Versailles ~Philharmonic Quintet~ // Comunidad de Fans Latinoamérica
Qué esperas para unirte?




Versailles - fans Latinoamérica te espera con noticias, descargas y mucha fraternidad ^^



Eien no Bara no Hanabira

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Vie 5 Abr - 1:59

My dearest Roses, por fín me convensí a mi misma de publicarles mi novelita, que la verdad me inspiré en Versailles, así que los "use" por asi decirlo. Bien me inspire en Masquerade, Ascendead Master, Aristocrat's Synphony, The Revenant Choir. Y un poco de Kaya, Moi Dix Mois y D (que suelen tener como ete estilo.
Y como pienso, ese es mi proposito a mediano plazo, publicarla, pues a quienes describa como mujeres que son Hizaki (Angélica) Jasmine You (Victoria) y Kaya (Seiren), sefan al 100% hermosas "Prinesas" en la historia. No sé si quisá Mana, aún estoy endesisa de si el será el malo o Asagi, y Mana como su "esposa" (me inspiré en eso por una foto que ví con Asagi "Der König der Dunkelheit" y Mana con un vestido lolita puesto.
los personajes creo que los reconoserán así que no hay necesidad de decirles quien es quien. (Lo que les voi a publicar es lo que ya tengo de Word, así que no me la puedo pasar cambiando nombres o detalles)


París, Francia 1799, han pasado 10 años desde que se tomó la Bastilla en Frencia, y 9 desde que los últimos reyes que Francia tuvo en toda su historia, Maria Antonieta y Luis XVI, fueron decapitados. Los aristócratas se hen ido, no tienen más poder sobre los demás, y el Palacio de Versailles ha perdido su utilidad. Ya que el pueblo, al dejar de pensar en los nobles como el poder, también han dejado de ver aquel lugar como el hogar de este. Pero, existen seres que viven en esta gloria, y que gracias a ese pensamiento abandonado, se han vuelto invisibles e inspersectibles ante el pueblo francés. Con esto, ellos continuan habitando el palacio sin que nadie lo sepa, o siquiera le interese lo que alguien haga en el. Estos seres, lo saben, y se aprovechan de esta situación, y con ello, habitan pacíficamente en Versailles sin que nadie se percate de esto.

Ufff... me quedó genialmente increible la introducción, la usaré para la novela cuando sea publicada. Bien sin más preambulo, comencemos, espero les agrade
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 19 Ene - 1:04, editado 2 veces
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Vie 5 Abr - 2:01

Dentro del Antiguo Palacio
1


A través de las puertas y los pasillos y, al igual que las grises nubes acaparaban el cielo, un lúgubre y frágil llanto opacaba el silencio del palacio abandonado de Versalles.
El origen de este, se encontraba en la antes lujosa y ahora oscura sala. Ahí, detrás del sillón, se encontraba una pequeña niña de doce años; sus preciosos ojos verdes eran abrillantados por grandes lágrimas, su cabello de caireles largos y dorados, tocaban sus pies por consecuencia de la posición fetal en la que estaba. Su vestido largo y blanco, estaba húmedo, culpa del deprimente clima del exterior y las gotas que brotaban de ella constantemente y no disminuían.
De pronto, una de las velas del lugar se encendió, pero no vio a nadie entrar por los portones rotos, y de nuevo se inclinó a llorar.
—Esos hermosos ojos de, perderán su color si no paras de llorar— Exclamó una voz refinada y suave. La niña levantó su cabeza de nuevo para ver de quien era esa voz. Y, sentado en el sillón detrás del que estaba escondida, se encontraba un hombre con una copa de vino tinto en su mano derecha y tocando el borde con el dedo índice de la izquierda. De cabello formado por cortos caireles de un rubio oscuro, casi castaño. Sus ojos parecían un par de zafiros, sin embargo, eran tan traslucidos a la luz de la vela que casi eran transparentes. Llevaba puesto un largo saco rojo oscuro con adornos y hombreras dorados, guantes y una camisa blanca con holanes en el cuello, y un chaleco negro también adornado con elaborados bordados de oro. Y un pantalón y zapatos del mismo color terminados en punta.
La niña, aún sorprendida de la llegada de ese extraño, se levantó lentamente y se dirigió hacia él. El hombre, dejó la copa a un lado, y tomó su mano helada, invitándola a sentarse junto a él. La niña, dejo de llorar, sus ojos estaban bien abiertos, pero de ellos ya no escurría una sola lágrima. De su camisa, sacó un pañuelo blanco, y con él, secó su rostro aún húmedo, mientras le preguntaba:
— ¿Por qué has venido a este desolado lugar tú sola?
Ella no contestó y solo bajó la mirada, unos segundos después la levantó nuevamente y contestó:
—He venido aquí, a esperar mi muerte. Desde que nací estuve enferma, me dijeron que no viviría por más de cinco años— la voz leve y apenas audible de la pequeña, comenzaba a temblar, y sus ojos volvían a humedecerse, —mis… mis padres, me cuidaron todo lo que pudieron para que viviera un poco más. Pero, ellos… fueron asesinados hace unos días. Yo no puedo cuidarme sola, ni tengo a nadie que me cuide. Es por eso que vine aquí, si nadie lloraría mi muerte, ni notara que yo no estoy, preferiría hacerlo en un lugar también olvidado.
—Le temes a la muerte. Temes morir sola y lentamente, sin haber vivido lo que te deparaba el futuro. — Dijo — ¿Cómo te llamas?— pregunto amablemente.
—Jazmine. — Respondió.
–Es un bello nombre. Pero, no es una mala idea venir aquí para cuando tu alma abandone el cuerpo. Sin embargo, ese momento no es este. —Volvió a limpiar sus lágrimas, — ¿Quieres vivir aún más? ¿Sentir las experiencias que tienes por delante? — le preguntó viéndola a los ojos. Ella se quedó inmóvil, con una clara expresión de asombro ante aquella propuesta, asintiendo por aquellas palabras que no creía poder escuchar nunca.
—Ven conmigo, vivirás sin preocuparte un triste final, vestirás y vivirás como una princesa. —Se puso de pié y dijo— Pero permíteme presentarme, mi nombre es Kamijo, Príncipe Kamijo Rose.
Se quitó el saco que llevaba puesto y cubrió con este a la pequeña a su lado.
–Debes de tener frio en este atuendo tan húmedo y este clima tan helado.
—Os agradezco mucho, Príncipe Kamijo. Contestó ella.
—Sí un príncipe no se preocupa por una leve formalidad no debes hacerlo tampoco. Hablar todo el tiempo de esta forma llega a ser molesto, hay momentos en las que no son necesarias.
“Jamás me imaginé a un príncipe que no se preocupara por eso ante una alguien desconocido ¿Por qué no querrá que le hable de “usted”?”. Tomó su mano y salieron del lugar, pero este ya no estaba polvoriento ni maltratado. Los muebles habían retomado su gloriosa apariencia, el portón estaba limpio y arreglado y, las rosas del florero estaban radiantes.
Conforme avanzaban, las luces se encendían frente a ellos y las habitaciones destrozadas, al igual que en la sala, estaban en orden. Llegaron a unas escaleras grandes, en las cuales, se encontraron a una mujer con un vestido del mismo color que el largo saco de Kamijo, un collar de listón negro con un topacio sobre una base de oro, cabello largo color miel con caireles acomodados detrás de una tiara dorada, tan solo dejando caer un parejo flequillo por delante y un par de mechones a los lados; ojos marrones y finos labios carmesí.
—Buenas Noches Hizaki— dijo besando el anillo de su mano.
—Buenas noches Kamijo ¿Quién es la hermosa señorita que te acompaña?— Dijo acariciando su rostro
—Su nombre es Jazmine, ella ha perdido a sus padres y, ha aceptado vivir con nosotros. ¿Podrías llevarla a su habitación?
—Será un placer, la cena estará lista dentro de poco.
—Muchas gracias, le diré Teru que cocine un plato más.

Hizaki y Jazmine, subieron las escaleras y cruzaron los pasillos hasta llegar a una gran puerta. Detrás de ella, estaba una habitación con una gran cama llena de mullidas almohadas, un tocador con un gran espejo y un ropero que hacían juego.
Hizaki, le quitó el saco que Jazmine aún llevaba puesto y abrió una puerta de la que se escapaba un pequeño resplandor. –Entra por favor princesa. — Dijo dejándola pasar a la habitación dedicada solo al aseo personal.
Hizaki le quitó el sucio y húmedo atuendo que la niña llevaba y la ayudó a entrar a la bañera; tan pronto ella entró, Hizaki se llevó su vestido, sacando los objetos de sus bolsillos, entre estos, encontró un reloj con una rosa gravada en la tapa, y un collar roto con un pequeño rubí. Cuidadosamente, los metió en un joyero rojo dentro del ropero entre los vestidos.
Cuando salió de la bañera Hizaki la ayudó a secarse, pero al pasar por su brazo izquierdo notó una profunda herida que nacía desde su hombro hasta poco antes de su muñeca.
— ¿Cómo te has hecho esto?
—No lo sé, he estado escabulléndome y escondiéndome por varios días. No tengo idea de dónde ni cuándo pasó.
Hizaki la miró con tristeza al pensar en todo lo que seguramente había pasado la pequeña a tan corta edad. Con un instinto maternal, ella solo besó con cariño su brazo. Le dio un ligero conjunto blanco de que supuso era su ropa interior, ya que era acompañado con un vestido rosa que sacó del ropero y unas zapatillas del mismo color con un moño en la punta.
Ya vestida, Jazmine se sentó en el banquillo del tocador. Hizaki tomó el cepillo y comenzó a peinar la larga cabellera dorada.
—Creí que este palacio estaba abandonado. ¿Por qué esta tan ordenado y cuidado, si no se ve una sola luz atreves de las ventanas?
—La gente ya no cree en la nobleza, pero nosotros somos parte de ella, y aún podemos verla en este palacio. Quienes han olvidado que este lugar es el hogar de la sangre nos han olvidado a nosotros también. Por lo tanto, para ellos, somos completamente invisibles e inexistentes, al igual que nuestras acciones.
—Pero ¿cómo es que puedo ver todo esto si lo había hecho también?
—Eso es porque Kamijo ha decidido que puedas hacerlo, creo que sabes que él es un príncipe, debe hacerse lo que él diga. Al aceptar vivir aquí, te permitió ver lo que hay en realidad. Ya estas lista.
Dijo Hizaki colocando una corona pequeña en su cabeza.
— ¿Qué significa Kamijo para ti?
—Al igual que a ti, él me salvó de morir. Mi hermano y yo habíamos vagado por años sin lugar a donde ir, había sido perseguida tantas veces, que decidí terminar con eso. Fue en ese momento que Kamijo apareció y me ofreció vivir con él. Al poco tiempo, nos enamoramos, y me convertí en su esposa. Para mí, Kamijo es más que solo mi esposo, es quién me salvó de mí misma.
—Eres merecedora de una hermosa vida. De la misma forma que tú princesa, estás preciosa. — Dijo Kamijo detrás de Hizaki, abrasándola y terminando su frase con un tierno beso en su mejilla. –Está todo listo, solo faltan ustedes dos.
Bajaron hasta el comedor, en donde se encontraban cuatro personas más sentadas, todas con una copa en mano. Tres de ellos, varones. A ninguno, parecían agradarles aquellas pelucas que solían usar los nobles que visitaban Versalles
Hizaki y Jazmine, tomaron un par de sillas y se sentaron, Kamijo, por otro lado, tomo su lugar.
–Ésta noche, la pequeña Jazmine, ha aceptado la invitación de vivir aquí. Les pido que por favor se presenten ante ella.
—Mi nombre es Masashi, un bello nombre al igual que su dueña. — Era un hombre bastante alto, de vestimenta de un negro profundo de pies a cabeza, solo con algunos adornos dorados en ella. De desordenado cabello del mismo color, que caía en parte de su rostro, del que debajo sobresalían unos ojos marrones con un leve tono rojizo.
El segundo se levantó. —Soy Teru, hermano mayor de Hizaki y, ahora tu tío. Encantado de conocerte. — Al contrario de Masashi, era de menor estatura y vestía completamente de blanco. Su traje llevaba un fajín y un par de hombreras doradas contrastantes con un broche turquesa en su cuello. Se desprendía de él un leve resplandor aperlado debido a la luz que se reflejaba en aquellas prendas, desde su saco, hasta sus elegantes botas de jinete. Inclusive, su lacio cabello era de un hermoso y brillante rubio platino; pero sin duda, lo que más resaltaba en él eran los ojos azules de su pálido rostro.
—Mi nombre es Yuki, hermano mayor de Masashi.
Ambos eran muy parecidos, no solo por el hecho de que eran gemelos, pues, también llevaban el mismo atuendo y peinado, y dirigían una seria mirada al resto. Sin embargo, no eran idénticos, el cabello de Yuki, era castaño y sus de un verde oscuro.
Quien faltaba era una mujer con un elaborado vestido índigo con bordados, listones y adornos negros, un frente de corazón sobre su pecho. Su cabello castaño poseía delgados mechones rizados de forma natural los cuales eran adornados por una diadema en tonos oscuros. De largas pestañas y ojos color ámbar; debajo de su fina nariz, resaltaban sus labios color vino.
—Mi nombre es You, hermana menor del Príncipe Kamijo. De la misma forma que Teru, me conocerás como tu tía.

Cuando la cena terminó, se encaminaron a la habitación en la que Kamijo se había encontrado por primera vez con su nueva hija. Él la condujo hasta el gran sillón rojo invitándola sentarse.
— ¿Puedes ver todos aquellos instrumentos? Escoge el que más te llame la atención aprender a usar.
—No me gustaría elegir solo uno, me gustaría tocarlos todos.
— ¿Estás segura?
—Sí.
—Como prefieras. Cada uno de estos instrumentos pertenece a uno de nosotros, el que más te gustara designaría a quien te daría las disciplinas del lenguaje, arte, literatura, música, Idiomas y esgrima.


Última edición por Shizuka Miwa (Queena) el Lun 14 Abr - 1:31, editado 3 veces
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Eternal Rose el Dom 7 Abr - 19:12

Tu novela esta interesante :Clapping: Utilizas varios simbolos, como las joyas, que cada uno de ellos le dan a Jazmine. Me encanta, continua, por favor. :Flower_For_You:
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 7 Abr - 19:45

jeje muchas gracial Eternal Rose chan, no se que tan seguido publicaré porque solo llevo escritos 6 capitulos y si uso demaciados símbolos, todo lo intento describir demaciado esacto, creo que publicaré cada 2 o 3 semanas, para tener tiempo de escribir yo
:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por saki_gloom el Lun 8 Abr - 13:07

dios que hermosa es tu historia, quede maravillada por favor sigue no importa cuanto tardes pero sigue que me fascino :Hurray: espero leer mas, y sobre el asesinato de los padres de Jazmine, creo que ya se quien ha sido :gota: pero bueno espero leer mas y aclarar mis vagas ideas xD hasta el otro KISU :Kisses:

P.D: :jojoi: no se me ha fascinado tanto que me gustaria aparecer en ella pero como tu veas ^^ gracias por compartir la historia me facina
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Lun 8 Abr - 22:55

muchas gracias Saki tu siempre al tanto de cada historia, de meterte a la historia no podria meterte en sí con tu nombre, así que tu desde ahora, (por sesr tan fan de los fic's) vas actuar como Jazmine que te parece???, lo voi a especificar, y sobre quien mató a sus (tus) padres creo no tienes idea, porque iba a ser un simple tipo, pero me diste una gran idea, sobre quien lo hizo, gracias. por tanto aqui va el siguiente

Presento a la nueva "actriz" de Jazmine Saki_Gloom, quien espero le guste el estelar, yo se que sí


