voz grave, mientras avanzaba a cortos pasos. Un maullido sonó en respuesta.
A unos metros, divisó el pelaje gris rayado de Pii-Suke. Continúo avanzando en su dirección, hasta llegar al camino hecho de piedras que se conectaba con la entrada de la gran mansión. Se inclinó, tomando al animalito y alzándolo entre sus brazos.
-¿Qué haces allí, travieso? –preguntó con cariño acariciándole la cabeza. No obtuvo más respuesta que otro maullido sonoro. Estaba a punto de retirarse del lugar, cuando algo chocó contra su espalda, empujándolo y haciéndolo caer al duro suelo. El joven buscó con la mirada al causante de su pequeño accidente, y encontró frente a sí a una muchacha de piel trigueña y cabellos lacios muy negros, que caían sueltos y se movían con la brisa. La chica usaba una armadura, como la de los antiguos caballeros y una espada en la mano derecha, sobre la cual apoyaba una mano ensangrentada. También estaba en el suelo, a medio levantarse, sosteniendo su peso en sus codos apoyados.
-¿Quién es usted? –preguntó el alterado Masashi. Pii-Suke colgaba de su pecho, con las afiladas garras clavadas en la tela de su negro vestuario. Los ojitos verdes del minino observaban asustados a la dama que miraba con furia a su dueño.
-No es de tu incumbencia. –respondió la chica sin hablar con el debido respeto que se le da a un desconocido. Rápidamente se puso en pie y volvió a correr. Pero Masashi se levantó y la cogió del brazo. Notó que sus manos se empapaban con la sangre de la muchacha. Reprimió el deseo de beber el líquido carmesí.
-¿Quién eres y que haces aquí? –volvió a preguntar Masashi con insistencia y un brillo de furia en los ojos.
-S-suéltame… maldito imbécil… -alegó furiosa alzando un puño y amenazando con golpearlo. Pero el joven apresó su muñeca con la mano libre y la aparto de su rostro. Tomó a la chica de los hombros, aferrándolos con fuerza y obligándola a verlo a los ojos. En ese momento, hubo una potente conexión. Pasaron varios segundos, y ambos continuaban observándose intensamente.
-¿Querías pegarme…? ¿Es enserio…? –alegó el pelinegro en un tono burlón. –Una princesa quiere golpearme… ¿Y qué harás? ¿Pegarme con tu abanico? –soltó una carcajada.
-Dudas de mi fuerza… ¿Qué pasa si la chica tiene más fuerza? Entonces tú quedarías como la princesa –se defendió la joven. Masashi la empujó, causando que cayera al suelo.
-Eso jamás, hermosa. –respondió el pelinegro sonriente. Esta vez, la muchacha pudo observar sus filosos colmillos.
-Un vampiro… -susurró. Masashi dejo de reír.
-Reconoces a un vampiro… ¿Quién eres? –volvió a preguntar con insistencia.
-Soy una armadura parlante –respondió ella con sarcasmo, esquivando la pregunta. Masashi volvió a reír, y le ofreció una mano para que la estrechara.
-Gusto en conocerla, señorita armadura. Yo soy Masashi Miwa, primo de Kamijo Yuuji.
-¿Masashi? El primo del príncipe… -la chica lo observaba desde el suelo. Estrechó su mano, sintiéndose avergonzada. Masashi aprovechó de su contacto para ayudarla a levantarse.
-Disculpe usted… no lo sabía. –replicó con voz fría, ocultando su angustia y bajando la mirada. ¿Qué pasaría si Asagi se enterara? Había llamado “maldito imbécil” a uno de los descendientes de la rosa. Un aprendiz de hechicero no tenía permitido insultar de esa forma a un vampiro noble.
-Aun no me has dicho tu nombre. ¿O prefieres que te llame señorita armadura? –preguntó el joven en tono burlón.
-¿Eh? No, no… soy Fernanda, aprendiz del gran Asagi. –se apresuró a responder sin ganas de reír.
-¡Aprendiz de Asagi! Vaya crueldad del destino… -murmuró el joven.
-¿Por qué sería una crueldad del destino? –interrogó ella con desconcierto.
-Asagi tiene un humor de los mil demonios… debe ser frustrante aguantarlo todo el día, todos los días, todo el año… -murmuró comenzando a perderse en sus pensamientos.
-Sí, bueno… es difícil, pero es buen jefe. –Fernanda se encogió de hombros.
-Si tú lo dices… -dijo sin creérselo. – ¿Qué edad tienes? –preguntó de pronto.
-Diecisiete.
-Eres muy joven, casi tanto como Teru. –comentó Masashi
-Teru… -susurró la dama recordando su misión ¿Cómo había podido olvidar su misión? Era la primera vez que alguien la distraía.
-¿Y que te trae por aquí? –preguntó el pelinegro buscando conversación.
-Una importante misión –contestó Fernanda con prisa. –Oye… por favor no le digas a nadie que me viste. Tengo que irme… gusto en conocerte, guapo. –se despidió y desapareció por arte de magia.
-Guapo… -susurró el joven con un brillo especial en las pupilas, un brillo similar al que aparecía en los ojos de Kamijo cuando observaba a Lily, o igual al brillo que poseían los ojos de Asagi al ver a Namiko frente a sí. Pii-Suke se dio cuenta de ese brillo, y emitió un maullido de interrogación quedando parado frente a su dueño. – ¿Oíste eso Pii? Soy guapo. Ya lo sabía. –Sonrió de lado, pensando en lo mucho que se parecía a Yuki en ese momento. Alzó nuevamente a Pii en brazos, y decidió dar un paseo nocturno. <<

avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Eternal Rose el Vie 21 Dic - 20:28

***
-Ahm… despierta, mi princesa… somos unos dormilones.
Sentí sus labios acariciar mi mejilla, y su aliento cálido chocar contra mi piel. Abrí los ojos, y encontré sus enormes ojos celestes a un centímetro de los míos. Nuestras frentes estaban juntas, y sostenía mi cabeza con ambas manos. Dio a mis labios un beso fugaz, y se levantó del mullido sofá. Pude ver que su torso seguía desnudo.
Se dirigió al baúl de cobre, y buscó algo dentro.
-Lily… si sigues observándome así, voy a descontrolarme. –volteó a verme con seducción.
-No deberías atraer tanto mi atención, mejor ponte una camisa. –repliqué intentando jugar al mismo juego. Me levanté y caminé hasta quedar frente a él. Besé sus labios, acariciando su cuello y bajando mi mano hasta su pecho. La retiré rápidamente, sonrojada y avergonzada. El rió.
“No sirvo para esto…” –pensé dándome cuenta de lo mucho que temblaban mis piernas. Estaba a punto de caerme. La situación no hizo más que intensificar la risa de Kamijo, quien me vio temblar y se apresuró a sujetar mi cintura.
-Tú… quieres volverme loco. Mejor ponte algo de ropa, que tus hombros están muy descubiertos. –me alcanzó un nuevo vestido con la mano libre, y luego se apartó de mí. –Esperaré afuera, avísame cuando estés lista. –dijo y salió de la habitación cerrando suavemente la puerta tras él.
-¿Cómo que descubiertos? –observé mis hombros, el vestido estaba por debajo de mi clavícula.
Me apresuré a cambiarme.
-Ya puedes pasar… -anuncié colgando la prenda mojada en el respaldo de una silla.
-Estas hermosa… como siempre, mi dulce Lily.
-Gracias… -sonreí.
-Bueno… ¿Quieres dormir más, o platicamos?
-¿De qué?
-Quisiera conocer más de tu pasado.
-Mi pasado… -recordé a Teru y preferí no contarle nada de eso. –No, mi pasado es muy aburrido.
-No importa, cuéntame.
-Kamijo, mis padres deben estar muy preocupados… anoche no llegué a casa y me sorprende que no se hayan dado cuenta.
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por dalitha el Sáb 22 Dic - 2:25

wooooooooo amiga me encanta!!!
que bueno que ya tienes internet yupi :Celebration:
avatar
dalitha
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 249
Rosas : 296
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Edad : 21
Localización : Mexico♥

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por JanG ♪♫♪ el Sáb 22 Dic - 20:09


:Q_______________

waaaaaa que ruda es Fer :3
me encantaaaaa :Kisses:

siii! que bueno que ya tienes internet wiiiiiiiiii
:Giroo:

avatar
JanG ♪♫♪
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

Mensajes : 135
Rosas : 160
Fecha de inscripción : 20/03/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LAZOS DE AMOR

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 18. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 12 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.