Versailles ~Philharmonic Quintet~ // Comunidad de Fans Latinoamérica
Qué esperas para unirte?




Versailles - fans Latinoamérica te espera con noticias, descargas y mucha fraternidad ^^



Serenade (In the Heart)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Dom 24 Feb - 14:54

Me supo fatal el haber cancelado la novela de ¿Por qué tenía que...? (aunque era inevitable), así que saqué del baúl de los recuerdos la primera historia que escribí sobre Versailles y la publico aquí. Su título es Serenade (In the Heart), y aquí pongo el prólogo. Además de la historia, pondré la opinión de los personajes.

PRÓLOGO:

A veces uno se hunde en su propia miseria cuando todo está perdido; cuando las cosas no podrían ir peor ni nada viene en ninguno de los sentidos. Las lágrimas amargas brotan de tu alma y el corazón se te obstruye sin morir en realidad. Entonces aparece, en el momento menos esperado, aunque también oportuno, la solución o la luz, como quieran llamarlo, que nos hace ver las cosas desde otro punto de vista. Nos consuela después de un tiempo de angustia, y hasta nos salva de hacer la mayor locura de nuestra vida como, ponerse en peligro, o peor, ¡probar el aterrador e incorregible filo de la muerte más horrorosa!
En mi caso fue algo completamente distinto a la vez que no era la habitual luz como las demás personas. Mi vida en forma de hombre hermoso, bueno, no era alguien normal, ¡ni siquiera era humano!; aún así lo quería mucho y no podía concebir la vida sin el, si es que se le puede llamar de esa forma. La manera en que surgió esta hermosa y aterradora relación fue la peor de todas, pero menos mal que logré estar con mí esposo hasta el fin de los días, literalmente hablando.
La historia de mi vida con el tiene tres etapas: cuando le vi cara a cara por primera vez en mi vida, cuando me trasladé a Japón para empezar una nueva vida a su lado, y cuando me trasformé para poder tener, para ser claros y directos, ¡sexo con el!
Lo más fuerte de todo es que tenía que morir para tener su amor conmigo, ¡y no me arrepiento de mi decisión! Vale que fue una muerte que no quería a pesar de haber sido dulce, pero le tengo a mi lado sin interferir en su voluntad, ¿qué más quiero?
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por saki_gloom el Lun 25 Feb - 11:42

:Clapping: ME GUSTA ME GUSTA!!....espero más de esta historia que me he quedado con la intriga de saber que es lo que pasa...hasta el otro...y fue muy buena tu otra historia...apenas hoy leí que terminaría...buenas hasta la continuación de esta KISU :Kisses:
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Lun 25 Feb - 23:30

yey un nuevo fic!!!! (no se porque siento que te refieres a Kamijo xD quien no querria tener algo asi "sexo" con el??? )
:Flower_For_You:
:Stubborn:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Mar 26 Feb - 15:33

Bueno, veo que al menos alguien ha puesto comentarios, por lo que continuaré encantada:

CAPÍTULO 1: Introducción

Cuando le conocí pensé en un millón de cosas: que era muy rarillo, que era gay, que prefería una “cara bonita” a él, etc...; pero nunca en mí vida que yo estuviera atada completamente en lo que a sentimientos e incluso a naturaleza se refiere. Lo mío con el es algo que en términos humanos no se puede explicar, algo ilógico y hasta mágico sin que deje ser hermoso y amoroso. Dejé de ser normal a ser alguien típico de las historias fantásticas y de terror; literalmente hablando.
Todo empezó, técnicamente, justo el día de mi nacimiento. Mis padres estaban de lo más emocionados y contentos de tenerme en el mundo, pero nada más que me dejaran sola apareció un chico con un estilo visual kei auténtico y se acercó a mi con pasos lentos. Al estar en frente mío me cogió entre sus brazos y me miró de una forma tierna pero a la vez sedienta. Estuvo un buen rato conmigo haciéndome compañía, y nadie había entrado, curiosamente.
– Eres la niña más hermosa del mundo de ojitos tiernos y cuello perfecto. Ayyyy Lila, ¡no sabes lo mucho que he esperado este día! No tienes ni idea de lo mucho que te voy a amar– dijo el chico acariciando mi cabeza.
Sus ojos eran de lo más tiernos y solo me miraban a mí, y de repente, oyó unos ruidos que se acercaban hasta ellos, y por pura lógica tenía que salir de allí.
– Dios, tengo que salir de aquí como sea. Tranquila mi amor, yo te protegeré hasta que tengas edad para estar conmigo– dijo el chico muy aprisa.
Esos ruidos se convirtieron en las voces de los enfermeros que estaban ya a la vuelta de la esquina.
– Adiós Lila. Nos veremos pronto– dijo el chico besándome la cabeza.
Entonces se fue, con una rapidez inhumana, de la habitación dejándome sola. Obviamente no me acordaba de su cara, pero si de su voz. Una tan suave y seductora que se me metió en lo más profundo de mi corazón y de mis entrañas. Soñaba con ella todas las noches y todo.
Esa voz que siempre tenía en el interior de mis sueños volvió a aparecer, solo que en la vida real, en mi comunión. Yo salía de la Basílica de Candelaria (Tenerife) junto con mis primos, que también hacía la comunión, y nos pusimos a jugar al escondite por la plaza. Yo me escondí en unos columpios cercanos y allí lo vi oliendo una rosa cerca de mí. Me asusté al principio nada más verlo, pero luego me armé de valor y le hablé.
– ¿Quién eres?– pregunté asustada.
– Tranquila pequeña, no te haré daño– dijo sin mostrar su cara.
– ¿Te gustan las rosas?– pregunté curiosa.
El no respondió nada, solo me extendió la rosa y me la dio. Yo me emocioné con ese detalle, tanto que le abracé ante su asombro; se que no era normal pero fue como si actuara el instinto. Noté que tembló muy nervioso.
– ¿Tienes frío?– pregunté extrañada pero sin dejar de abrazarlo.
– N...n...o– dijo con la voz entrecortada.
– Gracias por la rosa– agradecí encantada quitándome del abrazo.
– Me voy. Se una pequeña muy buena– dijo despidiéndose.
Y entonces se fue de tal manera que ni me di cuenta de cómo se fue.
Esa fue la última vez que le vi hasta el día de hoy, en el que mi historia da el verdadero vuelco de trescientos sesenta grados. Y lo se, una situación que no se entiende. Todavía no me lo logro explicar.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por saki_gloom el Mar 26 Feb - 16:24

perfecta tu historia...me gusta mucho..no tienes idea...es genial...que lindo, atados por el destino desde su nacimiento, mientras el ve como ella madura y espera paciente a que llegue el momento de estar con ella la ve de lejos admirando su crecimiento...quiero más...me gusto mucho...hasta el otro KISU :Mua:
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Mar 26 Feb - 21:38

wow me encanta!!!
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Miér 27 Feb - 4:08

Esta clase de uniones es muy difícil verlas en la vida real, ¿a que si? (quitando las edades de cada uno, a ver). Pero son las que hacen las mejores historias jejeje.
Bueno, ahora os voy a poner un toque distinto a la que os tengo acostumbradas. Como os dije al principio, pondría de vez en cuando las opiniones de los personajes, que dan ciertas pistas sobre como irá la historia. Aquí vienen las de nuestra princesa Hizaki y las de nuestro adorado Kamijo:

HIZAKI:

Yo era el que, más bien, veía como mis amigos se peleaban con y por Lila, y eso me ponía furioso. Vale, Lila era como mi hermanita no vampira, y vale, me alegraba que gracias a su existencia Kamijo cambiara algunas normas, pero las consecuencias que habían pasado y como algunos se habían rebajado por solo una humana corriente (sin ofenderla) me repateaba ¿Pero quien mejor para hablar de Lila que Kamijo?