El Clan de las Mascaras
2


Jazmine, llevaba un mes, desde que su nueva familia la había adoptado, ya no se sentía débil ni era tan callada, estaba llena de vida y, se había adaptado tan bien, que incluso, había llegado a conocer y divertirse con los hermanos Caballeros de la Noche, quienes, a pesar de su fría aspecto, eran muy agradables y divertidos; Masashi, quien era el más serio de los dos, a excepción de cuando le daba lecciones de chelo a Jazmine, se iba rápidamente a su habitación, cuando un día, Jazmine lo siguió hasta su habitación y, después de entreabrir la puerta, logró ver el mayor secreto de Masashi, el cual, nadie, ni siquiera su hermano, conocían. Masashi, escondía en su habitación, un pequeño gato blanco recién nacido, con el cual, él jugaba cada noche; Jazmine, veía con mucha frecuencia a Masashidurante el día, pero jamás se había reído ni por accidente cuando ella estaba cerca por mucho que intentaran hacerlo reír, sin embargo, cuando entraba a su habitación que él “aseguraba” haber cerrado y que nadie lo hubiese seguido, aparecía una contagiosa y bella sonrisa tan simpática como la de Teru, con tan solo jugar con su pequeña mascota.
Una noche, cuando todos se encontraban a punto de levantarse, Jazmine, quien a escondidas había guardado una porción de su trozo de carne, corrió lo más rápido que pudo para seguir a Masashi, a quien alcanzó a la mitad del pasillo y le dijo:
-Masashi.- Este volteó y se dirigió a ella de una manera muy apurada. –Toma, te guarde esto para tu gatito- le dijo entregándole los pequeños trozos de carne, Masashi, se había sonrojado, nadie sabía de su mascota más que él, estaba avergonzado, un gatito, era demasiado adorable como para alguien de su aspecto. -¿Cómo sabes de mi gato?- Dijo susurrando asegurándose de que nadie estuviera cerca.
-Discúlpame, pero, es que, te había visto irte de la cena y al final de mis clases muy rápido, y quería saber por qué, ya que eres el único que no me ha acompañado a mi habitación o a mis clases. Pero, si así lo deseas, te prometo guardar tu secreto solo si me dejas ver a tu gatito-
Masashi, aceptó, y la llevó a su habitación, como siempre asegurándose de que nadie los seguía.
-Pii, ven aquí- Dijo el hincándose en cuclillas y, un pequeño maullido salió debajo de las sabanas de su cama, de la que apareció una pequeña nariz rosada y unos ojos verdes.
Un pequeño felino blanco de ojos amarillos, se aproximó tímidamente hacia Masashi, quien lo recibió sonriente y con los brazos abiertos.
-¿Se llama Pii?- preguntó Jazmine.
-Su nombre es Káiser, que significa “Emperador”.
-Es muy bonito, ¿Cómo lo obtuviste Masashi?
-Hace tres semanas, desde mi ventana, había escuchado débiles maullidos en el jardín, así que, esa misma noche, salí hacia donde surgían los maullidos y, entre los rosales de You, vi atrapado a Pii, su mamá había muerto debido a las heridas de las espinas de las rosas, y él estaba solo, me quité la manta que llevaba puesta, la metí entre las espinas y lo cubrí con ella. Lo llevé a la cocina y calenté algo de comida para él, al principio solo lo hice para que después se pudiera cuidar solo, pero poco después, Pii se encariño conmigo y yo con él, así que lo he mantenido en secreto desde entonces trayéndole comida cada día, pues dudo mucho que a Kamijo, You y Yuki les guste mucho la idea de tener a un animal dentro del palacio.
-¿Y por qué no Masashi?- Preguntó Jazmine muy curiosa y enternecida por la historia.
-Porque You es alérgica a los animales con pelo, a Yuki no le gustan los animales que tienen contacto con la tierra y que puedan manchar su ropa, y a Kamijo, le dan miedo los animales con garras, en especial los gatos.
Jazmine, dijo entre risas. -¿A mi padre le dan miedo los animales con garras?, ¿Por qué?
-Él dice que, porque cuando era un niño muy pequeño, por accidente pisó la cola de un gato, y este, como era de esperarse, lo arañó muy enfurecido. Y le pasó algo muy parecido el día en que se casó con Hizaki, ellos estaban en el jardín, viendo el atardecer cerca del palacio, mientras que algunos sirvientes cargaban los nuevos utensilios de cocina. Nadie sabe cómo, pero un gato negro había entrado a los grandes jardines, y se hallaba cerca de donde ambos estaban. Entonces uno de los artículos nuevos calló al suelo haciendo un escándalo, el gato de asustó y, gracias a eso el animal dio un salto al rostro de Kamijo. Hizaki se rió al principio, pero cuando vio que el gato no se separaba corrió a ayudarlo- Masashi, comenzó a hablar con un tono divertido de burla diciendo: -Kamijo estaba tan asustado que llegó a la sala donde estábamos tomando el té, corriendo asustado diciendo: “¡Quítenme a este gato de mi rostro!”. Yuki, Teru y yo le quitamos al gato, que seguía arañando su cara después de diez minutos y, You y Hizaki se pasaron más de una hora curando las heridas de la cara de Kamijo. Él se pasó toda la noche pidiéndole disculpas a Hizaki por haber arruinado su luna de miel con ese incidente, lo cual hizo pero con su exagerada disculpa, ella estaba tan irritada porque él se seguía disculpando una y otra vez.
Esa es la razón por la que Kamijo le teme y odia a los gatos.
-Pero, tú no tienes la culpa de que a ti te gusten, los gatos son realmente muy lindos.- Jazmine, de repente, puso una cara maliciosa. –tengo una idea Masashi, que tal sí usamos a Pii para hacerle una broma a Kamijo, ¡sería muy divertido!
-No creo que le agrade mucho a Kamijo- Jazmine, bajó la mirada, algo deprimida. – Pero si a nosotros dos. La planearemos después, ya pasan de las nueve, y sería algo sospechoso para Hizaki y Kamijo que estuvieras a esta hora en mi habitación.
Masashi, le dio las buenas noches a Jazmine frotando su cabeza y, se despidió ayudándola a salir de su alcoba sin que nadie la viera.
Jazmine se dirigía a su cuarto, pero justo antes de entrar al pasillo correspondiente, se encontró con You. Ella, se inclinó y le dijo: - Tenemos que hablar, debes venir conmigo, Hizaki y Kamijo.-
Jazmine, se estremeció al escuchar este último nombre, ¿Acaso You se había enterado de la charla de ella y Masashihace un momento? ¿Querría llevarla con Kamijo y Hizaki para reprenderla? Masashi, sería el responsable de ese regaño y tendrían que echar a Pii del palacio. Su corazón latía rápidamente, y esperaba no llegar a la sala donde estaban Kamijo y Hizaki. Sin embargo, había ocurrido todo lo contrario, parecía que había transcurrido tan solo un segundo cuando llegaron a la sala de música.
Jazmine, estaba muy nerviosa, estaba a punto de suplicarle a Kamijo que no reprimiera a Masashipor lo que habían discutido, pero guardó la calma esperando a saber de qué se trataba el asunto.
-Jazmine, toma haciendo por favor.- le dijo Kamijo con una voz muy suave, mientras esta se sentaba. –Has progresado muy rápido en tus lecciones, además de que tus modales han mejorado mucho,- Jazmine, se sintió un poco más aliviada al escuchar esas palabras, pero aún estaba muy nerviosa.- pero, es tiempo de que hablemos muy seriamente.- Jazmine volvió a estremecerse. –tú, has aceptado apellidarte Rose, y es hora de que te prepares para ser realmente parte de nosotros. De ahora en adelante, deberás de comenzar a prepararte más formalmente, para que estés lista para presentarte dentro de dos años.
Jazmine, se había tranquilizado, pero a la vez, estaba muy confundida acerca de lo le había dicho Kamijo.
-¿Lista para qué, y por qué seré presentada hasta dentro de tanto tiempo?- preguntó.
-La Real Mascarada contestó tranquilamente. – Es una reunión de todos los clanes para reforzar las paces entre nosotros. El palacio de Versalles, hogar de los Rose, será el anfitrión ese año, y ya que has aceptado formar parte de nuestra familia, a su vez llamada como “clan” dentro del evento, es de suma importancia que estés bien preparada para la aceptación de los otros clanes- En los ojos de Kamijo, se veía claramente un brillo que expresaba preocupación y miedo. Parecía ser algo muy importante, ya que ella jamás había visto un brillo como aquel en los ojos de Kamijo.
- Y ¿Qué es lo que yo debo de hacer para estar lista?- preguntó Jazmine.
- Debes de estudiar aún más duro música, literatura, modales, danza, esgrima e inclusive algunos idiomas, entrenarte en las artes aristócratas. Así, los otros clanes te aceptarán fácilmente, Teru, Hizaki, Yuki, Masashi, You y yo nos encargaremos de eso, y de que tú presentación sea del agrado del resto de los clanes. Hasta entonces, te deseo una buena noche.- concluyó.
Kamijo, acarició su cabello y se despidió de Jazmine, y de Hizaki, dándole un beso en sus labios carmesí. Ambas se fueron dejando a You y su hermano solos en la sala.
-Debes de prepararla rápidamente Kamijo, y sabes a lo que me refiero- dijo de pronto You.
-Lo sé- le respondió.
-¿Hasta cuándo piensas decirle lo que somos? Ella no podrá tomar tu nombre si no te apresuras a hacerlo; ni mucho menos podrá ser tu hija, sí tú y Hizaki no beben su sangre ni ella la de ustedes. Solo tienes hasta la próxima luna llena, tus tesoros y los de Hizaki perderán su efecto y jamás podrás darle esa vida eterna que le prometiste.
-No puedo apresurarla, debo esperar a que se acostumbre a nosotros.- Le dijo Kamijo.
-Bien, pero si su preparación básica no está lista a tiempo, tienes el conocimiento de lo que sucedería. En lo que llega ese momento, yo estaré cuidando su cuerpo para que sea capaz de resistir en caso de negarse.- dijo You muy seriamente. – Dímelo, Kamijo.
-¿Qué cosa?- preguntó el en voz baja.
-¿Sigues lamentándote por ella? El que Elizabeth no fuera aceptada por ellos no fue culpa tuya, ni la de Hizaki, y lo sabes
De los ojos de Kamijo, comenzaron a derramarse unas pequeñas y brillantes lágrimas, y finalmente dijo: -Pero ella era mi hija, y debí protegerla mejor, darle lo necesario para que se hiciera fuerte y poderosa. El consejo de clanes la habría aceptado así.-
You se levantó de la acojinada silla en la que estaba y se sentó en el largo sillón en el que se encontraba Kamijo. El, se hallaba inclinado sobre uno de los brazos del sofá con una mano cubriendo sus ojos. You, se acomodó junto a él y, con una mano, abrazó a Kamijo por debajo de su brazo y tomando su hombro, y con la otra, cubrió sus ojos y jaló su cabeza hacia ella, acomodándola en su pecho e impidiendo que sus húmedos y brillantes ojos fuesen vistos, dejando ver tan solo como eran derramadas incontrolablemente sus tibias lágrimas.
-Kamijo, yo también la extraño, era mi sobrina después de todo, y estuve mucho menos tiempo con ella que tú y tu esposa, pero llegué a quererla tanto como ustedes. Pero debes de aceptar que su cuerpo era débil y, aunque que el consejo no debió haberlo hecho, su destino sería el mismo en poco tiempo.-
Kamijo, tomó la mano que estaba en su hombro, y la apretó fuertemente. –su corazón latía muy rápidamente, y su sangre había pintado de rojo su manta. No quería imaginarme el terror y dolor de Hizaki cuando se la quitaron de las manos- Kamijo lloraba cada vez más, en su mente había aparecido ese recuerdo.
Un hombre con el rostro completamente cubierto por una capucha negra y una máscara, se acercaba hacia Hizaki con una manta blanca en brazos, cuando otro hombre con el mismo atuendo la atrapó por detrás, y el otro le quitaba al bulto que había desprendido un fuerte llanto, Hizaki gritaba, mientras Kamijo había intentado correr hacia él, cuando dos hombres más lo atraparon. Él, solo le gritaba al que tenía enfrente diciéndole “¡No!, ¡suéltala! ¡Suelta a mi hija!”. Derramaba lágrimas de dolor y furia, pero los gritos cesaron, cuando en la mano del hombre, se encontraba, latiendo, un pequeño corazón. El silencio, fue roto por un grito de dolor proveniente de Hizaki, a la que soltaron y corrió hacia su esposo, quien estaba inmóvil y horrorizado, pero, que no dudó en abrasarla.
Hizaki cubrió su rostro lleno de incesables lágrimas, en los brazos de Kamijo, quien hizo lo mismo. Tan pronto como el corazón se detuvo, el hombre de la capucha, dejo caer al bebé, envuelta en mantas blancas manchadas de sangre, bruscamente al suelo diciendo; “Allí la tienen”. Dio la espalda, y se marchó sin decir más.

Kamijo apretó aún más fuerte la mano de su hermana, esta acercó su cabeza a la de él, y le dijo:
-Ella, no se merecía eso, y es justo, que nosotros, les tengamos odio y rencor al Clan de las Máscaras, desde que nos quitaron a nuestros padres, cuando quemaron la casa de Yuki y Masashi, y despojaron a Hizaki y Teru de sus títulos, intentando asesinar a tu esposa, porque pensaban que planeaban una revolución contra ellos; hasta que asesinaron a mi pequeña sobrina. Ellos no tienen ningún perdón de nuestra parte, pero los toleraremos tan solo cuando demos el primer golpe.- You, tenía una muy fuerte expresión en los ojos, reflejando odio, pero que desapareció cuando dijo: - Veo que te has puesto muy sensible gracias a ese espantoso recuerdo,- Con la mano que estaba sobre los ojos de Kamijo, comenzó a acariciar su cabello. –por favor, Kamijo, no pienses en eso.- le dijo con suavidad.
-You, eres mi hermana menor y, aun así, eres mucho más fuerte que yo.- Dij0 Kamijo de repente.
Ella, estaba sorprendida ante aquellas palabras, y una sonrisa se dibujó en su rostro, cuando los labios de Kamijo fueron tocados por los de Hizaki, quien había escuchado toda la conversación, había entrado a la sala, y se encontraba tomando su mano y acariciando su rostro.
-Pero tú eres más afortunado que yo Kamijo- Dijo You en ese instante. –Hizaki, llévalo a su habitación por favor, y tranquilízalo, no quiero que se sienta mal antes de dormir y, buenas noches a los dos.-
-Si You, buenas noches a ti también.- le respondió Hizaki llevándose a Kamijo tomado de la mano y recostando su cabeza en su hombro, mientras él acariciaba el de Hizaki.

tardare en poco en lo que escribo el 7mo capitulo pero las mantendre al tanto
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:16, editado 2 veces
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 17 Abr - 22:42

La Verdad de la Rosa
3


-Kamijo, ya es momento- dijo Hizaki- debemos decirle lo que somos, y si aun así, quiere seguir aquí.
-Lo sé Hizaki, pero no ahora, debemos decirle unas horas antes de que se ponga el Sol, si es que su respuesta es no-respondió Kamijo algo inquieto.
-De acuerdo.- concluyó Hizaki, mientras salía de su habitación. Al salir de ella, se dirigió a la de Jazmine. Abrió la puerta sigilosamente, y fue silenciosamente a su cama.
-Jazmine, querida, ya es hora de…- pero, se dio cuenta de que ella no estaba en su cama, puso una pequeña expresión de preocupación en su rostro, y salió rápidamente del cuarto. Al llegar a la escalinata, se encontró con You, quien había subido el último escalón.
-You, buenos días,- dijo con angustia -¿has visto a Jazmine?
-Buenos días Hizaki,- le contestó ella- sí, se levantó temprano hoy, bajó muy rápido a almorzar y se fue corriendo siguiendo a Masashi.
-Muchas gracias You-le respondió, y se fue lo más rápido que pudo a la habitación de Masashi.
Al llegar a la puerta, ella escuchó la voz de Jazmine, que terminaba en una pequeña risita. Abrió la puerta, y tras ella, se encontraba la pequeña niña, a quien un gatito blanco, lamía la cara. Sus risas, terminaron en seco, Masashi, estaba paralizado, al igual que Hizaki.
-Jazmine, ¿Qué haces con ese gato?-dijo asombrada de lo que veía-Masashi, tú sabes perfectamente lo que piensan Kamijo y You sobre esto.
-Señorita Hizaki, por favor no les diga nada, por favor-dijo Jazmine suplicando.
-Jazmine, yo no les diré nada,-respondió ella tranquila- a mí me encantan los animales, en especial los gatos. A You también le gustan mucho, pero no puede tenerlos, tu hermano, Masashi, solo tiene miedo de que dañen su atuendo, con Teru no hay ningún problema.-les explicó -al único que no le agradaría la idea de tener un gato aquí, sería a Kamijo, por su miedo a los gatos.
-Lo sé Hizaki,-dijo Masashi, mientras ella tomaba al felino en brazos y lo acariciaba-yo me encargué perfectamente de los problemas de Yuki y You. Pii, recibe una limpieza diaria, para que no pueda ensuciar nada. Y, con el problema de las alergias de You, logré hacerle una loción que contiene lo que ella usa después de haber tenido contacto con un animal, ella lo usa también como perfume diariamente por su aroma.
-¿Es por eso que ella no ha sabido nada del gatito cuando está cerca de él?- preguntó Hizaki asombrada del ingenio que había tenido Masashi-Si ella le da ese uso, inclusive podría cuidarlo.
-Él está prácticamente listo para vivir en el palacio- le contestó Masashiorgulloso de su trabajo -El único al que le resultaría un problema, es a Kamijo, y su temor a los animales. Lo único que él se atrevería a cuidar sería un pez muy pequeño.
-Si Pii está listo para vivir aquí, yo misma me encargaré de Kamijo y de que Yuki no se preocupe por sus atuendos-le dijo finalmente Hizaki.
-¿En serio harías eso madre?- dijo Jazmine alegremente. Hizaki, asintió con una sonrisa en la cara y, salió del cuarto de Masashicon el gato aún en brazos. Bajó las escaleras y se dirigió a la sala, en la que se encontraban Yuki y You tomando el té. Ambos, al ver a Hizaki llagar con Pii, se sobresaltaron, y You corrió junto con Yuki al sofá más pequeño y también el más alejado de Hizaki, en el que ambos se sentaron muy apretados. Yuki, con You sobre él, abrazándose mutuamente, observando a la pequeña criatura.
-Hizaki- dijo You asustada-¿Qué estás haciendo con esa cosa aquí?
Jazmine y Masashi, llegaron a la habitación rápidamente.
-Su nombre es Káiser, es la mascota de tu hermano Yuki- dijo ella alegremente. Masashi, quien se encontraba en la entrada de la sala, se había sonrojado.
-¡Solo a mi hermano se le ocurre tener algo que me afectaría!-respondió Yuki con temor y enojo. Pero Hizaki, no hizo caso de lo que él decía.
-You, ¿tienes puesta esa loción de menta y manzanilla que te dio Masashi?- Preguntó ella amablemente.
-Sí siempre la uso- Contestó ella, aún asustada-¿Por qué?
-Es un anti alérgico, con él, podrás incluso tocar a Pii- le explico ella- si quieres, puedes venir a comprobarlo- le ofreció. You, se separó y se levantó de las piernas de Yuki, y se acercó lentamente al gatito. Masashi, estaba muy nervioso, no sabía si esa loción evitaría que You se enfermara. Ella, acercó su mano mue lentamente a la cabeza negra y, finalmente, lo acarició.
You, al igual que Jazmine y los gemelos, estaba asombrada, nunca en su vida, había podido tocar a un animal sin que su piel se pusiera roja y comenzara a estornudar incontrolablemente. Tan pronto como se dio cuenta de esto, puso al gatito entre sus bazos como un pequeño bebe, y una sonrisa se dibujó en su rostro. Ella se aproximó hacia Yuki, quien estaba inmóvil en el pequeño sofá.
-Yuki- dijo You con alegría –mira, tócalo, es tan suave.
Yuki, como era de esperarse, no tenía mucho interés en tocarlo, sin embargo, al ver la hermosa sonrisa, y los destellantes ojos que You había puesto, no dudó en hacerlo. Lo colocó sobre su regazo, en el cual comenzó a acurrucarse y a ronronear. No había sido tan difícil como él la había imaginado, se sentía muy acogedor tenerlo en manos.
-Masashi- dijo Yuki -me disculpo por lo que siempre te he dicho de los gatos y los demás animales.
Antes de que él pudiese agradecer la disculpa de su hermano, una corriente de aire junto con un manchón blanco, había pasado entre él, Jazmine, Hizaki y You, y le había quitado el felino a Yuki de las manos. Era Teru, quien había corrido a toda velocidad tan solo para acariciar a Pii. Él no hizo ninguna pregunta acerca del origen de este. Solo dijo:
-¿Vamos a conservarlo verdad?
-Bueno, solo sí todos aquí están de acuerdo- le respondió Hizaki.
Tan pronto ella dijo eso, todos levantaron la mano demostrando estar a favor.
-¿Pero qué haremos con el miedo de Kamijo Hizaki?- dijo You preocupada.
-Yo me encargaré de eso, él debe de enfrentar su miedo- le respondió ella firmemente.
-Concuerdo con eso Hizaki- la poyó Teru, dejando a Pii en el suelo -¿Les parece si preparamos un poco de té y conversamos un rato?
-Me apetece un poco más bailar y tocar un poco- les comunicó You –también quisiera ver los avances que Yuki ha tenido con las lecciones de música de Jazmine.
-Por supuesto You, lo que tú quieras- le contestó -Jazmine, ve por tu violín, Hizaki, si no es molestia, me gustaría que tú y Masashila acompañaran.
Ambos asintieron y se acomodaron. Teru, acomodó junto a Yuki el lugar, y You, llegó con unas cuantas tazas y una tetera, que acomodó en una mesita color chocolate. Yuki, les dio la melodía que tocarían.
Ella, Yuki y Teru se sentaron en el sofá más grande y Masashi, dio inicio a la pieza.
-Yuki, esa es mi melodía favorita- le susurró You.
Al igual que Teru, ella tomó una de las tazas de la mesita, pero antes de que pudiese levantarla, Yuki, tomó su mano, se levantó, e hizo una reverencia ante ella, invitándola a bailar. Ella soltó la taza, tomó la mano que le ofrecía, hizo una reverencia también y se acercó a Yuki, quien tomó su cintura, y la acercó aún más de la posición normal y comenzaron a bailar, mirándose el uno al otro.
You, sabia a la perfección, al igual que Yuki, que un baile de ese tipo era errónea al realizarlo con sus cuerpos tan juntos, sin embargo, parecía que Yuki, había decidido cometer esa falta a propósito, y You parecía, entender que ella debía hacer lo mismo.
El tiempo parecía detenerse para ellos, pero al mirar a su alrededor, se podía apreciar a los bellos rayos de sol dorados que traspasaban las ventanas. You, solo miraba el rostro de Yuki, que al ser alumbrado por la luz dorada, producía un hermoso destello como el de un par de estrellas en sus ojos de esmeralda. Ella, jamás había visto los ojos de Yuki tan hermosos como entonces, pensaba que no solo podían ver su cuerpo y sus joyas, ni no que también podían ver lo que sentía.
De la misma manera, Yuki, pudo ver los ojos de You, que ya no tenían su típico color ámbar apagado, sino que deslumbraban de tal forma de que parecían verse más claros, y tomaban un ligero tono rojizo, dando la impresión de parecerse mucho a un rubí, siendo alumbrado por el último y dorado rayo de sol del día. Y él, no solo apreció la bellísima mirada de You, sino que, sus labios color vino también parecían brillar, y su piel, no se veía tan pálida y sin animo como era diariamente, había tomado color, el pálido pero brillante color perla.
Por un momento ninguno de los dos se había percatado de la exagerada cercanía de sus cuerpos, pero al cabo de unos minutos, dejaron su obsesión por ver el rostro del orto, para notar su posición, a la cual, You, había perdido respeto cuando Yuki la efectuó con ella, así que, decidió acercarse voluntariamente aún más, tanto que ella soltó el hombro de Yuki, llevando su mano a su espalda, e incluso, que su pecho tocara el de Yuki.
Bailaron de esa manera, mientras Teru era el único espectador de sus acciones, cuando en la puerta, apareció la silueta de Kamijo, que se dirigió hacia Hizaki, tan pronto como Yuki y You se percataron por primera vez de la hora que era, y de que Kamijo había ido con Hizaki, sin siquiera darse cuenta del pequeño gato, pararon de bailar, aunque sin notar, que Yuki había puesto su mano de la cintura de You al otro lado de esta, pasando detrás de su espalda, y que ella había puesto la mano que tenía en la de él, pasándola detrás, sobre su hombro, y acomodando ligeramente su cabeza, en el hombro de Yuki.
Hizaki, había dejado de tocar, y se puso de pié. Kamijo, tomó sus manos y la jaló hacia él, mientras él agachaba la cabeza y le susurraba algo al oído.
Recordando la fecha que era, y que Kamijo no lo había dicho en voz alta, todos, a excepción de Jazmine, se dieron cuenta de lo que se trataba. Se hacía una vez cada mes, era el Intercambio de Sangre. En él, la sangre de la gente del pueblo era tomada, y ellos brindaban un poco de su energía que aumentaba con la luz de la luna llena, para así no perjudicar a los que habían tomado su sangre.
Hizaki y Kamijo miraron a Jazmine con un poco de angustia, y luego miraron a los demás, quienes le regresaron la mirada y se apartaron y sentaron en los sillones, dejando uno libre para Jazmine, Hizaki y Kamijo. Quienes después de un momento tomaron asiento.
-Jazmine- dijo Kamijo suavemente –yo, no soy igual a ti, de hecho, ninguno de nosotros, lo es.
-Princesa- le dijo Hizaki – ¿Has escuchado la leyenda de los seres que viven eternamente?
-Te refieres, a los que dicen que merodean en la noche, buscando sangre, ¿verdad mamá? – le contesto Jazmine
-Así es preciosa
-Princesa,- continuo Kamijo –nosotros somos los seres de esa leyenda. Hizaki, yo, todos nosotros, somos vampiros.
Kamijo, al igual que todos los demás, esperaba una reacción de sorpresa y temor en Jazmine, pero ella no se mostró de esa forma, al contrario, ella parecía feliz y emocionada.
-¿Eso significa, que en verdad puedo vivir por siempre?- contestó ella muy emocionada.
-Teníamos miedo de decirte, porque tal vez, te asustarías de nosotros y nos abandonarías- le dijo Hizaki aliviada –pero si mi princesa, si te convirtieras es una de nosotros podrías vivir por siempre.
-Además- dijo Kamijo acercándose a ella, luciendo una leve y hermosa sonrisa –si te convirtieras en una de nosotros, no solo pertenecerías a nuestro clan, sino que serías considerada nuestra hija bilógica.
Pero para eso debes de estar dispuesta completamente a renunciar todo rastro de tu anterior vida humana, ósea que debes de renunciar a quienes fueron realmente tus padres, y olvidar que anteriormente fuiste una niña humana, pero no es necesario que te deshagas de tus pertenencias personales, ya que esas han pasado a tu poder y se han convertido en tuyas.
¿Aún deseas hacerlo?
-Sí, sé que mis padres me amaban, pero, mi madre siempre estaba enferma y debía de trabajar haciendo mantas y vestidos en su taller, siempre estaba cociendo. Y mi padre, siempre estaba en la pescadería o en la panadería, así que casi nunca veía a ninguno de los dos. No pude llegar a amarlos como se debe, ni siquiera puedo recordar el rostro de ninguno de los dos.
-En ese caso,- dijo You –tu madre y yo debemos de arreglarte para el momento, no puedes lucir como si te acabaras de levantar. –Miró a la ventana y vio que el sol brindaba los últimos rayos de luz –aún tenemos tiempo pero no podemos de retrasarnos. Hizaki, debemos irnos, también debemos de preparar la cena.
-Eso déjamelo a mí- se apresuró a decir Teru
-De acuerdo, pero me gustaría que Yuki y Kamijo te ayuden
Kamijo estaba un poco sorprendido, ya que en general él era quien les decía a los demás sus tareas, además de que rara vez, el ayudaba en la cocina, porque casi siempre él se ocupaba del mantenimiento de los muebles y los instrumentos. Pero, su hermana siempre fue en extremo organizada con sus actividades y objetos de su posesión, así que no le extrañaba que lo pusiera a trabajar en algo que todos menos él realizaban.
-Pero- le contestó Kamijo, al ver que no había dado otra orden -¿Qué es lo que hará Masashi?
-Masashi, debe de mantener a su mascota en su habitación, y traerla lista para la cena y, debe poner la mesa.
-¿Qué mascota?- le preguntó. Volteó a todas direcciones cuando vio a un pequeño gato atigrado que corría a los brazos de Masashi. Kamijo, ahogó un grito y dio un pequeño salto hacia atrás. -Masashi,- le dijo mientras se alejaba poco a poco y pretendía refugiarse detrás de Teru, quien lo miraba extrañado. - ¿Por qué has metido un gato al palacio sin el permiso de los demás?
-Porque sabía que no me dejarían conservarlo, además, todos hemos decidido que se quede, incluso You
Kamijo, la miró impresionado, ella siempre estaba de su lado, junto con Yuki, en asuntos de ese tipo.
-Kamijo,- le dijo You un poco enojada –déjate de tonterías y ve a hacer lo que te dije junto con los demás.
Dio la espalda, haciendo entender que no aceptaría otra palabra más de él, y ella junto con Hizaki y Jazmine, salieron de la sala, mientras todos los hombres que se habían quedado en ella, miraban a Kamijo perplejo de la manera en la que le había hablado su propia hermana, mientras en silencio se burlaban, cuando finalmente Teru se le acercó y le dijo:
-A trabajar, y mejor apúrate si no quieres que ella de verdad se enoje contigo, y lamento decirte que no era la única, Hizaki también puso esa mirada
-Mejor hazle caso a Teru,- le recomendó Yuki –Hizaki tampoco se veía muy contenta, y conozco bien a You y dudo de que realmente hayas visto o la vayas a ver de un humor explosivo. Pero, me atrevo a decir que me gustan las mujeres que tienen carácter, como ella.
Al pronunciar eso, Kamijo, se volvió hacia Yuki con la misma mirada que le habían dado a él, mientras se alejaba sin darse cuenta de la manera en la que lo veía Kamijo.

En la habitación de Jazmine, Hizaki se apresuraba calentando el agua y preparando a Jazmine para un baño, mientras que You buscaba en hermoso y apropiado vestido para la ocasión en su armario. En cuanto lo encontró, le avisó a Hizaki que se quedaría en el cuarto de la niña para ayudarla a arreglarla.
Jazmine estaba saliendo por la puerta del baño, cuando Hizaki se le acerco con el suave y delgado vestido blanco de seda, pero antes de que se lo pusiera Jazmine dijo:
-Tía You, no mires por favor. Tú tampoco mamá.
Hizaki solo le dio el vestido blanco y, tanto ella como You cerraron y se cubrieron los ojos con las manos, esperando que se pusiera la ropa interior.
-Listo, ya pueden ver- les dijo después de tan solo un par de minutos. Ambas bajaron las manos, y se sorprendieron al ver que no solo se había puesto el vestido blanco, sino que también el que You le había escogido. Era color lavanda, en la falda y el corsé se encontraba un corte triangular, que se apreciaba con un color azul casi blanco. Sus hombros estaban esponjados y eran adornados con un pequeño moño lila, del mismo color que el listón que separaba la tela lavanda de la azul. Inclusive, lucía unas pequeñas zapatillas de bailarina, también lila.
Ella estaba casi completamente lista, lo único que le faltaba era peinarse bien, ya que el peinado que ella se había hecho, en él que ella había intentado hacerse una tranza a cada lado de su cabeza, para luego unirlas atrás con una cinta azul, se habían enredado cabello y cinta.
You se aproximó hacia ella, y con una sonrisa en sus labios, miró a Jazmine, y desenredó el listón y peino mejor su cabello. Jazmine, siempre veía el cabello de You perfectamente arreglado, sin un solo cabello fuera de lugar. Inclusive, en una ocasión, ella había mencionado a Hizaki, lo hermosa que ella era, ella le agradeció, pero le dijo, que jamás podría superar la belleza y elegancia que tenía You. Dijo que siempre debía de estar arreglada y presentable, tanto como en la presentación física como en la de modales, como debía tener una dama aunque faltara la primera presentación.
Con esas palabras que le describían a You, Jazmine, no se negó a que ella la arreglara.
Jazmine, no pudo evitar ver como Victorita la peinaba, a través del espejo, pero al ver el reflejo de You y el de su madre en el fondo, sentada en la orilla de su cama, y pensar que le habían dicho que todos en aquel palacio eran vampiros, recordó, que la leyenda también contaba, que un vampiro no podía tener un reflejo, entonces preguntó:
-Mamá, tía You, la leyenda de los vampiros dice que no tienen reflejo, ¿por qué entonces puedo verlas a las dos por el espejo?
-Porque en este momento seguimos siendo humanas- le respondió You –somos vampiros de sangre pura, es decir, que nacimos siendo vampiros, pero no somos del tipo cualquiera, todos, somos nobles, nosotros no necesitamos arrancar la sangre humana a la fuerza, y nuestra forma vampírica, es diferente a esta que tenemos ahora.
-Solo nos transformamos, en el momento de beber un poco para alimentarnos de los demás, o cada que nosotros queramos- continuó Hizaki –ese es el único momento en que no somos reflejados, transformarnos en algún otro ser vivo, y todas esas cosas que las leyendas cuentan. Sin embargo, nosotros no tenemos razones para hacer eso, así que solo nos transformamos cada mes a la luna llena que nos proporciona mucha más energía de lo normal, tan solo para alimentarnos.-
-pero,- prosiguió You –ya que nosotros somos de sangre pura, somos los únicos que podemos transformar a un humano, en uno de nosotros, así que, tenemos un método especial para hacerlo. Por medio de las rosas y gardenias.-
-¿Cómo que por medio de las rosas y gardenias?-
-Todas las rosas nacen blancas, también las de otros coloras como las que puedes ver amarillas, rosas y rojas. Nosotros somos quienes cambiamos su color. Las amarillas, se crean cuando se le entrega una blanca a alguien simbolizando su lealtad y respeto hacia ella, en el momento en que la otra persona la acepta, su color cambia.
Las de color rosa, son las que al ser entregadas, demuestran amor entre las dos.
Y, las rojas, son las que contienen la sangre y o energía de una persona, humana o vampiro. La transformación de las rosas, solo puede ser realizada por vampiros nobles o de sangre pura. Gracias al método de las rosas rojas, podemos alimentarnos sin perjudicar o transformar a ningún humano. Y ya que la luna también nos proporciona energía extra, tenemos el suficiente poder como para devolver energía a cambio de la sangre que la gente nos ha dado, para que así, puedan seguir como si nada hubiese pasado.- concluyó You.
-y, ¿Cómo es que absorben la sangre y energía de las rosas y después la devuelven?- les preguntó Jazmine.
-besándolas, mi princesa- le respondió Hizaki –después de transformarnos, debemos de besar a la rosa en el borde de los pétalos, como si bebiéramos de ella, indicándole, que queremos absorber la energía, luego esta, se irá tornando roja por sí sola, ella indicará que está llena, cuando en su centro, el rocío que allí se encuentra, deje de ser transparente, en ese momento, es cuando puedes volverla a besar y beber de ella.
Cuando vuelve a ponerse blanca por completo, la besas por última vez, pero no en una forma en la que bebes de ella, sino un simple beso sobre los pétalos. La rosa se pondrá de un plateado como el de la luna, y en el momento en que ese brillo se desvanece, es cuando la energía que tú has dado regresa a quienes les has intercambiado por su sangre.
Jazmine estaba un poco sorprendida, de la manera tan sencilla, en que un vampiro, pudo beber su sangre sin que siquiera, ella supiera que lo estaba haciendo.
You, quien, junto con Hizaki y Jazmine, se había quedado en silencio, volteó hacia la ventana, y noto que el cielo se había teñido de un azul oscuro, y que ya había algunas estrellas en él. En ese momento, ella recobró su mente, y pensó en la hora que debía de ser.
-Hizaki levántate, debemos prepararnos nosotras también- le dijo You un poco asustada. –Jazmine, cielo, creo que sé lo que estás pensando hacer hasta que llegue la cena, y no, no iras con Masashia “ayudarlo”, no quiero ver pelo de gato en tu vestido y mucho menos en los platos.-
Jazmine, asintió, con una cara que parecía decepcionada, parecía que You, realmente había visto lo que ella pensando hacer.
Finalmente, ambos salieron de la habitación.


tengo miedo porque ya publique la mitad de lo que llevo guardado D:
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:18, editado 1 vez
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 28 Abr - 23:29

viene lo bueno, me encantó escribir este capítulo :Celebration:

El secreto del Duque de la Noche y la Condesa de la Rosa de Cristal
4


-You,- le dijo Hizaki mientras cruzaban el pasillo –me gustaría, que tú también me arreglaras a mí.¬
-Hizaki,- le respondió ella –pero así, no me darás tiempo a mí de arreglarme.
-pero, yo siempre he dicho y pensado, que tú ya eres bonita y te ves así incluso sin retocar nada, además, si lo que deseas es también cambiar tu vestido y volverte a peinar, no es necesario que lo hagas, tu vestido es hermoso, y tu peinado no tiene un solo cabello fuera de lugar.
You, finalmente aceptó, y la llevó a su habitación. Al entrar a ella, You, se dirigió directamente a su ropero. Era mucho más grande que el de Jazmine, y los bordes y esquinas, estaban llenos de grecas y rosas doradas.
Mientras tanto, Hizaki se había sentado en su cama con dosel con colchas y almohadas de color índigo. Ella, jamás había entrado en la habitación de You, se había imaginado como podría ser, basándose en la apariencia de ella. Siempre imaginaba su habitación en colores vino, rojos intensos y dorados y colores bronce; pero parecía ser similar a las demás, solo muy decorada en colores metálicos. Un gran espejo rectangular, saturado de adornos y rosas, al igual que el del ropero, con unas cuantas joyas incrustadas, colgaba sobre una alta mesita color bronce, sobre la que se encontraba un gran cofre dorado y carmesí, en el que le pareció que se encontraban sus joyas y objetos de valor.
Del techo, colgaba un gran y hermoso candelabro dorado, con algunos cristales colgando de él, inclusive, junto a su ventana adornada con cortinas guinda, desde la que se podía apreciar el jardín, tenía un lugar especial para tomar el té, con una mesita y un par de sillas.
Hizaki, se puso a pensar en su habitación, recordando, que era muy parecida a la de You, mucho más grande por supuesto, ya que era para dos personas, por el simple hecho que en ella dormían ella y su esposo.
-Hizaki,- comentó You –pero, ¿por qué has querido que yo te arregle?
-Bueno, cuando Jazmine se transforme, se convertirá en nuestra genuina hija, y quiero que Kamijo, me vea como el día en que nos casamos, porque ese mismo día, le dije acerca de Elizabeth.
-Ah, sí, a la mañana siguiente él se levantó muy temprano y me despertó para darme la noticia.- le respondió You –pero entonces no hace falta que yo te arregle, porque él me ha dicho varias veces, que siempre te ve igual que cuando usaste ese vestido blanco. Lo único que necesitas es…- ella se cerró la puerta del armario, y se agachó, abriendo un cajón, buscando un objeto. –esto.
Había sacado una tiara con un alambrado de un dorado muy brillante, que formaba algo parecido a unas ramas, en las que se encontraban algunos diamantes y cristales, de las que en el centro, se encontraba un gran cristal, rodeado de pequeños diamantes.
-creo que la recuerdas,- le dijo You, mostrándole la brillante tiara –la usaste el día de su boda, solo que esa vez le habíamos colocado un velo. La he tenido guardada desde entonces, porque, como sabes, ha pertenecido a nuestra familia por generaciones, y he querido usarla para cuando por fin sea hora de la mía.
-Muchas gracias You,- le contestó Hizaki, mientras corría hacia ella para abrazarla. – Esto es suficiente como para que Kamijo recuerde ese día.
Antes de separarse de You, Hizaki le susurró al oído:
-Por cierto, Masashime dijo, que a Yuki le gusta tu collar, el de la rosa de oro y tus labios de color rosa.
Y antes de que You pudiera decirle algo, Hizaki salió por la puerta, dejándola paralizada y un poco sonrojada, mirando su joyero.