KAMIJO:

En mi opinión fue la experiencia más dura y hermosa de toda mi existencia no humana. Me he enfrentado a humanos peligrosos, a bestias salvajes y a vampiros de gran nivel de poder (gran nivel pero no tanto como yo), pero llegó ella, por fin, al mundo y me volvió completamente vulnerable. Desde que me crearon al finalizar, prácticamente, la prehistoria, bueno, supe que llegaría ese día en el que la cogería del cuerpo y le diera todo mi cuerpo y toda mi existencia, todo lo que soy, y le di cara y cuerpo fuera de mis sueños cuando convertí a vampiro a Teru, nuestro pintor talentoso. Os dejo con el.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 27 Feb - 20:47

WAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! me siento biendo Another otra vez, me planteo mas preguntas que respuestas
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Vie 1 Mar - 17:21

Bueno, tras estas opiniones, procedo a continuar con la historia, que empezará a agilizarse desde el principio (y eso que no es nada en comparación que con el resto):

CAPÍTULO 2: Ojos claros

Le vi la cara a él, después de mi comunión, cuando iba a cumplir dieciocho años. Fue un día de lo más especial para mí ya que era mi último año en el que dejaría para siempre el instituto en Tenerife para ir a la universidad Oxford, y de paso tener la mejor fiesta del mundo por mis dieciocho cumpleaños.
Era una chica arrogante y creída, con deciros simplemente que era la chica más popular desde que perdí a mi padre en un accidente de tráfico. Empecé a juntarme con gente pija y que no me convenía, a pesar de que mi “conciencia” me decía lo contrario. Con mis ojos azules, mi piel dorada, y un rubio que tendía a ser más marrón oscuro era la envidia de mis enemigas y la ambición de los chicos y de cuantos me rodeaban, a pesar de no estar tan desarrollada como una de mis “amigas”, Adela. Era como si el poder de manejar a los demás se posara en mi ser. Volvería a ser yo misma, o incluso mejor, en uno de los sucesos de mi cumpleaños.
Estaba en mi casa supervisando todos los decorativos de mi fiesta mientras hablaba con Adela sobre temas que ahora me parecen superficiales y unas meneses. Solo podíamos pensar en lo radiantes que íbamos a estar en mi cumpleaños y en el chico más guapo de nuestro instituto, Justin Cruz Castro. Ahora me parece el ser más horrible del planeta
– ¡Justin va a venir a la fiesta!– exclamó Adela emocionada.
– Soplaré las velas al lado del chico más guapo del mundo– dije suspirando como una tonta, la verdad.
Nada más que dijera lo del chico guapo apareció mi hermano, de nombre Aidan, con cuatro personas más. Si mi hermano ya que era raro de por si con sus cadenas por todos lados y su pintura negra, los que se trajo a la casa eran el cuádruple. Tenían una pinta entre medieval y rock duro, que se llama Visual Kei. Lo se porque era uno de ellos, y el que me pareció más raro era el de pelo rubio, corto y rizado. Tenía una piel muy blanca, parecía el mismo Drácula y sus ojos eran tan azules grisáceos que parecían hipnotizadores. Aunque mi cabeza le parecía un verdadero friki, en el fondo me parecía bello. Además, su cara me resultaba familiar.
– ¡Por favor! ¿Por qué tu hermano no se junta con personas normales?– preguntó Adela muy burlona.
– Ahora mismo lo averiguo– dije algo mosqueada mientras me acercaba a ellos.
En realidad buscaba alguna excusa para poder conocerlos y tenerlos cerca, aunque no me quería dar cuenta de ello en ese momento. Aidan me vio acercarse y puso su típica cara de Lila, eres una pesada.
– Aidan, ¿qué acordamos de traer a tus amigos hoy?– pregunté mosqueada y sin pelos en la lengua.
– Tranquila, ¡solo venimos a por un par de cosas y me largo!– exclamó Aidan enfadado.
– Además, no queremos estar en ningún lugar en el que estén niñitos consentidos y con poca sangre en el cuerpo– aclaró el de la piel blanca.
Eso me dejó totalmente estupefacta, y Aidan tres cuartos de lo mismo. Su voz me sonaba a suficiencia y a arrogancia, pero a la vez sonaba irresistible.
– ¿Y tu quien eres como para que me insultes de esa forma? Si se puede saber– pregunté enfadada.
– Me llamo Kamijo, y estos son Teru, Hizaki y Yuki– presentó Kamijo educadamente, aunque con cierto tono burlesco.
Todos me miraban de una forma que me asustaba un montón, y Kamijo era el que me miraba peor. Unas miradas que me definían así como..., ¡algo comestible!
– Bueno, tengo que preparar una fiesta glamurosa– dije nerviosa.
– Encantados de conocerte– dijo Teru muy amable.
Sus miradas no decían lo mismo; eso o que las interpreté mal.
– En fin, adiós- dije muy apurada– Aidan, ven un momento.
Entonces me fui con un Aidan desganado hasta el equipo de música para olvidarse de sus miradas de felino.
En mi interior decía que esos cuatro iban a aparecer en mi fiesta, y no precisamente para hacerme quedar bien. Si hubiera estado cerca de ellos les hubiera escuchado esto.
– Kamijo, ¿qué estás tramando ahora que ella te ha visto?– preguntó Hizaki algo preocupado.
– Ponte tu mejor vestido que iremos al cumpleaños de Lila– dijo Kamijo con sonrisa malévola.
– ¡Pero si no nos han invitado! Y me preocupa porque estamos hablando de tu Lila– explicó Yuki.
– La niña de mis ojos tiene un lastre como chico ideal, y por nada del mundo voy a permitir que se burle de ella– dijo Kamijo furioso.
– ¿Vas a hacerle algo horroroso?– preguntó Teru emocionado.
– Digamos que nosotros tendremos nuestra propia fiesta con el Justin– explicó Kamijo entusiasmado.
Para mi era el fin de mi amistad con Adela y Justin; pero para ser sincera me hicieron un favor.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por saki_gloom el Vie 1 Mar - 18:22

omfg QUIERO TENER ESE TIPO DE AMISTADES (me refiero a los chicos de versailles :D )me facina...esta muy buena...ya quiero ver lo que hara kami y lo que pasara con lila, hasta el otro KISU :Mua:
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Sáb 2 Mar - 1:54

ojala tuviera "amigos" tan guapos como ellos y quiero pensar que el atuendo que llevaba era el negro de Philia no??? porfa dime que atuendo llevaban porque todos me gustan tanto que no se con cual imagunarlos
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Sáb 2 Mar - 13:01

Bueno, cuando escribí esta historia, ni siquiera se había estrenado Destiny (the lovers), por lo que se podrá intuir que atuendos podía haber usado, pero puedes imaginarte el atuendo que quieras Shizuka Miwa, ya que eso es lo bueno de la imaginación... bueno, pongo el capítulo que continúa.