–Yuki,- comento Teru mientras ambos ponían la mesa. –te noto demasiado distante.
–No es nada- le contestó
–No te molestes en ocultarlo
- ¿Qué cosa?
-que estás enamorado de You
Yuki se sonrojo un poco, sorprendido ante el comentario de Teru.
-No es verdad- le respondió rápidamente.
-Claro que lo es, ese es el lugar que ella siempre ocupa,- le dijo señalando una silla del lado derecho en la esquina, sobre la que Yuki se encontraba colocando los cubiertos. –Y tú, siempre solías usar mi lugar.- le dijo, señalando otra silla, cerca de la esquina superior del lado izquierdo. –Sin embargo, hace un mes, me pediste cambiarlo, según tú, para estar cerca de tu hermano. Además, que esta tarde, las partituras que les diste a Jazmine, Hizaki y Masashi, fueran la melodía favorita de You, es demasiada coincidencia, sin contar que la invitaste a bailar, y que tú, que eres el mejor bailarín que conozco, puedas olvidarte por completo de las distancias y posiciones de baile básicas.
Yuki, solo miraba la mesa, aún sorprendido, de lo que Teru había dicho.
-¿Por qué no se lo has dicho?- le preguntó Teru.
-Porque,- dijo en voz baja –tengo miedo, de que ella no sienta lo mismo, y de lo que Kamijo podría decirme o hacerme sobretodo.
-Kamijo no puede influir en una decisión en la que no le concierne- le respondió Teru –la decisión de que si You te ama o no, no es asunto suyo, ya que es la decisión de su hermana y no la de él. Además, creo que está por demás decir, que ella siente lo mismo.
-¿Por qué lo dices?- le preguntó Yuki mirando a Teru.
-¿No lo notaste?– preguntó entre risas –hoy, mientras bailaban, ella no se molestó por corregir la posición, tampoco dejó de mirar tu rostro, al contrario de alejarse para corregir la distancia entre ustedes, ella se acercó más y, cuando Kamijo entró a la sala, ustedes no se separaron, tú la abrazaste, al parecer sin darte cuenta, y ella te abrazó a ti, incluso inclinó su cabeza sobre tu hombro. Yuki, tú le gustas, solo que parece que ella no se ha dado cuenta, pero también ha hecho varias cosas por ti. Díselo, lo peor que te puede decir es que ella no te quiere de la misma manera
-Teru,- le contestó Yuki con una cara un poco angustiada –es mucho más complejo que eso. Yo… no solo estoy enamorado de ella… yo…- Yuki comenzó a titubear un poco y bajó el volumen de su voz –Yo la amo.
Teru, al momento de escuchar las palabras de Yuki, solo pensó en que lo mejor, sería tan solo sonreír, pero al instante dijo:
-Lo que sientes por You, no debes decírmelo a mí, sino a ella, o si no se lo dices, pensando que ella no corresponderá a lo que tú sientes, haz que así sea. Cautívala, haz que ella sienta lo mismo por ti, y cuando sea el momento, díselo.
-Gracias Teru,- le contestó con una sonrisa –ahora que lo pienso, para no estar enamorado de nadie, das muy buenos consejos.
-Bueno, toda mi vida he estado junto a mi hermana, y he visto lo que a ella le gusta, y como es su relación con Kamijo.
Finalmente, la mesa y la cena estuvieron listas. El primero en llegar, por supuesto, fue Kamijo, ubicándose en el extremo de la mesa.
Le siguieron Hizaki y Jazmine, quienes llegaron de la mano, al llegar a la mesa, la primera, fue recibida por un beso.
-Creo que es lo que querías conseguir al usar esa tiara con ese hermoso recuerdo acompañándola- le dijo Kamijo a Hizaki, con sus ojos color zafiro destellando –pero no me olvide de ti mi princesa de las gardenias- Dijo Kamijo dirigiéndose a Jazmine, mientras se arrodillaba y le daba un pequeño beso en la mejilla. Y por consecuencia, ella le dio uno también y una pequeña y hermosa sonrisa.
Finalmente los tres tomaron asiento. Un momento después, llegó Teru, quien tomó asiento junto a Hizaki, quien había cedido su lugar junto a Kamijo a Jazmine. Unos segundos después, llego Masashi, acompañado de su mascota, quien sin decir palabra alguna, tomó asiento frente a Teru, mientras Kamijo lo miraba fríamente, debido a su imprudencia de dejar pasar a lo que más le temía. Por último, llegó Yuki, tomando asiento junto a su hermano, y mirando a Teru, sin poder olvidar la conversación que ambos habían tenido hace unos instantes, mientras que su corazón latía rápidamente.
La única persona que faltaba era You, quien se apareció unos segundos después. El corazón de Yuki, comenzó a latir mucho más rápido, ya que aún continuaba con el pensamiento de que cuando se lo dijera, su amor no sería correspondido. Pero se impresionó y tranquilizó un poco, al ver que You, llevaba puesto su collar dorado de rosas y sus labios color rosa. No era común, que You, llegara en las noches de luna llena, sin haberse cambiado su vestido y peinado, sin embargo, esa vez, la única diferencia, eran ese collar y el color de sus labios. Que eran precisamente, dos cosas que Yuki amaba que ella usara. Eso le dio el pensamiento, de que si ella simplemente usaba esas dos cosas para diferenciarse de su atuendo del día, y que eran precisamente de las favoritas de él, era probable que quizá, ella sintiera lo mismo que él. Pero, ¿Cómo se habría enterado You de que eso le gustaba a Yuki? Solo se lo había dicho a una persona, Masashi. Sin embargo, parecía que él, no había podido mantenerlo en secreto y se lo había dicho a alguien. Lo más probable, es que no fuera a You, ya que, siendo su hermano, debería haber sabido que eso incomodaría a Yuki. De repente lo supo, debía ser alguien de confianza ante ese tipo de temas: Hizaki. Ella debía haberle dicho a You, de forma en que fuera tan solo, un chisme o una conversación entre amigas.
Finalmente, la mente de Yuki, volvió a la escena, en la que You, había llegado al asiento faltante entre él y Kamijo. En el que al instante, recordó lo que Teru le había dicho, cautivarla, hacer que sienta lo mismo por él; Yuki, se levantó rápidamente de la silla, para recorrerla por You. Ella, se sonrojó un poco al ver el acto de Yuki, para después de un momento tomar asiento junto a él, quien se sentó un segundo después.
-Gracias.- le dijo You sonriente, quien le dio un beso en la mejilla a cambio de dicho acto.
Kamijo, no dejaba de vigilar la manera en que You y Yuki actuaban, siempre parecía estar atento a cada palabra y movimiento de ambos, sin embargo, ellos, eran los únicos que no habían notado la constante presencia de Kamijo. Quien los miraba fijamente, hasta que Hizaki, extendió su brazo, tomando la mano de Kamijo, quien sin necesidad de darle palabras, hizo caso a la acción de Hizaki, que parecía haber dicho:
“No te metas en esto”
Después de aquel beso, You miró su plato examinando su contenido, carne de pavo y vegetales, era de sus platillos preferidos. Sin embargo, al intentar tomar el tenedor para comenzar a comer, You notó, que con esfuerzo, podía mover tan solo sus dedos, su mano, le pesaba tanto como si fuese de plomo. Vio que apenas podía sentir sus músculos. Pero esto no solo le pasaba en esa mano, sino que también en la otra, en sus piernas, su pecho, e incluso en su rostro. Se sentía como si sus músculos estuvieran helados, pero sin sentir frio. Y, para empeorar las cosas, también había comenzado a sentirse mareada. Y su vista se distorsionaba con cada nueva mirada.
Con cada movimiento que ella hacía, por muy leve que fuera, volvía a sentir su cuerpo completo, pero le costaba demasiado trabajo inclusive mover un solo dedo.
Con mucho esfuerzo, You, levantó su mano izquierda, apoyando su codo sobre la mesa, para colocar su frente sobre su mano. Yuki, al ver lo que ocurría, cuando notó que You aún tenía su plato lleno, tomó su mano derecha y le preguntó: -¿Te sucede algo?
You, pidió a Yuki que se acercara a ella. Con mucho esfuerzo, ella acercó a él y le dijo susurrando:
-La verdad, me siento un poco mareada, y no puedo sentir los músculos de mi cuerpo.
-You, lo mejor será que descanses.- le contestó Yuki.
-No puedo, si lo hago es probable que me sienta peor, ya que esta noche es en la que bebemos, y sabes que no se debe dejar de beber por tanto tiempo.
-Te daré toda la sangre que necesites, pero por favor, ve a descansar.
Kamijo, al ver a You en ese estado, pero sin decírselo a nadie más que Yuki, se preocupó por ella, pero cuando estuvo a punto de hablar del tema con You, sintió de nuevo la mano de Hizaki.
Un momento después, You se levantó.
-Discúlpenme, no me siento muy bien. Iré a recostarme- dijo ella. Unos segundos después, Yuki se levantó, diciendo: -Será mejor que la acompañe.
Un momento después, ambos salieron de la sala.
-Gracias Yuki, pero no es necesario que me acompañes- le dijo You.
-Lo hago porque me preocupa que te suceda algo
-Enserio no es…- You, había perdido la sensibilidad de sus pies y se había mareado tanto, que tropezó. Pero, antes de tocar el suelo, vio que Yuki, la había atrapado. –Bien, lamento haber insistido en que no me acompañaras, parece que de verdad necesito ayuda.
-Esa es la razón por la que vine contigo. Vamos- le dijo Yuki, mientras pasaba su brazo izquierdo por la Espalda de You, y el derecho detrás de sus rodillas. –Sujétate fuerte.-
-Yuki, solo necesito tu ayuda para caminar, no es necesario que me cargues.- le dijo –En serio, no quiero causarte molestias
-You,- le respondió él con seriedad e insistencia. –ayudarte, no es ninguna molestia. Además, no pesas mucho, y es mucho más fácil para mí llevarte a tú habitación de esta forma, que si solo me abrasaras para caminar.
You, finalmente accedió, y pasó sus brazos por detrás del cuello de Yuki, acercando su cabeza a la de él, sujetándose con mucha más fuerza.
Cuando llegaron a la habitación de You, Yuki la recostó en su cama con cuidado. Cuando él le preguntó:
-¿Desde cuándo comenzaste a sentirte así?
-Después de darte las gracias por acomodarme en mi lugar.
-Ya veo, creo saber cómo ayudarte.
Pero, antes de que You le preguntara la manera en la que había pensado Yuki para ayudarla, él la besó.
You, estaba a punto de retirarse, pero una gran parte de ella no quería hacerlo, además sentía como si algo regresara a ella. Cuando volvió a sentirse con fuerza en su cuerpo, se separó de Yuki.
-Discúlpame,- le dijo Yuki, un poco arrepentido y avergonzado de lo que había hecho, ya que él, le tenía gran respeto a You –pero, en cuanto me dijiste que te habías sentido de esa forma después de agradecerme y darme un beso, solo pude pensar, en que tú energía en ese momento, se había elevado, y me la habías transmitido en ese beso.
You estaba impactada, cuando Yuki la besó, tan solo fue para concentrar su energía, y que ella, tal y como se hacía con la sangre en las rosas, bebiera de él, ya que se le había transmitido por accidente.
-Muchas gracias Yuki,- le dijo ella con un voz leve –pero creo que debemos de regresar con los demás.
-No,- le respondió él –tú energía apenas acaba de regresar a tu cuerpo, pero debes de elevarla si deberás quieres regresar,- le ordenó Yuki abriendo las grandes cortinas de las ventanas, dejando ver a una luna completamente redonda y plateada –ya sabes lo que debes de hacer.
You, asintió mirando hacia Yuki, luego volteó de frente hacia la brillante luna mirándola fijamente; cerró los ojos, y se relajó lo más que pudo, mientras respiraba profundamente.
Unos instantes después, su cabello castaño oscuro, relució por un par de segundos en un color bronce, tanto como había durado su inhalación, y volvió a tornarse de un color oscuro al momento de exhalar.
Ella abrió los ojos, volteando a ver a Yuki de nuevo. Él se acercó a You, ofreciéndole su mano para ayudarla a levantarse de su cama. Ella la tomó y se levantó, esta vez con facilidad. Ambos se soltaron de las manos, y se quedaron inmóviles, tan solo viéndose a los ojos el uno al otro.
-Yuki,- le dijo You en voz baja –te agradezco todo lo que has hecho por mí, pero no es necesario que te preocupes tanto, yo puedo cuidarme sola, desde hace trescientos años deje de ser una niña, y yo he cuidado a todos los reyes que han nacido y muerto en este palacio desde hace tres generaciones.- terminó, sonriendo.
-You, no me importa si dejaste de serlo hace tres mil años, o si inclusive fueras tú quien halla cuidado a Dios.- le respondió, tomando sus manos -Yo nunca dejare de protegerte, ni a ti, ni a nadie de los que habitamos en este palacio.
You, lo miraba fijamente, mientras sus latidos se aceleraban con cada exhalación, -Yuki- susurró nuevamente. Ella, soltó sus manos de las de él, cruzándolas detrás de su cuello, y besando a Yuki, con sus ojos cerrados. Yuki, al darse cuenta de lo que sucedía, la tomó por detrás de su cintura y también cerró sus ojos. You, avanzó unos cuantos pasos, empujando a Yuki en dirección a su cama, quien terminó sentándose en ella, y You sobre las piernas de él, continuando sin parar y sin sentir la noción del tiempo. No se separaron en ningún momento hasta que el reloj en la habitación de You sonó marcando las nueve en punto. Entonces, ambos se separaron rápidamente, volteando a ver a la luna, que estaba mucho más brillante que cuando Yuki abrió las cortinas. Miraron el reloj, luego voltearon a verse el uno al otro, entonces You dijo: -Debemos irnos, la luna ahora está lo suficientemente brillante, y debemos llegar a tiempo porque hoy Jazmine se unirá finalmente a nosotros.
Yuki, sin decir una palabra, asintió, aún con You sobre él, abrazada fuertemente entre sus brazos. Ella, se levantó, para dejar que él se pusiera de pie. Ambos se dirigieron a la puerta, pero antes de que Yuki la abriera, You le preguntó: -Yuki, ¿Dejaste que te besara, tan solo porque te preocupo, y no querías impedírmelo después de haber perdido la mayor parte de mi energía? ¿A caso, fue solo por lastima?
Yuki, se volvió hacia ella, quien no lo veía a los ojos y tenía la cabeza baja, y tomó su mano izquierda, You lo miró a los ojos, y por un momento, ella creyó, que la respuesta a su pregunta, era lastima, del que ella le pidiera algo y no corresponder, después de casi caer al suelo desmayada. Pero, unos segundos después, él se acercó a ella, besándola un vez más.
-No, lo hice porque en verdad quería hacerlo. You, te amo. Y lo he hecho desde hace mucho tiempo, justo después de haberte conocido.
-Yuki, ¿Por qué nunca me lo dijiste? Yo sentía lo mismo por ti, también desde que te conocí.
Jamás te lo dije, porque, no sabía si lo que sentía, realmente era amor, ya que te mostrabas algo frio conmigo, y había tenido ese pensamiento en mi mente, todos los días, durante más de doscientos años.
-Porque, tenía miedo que no me amaras de la misma manera en la que yo lo hago, ya que nunca te mostrabas de una manera diferente conmigo de cómo lo hacías con los demás, y al igual que tú, no sabía si lo que yo sentía era amor, por eso me comportaba de esa manera contigo, ya que si me sentía como me sentía con Hizaki, que de la misma forma siendo amable contigo, no significaría nada. Pero, un tiempo después, me di cuenta, de que no era igual hablar con ella que contigo, incluso, hice lo mismo con las damas de la corte y la reina, cuando este palacio era utilizado por la realeza, pero ninguna se comparaba contigo. Fue allí, cuando supe que en verdad te amaba.
You, estaba tan conmovida por la manera en la que Yuki, le había dicho, que nunca se sentiría de la misma forma con otra mujer, que como el amor que él sentía por ella, que una brillante lágrima de alegría, salió de sus ojos.
-¿Enserio no sentiste nada ni siquiera con la reina?- le pregunto con emoción.
-No, a la única a la que amaba y que siempre amaré, eres tú. A veces, creo que ni siquiera eres real, pienso que eres un ángel, que solo existe en mi mente, porque eres demasiado perfecta. Eres todo lo que yo amo de una mujer, independiente, educada, simpática, a veces fría y seria, eres inteligente y bondadosa; inclusive tu cuerpo parece que se hiso a mi manera, cabello castaño y rizado, ojos ámbar con el más hermoso brillo brindado por la luna, piel blanca como la nieve, labios de un rosado casi blanco siempre con una sonrisa, las manos y figura como la de la escultura de una diosa griega. Y, aunque tu forma física cambie, yo te seguiré amando, porque tu forma de ser no la hará, y yo siempre veré así en mi mente a la bella reina de la que me enamoré. Te amo You
-Yuki, tú para mí, eres el príncipe con el que soñé toda mi vida, y para mí, tú también bajaste del cielo con la forma y aspectos que amo y admiro. Te amo Yuki.
Ambos volvieron a cerrar sus ojos y a besarse con problemas al respirar, debido a la emoción y aceleración que tenían al juntarse lo más posible y no permitirse despegarse, hasta que recordaron lo que debían hacer. Entonces, You se alejó, aún con un beso persiguiéndola.
-Yuki, debemos irnos, sino, los demás podrían preocuparse y ver lo que sucede. No me gustaría que los demás supieran en este momento, que nuestra relación a iniciado con esta fuerza.
-Te entiendo, yo tampoco deseo que lo sepan tan rápido, además, me preocupa un poco lo que pueda hacerme tú hermano si se entera ahora. Creo que solo podemos confiar en Hizaki, ya que es la única otra mujer adulta, y en Teru que me descubrió antes de la cena. Así que, será mejor irnos.
Yuki, abrió la puerta y ambos la atravesaron, y corrieron por el pasillo lo más rápido posible, para llegar a tiempo con los demás, aunque, sin notar que iban de la mano.


espero le haya gustado, yo cuando lo revisé me coonmoví toda con lo que escribí :3


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:19, editado 1 vez
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Sáb 18 Mayo - 0:02

Rosas perdón por no haber publicado no había podido seguirle al capitulo 7 (llevo la mitad) y como saben siempre quiero tener ya las ideas claras y estar lista con algo pero aquí les va el siguiente, ya saben lo que dicen, mejor que sobre a que falte

Una nueva forma y una nueva familia
5


Mientras corrían para llegar al jardín, notaron que la luz del comedor, aún estaba encendida, lo que significaba, que aún había alguien en el. Sin embargo, debido a la prisa que Yuki y You llevaban, no lograron frenar a tiempo para no ser vistos; para su suerte, solo se trataba de Teru y Hizaki, quienes parecían haberlos esperado con una sonrisa traviesa.
-Quiero pensar,- comenzó Teru –que por como You corría, que ya se siente mejor, además de ti también Yuki.
-Parece,- continuo Hizaki –que ambos la pasaron muy bien, mientras cuidabas de You, Yuki.-
-Respóndanme una cosa,- les dijo Teru, esta vez un poco más serio -¿Resolvieron las dudas entre ustedes? Y creo que saben a lo que me refiero.
De la misma forma, Hizaki le dijo a Yuki: -Y que a ninguno de los dos se les ocurra mentirnos, ya que esas manos entrelazadas y, la breve sonrisa que ambos no quitaron antes de que los viéramos llegar, nos dicen otra cosa. Además, no tenemos tanta prisa, ya que solo son las nueve, y la luna está muy brillante, y continuará así hasta la media noche
Ambos, respiraron hondo, y finalmente exhalaron resignados.
-Bien,- dijo You –ya que Yuki me dijo, que tú te habías dado cuenta Teru, creo que puedo confiar, en que ambos guardarán el secreto de que él y yo, hemos decidido comenzar a salir.- terminó con emoción, y una enorme sonrisa, mientras abrazaba el brazo de Yuki.
Teru, se rió un poco, y les preguntó –Pero, ¿Por qué no quieren que nadie se entere de eso?
Antes de contestar, You y Yuki se miraron y se mostraron una sonrisa algo traviesa. De inmediato, Hizaki se dio cuenta, debió haber pasado algo más de lo que You decía, explicando que ambos se habían confesado. Pero ya que ambos, en especial You, se veían tan elegantes, arreglados e impecables como antes de irse, comprendió que no había sucedido una escena más intensa. Así que, no le permitió a ninguno de los dos que lo explicara.
-Creo, que ellos, no habían hablado tanto del amor entre ellos, como se le demostraron, pero conociendo lo elegantes y formales que ambos son, sé que no llegarían tan lejos.- le explicó Hizaki.
Por la expresión de Yuki y You, quienes poco después le sonrieron a Hizaki ante lo que había dicho, dieron a entender que había acertado en su respuesta.
-Pero por favor,- dijo You un poco preocupada. –no le digan a Kamijo…
-Ni a mi hermano,- la interrumpió Yuki –frente a lo creo que pasó sobre mi secreto de lo que me gusta ver en You, que no le había dicho a nadie más, ahora sé que él no es capaz de guarda un secreto, y creo que todas las demás familias de sangre pura, e incluso las que no lo son, en toda Europa, se enterarían de esto.
-Además,- continuó You –llevo más de trescientos años viendo como mi hermano exagera las cosas, y creo que con doscientos años de matrimonio con él te lo han hecho saber Hizaki. Cuando llegue el tiempo, solo deseo que Yuki no exagere con su proposición y que el anillo sea de lo más sencillo, para así distinguirlo de mis otras joyas.
-Bien,- dijo Yuki sonriendo –creo que igualar la manera en la que Kamijo hace las cosas es imposible, pero creo que primero debemos salir un poco y no precipitarnos a una boda, pero sin duda, se lo propondré algún día, primero quiero disfrutar el no poder estar a su lado las veinticuatro horas, para así desear verla lo más temprano posible, con mis deseos de estar con ella al máximo, antes de estar todo el tiempo como en el cielo junto a mi ángel.-
-Creo que es un poco masoquista de parte de ambos, - le respondió ella entre risas –pero la verdad espero que así sea, Kamijo no se puede conformar con cosas simples, quiero decir, me pidió matrimonio a la mitad de un baile, frente a toda la corte incluyendo a los reyes en turno en ese entonces, el anillo que me dio pesaba casi medio kilo por culpa del rubí en el centro, y los diamantes incrustados en el aro de oro puro, pero creo que más bien quería quitarle el esplendor a la reina.
-Me parece que pensaste que fue ridícula la manera en la que te propuse que te casaras conmigo.- dijo Kamijo, quien de repente apareció detrás de Hizaki, y que por lo visto solo había escuchado lo último que dijo ella. –Si no te parece, ¿Qué tal si te lo digo de nuevo?
-Claro que no, me fascinó lo que hiciste por mí, es solo que ahora que lo pienso, tú no puedes hacer algo sin que llame demasiado la atención,- le contestó Hizaki, mientras abrazaba a Kamijo e inclinaba la cabeza sobre su hombro –es solo que me gustaría que fueras un poco discreto a veces, quiero decir, me sorprende realmente que las toallas que están en nuestro baño no estén bordadas con piedras preciosas.
-Está bien Hizaki,- le respondió Kamijo acariciando su cabello dorado –te prometo ser un poco más discreto. Pero, debemos irnos, Masashiy Jazmine han estado solos un par de minutos tan solo, pero no sé si Jazmine pueda permanecer con la misma energía que ahora si no nos apresuramos a ir con ellos, ya conozco las conversaciones y los temas de los que suele hablar Masashi. You, te veo mucho mejor, me alegro, te ves radiante de una manera hermosa.
You, se sonrojó un poco, ya que había pensado a lo que se debía, que se viera tan alegre. Y ella y Yuki, quien también se había sonrojado, se voltearon a ver, ambos parecían haber pensado lo mismo.
-Kamijo, vamos avanza,- le decía Hizaki mientras lo empujaba un poco de los hombros al caminar para que este avanzara más rápido. –sé que la noche es joven, sin embargo, la que no durará mucho tiempo es Jazmine, si como dices, está sola con Yuki.
Todos caminaron rápidamente entre los pasillos y, como era de esperarse, You y Yuki, no desaprovechaban ni un segundo en estar juntos a espaldas de Kamijo. Simplemente, notando que Teru estaba delante de ellos, cubriendo la mitad derecha de Yuki y la izquierda de You; ambos, iban tomados fuertemente de las manos, pero sin mirar más que al frente.
Cuando llegaron, todos parecían sorprendidos, ya que encontraron a Jazmine y Masashisentados sobre la fuente riéndose a carcajadas, cosa que por la reacción de los demás, no era muy común de ver en Masashi.
-Masashi,- le dijo Kamijo, -¿Qué estaban haciendo?
-Nada, simplemente ella y yo conversábamos, solo que quiero decirte, que para ser una niña de tan solo diez años, puede realizar una excelente conversación tal y como lo haría cualquiera de nosotros, incluso sin nuestra tutoría.
-Viniendo de ti Masashi, es un gusto que lo digas.- le contestó Kamijo, orgulloso de su hija, quien había conseguido lo que no muchos habían hecho, mantener una conversación con Masashi, sin que este pensara en que la cultura hacía falta en la charla.
-Princesa,- le dijo Hizaki a Jazmine, con una voz que tenía una suavidad y dulzura, a la que parecía no haber llegado a utilizar con ella. –ya es hora.
Hizaki, la llevó de la mano, hacia el centro del jardín, que se encontraba rodeado de rosas. Ella, cerró los ojos, y volteó hacia donde estaba un rosal blanco, acariciando los pétalos de una de las más grandes y bellas rosas, para finalmente cortarla y dársela a Jazmine, e hizo lo mismo con otra, que cortó para ella. Kamijo, tomó la suya, junto con los demás, de otros rosales que se encontraban cerca. Se colocó en medio de donde se encontraban ubicadas las hermosas plantas, y se puso de rodillas, en lo que parecía ser una silueta dibujada tan tenuemente sobre el suelo, que con suerte y atención, podría ser localizada. En el centro del dibujo, colocó otra rosa blanca que él había tomado tiempo antes de llegar al lugar en el que estaban y, una pequeña y hermosa peineta de plata, adornada por una mariposa y una flor blanca.
Hizaki, se dirigió al centro de la figura, dejando a Jazmine también en el centro y a Kamijo y a Hizaki a su lado.
-Princesa,- le dijo Kamijo con una voz clara y suave. –creo que no lo sabes, pero, antes de tu llegada, nosotros, éramos padres de nuestra pequeña Elizabeth, a quien su vida se le fue arrebatada cuando tan solo era un bebé. De sus cenizas, surgieron unas rosas hermosas, de las que tienes una frente a ti, en ella, se encuentra su alma, que se fusionará con la tuya para que así, tú y ella, sean una sola, ya que, ella tiene la sangre que prueba que viene de la nuestra, y tú tienes el cuerpo, mente y corazón, que ella ya no. Y la peineta, era suya, que es el regalo que ella ofrece por dejar que algo de ella puede vivir en ti.-
-Jazmine, mi princesa,-dijo Hizaki al ver la cara pensativa y un poco desanimada de Jazmine. –tú no estás reemplazando a Elizabeth, eso no se podría hacer con cualquier persona, ya que debe de haber una conexión, ya que algo te atrajo aquí, con nosotros, y algo nos atrajo a ti. Parece que el alma de Elizabeth piensa que hay algo en ti que solo tú posees, algo que nos indica que tú perteneces a esta familia desde el momento en que naciste.
Jazmine, lo comprendió, cuando ella estaba a punto de morir, dijo que quería ir a un lugar al que nadie le importara si ella estaba o no. Había muchos lugares abandonados y solitarios que ella conocía y que tenían esa característica, además de ser más fáciles de llegar para alguien en esa condición, pero por alguna razón, ella se había sentido, como si su deber, fuera que si debía terminar todo, debería ir al palacio, cuyo rumbo, era mucho más complejo. Después de haber llegado al palacio, aquel instinto que le había dicho a donde ir, le mostró un destino nuevo, la vida eterna, aquello que la había llamado, quería que viviera, ¿era Elizabeth quien la había guiado? ¿Y qué era lo que deseaba ella en realidad? Porque, a pesar de no tener un cuerpo humano, su alma se hallaba en esas rosas blancas que sus padres parecían cuidar tanto, como si fuese un cuerpo humano. Algo era seguro, a Jazmine, también le había hecho falta Elizabeth, porque ella necesitaba a alguien que la amara.
Al comprender todo eso, Jazmine, les sonrió a ambos. Entonces, Hizaki se inclinó junto con Kamijo quien le colocó la rosa de Elizabeth entre sus dedos, mientras Hizaki le acomodaba la peineta. Ella sacó algo, y lo puso en las manos de Jazmine.
-Este reloj, lo encontré dentro de tu vestido que llevabas el día que llegaste, es tu pertenencia, lo que te simboliza a ti, hagas lo que hagas, no sueltes ninguna de las cosas que tienes en tus manos hasta que te digamos. ¿Entendido princesa?- Jazmine asintió. –Debes de darnos uno de tus dedos de cada mano, una a Kamijo y el otro a mí, te juro que no dolerá por mucho tiempo.
Jazmine, estiró un poco el índice de cada mano, y Kamijo y Hizaki, la tomaban suavemente de las muñecas con los ojos cerrados. Pero, unos segundos después, no parecía ser lo mismo, ya que ambos ya no parecían los de siempre, si no otras personas, ya que tanto como en Kamijo como en Hizaki, su cabello ya no era del mismo tono rubio de siempre, más bien parecía que se volvía cada vez más claro, hasta llegar a un casi un rubio platino. También su piel era más blanca, y al acercar los dedos de Jazmine a sus labios, se apreciaron unos largos colmillos blancos, los cuales perforaron con facilidad la piel de Jazmine, quien al sentirlos, cerró fuertemente los ojos que volvió a abrir en un segundo, y pudo apreciar, que la sangre que escurría de sus dedos, empapaba el reloj y la rosa, que había comenzado a tornarse roja.
Cuando Kamijo y Hizaki pararon de beber su sangre, la herida que había quedado de esto se cerró rápidamente, ambos levantaron la mirada, que con sus delineados parpados con una expresión con un poco de culpa y satisfacción, dejaban ver unos ojos carmesí, que a la luz de la luna parecían brillar y verse transparentes, haciéndolos parecer de cristal.
Jazmine no podía reconocer a Kamijo ni a Hizaki, pero recordó que ella y You le habían dicho que podían reflejarse porque esa era su forma humana, aquella debía ser su verdadera forma, ya que el reflejo que ambos tenían sobre el reloj de oro había desaparecido. Jazmine veía su reflejo atreves de los resplandecientes ojos de Kamijo, y noto como, al igual que a Kamijo y Hizaki, su cabello se volvía más claro y sus ojos pasaban a tornarse carmesí, mientras que su reflejo iba desapareciendo.
-Es tu turno princesa.- le dijo Hizaki mientras ella y Kamijo, ponían su mano frente a ella. Jazmine, tomó primero la mano de Hizaki, y la mordió. Al beber su sangre, sintió una sensación reconfortante, deseando más, pero se detuvo solo al beber unas cuantas gotas. Lo mismo sucedió cuando tomó la mano de Kamijo, quien la miraba con cariño.
Cuando ella terminó, Kamijo y Hizaki, besaron la rosa que se había tornado roja y le dijeron a Jazmine que debería hacer lo mismo. En cuanto ella la basó, la rosa parecía brillar junto a los caireles de Jazmine, volviendo ambas a verse como eran originalmente.
-Eso es todo, mi princesa,- dijo Kamijo –al beber tú de esa rosa, has permitido que el alma y sangre de Elizabeth se fusione contigo. Lo único que falta para regresar al palacio, es todos bebamos lo que nos corresponde.
Todos los que hallaban allí presentes, levantaron su rosa blanca y cerraron los ojos para besarla, con la excepción de Yuki y You, quienes esperaron a que todos comenzaran, para no darse cuenta de que, cuando todos los habían cerrado, ellos se habían besado una vez más y tomado de las manos para besarla también.
El cabello de You y Yuki, se había vuelto de un color bronce, mientras el de Teru era tan claro que su cabello plateado, adquirió el color de la resplandeciente luna de aquella noche. Aunque, Masashi, quien normalmente solía verse como la versión contraria de Teru, esta vez parecía coincidir en algo con él, pues los reflejos y sombras azuladas que se veían en su delgado cabello, también se veían plateadas.
Todas las rosas, se tornaban de un color carmesí, y cuando su fragancia natural, se transformó en la de la sangre, todos bebieron de ella. Y, cuando la recuperaron, la besaron con suavidad por última vez, el color blanco que tenían, se había transformado en el resplandor de la luna. Jazmine, desde el principio, tuvo los ojos abiertos levemente, para apreciar con sus nuevos ojos carmesí, la transformación de la rosa que tenía entre manos.
Mientras tanto, ya que Yuki y You al besarse en la habitación, se habían transmitido tantas veces la energía entre ellos bajo la plateada luz de la luna, bastó con tan solo darle un ligero beso a sus rosas blancas, para transmitir la energía que habían intercambiado. Ellos se dieron cuenta de eso, lo que significaba, que entre ellos terminarían antes que todos los demás. Ambos tenían una cosa en común, nada les resultaba más divertido, que hacer algo a espaldas de Kamijo, quien obviamente si los atrapara, reaccionaría de una manera exagerada, ya que a veces, solía tratar a You como si fuera una niña. Ninguno dudó ni un solo segundo para jugar aquella burla hacia él, así que, muy atentos a cualquier reacción de los demás, se juntaron lo más cerca que pudieron y juntaron sus labios y, haciéndolo más interesante y divertido para ellos, atrapándose mutuamente, You con sus brazos entrelazados en el cuello de Yuki, y él, con su mano derecha en el rostro y cabello de You, y la izquierda en su cintura. Sin embargo, para asegurarse de que Kamijo no sospechara nada, ambos se habían quedado en la forma en la que estaban, con su cabello color bronce, su piel pálida y sus ojos carmesí.
Sin embargo, se habían perdido tanto en sus impulsos y sentimientos, que con suerte reaccionaron cuando la mano de Teru, tomo sus hombros, ambos, dieron un salto, pero notaron lo que él les intentaba decir con su mirada, que señalaba a Kamijo. Y ambos se separaron y se miraron traviesamente, volviendo a tomar sus rosas y colocarlas cerca de sus labios con los ojos cerrados. Para cuando Kamijo volvió a abrir sus ojos, parecía que los traviesos amantes, apenas lo habían hecho también.

Kamijo al terminar, se dirigió hacia Jazmine quien, a pesar de tener el cabello y la piel de un color casi blanco, sus ojos, seguían del mismo color esmeralda de siempre mirando fijamente a su nuevo padre.
-Muy bien hecho mi princesa. Ahora no solo se ha transformado tu forma física, sino que tu nombre ya tampoco es el mismo. Ya que ahora eres Jazmine Elizabeth Rose- le dijo sonriente.
-Papá,- le dijo abrasándolo –quiero preguntarte algo.
-Dinos princesa- continuó Hizaki
-Si Elizabeth, que ahora es mi hermana, se ha mezclado conmigo ¿Cuándo es mi cumpleaños?
-Es una muy buena pregunta mi princesa.- le respondió Kamijo –Creo que necesito la ayuda de You, ella suele saber más acerca de los nombres, la sociedad y cosas de ese tipo.
-You,- dijo Kamijo en voz alta – necesito tu ayuda aquí.
-Si Kamijo, ¿Qué necesitas?
-Jazmine, acaba de preguntar que, ya que ella y Elizabeth están juntas, ¿Cuándo será su cumpleaños?
You se sorprendió ante la situación y dijo: -Kamijo, a pesar de estar más de tres generaciones como una de las damas de compañía de las reinas que integraban la corte, y conocer la manera en las que se las personas se identificaban, no creo tener respuesta para esto. Por lo menos no es algo que haya escuchado nunca entre los rumores de la corte. Y ya sabes cuanta importancia le daban a cualquier asunto.
-Creo saber quién es la persona apropiada para responder esto. ¡Teru!- llamó Hizaki – ¿podrías venir aquí por favor?
Él se les aproximó con su alegre caminar de siempre, y Hizaki le explico lo que sucedía, y que necesitaba de su ayuda. Y una sonrisa apareció en él. Ya que siempre había querido mucho a su hermana menor, pero desde que ella se había convertido en una verdadera mujer, siempre buscaba un momento u ocasión en que ayudarla y sentirse de nuevo con esa cercanía hacia ella, por muy pequeña que fuese la ayuda. Por esa misma razón, él había sentido una felicidad incomparable cuando asistió a You y Hizaki, en el momento en que Elizabeth había llegado al mundo, sin contar la alegría de que en ese momento, había llegado por fin su primera sobrina.
-Es muy sencillo,- le respondió Teru – ya que Jazmine se ha transformado solo es necesario saber su cumpleaños humano y el de Lizzy, y ella tomara el día que esté más cercano a la luna llena.
Ya que generalmente Teru solía equivocarse mucho, o daba opiniones extrañas ante varias situaciones, lo miraban con un poco de admiración, ya que la pregunta era un poco fuera de lo común, pero Teru siempre había sido alguien fuera de lo común, así que no era extraño que alguien como él respondiera con tanta facilidad, al contrario de You.
-Dinos Jaze,- le dijo Teru, con lo que parecía ser su nueva forma de llamarla -¿Cuándo es tu cumpleaños humano?
-En agosto 28
Todos se mostraron sorprendidos y miraban con extrañeza a Jazmine.
-Entonces no le veo problema alguno,- continuó Teru – ya que mi pequeña Lizzy y tú nacieron el mismo día, incluso el mismo año.
-¿entonces significa que ahora somos gemelas?
-Yo diría que si Jaze, porque incluso ustedes dos son muy parecidas, solo que Lizzy tenía el cabello tan claro como tú lo tienes en este momento, y que ella había heredado los ojos de su padre, pero ahora que lo pienso, tu pareces tener los mismos ojos de Hizaki.
Todos se acercaron un poco a Jazmine y a su madre comparándolas, y dándole la razón a Teru. No era el color lo que los hacía iguales, sino aquella forma y brillo que ambas tenían en ellos


ahora continuaré con el 7 que tengo a medias para poder darselos pronto
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:21, editado 1 vez
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Mar 4 Jun - 19:55

rosas les preguntaré, quieren que ya publique el siguiente capitulo??? porque la verdad no le he avanzado nada al 8 y necesito saber si ya quieren el 6 o si pueden esperarme a tener el 8 listo pare que les publique el siguiente y no aplazar luego los siguientes capitulos
Pd: diganme honestamente por el visual kei si hasta ahora la historia va aburrida o si está bien para ver que más puedo poner (:

:Flower_For_You:
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Lun 1 Jul - 20:59

Shizuka Miwa escribió:rosas les preguntaré, quieren que ya publique el siguiente capitulo??? porque la verdad no le he avanzado nada al 8 y necesito saber si ya quieren el 6 o si pueden esperarme a tener el 8 listo pare que les publique el siguiente y no aplazar luego los siguientes capitulos
Pd: diganme honestamente por el visual kei si hasta ahora la historia va aburrida o si está bien para ver que más puedo poner (:

:Flower_For_You:

parece que nadei está leyendo la historia TT-TT... bueno igual le seguiré, Saki_Gloom ya estoy escribiendo el capitulo donde tu sales(es el 8)
:Flower_For_You: 
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por saki_gloom el Mar 2 Jul - 14:40

perdóname rosita...es que me castigaron y pues...hoy me conecte apenas...pero esta hermosa....en verdad ya saldré? :Celebration:  gracias nwn espero el siguiente anciosa :asd:  hasta el otro
KISU :Kisses: 
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Mar 2 Jul - 16:53

jeje ok, ntp, y si ya lo estoy escribiendo, pero necesito que antes me digas lo que significa "Saki" porqué te gustó, para especificarlo en la historia
:Flower_For_You: 
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por saki_gloom el Mar 16 Jul - 14:24

jajaj claro saki significa rara floracion o flores raras :=^.^=:  epero te sirva
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 17 Jul - 0:35

saki_gloom escribió:jajaj claro saki significa rara floracion o flores raras :=^.^=:  epero te sirva

Muchas gracias Rosa, y dejame decirte que no pudiste tener un nombre más perfecto para la historia, incluso el significado de "Saki" es perfecto para lo que necesito...
y como no soy mala te diré una pequeña pista de donde está el nombre (Saki está en la luz)


:Flower_For_You: 
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Miér 17 Jul - 21:15

perdonen por no publicar, pero esta vez quise esperar algo de respuesta de su parte y ya que la tengo de algunas de ustedes les lanzo el siguiente

Un Tiempo Junto a Masashi
6


-Esa fecha es dentro tres semanas,- dijo You alegre –será mejor que comencemos a planear una pequeña fiesta, ¿Te parece princesa?
-Sí, muchísimas gracias tía You
-De acuerdo,- dijo Kamijo -¿Cómo te gustaría que fuera princesa?
-Mmm… No lo sé aun, lo pensaré un poco y te diré después papi.- le contestó ella con una alegría llena de ternura.
-Está bien mi princesa, pero pasan ya de las nueve, es hora de dormir, mañana hablaremos un poco.
-Creo que deberás darle un poco más de tiempo para pensar Kamijo,- lo interrumpió Masashiantes de que Kamijo la enviara a la cama –mañana Jazmine no estará mucho tiempo contigo, ya que es Jueves y ella estará todo el día conmigo, así que tendrás que esperar hasta el Viernes.
-Tienes razón Masashi, esperaré hasta el viernes para hablar con mi princesa. Mientras tanto, Hizaki y yo la llevaremos a su habitación para que descanse. Y casi lo olvido, ahora que en tu sangre corre la de un vampiro noble, te mostraré como usar y controlar esta nueva forma; pero cómo ya he dicho, esta es una buena hora para descansar y aprovechar todo el tiempo posible con un nuevo sol.
Masashiasintió, y todos se fueron alejando poco a poco de los jardines de Versalles y, como era de esperarse, Yuki y You, dejaron a los demás caminando por delante, mientras ellos caminaban un poco más alejados del resto, tomados de las manos.

Al día siguiente, Jazmine se levantó temprano para asistir a su clase de música con Masashiy You. Todas las clases de música, duraban alrededor de cuatro horas, pero la clase de ese día parecía durar más, ya que You intentaba enseñarle las notas altas en el chelo, pero Jazmine solo parecía entender lo que decía Masashi. Parecía que no quisiera escuchar a You y solo quisiera estar con Masashi. Le costó mucho trabajo comprender lo que le explicaba You, ya que tardó dos horas en comprender y dominar lo que ella le enseñaba, pero al momento en que Masashile explicaba las notas bajas, ella las dominaba con naturalidad. Solo le tomó quince minutos dominar lo que Masashile había enseñado, y utilizó la siguiente hora y cuarenta y cinco minutos practicando, combinando ambas notas para formar una melodía.
Al finalizar la clase, You se levantó muy agotada diciéndole a Jazmine que continuara practicando, y que intentara concentrarse un poco más en la próxima clase. Jazmine y Masashise quedaron solos por un minuto.
-¿Qué tal te ido con las clases de música de mi hermano?- le pregunto Masashi.
-Muy bien, Yuki dice que estoy mejorando mucho y muy rápido, ¿y a ti con Pii?
-Bueno, se podría decir que está un poco más grande y es bastante enérgico. Vamos, debemos ir a comer, asegura que los demás nos estarán esperando.
La conversación no había resultado tan fluida, o siquiera tan interesante como ambos esperaban, así que se fueron en silencio hasta llegar a la mesa donde, como lo había supuesto Masashi, todos estaban ya reunidos esperando a que ambos llegaran. Masashiinmediatamente, con tan solo un chasquido, llamó a Pii, y con toda seguridad tomó su lugar.
Pasaron cinco minutos para cuando el gato atigrado se acercó al plato junto a la mesa, mientras Jazmine y Masashilo seguían con la mirada, y ambos observaron de reojo la reacción de temor que había puesto Kamijo, se miraron frente a frente y rieron muy leve y lo más indetectable que la situación permitía.
Al terminar la comida, todos se levantaron y, Kamijo se había ofrecido a recoger los platos y cubiertos de todos, muye probablemente para huir a la cocina lo más lejos del gato que podía por el mayor rato posible. Hizaki lo acompaño para tranquilizarlo un poco, conociendo la razón por la que se había ofrecido, pero aún más, y dando a entender con un guiño, para mantenerlo ocupado un buen rato en lo que su hermana y Yuki pasaban un tiempo “asolas” conversando en una habitación tomando té junto con Teru, con el que si podían mostrar su relación.
Mientras tanto, Jazmine y Masashifueron a la biblioteca para las lecciones de literatura.
-Bueno Jazmine, es hora de comenzar- le dijo Masashitomando asiento. –Pero, antes necesito que me respondas porque no le habías puesto atención a You en la clase de música de esta mañana.
Ella se sonrojo un poco, ya que era cierto que no le había puesto atención a You, solo a él. No quería decirle que se había cautivado a sí misma como Masashi.
-No lo sé, creo que estaba algo distraída cuando ella hablaba- le dijo jugando con la falda de su vestido turquesa, que dejaba ver más su cara como la de una fresa, sabía que no había sido una buena excusa.
-Bueno no importa, toma tu libro, vamos a comenzar.
Pero antes de que Masashiabriera el que tenía en sus manos, Jazmine le dijo:
-Masashi, ¿Por qué tenemos nuestros títulos, o para que nos sirven?
-Es muy simple, sabes que hace diez años los reyes de Francia fueron ejecutados, antes de eso, aquí en Versalles, existía la corte, en la que siempre participábamos los aristócratas. En esta corte, nosotros habíamos llegado en el reinado de Luis XIII, como aristócratas ingleses con la excusa de vivir en el verdadero reinado de un soberano, en un país donde los aristócratas tenían mayor influencia, en realidad era por la belleza de este palacio que habíamos venido, pues sabíamos que era inevitable lo que pasaría en el reinado de Luis XVI. Fuimos recibidos sin ninguna duda acerca de nuestros motivos, debido a que a aquellas personas solo les importaba la relevancia de su frívola vida. Cuando entramos en la corte nosotros teníamos los cargos más importantes después de los príncipes; Kamijo era un duque, y era conocido como el Duque Ángelus, Teru era un conocido como el Conde Liz, y yo era el Marqués de Lovett. Como es lógico, en Inglaterra no se tiene registro de nosotros, al igual que aquí en Francia el registro de nuestra existencia se borró con la ejecución de Luis XVI.
Nosotros usábamos aquellos nombres en la corte, sin embargo, al no ser humanos, nosotros pertenecíamos realmente a otra corte oculta y solo existente para los seres con vida eterna, “La Real Mascarada”. Y como tú sabes, una mascarada es un baile donde se tiene el rostro oculto, y en ella también nosotros usamos nombres falsos con los que nos identificamos en aquella corte, y lo que pasa en ella es lo único que da validez y reconocimiento, no importa si fueses el Rey, tu cargo allí no tiene importancia, solo el poder que tienen las familias. La de Kamijo es la familia Rose, la más poderosa entre todas las grandes familias, seguida de la familia Gardeny. Ellos son las únicas dos familias que en realidad pueden ejercer un título noble, el de Príncipes. Ahora, es imposible el de rey, puesto que para eso se necesitaba un matrimonio entre estas dos, pero como sabes, tu nombre no es Rose Gardeny, simplemente es Rose. Y esto se debe a que Kamijo y la heredera de la otra familia, jamás se unieron.
Para eso son nuestros títulos, son los que nos identifican en la corte real, que siempre es manejada como una mascarada. Pero también hay una regla de que entre esos títulos falsos, no se ocupan el de “Príncipe” y “Princesa” si no se trata del matrimonio, o los herederos de la verdadera realeza.
Jazmine, mostraba una cara con leve gesto de sorpresa e ilusión, si solo las familias Rose y Gardeny podían ejercer un cargo noble, eso convertía a Jazmine en una princesa de verdad, a pesar de que la razón de porque Hizaki y Kamijo le decían así era solo de cariño.
-Entonces, ¿Mamá y papá no me dicen princesa porque ellos quieren?
-Ellos te llaman así antes del intercambio, así que te llaman de esta forma porque ellos quieren, sin considerar el título de Kamijo.
-¡Qué bien!, ¿y quién es el príncipe o la princesa de los Gardeny?
-Solo podría contestarte que es una princesa, hija única por lo que sé, pero no soy de mucha importancia dentro de la mascarada, solo soy un simple noble sin título en ella, como la gran mayoría de los miembros de sangre pura. La verdad es que no la he visto nunca, pero he escuchado entre los nobles de los Gardeny y Rose, que es muy hermosa, de una piel sumamente blanca, y que sus ojos y su cabello hacen resaltar mutuamente su color.
-Quizá la Princesa Gardeny sea un ángel como mamá.
-Eso no lo sé, pero tal vez tiene una belleza otorgada por uno, como Hizaki, You y tú.- Masashise sonrojó un poco al decir eso de Jazmine, pero de inmediato recordó sus modales y que debían comenzar la clase.
-¿Enserio crees que soy una linda princesa?
-Sí, eres muy linda y tierna por dentro y por fuera, pero es hora de comenzar tu lección.- dijo tomando nuevamente su libro y abriéndolo en unas páginas un poco más avanzadas de la mitad.
-Masashi- dijo Jazmine con una voz un poco más tenue -¿Podríamos hacer algo diferente hoy?
-¿Cómo qué?
-¿Me contarías una historia?
-¿Una historia? Me parece bien, pero preferiría que lo hicieras tú.
-¿Enserio? De acuerdo, ¿De qué te gustaría que tratara?
-Estaría bien si fuese do lo que tú quisieras, quizá de lo que más te gusta.
-La magia. Sin duda la magia y la mitología es algo que me apasiona mucho. Siempre me han gustado historias de hechiceros, brujas y seres fantásticos.
-De acuerdo, puedes comenzar princesa.
-Veamos. En un bosque, oculto entre una muy delgada neblina, se hallaba un lago, del que siempre se mantenía lleno por medio de una cascada, de la que detrás, se encontraba una pequeña cueva. Dentro de ella, habitaba una chica de piel, vestido y un largo y lacio cabello blanco. Sus ojos eran de un color rosa brillante, y sus parpados estaban ligeramente pintados de un color lila. Su nombre Janea, a ella le fascinaba pintar, siempre pintaba sobre el agua que caía de la cascada frente a la entrada de su cueva, usando tan solo un pincel plateado, hecho de un tallo de rosa azul, una esmeralda color celeste y el cabello de una sirena. Sus pinturas eran increíbles, ya que la esmeralda celeste solo se obtenía haciéndola con magia con una esmeralda común en un ritual bajo la luna llena, poseía poderes mágicos, do los que si tocaba su pintura con ella, podía hacer que la imagen se moviera o incluso sacarla de la obra, pero al poco tiempo se desvanecería, pero lo más impresionante de la magia de ese pincel, es que ella solo necesitaba pintar un personaje sin rostro, y tocar su cabeza con su dedo para transformarse en aquel personaje. Y solo ella era capaz de entrar por sí sola o meter a más gente a una pintura, ya que ella era una hechicera.
Un día, ella estaba pintando tres capullos cerrados, de los que parecían asomarse tres pequeñas chicas de las que apenas se notaban unas pequeñas alas. Janea, estaba a punto de terminar, pero se detuvo y se alejó un par de metros. Unos segundos después, dos seres atravesaron el agua de la cascada entrando a la cueva, sin dañar la pintura. Un par de sirenas de cabello rizado, habían entrado en la cueva. Una de ellas era rubia, de ojos avellana, y su cola y una tela que cubría su pecho eran de un rojo oscuro. Mientras que la otra de cabello castaño y brillantes ojos ámbar, mostraba una cola violeta y una tela que cubría su pecho del mismo color. Sus nombres eran Angeline y Virginia. Angeline, la de cabello rubio le preguntó que hacía. Janea, terminó de pintar su obra, y dijo: -¿Alguna vez han querido alas en lugar de sus aletas?
Ambas se miraron extrañadas ante la pregunta, y Virginia preguntó: -¿Qué planeas esta vez?
Janea, no contestó, solo guió las manos de ambas a su vestido y a los rostros sin dibujar de las tres pequeñas chicas de la pintura, finalmente ella toco la cabeza de la tercer chica escondida en los capullos. Y las tres entraron a la pintura. Angeline, abrió completamente el capullo, que se había vuelto tangible, dejando ver a una criatura pequeña que aun usaba aquella prenda de color rojo que cubría su pecho, pero su aleta había desaparecido, dejando ver unas pequeñas y delicadas piernas cubiertas por una falda que hacía juego con el otro accesorio superior. De igual forma, Virginia salió de su capullo con la misma apariencia que su hermana, solo que el color de su vestimenta era violeta. Ambas se admiraban desde la flor en la que estaban paradas, admirando sorprendidas las pequeñas alas que las dos habían adquirido, Cuando Janea, con su mismo atuendo salió del tercer capullo, también con unas alas. Las tres comenzaron a revolotear en el pequeño campo, cuando Angeline se dejó caer sobre un pétalo de una flor azul. Janea, le preguntó por qué había parado de volar tan repentinamente. Cuando Angeline, le respondió que le gustaría que algo aún más emocionante pasara, entonces Janea, sacó de su manga su pincel y dibujó a un enorme gato negro, que parecía estar enojado. Virginia y Angeline, la miraron extrañadas, y cuando Janea lo termino, salió huyendo en dirección contraria a toda prisa, y unos segundos después, ambas comprendieron el porqué. El gato las miraba con odio y se había puesto en una posición para cazarlas. Y ambas dieron un grito al ver lo que el animal planeaba hacerles, y volaron a toda prisa siguiendo a Janea.