CAPÍTULO 3: Fin de amistades

La fiesta empezó memorablemente bien, más de lo que yo me podía imaginar. Todos los de mi instituto habían venido; bueno, todos los más conocidos del instituto. La música era fabulosa y yo iba de lo más divina. Con mis dieciocho cumpleaños quería rematar la popularidad que había trabajado desde hacía dos años, o sea, desde que murió mi padre (tal y como mencioné anteriormente), y si digo la verdad no me sentía del todo orgullosa con lo que hacía. En realidad no estaba siendo yo misma, pero me auto convencía de que eso era lo más conveniente para mi persona y seguía en mi papel de anfitriona.
– Lila, ¡esta fiesta es la mejor!– me felicitó uno de los invitados.
– ¡Felicidades Lila!– me felicitó otro.
Yo los oía pero no los escuchaba, y justo cuando iba a dar con Adela vi como Kamijo y Yuki entraban con aires de superioridad en mi fiesta. Kamijo iba con un traje beige con bordados rojos con un aire japonés, y Yuki con un traje turquesa con bordados dorados pero más occidental. Kamijo estaba terriblemente atractivo, pero no lo iba a reconocer, y mucho menos delante suyo; además, me daba una sensación, entre protección y terror, que era de lo más anormal.
Me acerqué a ellos con una furia que, en realidad, no me lo creía ni yo, y lo más fuerte de todo es que ambos no perdieron ni una pizca de serenidad en el rostro.
– Una fiesta pobre, las he visto más divertidas– se burló Yuki.
– ¡Qué hacéis aquí! No estáis invitados– exclamé enfadada, relativamente.
– Venimos a por tu verdadera alma y para que veas a que “santo” idolatras- explicó Kamijo muy serio, como si estuviera recitando un poema.
– No se que has dicho, pero será mejor que te marches, tu y amiguito- dije algo confusa.
– Yuki.
– ¡Como sea!
Los ojos de Kamijo me clavaban con una mirada seductora tan profunda que yo empecé a temblar como una loca posesa. Disimularlo era tremendamente difícil, y para no tener a media fiesta preguntando por mi persona, que empezaba a asemejarse a una gelatina, cogí a Kamijo por el brazo y me lo llevé hasta mi cuarto. Yo lo tenía reservado por si Justin y yo..., ejem, ya me entendéis. En fin, que la habitación estaba prácticamente a oscuras, y Kamijo estaba incluso más atractivo y terrorífico a esa tonalidad.
– No enciendas la luz y escúchame– ordenó Kamijo con voz suave.
– Dime ya lo que quieres decirme y luego vete– dije algo molesta.
Sacó del bolsillo de su pantalón un teléfono móvil y me lo entregó mostrando un video.
– Verás como son realidad Adela y Justin– dijo Kamijo otra vez serio.
Miré que había en el dichoso móvil y, para ser sincera, ojala no lo hubiera hecho si no quería sufrir. Se mostraba como Adela y Justin cogía una foto mía y se ponían a hacerle garabatos y hasta dianas. También se ponían a hacer chistes crueles en contra mía. Fue una traición en toda regla, pero lo más curioso era que no me lamentaba por esos traidores que se hacían llamar amigos, sino mosqueo por el mensajero. Eso si, indiferencia ante la situación no sentía.
– ¿Cómo conseguiste estas imágenes?– pregunté aguantando las lágrimas.
– Mejor no quieras saberlo– aclaró Kamijo muy misterioso.
– ¿Entonces porque me lo enseñas?– pregunté más alterada.
– Porque mi deber es protegerte de todo y amarte hasta el fin de los tiempos– respondió Kamijo muy orgulloso.
Los ojos se le dilataron de una manera asombrosa, y juraría que le crecieron los colmillos unos considerables centímetros. Una de dos: o la oscuridad del ambiente iluminada solo por el móvil estaba viendo visiones, ¡o Kamijo no era un humano corriente! Me quedé congelada al ver esos colmillos que tenían pinta de reales, y en ningún momento le vi ponérselos, y procuré no decir nada de ellos para que no se moviera el chico; la verdad es que no sirvió de mucho ya que el se dio cuenta de cómo reaccioné.
– Son reales Lila, ¡soy un vampiro!– dijo Kamijo con una sonrisa de oreja a oreja.
– P...p...p...ero, ¿me piensas matar?– pregunté y tartamudeé aterrada.
– Shhh, no tengas miedo– me calmó Kamijo con una voz inocente– En realidad te hago un favor. Podrás elegir cuando morir; nunca enfermarás ni sufrirás por algún accidente. Serás más hermosa y estarás dotada en todos los sentidos.
– Pero mataría a gente inocente a cambio de la eternidad– justifiqué.
– Tu vida se acabará muy pronto Lila y perderás a tus seres queridos de todos modos. Además, ¿no matáis los humanos para sobrevivir? Solo somos una especie que tiene que sobrevivir– se justificó Kamijo con la misma voz inocente.
En realidad tenía sentido lo que había dicho. A mis seres queridos los perderé tarde o temprano con la muerte, y los humanos hacemos lo mismo para sobrevivir, ¡matar para sobrevivir! Además, algo que no añadió Kamijo fue que mi vida se acabó con el dichoso accidente que se llevó, no solo a mi padre, sino a mi verdadero yo.
– Pues venga, ¡acaba cuanto antes!– dije poniendo mi cuello en posición.
– ¿Tan fácil fue convencerte?– preguntó Kamijo sorprendido.
– No tengo nada que perder en realidad– dije con la voz entrecortada.
Entonces Kamijo se puso detrás de mí y echaba su aliento en mi cuello provocándome una especie de media anestesia. Cerré los ojos dejándome llevar por sus suaves manos y sus colmillos que ya palpaban mi cuello.
El resto no me enteré de nada ya que desmayé al notar un pinchazo.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Sáb 2 Mar - 15:02

waaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!! genial yo quiero esa mordida!!!!
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Lun 4 Mar - 7:23

Ahora, lo normal sería que Lila estuviera ya convertida después de haber tenido a un "espía" durante 18 años, pero el encanto de esta historia no está en ella de vampira. Ahora os lo veréis:

CAPÍTULO 4: No pudo ser.

Desperté muy aturdida, mareada en otro sitio que no era ni en mi habitación ni en mi casa; yo diría más bien que ni conocía el lugar. Todo lo veía muy borroso en un principio, pero cuando ya se me aclaró la vista me encontré a Hizaki que leía un libro al lado mío. Me dolía una barbaridad el cuello y hasta sentía un ardor espantoso, así que intenté levantarme a duras penas.
– Te aconsejo que no te levantes. Acabarías rodando por las escaleras de la jaqueca– aconsejó Hizaki cerrando el libro.
– ¿Dónde estoy? ¿Estoy muerta? ¿Qué me pasa en el cuello?– pregunté más alterada.
– Eeeee..., las preguntas de una en una- se quejó Hizaki– No estás muerta ni estás en tu casa, y creo que no deberías tocarte esa herida.
– ¿Qué ha pasado?- pregunté más calmada.
Justo en ese momento apareció Kamijo con una copa en la mano de un líquido rojo (sangre) y mirando con esos ojos matadores que aterraban. Aunque en realidad esa mirada no se dirigía a nadie me dio un miedo aplastante.
– Hizaki, ¡déjame a solas con Lila!– exclamó Kamijo muy autoritario.
Hizaki salió a la velocidad del rato de la habitación dejando a Kamijo y a mí a solas. Su pelo rojizo brillaba entre la luz tenue del ambiente, y el tener media camisa desabrochada y las mangas remangadas me provocaba un escalofrío intenso. Su belleza era aterradora e irreal; ahí a que sea un vampiro.
– ¿Por qué no soy un vampira?– pregunté muy poco serena.
– No lo sé, de verdad. A mi nunca me ha pasado, y gracias a Dios que no te maté– dijo Kamijo tocándome el cuello.
Tenía vendajes en el cuello que borboteaba sangre, y Kamijo me quitaba cuidadosamente el vendaje para curarme la herida. Me la vi por un espejo y estaba espantoso. Un quiste de campeonato.
– ¿Cómo puedes...?– pregunté extrañada.
– Tengo ajo en la nariz. La usamos los vampiros para repeler la sangre y así acercarnos a las víctimas– explicó Kamijo mientras cogía alcohol.
– O sea, que ese es el verdadero secreto del ajo con los vampiros– dije pensativa.
– Si, y lo del ataúd dejó de usarse hace varios siglos y no nos afecta ni las estacas ni el agua bendita, aunque lo del sol es cierto en parte– explicó Kamijo mientras empapaba alcohol en un algodón.
Cuando me arrojó un poco de alcohol con el algodón pegué un grito de dolor. Algo no me cuadraba en esa situación. A ver, el es vampiro, y no precisamente de los piadosos. Yo soy humana, ¿cómo es que no me absorbió toda la sangre o no soy cadáver en descomposición?
– ¿Por qué haces esto?– pregunté algo alarida.
– El alcohol sana a los humanos– dijo Kamijo mientras me extendía el alcohol.
– Digo porque me ayudas. Me tienes en una posición deseada para atacar y no lo haces. Hay algo más aparte del incidente– expliqué– ¿Acaso eres piadoso?
No pensaba eso de el en realidad, pero tenía que preguntar.
– Siento un desprecio por la raza humana. Me parecen inferiores y obscenos. Sin mencionar pecadores. No, no me conocen por ser piadoso– dijo Kamijo ofendido.
– ¿Y yo no soy humana para ti o es un truco para guardarme de aperitivo?– pregunté muy seria.
– Para mí ni eres humana ni el aperitivo para después. Eres por lo único que mataría en toda la existencia, por la única que dejaría todo lo que yo conozco para que seas feliz– explicó Kamijo acariciándome la cara.
Su mano era sorprendentemente helada, como un témpano de hielo, y eso me produjo un alivio después del terrible ardor del cuello. Su confesión me dejó totalmente desconcertada. A ver, ¿por qué yo en de, por ejemplo, una hermosa vampiresa? ¿Por qué prefiere dejar todas esas cosas que dijo solo para estar conmigo y dice no sentir compasión por los humanos? Pero sobre todo, y lo vuelvo a repetir, ¿por qué no me pudo convertir en mi habitación? Una de dos: o pasó algo anormal para el o le encandiló la luz del móvil. Yo no se como pero Kamijo me leyó el pensamiento. Eso o que me conocía a la perfección.
– Se como vas a ser de vampira y me fascina, más bien se enamora. Quiero que seas mujer y tener éxtasis de mi vida, pero no se porque no lo conseguí antes– explicó Kamijo con voz aterradora.
– ¿Y si no quiero ser ni tu mujer ni una vampira despiadada? No quiero matar a gente inocente– pregunté temerosa.
Ahora si que los ojos matadores iban dirigidas hacia mi, con una sonrisa aterradoramente amenazadora de acompañamiento. Me acorraló hasta lo más profundo de la cama con solo acercarme su cara, y yo no paraba de temblar. Eso lo odiaba, pero no lo podía evitar. El terror se apoderó de mi cuerpo.
– No vuelvas a decir eso. Tu eres debilidad, mi talón de Aquiles, y no es justo que después de protegerte del mundo tu digas eso– explicó Kamijo furioso– He renunciado a viajes, fiestas. He renunciado al poder y algún que otro revolcón por ti.
– Perdona, ¿revolcón?– dije mosqueada.
– ¿Acaso te molesta?– preguntó Kamijo cauteloso.
– Como dices que soy tu razón para existir...– aclaré más mosqueada todavía.
– Aunque desde mi existencia que tu serías mía he tenido algún romance para saciar mi sed. Además, ¡no te quejes que tu has estado tonteando con otro!– justificó Kamijo.
Ahí me había pillado, pero aún así me puse celosa sin darme cuenta. A pesar de que eras terrible, quería quedarme con el aunque conllevaba hacerme daño.
– Oye, se que te sonará raro, ¿pero puedes hacerme un favor?– pregunté algo tímida.
– Por supuesto, tu dirás ¿No querrás irte?– dijo Kamijo extrañado.
– ¿Podrías llamar a mi madre o a Aidan y decirles que me quedo contigo? Tu y yo tenemos mucho de que hablar, y prefiero morir a vivir en la ignorancia– pedí suplicante.
Los ojos de Kamijo brillaron como dos radiantes estrellas cuando le pedí eso. Se le veía bastante bien.
– Ahora vuelvo, que voy a llamar a Aidan– dijo Kamijo con una sonrisa arrebatadora.
Y la noche solo acababa de empezar.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por sofy_sof el Jue 14 Mar - 14:30