Jazmine, continúo contando la historia por un muy largo rato, dejando a Masashiimpresionado por la facilidad de relatar una historia sin muchos problemas para imaginarla, ya que ella la relataba tan fácilmente que parecía que solo estaba leyendo un libro.
-Princesa, - interrumpió él cuando Jazmine tomó un pequeño respiro -¿Todo eso lo haz imaginado tú?
-Sí, me gustan mucho las historias, pero esta no la imagine en este momento, fue un sueño que tuve hace unas noches.
-Estoy muy impresionado, ya que, a pesar de que ya te hubieras imaginado la historia desde un tiempo atrás, la manera en la que la relatas y como seleccionas y acomodas tus palabras, con las pausas en el momento adecuado, me tiene muy sorprendido. Es algo que nunca, en mis varios siglos de existencia, había visto en una persona.
-Muchas gracias Masashi, es algo que me alegra mucho viniendo de alguien que tiene un vocabulario como el tuyo. Y creo que nunca te he dicho cuanto me agrada que tengas una respuesta para todo, y que siempre quieras dejar tus ideas tan claro como te sea posible.
-¿En verdad? En lo personal a mí me molesta, ya que nunca puedo dar una respuesta realmente breve, y muchas veces llego a tocar muchos temas fuera del principal, siempre suele ocurrirme esto en cada conversación que tengo.
-De hecho, lo has vuelto a hacer- dijo con una ligera risita.
-Lo sé, creo que deberías actuar como mi traductora.
-Quizá lo sea, será cuestión de que yo participe casi en todas tus conversaciones.
-Estoy muy de acuerdo, además creo, que incluso a tu corta edad, eres la que mejor entiende mi sentido del humor.
-No es necesario entenderlo, sino conectarlo a la conversación. Y si quieres que en verdad te ayude a darte entender con los demás, no me molestaría en lo absoluto. Me divierte mucho escuchar tus anécdotas.
En realidad, me gustaría mucho, yo también gozo de tu compañía, pero por desgracia nuestra clase terminó. -dijo volteando a ver el reloj que había en la esquina de la habitación – Pero, ya que te gustan tanto las historias, ¿Qué te parece si cambio un poco el desarrollo de las clases?
-¿A qué te refieres con eso?
-Me refiero que, en lugar de solo mostrarte las distintas obras literarias, y la forma en que están escritas, me gustaría que comenzaras a desarrollar un escrito propio, en el que demuestres tu propio estilo.
-¡Me encantaría! He creado varias historias, pero solo las he imaginado de manera breve, jamás las había desarrollado.
-Excelente, eso te permitirá, además de evaluar las diferentes formas de escribir, practicar y desarrollar más tu lenguaje, pero aún deberás cumplir con tus lecturas obligatorias y tus ejercicios de ortografía y caligrafía.
-Por supuesto Masashi.
-Una cosa más, por muy fácil que sea para ti desarrollar una historia, debes de recordar, que es más difícil plasmarla en un escrito de una manera en que se comprenda con facilidad.
-Claro, reconozco la diferencia entre relatarlo oralmente y de una manera escrita. Pero, dudo que se me complique tanto el escribir mi historia teniendo a un profesor tan bueno como tú.
-Muchas gracias princesa. Cambiando de tema, casi es hora de le cena, mejor dirijámonos al comedor. Los pasillos de Versalles no son nada pequeños que digamos.
-bastaría uno de ellos como para construir una calle de París, es muy lógico que por capricho de un palacio así se haya desatado la revolución.
-Tienes mucha razón, l0s gobernantes de ese tiempo debieron haber por lo menos considerado las necesidades del pueblo. Pero quien soy yo para juzgar eso, he sido un noble y vivido en Versalles desde su construcción.
-Por mucho que hubieras intentado cambiar los pensamientos aristócratas, habría sido inútil convencerlos, pues pensarían que el poder que ellos tenían bastaría como para enfrentarse al pueblo. La caída de la nobleza era inevitable. Pero de igual forma con o sin guerra tú no te verías afectado, al igual que los demás.
-Tienes razón. –le dijo poniéndose de pié, ofreciéndole una mano a Jazmine para levantarla de su asiento. –Por cierto, ¿Ya has decidido de qué manera quieres celebrar tu cumpleaños?
-Creo que sí. Me gustaría que fuera como el día en que presentamos a Pii a los demás. Me gustaría que uno de nosotros tocara un instrumento, mientras otros conversan o bailan.
-Siento que sería algo un poco complejo, ya que en este lugar somos solo siete, y sería algo demasiado pequeño. Princesa, ¿Os estaréis conforme con una fiesta de té nocturna?
-Por favor Masashi, no es necesario usar ese lenguaje tan formal porque me he enterado de mi verdadero título. Preferiría seguir una conversación más normal sin la necesidad de emplear el “usted” en ella. Y acerca de una sencilla fiesta de té, bajo la luz de una brillante e incompleta luna, me parece una idea magnifica. Y aún más, conservando un poco de la idea inicial, con un poco de música, lo que me lleva a la siguiente pregunta, Masashi. La noche en la que llegué aquí, vi como solo con un simple movimiento de la mano, creaste una melodía de la nada. ¿Cómo lo hiciste?
-Verás, nosotros, los nobles de sangre pura, poseemos ciertas habilidades. Muchas físicas y otras psicológicas, y en algunos otros, poseen una habilidad que requiera de las dos. Como es el caso de Teru, él, aunque es algo común entre los vampiros, posee una velocidad, agilidad y fuerza increíble, pero no como la que cualquier ser de la noche posea, el sobrepasa los niveles normales de esto. Quiero decir que, él es cien veces más rápido, ágil y fuerte que un vampiro común. Todo lo contrario que tu madre, quien puede controlar la mente de los demás a su conveniencia, una habilidad muy peligrosa si se le otorga a la persona equivocada, pero conociendo a tu madre, a pesar de que tuvo que aprender a controlarla, dudo que la haya usado alguna vez. You es un caso un poco menos común, inclusive podría decirse raro, ya que pertenece junto conmigo, a ese pequeño grupo que es capaz controlar al mismo tiempo la habilidad psicológica y la física. Dentro de esta clasificación, como ya mencioné, su habilidad es algo que no es nada común, ella es curandera. Puede controlar las energías de ella y la de los demás para reparar un daño.
-Pero en ese caso ¿Por qué no ha curado su propia alergia a los animales? ¿Por qué necesita un medicamento?
-Es un muy buen punto, pero es porque el daño que a ella le provoca es demasiado superficial, su piel solo se irrita y le pica, solo necesita algo que lo quite, y con lo que ella usa ahora como perfume, se le suma a su habilidad, y neutraliza la consecuencia con la solución, por eso ella ahora puede tocar a Pii, siempre y cuando lo lleve puesto.
Pero como siempre, me desvié de lo principal. Verás, la habilidad que yo tengo es que, puedo hacer que algunos pensamientos que tengo, puedo hacerlos físicos con la energía que yo tengo, siempre y cuando haya algo que represente y permita realizar lo que deseo. Por ejemplo, - Dijo mientras pasaban por una de las grandes ventanas, mirando hacia el exterior. –mira esa nube grande frente a la luna, y mira lo que puedo hacer con ella.
Ambos se detuvieron, solo observando a la nube, que en ese momento se apreciaba a un gris oscuro y plateado. Los ojos de Masashi, se tornaron de un escarlata brillante. Él, levantó ligeramente la mano, y la giró un poco, unos segundos después, la nube comenzó a comprimirse un poco, formando lo que parecía un gris capullo de rosa, el cual comenzó a abrirse y a brillar en la contra luz plateada de la luna.
Jazmine, estaba asombrada, era una habilidad increíble, el poder controlar así un objeto, o manipular el lugar con solo tener una representación, era algo sumamente útil, y en alguna ocasión, divertido. Esa noche en que Jazmine llegó, había una imagen de unos violines, quizá Masashilos había hecho tocar una melodía dentro de la pintura, pero el sonido que hacían, era escuchado.

Cuando ambos llegaron al comedor, notaron que aún era temprano, ya que solo estaban Teru y You acomodando la mesa y charlando, poco después llegaron riendo Yuki y Hizaki, quienes traían la comida a la mesa.
-Deja que te ayude. –le dijo Masashia Hizaki quien traía un par de platos con ensalada y pasta.
-Muchas gracias Masashi.
-Sé que es lo que quiere Jazmine en su cumpleaños, hablaremos después de la cena.
-De acuerdo, les diré a los demás que vayamos a la biblioteca a hablar de esto.
Masashiasintió y acomodó también la mesa. Jazmine, también decidió ayudar a You y Teru.
Cuando todo estuvo listo, tomaron asiento cada quien en el lugar que era costumbre y comenzaron a servirse.
-Mamá, donde está papá – preguntó Jazmine.
-Hace unas horas estábamos paseando por los jardines y él encontró algo en ellos, es probable que aún esté tratando ese asunto. Sin embargo, no podemos decirte de que se trata en este momento.
-Bien. Podré esperar.
Unos segundos después, apareció Kamijo con un traje diferente al que llevaba en la tarde. No era su habitual saco rojo, este era de color azul oscuro con adornos en bronce.
-Buenas noches. –saludó cordialmente al tomar asiento.
-Buenas noches Kamijo, - le respondió Hizaki. -¿Ya te encargaste del asunto?
-Ya está listo.
Masashiy Jazmine, los miraban extrañados, parecía que se habían perdido de mucho en tan solo una clase. Sin embargo, decidieron no hablar de eso, y después de las últimas palabras de Kamijo, no se habló de nada más, hasta después de levantarse y que Hizaki llevara a Jazmine a su habitación deseándole las buenas noches.


espero le esté gustando y onegai dejenme sus comentarios
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:23, editado 2 veces (Razón : color de letra)
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por saki_gloom el Vie 19 Jul - 3:15

es hermoso...saki en la luz?...aun estoy confundida pero tengo algunas ideas, primero quiero ver como se desarrolla la historia para ver si mis ideas concuerdan...muero por el siguiente capitulo hasta el otro
KISU :Kisses: 
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Vie 19 Jul - 13:56

El Talento de Jazmine
7


Ya en una de las tantas salas del palacio, los seis adultos tomaron asiento.
-No gusto de ser entrometido, pero ¿podrían explicarme el “asunto” del que están hablando? – Pregunto Masashiinclinándose ligeramente hacia atrás.
-No hay razón para llamarte a ti mismo de esa forma, ya que como sea te lo diremos. – Dijo Kamijo con la normalidad de siempre. – Como sabes, encontramos algo en los jardines, que podría ser un muy buen regalo para Jazmine. Un caballo blanco.
-Kamijo se ha encargado de él toda la tarde. – Dijo Hizaki alegre. - No sé cómo un caballo así de hermoso pudo llegar aquí, y parece estar entrenado. Será el regalo perfecto para mi princesa.
-Me parece una magnífica idea. – Comentó Masashial enterarse de la sorpresa. – Precisamente de Jazmine quería hablarles. Al terminar la clase, me ha contado lo que ella desea para festejarla. Quiere solo una fiesta de té nocturna.
-Masashi, ¿podrías explicar un poco mejor la idea? – Le preguntó You, quien como era de esperarse, estaba junto a Yuki.
-Por supuesto. Quiero asegurar que recuerdas aquella tarde en la que le dijimos nuestro secreto a Jazmine.
-Cómo olvidarla, fue una hermosa tarde.
-Lo que he entendido que ella desea, es que simplemente quiere tomar el té, escuchar música y bailar. Con esta escena tan solo iluminada con la luz de la luna.
-¡Masashi! - exclamó Teru. – ¡es una magnífica idea! Inclusive con ella podríamos disfrutarla en nuestra verdadera forma.
-Muchas gracias, pero me parecería aún más hermoso si se le diese el nombre de “La Noche de la Belleza” donde se expongan nuestras habilidades talentos. Por medio de nuestro poder y nuestras expresiones.
-Creo entender tu idea, Masashi, - dijo Hizaki. – Pero creo que para eso también deberíamos de conocer las habilidades de mi princesa, para que pueda divertirse utilizando también su nueva forma.
-El problema, querida, - intervino Kamijo. – es que en el tiempo en el que le he enseñado a Jazmine a controlar su otra forma, no he encontrado alguna habilidad física o psicológica en ella. No sé qué es lo ella pueda hacer.
-Quizá esto pueda ser un problema algo grande, - -pensó You en voz alta dirigiéndose a los demás. –pero, ya que la noche sacará no solo ese tipo de talentos creo saber algo que ayudaría un poco a la situación.
-¿Qué es lo que piensas You? – Comentó Yuki, quien no había dicho ni una sola palabra desde la cena.
-Les explicaré. En muchas ocasiones he estado en la habitación de Jazmine para arreglarla, y muchas veces la he visto quedarse mucho tiempo observando varios objetos y comparándolos, colocándolos en una luz distinta. Y a mi parecer, parece tener una atracción el color; quizá relacionado con el arte.
-La pintura. –dijo Masashien un ligero tono de alegría. – Ella en su lección de hoy, me ha contado una pequeña historia en la que el personaje principal era una hechicera, y podía controlar lo que ella pintaba. Quiero pensar que esto quiere decir que lo que ella más disfruta es la pintura y la escritura. No sé si esto tenga que ver con lo que como un vampiro pueda hacer, pero sí como humano.
-Creo que estos eran los últimos talentos que faltaban con los Rose. –Comentó Teru. – Yuki y Hizaki se expresan en la danza, You se expresa en la música que por cierto, siempre te lo digo, pero cantas hermoso; Masashise expresa en la poesía y tú Kamijo te expresabas tan alegremente cuando solías cabalgar antes de que la nobleza dejara Francia.
-El asunto sería comprobar si eso es lo que le gusta, pero sin que ella lo sepa para que podamos sorprenderla con algo. – Concluyó Hizaki.
-Yo me encargaré de eso si me lo permites Hizaki- se ofreció Masashi.
Ella simplemente asintió y se volvió hacia Kamijo, quien estaba sentada a su izquierda, y le dijo:
-Kamijo, tú debes de averiguar qué es lo que es capaz de hacer Jazmine. Tiene nuestra sangre, y la de Elizabeth, podría tener una habilidad como la mía o como la tuya. Además, nunca supimos cuál pudo haber sido la de Elizabeth. Sabes que hay poderes más difíciles de controlar que otros.
-Yo solo espero que no haberle transmitido la mía. No es muy divertido que con tus manos quemes algo o lo congeles por accidente.
-Kamijo, - intervino You. – Masashiha afirmado que Jazmine es excepcionalmente inteligente y hábil. Además, contigo mostrándole como controlarlo creo que no habría accidentes como cuando tú y yo éramos niños.
-Ha si, lo recuerdo, aún me lamento el haber quemado tu rosal en el que tanto habías trabajado.
-Déjalo, tenías solo seis años cuando ocurrió, con eso por lo menos descubriste que no solo podías congelar mis flores.
Todos mostraron una pequeña carcajada ante la historia. De la que Kamijo comenzó a tomar como un pequeño juego, encendiendo una flama sobre la palma de su mano, la cual fue arrebatada por Yuki al otro lado de la habitación.
-Kamijo, no deberías hacer eso aquí dentro.
-Discúlpame Yuki. Sin embargo, si enserio no debería hacerlo, entonces dime el por qué no has absorbido la llama.
-¿Y por qué no usarla para calentar de nuevo mi té? – dijo señalando una de las finas tazas de la mesita.

Pasaron una hora hablando de los problemas que había causado el que Kamijo desconociera sus habilidades, y cómo You siempre terminaba siendo la víctima. Y luego todos se despidieron a descansar. Sin embargo, Masashi, en cuanto se aseguró de que todos estaban en sus habitaciones, se dirigió a la habitación donde ella estaría con Kamijo en sus lecciones de piano.

Al día siguiente, Jazmine, se dirigió a la sala de música, sin embargo, su padre no estaba allí. Lo que era extraño, considerando que acababa de verlo en el desayuno.
Ella se sentó en el banquillo para esperarlo, pero unos segundos después, vio al fondo de la sala un lienzo en blanco y algunas pinturas. Ella no recordaba que alguno de esos objetos estuviese allí el día anterior cuando estuvo con You y Masashien la sala, y si le pertenecía a alguien, quizá habría dicho algo al respecto. Así que se puso de pié, y se sintió en la libertad de trabajar en el. Se quedó viéndolo algunos segundos, y unos momentos tomó el pincel y comenzó a pintar.
Parecía sumamente concentrada en cada pincelada que hacía, mientras sin darse cuenta, Kamijo, había entrado silenciosamente a la habitación, tan solo observándola desde lejos, y dejándola pintar hasta que terminó. Entonces se alejó de la puerta para simular que había entrado en ese momento a la habitación.
-Disculpa el retraso, debía encargarme de un asunto.
-No hay ningún problema. Estoy lista para la lección de hoy.
-De acuerdo, entonces comencemos.
Jazmine asintió y se aproximó a Kamijo, tomando asiento junto a el sobre el banquillo frente al piano negro.
Al terminar la lección, Teru quien pasaba por allí, se ofreció a llevarla al jardín de rosas fuera del palacio, mientras que Kamijo se había quedado en la sala con la excusa de arreglarla un poco. Entonces se acercó a la pintura que había hecho Jazmine, en la que se apreciaba el mismo jardín a la que Teru la estaba acompañando, pero el que se hallaba plasmado en el lienzo, era oscuro y alumbrado por la luz de una luna llena. Era la viva imagen del escenario de la noche en la que se había convertido en un miembro de la familia.
Kamijo, estaba impresionado por la rapidez y la agilidad con la que su hija había plasmado esa imagen ya que solo había estado retrasado realmente no más de una hora, y estuvo casi el mismo tiempo observando a Jazmine desde la puerta.
-Parece que estábamos en lo cierto, en verdad ella es una artista.
-Me imaginé que solo tú podrías haber pensado en un método como este para comprobarlo Masashi.
-Agradezco tú reconocimiento, Kamijo.
-El que ella posea un talento como este podría estar ligado como en muchos casos con su habilidad. Muy probablemente tenga que ver con alguna psicológica, aunque podría llegar a ser como el caso de Hizaki, que ella danza sin que el poder controlar a las personas entre en el asunto.
-Sin embargo, Kamijo, la tuya es una habilidad física y está ligada con el que la equitación se te dé naturalmente ya que requiere un esfuerzo de este tipo.
-Tienes razón Masashi, pero, esta pintura puede quizá darme una pista de cómo hallarlo con mayor facilidad.
-Jazmine, pudo haber pintado aquella escena de día, que es como mayormente puede verla, sin embargo, ella ha escogido hacerlo de noche.
-Siento envidia de tu razonamiento y forma tan creativa de ver las cosas, pero te pediré el favor de dejarme solo unos minutos para ver si podría darme una pista un poco más certera.
-Por supuesto.
Masashi, sin decir nada más, se alejó, y se dirigió a donde todos. Mientras tanto, Kamijo se acercaba a la pintura, examinándola, y buscando alguna pequeña pista con la ayuda de lo que le había dicho Masashi.
-Mi princesa. Masashiprobablemente está en lo correcto, ¿por qué la has pintado de noche? ¿Cuál es su diferencia con pintarla en el día?
La luna es tan brillante, parece como un segundo sol, uno plateado. Creo que lo tengo, el sol manda en el día, pero la luna es el sol de la noche, en donde se juntan la luz y la oscuridad. Espero estar en lo cierto con mi teoría.