*¬* quiero mas, sigue plis, que genial esta, kamijo con una camisa media abierta y remangada -baba- ok, ya esta -.-
avatar
sofy_sof
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 293
Rosas : 337
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 21
Localización : Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Jue 14 Mar - 23:43

*¬* quiero maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaás!!!!!!! lo necesito (Kamijo que sexy)
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Dom 17 Mar - 8:10

Bueno, en este capítulo escribiré quien va a ser el antagonista de la novela, aunque no aparecerá todavía en cuerpo presente. Fue por una época en el que me gustaba mucho, aunque no ahora no tanto:

CAPÍTULO 5: Mi primer amor vampiro

Habían pasado cinco horas desde que Kamijo llamó a mi casa y el me estaba contando cosas de su vida, más cómo me había estado protegiendo durante los últimos años. En realidad si se preocupaba por mí, y si no fuera porque los vampiros no lloraban derramaría lágrimas, sobre todo en la parte en la que me contaba cuando lo del accidente de mi padre. También podría haber llorado, pero de nostalgia, por Japón (procedía de allí) y un compañero suyo que murió a manos del rey de los vampiros. A partir de ahí tenía que preguntar.
– ¿Los vampiros tenéis un rey?– pregunté extrañada.
– Todo rebaño necesita un pastor, y nosotros no somos la excepción. Los humanos conocéis a nuestro rey, ya que el le encanta exhibirse ante todas las criaturas vivientes– explicó Kamijo jugando con mi pelo.
Algo que no me mencioné es que estábamos echados en la cama, muy abrazaditos, como si fuéramos una pareja o dos seres idénticos, y lo curioso es que ni me incomodaba ni me asustaba; es más, hasta me encantaba. En realidad, dieciocho años juntos, consciente e inconscientemente, sirvieron para forjar confianza entre ambos. Pero para mayor seguridad, Kamijo no se quitó los ajos de la nariz para que no volverse loco con mi aroma. Con respecto a los vampiros, bueno, intuí por lo que dijo que era alguien famoso ¿Cómo de famoso?, bueno, eso también tenía que preguntarlo.
– ¿Es actor, músico, político...?– pregunté haciendo recordatorio de celebridades.
– Es un músico que va de negro, admira la muerte y se apellida Way– dijo Kamijo.
Cuando dijo el apellido Way me quedé totalmente de piedra. Por Aidan y porque antes del día de... oía ese tipo de música reconocí quien era el rey de los vampiros. A pesar de que le pegaba ser esa clase de “monstruo viviente”, no creí que fuera de verdad.
– No me jodas, ¿Gerard Way?– pregunté estupefacta incorporándome para verle la cara.
– Esa boquita señorita– me regañó Kamijo– Si, es Gerard Way.
– Jo, vale– me quejé por su riña.
Noté algo en sus ojos algo raro, pero pensé que era porque no se llevaba bien con el rey precisamente, aunque una parte de mi me decía que no me estaba diciendo toda la verdad.
– Le pega ser vampiro, aunque no me lo imaginaba siendo rey– dije volviendo a apoyarme en su pecho.
– ¿Sabes? Este momento lo he estado esperando desde hace milenios; el tenerte en mis brazos sin necesidad de matar a nadie– explicó Kamijo melancólico.
– Pero tienes unas ganas terribles de hacerlo- aclaré.
– Jajaja, se nota que en el fondo si me conoces. Siempre notabas mi presencia– dijo Kamijo sonriente.
No era eso en realidad, pero a mi no me hacía tonta sabiendo los últimos acontecimientos que ocurrieron esa noche, aunque, bueno, reconozco en el fondo que parte de verdad tenía. A pesar de que su piel era muy fría noté que sus labios eran muy ardientes cuando me besó en la frente, y también eran tentadores. Incitaban a la pasión y hasta la lujuria.
– Kamijo, ¿crees que podrías besarme sin matarme?– pregunté algo tímida.
No hizo falta que él respondiera, ¡ya se había puesto encima mío y me besó con una pasión intensa! Por lo curioso que parezca tenía más autocontrol el que yo, y el calor corporal subió vertiginosamente en los dos. Kamijo era un gran maestro en la seducción y en besar, si es que solo tendríais que poneos debajo de él y dejarse llevar por su aroma anestesiante y atrayente. Al contrario que otros vampiros como, por ejemplo, el protagonista de Crepúsculo, Kamijo no era ni mucho menos alguien tímido y precavido. Sus labios iban bajando más debajo de mi cuerpo, y yo gozaba de lo lindo, pero cuando noté que sus colmillos empezaban a crecer a la altura de mi vientre me aparté con un terror horroroso. Ya tenía bastante con un quiste en el cuello como para tenerlo también en el vientre. No se que me daba más miedo, si los colmillos de Kamijo o la reacción que fuera a tomar por mi rechazo.
– Perdóname, es que noté que tus colmillos crecían– me disculpé agobiada.
Kamijo hizo que un momento de silencio me pareciera eterno, y yo esperaba asustada a que hablara. Su cara era totalmente inexpresiva, así que no tenía ni idea de cómo se sentía por la acción que hice, y mucho menos como iba a reaccionar.
– Por favor Kamijo, ¡di algo! ¿Me voy? ¿Estoy muerta? ¿No tiene importancia? ¡Habla anda!– pregunté y exclamé más agobiada.
– Esto nunca me ha pasado. Siempre tengo control y precisión en estas cosas, pero contigo no ¡No me estoy reconociendo mucho!– dijo Kamijo lamentándose.
– ¿Y si por el momento no mantenemos relaciones sexuales hasta que me conviertan?– propuse para aliviar un poco la situación.
La palabra “convertir” fue como una palabra mágica para Kamijo ya que se incorporó y se movió con una elegancia típica de los vampiros. Una mezcla entre medieval y refinado moderno. Eso si que me encantaba de él, esa gracia irresistible que es muy raro ver en estos tiempos que corren.
– Me interesa que seas mi mujer, así que tienes razón– dijo Kamijo muy sereno.
– ¿Cuándo me convertirás? Yo para poner en orden mi vida antes de perderla– avisé al pensar en lo que estaría perdiendo con todo eso.
– Tiempo al tiempo querida. Antes tengo que averiguar porque no te convertí– aclaró Kamijo– Tengo una idea vaga de lo que podría ser pero tendría que investigarlo.
Ahora que probé su esencia no sabía si podría resistirme. Es que tenía que ser vampiro, y de los apasionados y seductores, y con una elegancia que mezclaba actualidad y Antigüedad tipo Edad Media. Y eso me fascinaba.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Emi Yuuji el Sáb 23 Mar - 20:25

:Banging: Esta genial tu historia ¡Me encanta!! espero con ansias el proximo!!!!! :Bye:

avatar
Emi Yuuji
Pequeña Rosa
Pequeña Rosa

Mensajes : 11
Rosas : 17
Fecha de inscripción : 01/09/2012
Edad : 19
Localización : En un hermoso castillo rodeado de rosas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 24 Mar - 1:07

:kyaaaaaaaaaaaa!!!!!!!! me encanta!!! Kamijo asi de seductor *¬* (desmayo)
Ya desperte, es que po Versailles, lo amo!!! <3

:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Dom 24 Mar - 11:35

CAPÍTULO 6: ¿Era o no era un sueño?

Entonces, sin percatarme realmente de nada, llegó repentinamente el amanecer, y me desperté en otro lugar que no era con Kamijo, sino más bien en mi cuarto con mi pijama. Sentía algo raro en mi interior, y no tenía claro mis pensamientos, ¿lo había soñado todo o había pasado realmente? La verdad es que no tenía ni idea. La cabeza me daba muchas vueltas, y para asegurarme de todo me fui al baño a ver si tenía los vendajes del quiste en el cuello.
Al mirarme en el espejo del baño, me sorprendí un montón con lo que estaba contemplando. No tenía nada en el cuello, ¡absolutamente nada! Me miraba para todos lados y no había ni un mínimo rasguño. Curiosamente no me lo toqué.
– Fue un sueño, nada más– me dije entre decepcionada y aliviada.
En el fondo no quería que el beso y las caricias de Kamijo fueran solo un sueño, pero lo del quiste y el hecho de que fuera un vampiro y yo no, si, así que dejé de pensar más en el tema y me lavé la cara para despejarme un poco para ir a clase. Y de repente, sin darme cuenta en el momento, el agua empezó a chorrear por mi cuello, y entonces salieron unos churretes rarísimos de maquillaje, que empecé a quitar poquito a poco para comprobar lo que era. Al verlo me quedé pálida, y con un terrible presentimiento me quité lo que tenía. ¡El quiste estaba ahí, y tenía un aspecto bastante horrible! Me eché tanto para atrás por el susto que hice un estruendo notable. Tiré toda la estantería de perfumes y champús, y por lo tanto llamé hasta la atención de mi madre; que estaba en la cocina, por cierto.
– ¿Qué ha sido eso?– preguntó mi madre.
– Nada mamá, yo que soy patosa– mentí exaltada.
– Liliana Fernández Lino, ¿qué estás haciendo?– preguntó mi madre más seria.
– Joder mamá, que nada, no pasa nada– dije muy nerviosa.
– Venga Lila, ven a desayunar que llegarás tarde. Menos mal que la asistenta me ayuda a organizar el estropicio de tu fiesta– concluyó mi madre.
Ahí dejó de hablar, para el mayor de mis alivios, y yo me retiré cuidadosamente el vendaje para ponerme una gasa nueva. Mientras me lo ponía me sentía aún más confusa que antes. A ver, necesitaba tener a mi lado a Kamijo urgentemente, pero a la vez debía alejarme de él todo lo posible. Eso si, sólo podía preguntarme una cosa, ¿Kamijo me seguiría observando o ya lo había dejado? Cara de decepcionado tenía por no tenerme íntimamente, así que todo era posible.
– ¡Que demonios!– exclamé.
Terminé de ponerme la gasa, me vestí, desayuné y me fui como un tiro hacia el instituto. Por el camino empecé a aclararme las ideas y caí en la cuenta de dos cosas: que sí no había soñado nada, lo de Adela y Justin era cierto, por desgracia, y que necesitaba de una persona que lo supiera todo sobre los vampiros para así saber completamente en que terreno me estaba metiendo. Solo conocía una persona en todo el mundo, pero lamentablemente estaba peleada desde hacía dos años con ella. Me estoy refiriendo a mi ex amiga en ese momento, Mafer Vön Stär Vandelbïrt. Si, era alemana y se mudó a Canarias hacía unos cuantos años, al empezar el instituto.
Cuando llegué al instituto, intenté evitar todo lo posible a Adela y a Justin, con un éxito aplastante, y entonces busquè directamente a Mafer. Sabía que me iba a resultar complicado, ya que ella siempre evitaba a la gente y se ocultaba en cualquier rincón del instituto. En otras palabras, era la marginada. Ella tenía, donde yo sabía, un cuaderno en donde tenía fotos, opiniones, críticas sobre pelis de vampiros, en fin, sabía todo lo que podía sobre ellos, y siempre lo llevaba encima.
Cuando la encontré en la biblioteca usando los ordenadores, las piernas me temblaron. Me daba miedo enfrentarme a ella, no sólo porque tenía la gran parte de culpa de nuestra separación, sino porque tenía un carácter tan fuerte que hasta los chicos vampiros se cagarían por patas. Necesitaba consejo, y Adela no era la primera en mi lista precisamente. Además, una parte de mi quería arreglar las cosas con Mafer ya que en el fondo ella era la única verdadera amiga que tenía, y las circunstancias me lo ponían a huevo.
– Dios, ¿cómo lo hago? Que solo es una humana– me pregunté temerosa.
– Podrías empezar por hablarle– dijo alguien detrás de mí.
Casi gritaba del susto, pero al ver que era Teru me alivié un poco más; bueno, más bien el alivio fue relativo, porque no dejaba de ser alguien que podía succionarme la sangre en menos de un suspiro.
– ¿Qué haces aquí?– pregunté todavía asustada.
– Kamijo está en un asunto importante en Francia, ahora que se descubrió ante ti, y me pidió que te cuidara ¿Sabes? No se te puede dejar ni cinco minutos– se quejó Teru.
– No es para tanto– dije mosqueada.
– Si ya– dijo Teru no muy convencido.
– ¿Cómo pudo acercarme a ella? No nos hablamos desde hace mucho– dije angustiada, indecisa.
– Échale ovarios Lila. No estamos hablando de un perro rabioso, sino de una adolescente que mete sus narices en nuestros asuntos– explicó Teru.
– No tiene la culpa– me quejé.
– Pero es verdad– dijo Teru en su defensa.
– Bueno, pues allá voy. Si no salgo de esta, procura que Aidan no se mate ni Kamijo le entre la culpa– dije.
– Venga– me apresuró Teru.
Salí de mi escondite de los libros, con Teru vigilándome como un escolta, y me acerqué a Mafer con todo el cuerpo tembloroso. Cuando me puse al lado suyo, ella se quedó con los ojos como platos. Desde hacía dos años no le dirigía ni el saludo, así que no me extrañaba para nada su reacción.
– Dichosos mis ojos ¡Lila se ha acercado a mi!– exclamó Mafer muy sarcástica.
– Vaya, ¡sorprendente tu saludo!– dije para romper el hielo– Bueno, tengo que hablar contigo sobre un asunto de vida o muerte.
– Tú dirás– dijo Mafer indiferente– Pero seguro que no te podré ayudar mucho.
– En realidad más de lo que tu te crees– dije temerosa mientras vigilaba las estanterías.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 24 Mar - 19:33

kyaaa!!! sigue rosa me encanta
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Mar 26 Mar - 10:47

CAPÍTULO 7: Descendientes de la Rosa.

– Repítemelo porque creo que he oído mal ¿Quieres mi cuaderno?– preguntó Mafer extrañada y asombrada a la vez.
– Se que es una petición extraña, pero si– afirmé con convencimiento.
– No te creo. Tu y tu amiga arpía queréis burlaros de mi– dijo Mafer a la defensiva.
En el fondo no me extrañaba que no me creyera. La explicación que le di no era nada convincente (le dije que era una apuesta que hice con una persona para tener conocimientos sobre vampiros). Pero me daba un poco igual, ya que, si o si, tenía que conseguir la información necesaria para entender el verdadero mundo de vampiros y no había nadie mejor que Mafer. Por desgracia la verdad no le podía contar, y más si había un vampiro que vigilaba todos mis movimientos.
– ¿Acaso Adela y tu planeáis burlaos de mi públicamente? Pues siento decepcionarte, ¡ese cuaderno se extinguió hace unos meses!– explicó Mafer fríamente.
Mi cuerpo empezaba a debilitarse, y no pude evitar el romper a llorar. Todo lo que encontraría sería claramente falso, y que Teru estuviera vigilándome no era de mucha ayuda. Sentía el peligro muy cerca, y sí todo lo hubiera contado Kamijo... No podía dejar de pensar en lo dulce y tierno que había sido conmigo, pero tampoco podía dejar de pensar en sus enormes colmillos y en lo que era en realidad. Mafer estaba medio asustada con mi reacción, sobre todo porque no se la esperaba.
– ¿Por qué lloras? Si hay un millón de cosas sobre vampiros en un millón de sitios. Además, es solo una apuesta– dijo Mafer algo extrañada.
– ¡No es solo una apuesta, es mucho más! Además, los que busco no son normales, y tú eres buena en ese campo. Se que fui asquerosa contigo, y que jamás de los jamases debí juntarme con Adela, pero de verdad, ¡necesito que me ayudes!– dije llorando amargamente– Por favor, te lo imploro.
Seguro que daba bastante penita, y a Mafer ya se le estaba ablandando el corazón al verme tan sincera; aún así, mantenía la cara de interrogante.
– ¿Tan importante es que busque para ti sobre vampiros?– preguntó Mafer desconcertada.
– Es de vida o muerte- dije vigilando la estantería de libros otra vez.
Ahí puede darme cuenta de que, en vez de ver solo los dos ojos de Teru vi cuatro, y los dos restantes sabía eran de Kamijo. Había vuelto de ese importante asunto en Francia, y sus ojos eran de lo más cautos, al igual que los de Teru. Obviamente me dejaba preguntar sobre su mundo, pero como dijera que los vampiros eran reales, bueno, no viviría para contarlo.
– Bueno, el cuaderno ya no existe, pero la información la pasé una página Web que yo misma creé– dijo Mafer mientras abría una página.
Mi entusiasmo y mi resoplido de alivio era su respuesta para que entráramos en su página sin pensárnoslo dos veces. Nada más entrar comprobé que toda era muy al estilo de Mafer y muy vampiresco. Me entró nostalgia por ese mundillo porque antes de ese terrible accidente era como Mafer, o más exagerado inclusive.
– ¿Qué quieres buscar de vampiros?– preguntó Mafer mientras aguantaba el ratón.
– Busco vampiros procedentes de Japón pero que hayan viajado por Europa especialmente. Y no pueden ser de una peli o de una serie manga– expliqué recordando las palabras de Kamijo.
– ¡Tu pides algo que no existe!– exclamó Mafer sorprendida.
– ¿No hay nada parecido siquiera?- pregunté aterrorizada– Tiene que haber algo, lo que sea.
Los ojos de Kamijo y de Teru se volvieron más peligrosos, y no se en realidad porque. A lo mejor pensaban que por mis nervios iría a confesar. Eso es falto de confianza en mí, pero bueno, conociéndome todo era posible.
– Espera, ¿dijiste Japón?– preguntó Mafer haciendo recordatorio.
– ¿Hay algo entonces?– pregunté emocionada.
No me contestó a la pregunta, sino cogió otra vez el ratón y dio al clic en un enlace de una página. Nada más abrirlo perdí el color de mis mejillas y del resto de la cara. Había como imagen principal un cuadro del siglo XVII (lo decía debajo) ¡y aparecían los chicos con una pose de aristócrata y con aires terroríficos! Aunque había uno más que no había visto en la vida.
– El cuadro lo pintó un pintor desconocido, y habla de cinco hombres estrafalarios de origen japonés. Eran asesinos despiadados y nada piadosos. Atacaban a sus víctimas atravesándoles espadas en el corazón. O como los vampiros, dejándoles marcas en el cuello– explicó Mafer.
– ¿Asesinos?– pregunté aterrada– ¿Cómo de asesinos?
– De los peores. Vivían en los castillos más famosos de incógnito según una leyenda poco conocida para poder atacar a víctimas de alto rango, no solo a los más pobres. Supuestamente, han vivido en templos japoneses, en el castillo real de Inglaterra, pero la leyenda se conoció en el famoso palacio de Versalles en Francia. El cuadro se encontró allí hace muy pocos años en lo más profundo del castillo– explicó Mafer.
– Dice aquí que se llaman “Descendientes de la Rosa”– leí debajo de la imagen.
– Por su pasión por las rosas. Y lo más curioso es que nunca se han dicho que los hayan matado y se supo de su existencia por leyendas en pueblos de Japón y de lo que no fue destruido en Versalles durante la Revolución Francesa– dijo Mafer pensativa.
Eran ellos, no había ninguna duda, ¡y eso era lo que más me aterraba! ¡Es que eran puros asesinos que eran capaces de matar por las tonterías más absurdas!
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 27 Mar - 1:44

kyaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!! que rosita tan cruel eres, que me dejas aqui ppicada en tu fic y no le sigues, yo quiero saber el poder de los Descendientes y de los que en realidad buscaban, porque de asesinos a alguien que solo quiere amar y que fraternisan con humanos como si lo fueran me encanta!!!
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por verovhq el Miér 27 Mar - 8:35

Digamos que los descendientes de la rosa no son precisamente gente que perdona con facilidad, pero bueno, en algún momento fueron humanos y son capaces de tener un poco de humanidad, pero esto se irá entendiendo a lo largo de la historia:

CAPÍTULO 8: La escapada a París.

– Se llamaba Jasmine, el compañero del que te hablé la otra noche– me recordó Kamijo, al haber acabado las clases y estar en la salida del instituto.
– Era un vampiro excelente. Veía los pensamientos de la gente y de los vampiros de una manera excelente– recordó Hizaki.
– Un momento, ¿habéis dicho que leía los pensamientos? ¿Acaso tenéis poderes en plan superhéroe?– pregunté sorprendida y mosqueada a la vez.
Intentaron ahogar las risas por lo de “superhéroe”, o eso parecía, y eso me enfadó bastante. Tampoco estaba diciendo un chiste, sino una simple pregunta.
– ¿Desde cuando un vampiro es superhéroe?– preguntó Teru estallándose de la risa– Aparte, ¿no escuchaste nuestra historia hace unos minutos?
– Perdónanos Lila, pero es que era gracioso...– se disculpó Yuki también estallándose de la risa.
– Si ya- dije mosqueada– ¿Y como se que a mi no me matáis?
– A ver, no somos tan sádicos como te contó tu antigua amiga, lo que pasa es que el Antiguo Régimen no fue nuestro mejor milenio que digamos– explicó Hizaki.
– Pero las demás épocas éramos bastante más calmados– añadió Yuki a su favor.
Pero de repente, como quien no quiere la cosa, Kamijo me cogió del brazo y me llevó hasta el parque de enfrente, ante la cara de unos vampiros sorprendidos y el desconcierto de algún curioso. No entendí nada de nada, ¿acaso había dicho algo malo?
– ¿Ocurre algo Kamijo?– pregunté temerosa.
– Antes de decirte, ¿cómo te va el quiste del cuello?– preguntó Kamijo preocupado.
– Bueno, ya no me arde tanto– dije sonrojada.
Ese detalle de que se preocupara por mi quiste me enterneció el corazón. Le hacía más cercano y no tan asesino como dijo Mafer, pero la cagó cuando vio a uno de mi instituto ligando con Adela en vano. Estábamos cerca y Kamijo fue algo cruel con el pobre.
– Ese humano morirá patético, solo y cadavérico antes que ligarse a esa pendeja pija. Por dios, ¡si es horrible!– dijo Kamijo con una mirada divertida y cruel.
– Eh, no te pases, ¡no he tenido ninguna gracia!– dije enfadada, porque repito, ¡fue cruel!
– Tranquila Lila, no es para tanto. Deja ya de tener piedad con Adela, ¡ha estado engañándote sobre tu amistad con ella todo este tiempo!– me recordó Kamijo.
– Pero no es motivo para tratar de esa forma a los seres humanos– dije a la defensiva, aunque sabía que tenía razón.
– Pero tampoco era motivo cogerte en uno de tus peores momentos y engañarte como una ingenua– me recordó Kamijo más tajante.
Seguía pensando que, en parte tenía razón, y para no darle vueltas al asunto, me abracé tiernamente a Kamijo. Temblaba como un loco en un esfuerzo para no matarme o simplemente morderme, pero cuando intentaba zafarme de él, para que no sufriera tanto, me retuvo entre sus gélidos brazos y seguimos abrazados. Iba relajando sus músculos poco a poco por cada caricia cálida que le hacía por la espalda.
– Tú eres la única que ha conseguido calmarme, pero la obsesión por tu sangre sigue en mis entrañas– advirtió Kamijo.
– Te confieso que todavía tengo algo de miedo, pero eres atrayente y me haces olvidar de lo que eres por un minuto– advertí para ver si le sacaba una sonrisa.
– Oye, a lo que te iba a decir ¿Qué tal si tenemos nuestra primera cita?– preguntó Kamijo muy tierno.
Una de dos: o necesitaba ir al otorrino, ya que podría hacer oído fatal, ¡o Kamijo me había pedido salir! Y tratándose de un vampiro tendría que ser una cita a lo grande...
– Vaya, salir contigo, ¿oí bien no?– dije estupefacta.
– Has escuchado bien. Quiero llevarte a algún sitio especial para nuestra primera cita– respondió Kamijo con una sonrisa arrebatadora.
– A juzgar por tu carácter diría que me llevarías al mejor sitio del mundo– advertí con sonrisa divertida.
– Es posible– dijo Kamijo muy misterioso.
– ¿Y a donde iríamos según tu?– pregunté sonrojada.
– Ummm, ¡cierra los ojos!– contestó Kamijo.
Me volví a asustar un poco con su “cierra los ojos”. Es decir, ¿no volverí a intentar a morderme? Aquí se notó que Kamijo me conocía mejor que yo misma y que adivinó lo que pensaba.
– Lila, no te preocupes, ¡con el quiste no te puedo morder! Te mataría en el acto– aclaró Kamijo.
– Perdón, es que era raro la petición, y más proviniendo de un vampiro– aclaré avergonzada.
– Confía en mí, no te haré daño– dijo Kamijo con voz dulce.
A esa voz no le podía decir que no, así que cerré los ojos confiando en él y esperando a la cita-sorpresa. Noté como se puso detrás de mí y me agarraba demasiado fuerte, posiblemente para que no me cayera en el proceso (si no no tenía sentido). Lo siguiente que pasó fue un aire súper fuerte e intenso, que me azotó el cuerpo de una manera demasiado brusca. Menos mal que Kamijo me protegía, por lo menos, las zonas más delicadas de mi frágil cuerpo, que si no hubiera sufrido daños colaterales, sin exagerar.
Mantuve los ojos cerrados durante el tiempo quedó el azotó de aire, más o menos unos treinta segundos, y cuando ya no noté el aire azotador relajé un poco los ojos, eso si, sin dejar de tenerlos cerrados.
– Ahora ábrelos mi linda damisela– dijo Kamijo cuando el aire se paró.
Cuando los abrí y miré a mí alrededor me quedé con los ojos fuera de sus órbitas. Era algo que parecía sacado de un libro de ciencia-ficción o un sueño curioso, ya que, por descontado, no me encontraba en Tenerife; ni siquiera en España. Por intuición adiviné que Kamijo podía tener un don de la velocidad o algo parecido.
Kamijo abrió los brazos en plan de bienvenida al sitio de nuestra cita.
– ¡Esto ya es demasiado, pero me gusta!– agradecí emocionada y mirando para todos lados con la boca abierta.
– Liliana Fernández Lino, ¡bienvenida a París, Francia!– exclamó Kamijo triunfante.
Como ya había dicho, ¡una cita a lo grande! Y no había nada mejor para comenzar como que Kamijo me diera un beso apasionado y lleno de erotismo debajo de la torre Eiffel, por poner un ejemplo.
Era un comienzo muy prometedor, pero claro está, lástima que la velada no siguiera así todo el tiempo.
avatar
verovhq
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 563
Rosas : 623
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Localización : Canarias (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 27 Mar - 22:11

kyaaa!!! yo kiero que Kamijo SAMA me lleve a Paris, sería tan romantico. Al ver la serpresa yo me lansaria en brazos y lo besaria.
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 959
Rosas : 1167
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Serenade (In the Heart)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.