Kamijo la apreció una vez más, y se fue con los demás.
Ya en la tarde, Kamijo y Jazmine estaban listos para dar inicio a su práctica, sin embargo, Kamijo no la había llevado a donde era costumbre ni a la hora de siempre, si no que la había llevado al Salón de los Espejos algunos minutos antes de que se pusiera el sol.
-Padre, ¿por qué hemos venido aquí?
-Mi princesa, ¿desde cuándo has comenzado a llamarme “padre”?
-En mis lecciones con Masashihe aprendido que en varias obras, el decirlo así es señal de modales, buena educación y respeto. Pero el llamarte así, no significa que me halla distanciado del como era antes de hacerlo.
-Parece ser que tú eres la única que realmente logra comprender a la perfección lo que Masashidice. Está bien, puedes decirme como lo desees. Y, respecto a tú pregunta, tengo planeado comprobar algo aquí.
Jazmine sin decir más aceptó.
-Bien mi princesa, comencemos como siempre. Creo que ya has dominado el transformarte por tu voluntad cuando quieras.
Jazmine solo asintió, y poco a poco sin ningún esfuerzo su cabello se volvía más rubio hasta llegar a un color parecido al que tenía Teru diariamente. Y al no necesitar de una visión tan desarrollada, dejó sus ojos en el mismo color esmeralda de siempre.
-Estoy lista padre, ¿qué quieres que haga?
-Quiero que concentres tu energía en los cristales de aquel candelabro – dijo mientras señalaba al techo uno de ellos.
Jazmine no entendía que era lo que él pretendía que hiciera, pero no dijo nada y solo se concentró en observar aquellos cristales. Observaba como la ligera luz que los alcanzaba iluminaba pequeños rincones en el techo, y algunos arcoíris. Cuando por fin comenzó a concentrar su energía en el, solo lograba pensar en lo que los cristales hacían con la luz, y en que ella quería ver aún más, quería que esos colores iluminaran el lugar, pero sería algo podría decirse imposible, ya que la luz necesaria jamás llegaría de tal forma que pudiera hacer eso. Sin embargo, aquellas pequeñas luces en el techo comenzaron a moverse poco a poco. Jazmine jamás había visto que la luz de los rayos del sol se pudiese mover así, pero no le importó aquella imposibilidad, solo quería que fuera más grande y se dirigiera a alguno de los cristales. Ella se asombró de esto, pues parecía que lo que quería que hiciera la luz, esta le obedecía. Quiso comprobar esto y se dirigió al reflejo de luz más fuerte que había en el lugar, y lo comenzó a dirigir hacia el candelabro. Y, como si alguien apuntara hacia el con una luz, se llenó de ella, y los reflejos simples y de colores se hicieron más grandes y visibles. Ella dejó de concentrarse en lo que estaba pasando y las luces se apagaron y tomaron su aspecto de siempre. Miró a Kamijo, ambos sorprendidos.
-Padre, ¿tú también lo has visto?
-Sí, te he traído aquí para probar esto.
-No podremos comprobar si esto es lo que puedo hacer si no lo intento una vez más al menos.
Kamijo asintió, y ambos volvieron a ver a los cristales que eran apuntados por uno de los fuertes rayos del sol crepuscular. Esta vez, Jazmine tornó sus ojos del color rojo que solo ocupaba las noches de luna llena. En el rayo de luz, pudo verse aún más claramente e intenso que antes. Este, era dirigido hacia el cristal del centro que era más grande que los otros.
Tan pronto como lo tocó, la sección en la que ella y su padre estaban, fue iluminada en siete colores, y las pinturas del techo eran opacadas.
Jazmine parpadeó algunas veces mientras sus ojos retomaban su color verde de siempre.
-Parece que es cierto. Yo controlo la luz.
-Pero junto con la luz, mi princesa, también se controla la sombra.
-Tienes razón, pero la sombra se describe como la ausencia de la luz, no creo que pueda controlarla ahora.
-No hay ningún problema, nos basta por ahora el saber qué es lo que puedes hacer. Y creo que la luz que has utilizado también nos dice que es mejor que vallamos al comedor o la cocina si aún nos queda tiempo.
-Está bien. – Jazmine tomó los lados de su vestido color crema y avanzó hacia su padre quien tenía su brazo en la posición para que ella lo sujetara.
A la hora de la cena, no se mencionó nada sobre el asunto, ya que ella y su padre, habían acordado no hablar de ello hasta que Jazmine lo dominara por completo.
Pasaron un par de días después de que Jazmine había descubierto lo que era capaz de hacer. Ella le había rogado un par de veces a Kamijo que le ayudara, sin embargo, se negó, diciendo que cada tipo de habilidad es diferente y se controla dependiendo de quién se trate. Pero a Jazmine no le parecía excusa suficiente, después de todo, ella solo buscaba que le enseñara a nivelar la cantidad de energía que podía emitir.

Todos los días, ella se dedicaba, en su tiempo libre, a pintar y jugar con los espejos, moviendo la luz y aumentando o disminuyendo la intensidad de los rayos del sol o la luz de una vela. Pero en algunos casos, Jazmine tenía la necesidad de hacer brillar su cabello, y en algunos otros, sus ojos. Como sucedía cada que ella buscaba usar un espejo. Diciéndose a sí misma:
-Dicen que un vampiro no puede ver su reflejo, pero, a pesar de que mi cabello se vuelve más claro y mis ojos de color rojo, yo puedo verme.
No sé si es gracias a mi habilidad, o el hecho de que originalmente yo era humana. Pero no puedo evitar notar que cuando es solo mi cabello el que se transforma, mis ojos no se ven del mismo color de siempre. Pero, creo que debería dejar de preocuparme por eso y simplemente comenzar a practicar con las sombras.
Jazmine, llamó a su padre una última vez, esperando poder ayudarla a medir su límite, quien esta vez accedió.
En la habitación de Jazmine, las ventanas estaban completamente cubiertas por sus finas cortinas y no se podía percibir luz alguna hasta que Kamijo, de la palma de su mano, dejo ver una pequeña flama, que encendió una de las velas de la habitación.
-Mi princesa, ¿ya estas lista?
-Si padre.
Jazmine, acercó su mano a la vela, e hiso un movimiento como si tomara algo de su flama. Abrió la palma de su mano, y en ella podía verse la luz pura y sin calor de la vela.
-Lo haz dominado muy rápido mi princesa.
-Muchas gracias padre. ¿Qué necesitas que haga?
-Primero necesito ver que tanto eres capaz de encoger y agrandar esta luz, sin la necesidad de transformarte.
Jazmine asintió, y colocó sus manos en una posición paralela, y las abrió poco a poco hacia el frente, para que después dejara expandir la luz hasta cubrir por completo la habitación antes oscura.
Kamijo, con lo poco que podía lograr ver, confirmó que Jazmine, no se había transformado en lo absoluto. Ella, volvió a colocar sus manos en la posición paralela de antes, y la luz, se hizo aún más pequeña que cuando la había extraído de la vela, era apenas visible.
-Tienes un gran poder sobre la luz aún sin la necesidad de transformarte. Es muy impresionante.
-Gracias padre.
-Ahora quiero ver que tanto dominio tienes sobre las sombras.
-Por supuesto.- Jazmine estaba algo nerviosa por eso, las sombras eran algo un poco más difícil para ella, nunca había podido controlar alguna sin que su cabello se volviera más claro, pero siempre le alegraba el que este solo cambiara su color y no adquiriera brillo alguno, más parecía que ese fuese el cabello que solía tener a diario.
Ella, respiró hondo, se puso en la dirección de su sombra, y la señaló con su mano derecha, mientras el color de su cabello se aclaraba tanto como el de Teru.
Levantó levemente su muñeca y la sombra comenzó a moverse un poco hasta que una figura como la de Jazmine se puso de pié frente a ella. Acercó su mano izquierda a la derecha y las giró un poco, y la sombra tomó la forma de un pequeño conejo que empezó a saltar por la habitación hasta donde podía distinguirse de lo demás. Finalmente de acercó olisqueando a Kamijo, quien se agachó extendiendo su mano hacia la silueta y atravesándolo con se mano.
-Es increíble mi princesa. ¿Has podido contralar la luz al mismo tiempo que la sombra?
-No lo había intentado, pero creo que puedo hacerlo.
Jazmine acercó su mano nuevamente a la tenue luz de la vela y, al ver que no podía tomarla como antes, cambió el color de sus ojos que tenían un color verde azulado, diferente a como siempre, y se volvieron de un color rojo oscuro. Solo entonces logró tomar la luz, la colocó en el suelo con cuidado, y también le dio la forma de un conejo. Ambas siluetas se acercaron lentamente, pero al tocarse lo que se distinguía como la nariz, se produjo una luz negra que apagó la de la vela, dejándolos en completa oscuridad. Cuando Kamijo volvió a encenderla vio el rostro de Jazmine apenas consiente quien había perdido el equilibrio e instintivamente había atrapado.
-¿Estás bien mi princesa?
-Sí, usé mucha energía ¿verdad?
-No, estaba perfectamente controlada hasta que la luz y la sombra se tocaron, eso debió de consumirla sin querer. Me alegra que estés bien.- le dijo abrasándola con cariño y delicadeza. –Tienes muy poca energía, aún para tu forma humana.
Kamijo la cargó a su cama, y la recostó con cuidado. Mordió su dedo índice del que se asomó una pequeña gota de sangre, y lo acercó a los labios de Jazmine.
-Tómala, te ayudará a recuperar un poco de tu energía, suficiente para que luego tomes de la luna.
Jazmine no dijo nada y simplemente lamió la pequeña gota roja. Se asombró de lo rápido que su cuerpo se recuperó.
-Discúlpame princesa, no debí pedirte eso.
-No importa, debíamos medir mis limites, solo fue un accidente, además ya se lo que no debo de hacer.
Jazmine se acercó a su padre y lo abrazó con fuerza, quien sin pensarlo le correspondió.
-Qué bueno que estabas aquí. Te quiero.
-Yo también mi niña. ¿Ya estas lista para ponerte de pie?
-Sí, gracias.
Jazmine se levantó de la cama, abrió las cortinas y ella y Kamijo, salieron de la habitación como si nada hubiera sucedido.


Saki pronto se va a ir aclarando tu baga idea por este capitulo, espero les vaya gustando
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:23, editado 1 vez
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por saki_gloom el Vie 19 Jul - 19:15

omfg  en efecto algunas se aclararon, pero otras desaparecieron dando espacio a otras mas, espero mas porque esto se esta poniendo mas que bueno :Banging:  hasta el otro
KISU :Kisses: 
avatar
saki_gloom
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 857
Rosas : 981
Fecha de inscripción : 15/02/2012
Edad : 18
Localización : El palacio de la rosa escarlata ~México~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Yuna Miaka Miwa el Lun 22 Jul - 13:00

waaaa.... por favor continua... esto se torna cada vez mas interesante x3 :jua: 
avatar
Yuna Miaka Miwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 341
Rosas : 429
Fecha de inscripción : 15/01/2013
Edad : 20
Localización : mexico

Ver perfil de usuario http://profile.ameba.jp/yunaaika1/

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Lily el Mar 23 Jul - 20:02

Me encanta tu fic, es perfecto. Continua pronto, esto se torna muuuuy interesante :asd: 
avatar
Lily
Pequeña Rosa
Pequeña Rosa

Mensajes : 15
Rosas : 24
Fecha de inscripción : 10/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Mar 23 Jul - 22:06

princess muchas gracias, sigo escribiendo ese capitulo y en cuanto lo acabe lo publico
:Flower_For_You: 
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Yuna Miaka Miwa el Miér 24 Jul - 11:04

Ok... esperare con muchisimas ansias el capitulo ^_^
avatar
Yuna Miaka Miwa
Rosa casi experta
Rosa casi experta

Mensajes : 341
Rosas : 429
Fecha de inscripción : 15/01/2013
Edad : 20
Localización : mexico

Ver perfil de usuario http://profile.ameba.jp/yunaaika1/

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Eternal Rose el Lun 29 Jul - 18:54

Oh, me encanta este fic... la narracion te quedo muy bien!!
espero con ansias el proximo cap. n.n
avatar
Eternal Rose
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 667
Rosas : 782
Fecha de inscripción : 29/04/2012
Edad : 19
Localización : Perdida en algun lugar muy lejano...mi mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Shizuka Miwa (Queena) el Dom 25 Ago - 15:21

disculpenme por no publicar este capitulo desde el mes pasado XD parece que nos vamos a tardar un buen rato con esta historia pero aqui esta el siguiente, Saki, en este capitulo se aclararán tus dudas

El Regalo de Jazmine
8


Ese mismo día después de la cena, Jazmine y Kamijo se apartaron de los demás y, cuando se aseguraron de que no había nadie cerca que pudiera escuchar comenzaron a hablar.
-¿Cómo te sientes mi princesa?
-Estoy bien, no necesité mucho para recuperarme. No te preocupes, me siento como en la mañana.
-¿Segura?
-Sí padre, enserio me siento bien.
-De acuerdo mi niña, pero en ese caso debes de practicar, pero solo por las noches con la luna en una buena posición.
Jazmine asintió - ¿Y qué hay de la sombra? ¿Cuándo podré dominarla?
-Eso ya depende de ti, aunque ya me has demostrado que puedes controlar las dos al mismo tiempo aún no puedes dominar muy bien la energía de las dos.
-En ese caso es imposible juntar a la luz y la sombra.
-No, no es imposible, ya que coexisten dentro de ti, de lo contrario tú no tendrías el dominio de ninguna habilidad.
-Padre, pero la luz y la sombra son demasiado diferentes, nunca pueden combinarse, siempre estarán separadas.
-Pero siempre hay un intermedio, la luz necesita de algo que la proyecte en la sombra, y la sombra algo que la proyecte en la luz, debe de haber algo que pueda juntarlas en uno solo.
-Pero, para ti es imposible juntar tus dos habilidades, no puedes tocar al fuego con el hielo ni al hielo con el fuego.
-Aun así, yo soy el intermediario, y de hecho cualquier objeto, puedo congelarlo y quemarlo, tal vez no sea tan directo, pero de cualquier forma están juntos.
Jazmine no parecía entender la forma en la que su padre se lo había explicado, sin embargo, ella solo asintió, y le dio un beso de buenas noches.
Ya en su habitación, se encontraba recostada sobre su cama, con la ventana dejando entrar la luz de la noche. Solo se encontraba mirando al espejo, viendo el reflejo de la luz de la luna. En eso, aburrida, se dirigió haca este, y puso la mano con la palma hacia arriba unos centímetros del suelo, la levantó sin girarla y cerró las grandes cortinas. Dentro de la oscuridad de su cuarto, podía apreciarse la pequeña esfera de luz que tenía en la palma de su mano. Se sentó en el borde de su cama, y con su mano derecha, loa cubrió por un instante y un segundo después, pudo verse como la luz tenía la figura de un pequeño pajarito. Este empezó a revolotear por toda la habitación, y se detuvo frente al espejo. Parecía que sentía fuera real, y se miraba a sí mismo con curiosidad frente al espejo. Jazmine lo miraba enternecida, y se acercó un poco más para verlo mejor, pero al ponerse de pié, la “sombra” de la luz reflejada sobre el suelo no parecía una simple mancha blanca, sino que tenía una forma humana. La de una chica con un vestido. Como si alguien estuviese parada frente al espejo.
Jazmine, se colocó de frente a este, mientras el pajarito se hacía hacia atrás para dejarla pasar. Observó con mucha atención su figura, manteniéndola en su mente. Entonces se dio la vuelta para ver la misma forma opaca y oscura que veía en el espejo.
Que algo con una forma completamente diferente tuviera el mismo aspecto que Jazmine era completamente ilógico.
-¿Cómo es que tenemos una sombra igual?
-Quizá porque tú me trajiste aquí.
Jazmine retrocedió unos pasos alejándose de aquella criatura, muy sorprendida.
-¿Puedes hablar?
-No creo que esté hablando, si lo intento es probable que se escuche como el canto de cualquier pájaro común. Simplemente estoy pensando.
-Pero, puedes entenderme, y yo a ti.
-Por supuesto, te escucho fuerte y claro y comprendo completamente lo que dices
-¿Quién o qué eres realmente?
-No lo sé, pero recuerdo que una vez fui un conejo. Se te veía a ti y a mi padre ten felices.
-¿Tú eras el conejo que cree hace poco?
-Me recuerdo saltando de un lado a otro en esta misma habitación, y también vi a otra como yo frente a mí, pero era una sombra.
-¿Y por qué has llamado “padre” al mío?
-Tampoco lo sé, sentía que podía hacerlo, como si siempre lo hubiera llamado de esa forma, pero yo nací o por lo menos supe de mi existencia hasta hoy.
-Bueno, eso es lo que menos importa ahora. Y sigues sin contestar a mi primera pregunta, ¿Por qué tienes una silueta igual a la mía?
-Te he respondido que quizá sea porque tú me creaste, me refiero a que soy tu energía, tal vez una parte de ti.
-Creo que entiendo, y dime ¿Cómo te llamas?
-Fui creada por ti, soy tu luz, puedes llamarme como quieras.
-Pero, eres una luz, no deberías de pensar, solo existir y aun así lo haces, creo que hay algo especial en ti, eres diferente, debes de tener un pasado, una historia o algo así.
-Tienes razón, pero si es así, entonces no recuerdo nada, solo sé que soy luz, pero no sé por qué en sí yo existo.
-¿Y qué hay de la sombra? ¿Ella no sabe nada?
-Nunca he hablado con ella, pero podríamos preguntar.
Jazmine, de la potente sombre que se proyectaba gracias al pajarillo, creó otro, pero este, el contrario del de luz, era negro y no irradiaba un tenue brillo plateado, si no que estaba rodeado de una ligera neblina gris.
-¿Tú sabes qué es lo que es ella o cómo llegó aquí?
Pero la pequeña ave solo se le quedaba mirando con una expresión confundida Jazmine, solo parecí imitarla, y no decía absolutamente nada.
-Jazmine, no creo que vaya a decirnos nada, ni siquiera parece ser curiosa.
-Tienes razón, será mejor que vuelva a mí.
Jazmine hizo mover al ave hasta el suelo donde volvió a unirse a sus pies, viéndose de nuevo con su figura en el suelo.
-Parece que soy la única que puede hablar, y no recuerdo quien o que soy. Me gustaría que entonces tú me pusieras un nombre.
-Creo que será lo mejor. Aunque será extraño ponerle alguno a una parte de mí. Hace poco me encontré con una palabra, me gustó mucho como se escuchaba. Saki.
-Si suena lindo, me gusta.
-Intentaré encontrar su origen y lo que significa.
-Te lo agradezco mucho, y al parecer ahora mismo pasa de la media noche, quiere decir que ya es 28 de agosto, ¡Feliz cumpleaños!
-¡Es cierto! Ya es 28 de agosto, muchas gracias. Creo que lo mejor será que duerma un poco ya que hoy también será mi pequeña fiesta nocturna.
-Estoy de acuerdo, buenas noches Jazmine.
-Espera Saki, ahora que lo pienso, ¿Dónde dormirás tú?
-Bueno, soy básicamente luz, y no tengo la necesidad de hacerlo al igual que la necesidad de comer, simplemente tú me das la forma que desees, sin embargo, ya que también soy una parte de ti, yo descanso cuando tú lo haces, y aparezco cuando tú lo quieres.
-Entonces, tú duermes cuando yo lo haga, y estás conmigo siempre, ya que eres luz. Entonces ya sé donde puedes estar.
Jazmine, tomó la vela que estaba en una mesita junto al espejo y se sentó en el borde se su cama mientras Saki la seguía.
-Saki,- dijo colocando la vela en la pequeña mesita junto a su cama. – párate sobre la mecha de la vela por favor.
Ella voló para hacer lo que Jazmine le había pedido.
-Listo, puedes descansar sobre la vela para que seas su luz.
-Buena idea Jazmine.
-Buenas noches Saki.
-Buenas noches Jazmine.
En cuanto Jazmine cerró sus ojos, Saki plagó sus alas lo más que pudo, bajó la cabeza y también los cerró.

Ya en la mañana, Jazmine despertó emocionada, ese día cumpliría 13 años, y sería la primera vez que ella festejara su cumpleaños en un palacio. Buscó en su armario algún lindo vestido que pudiese usar en ese día tan especial y unas lindas zapatillas que combinaran. Encontró un vestido precioso que no había usado nunca de color azul celeste con mangas cortas, con la falda inferior blanca t el cuello adornado por un moño también celeste. Con este, decidió ponerse unos lindos botines blancos con agujetas del mismo color.
Cepilló su hermoso y largo cabello rubio, adornándolo con una cinta blanca, que en un moño unía dos delgados mechones a los lados de su cabeza.
-Saki, despierta.
La luz sobre la mecha de la vela se movió cuando Jazmine la llamó, asomando una pequeña cabeza y poco después desplegando unas luminosas alas plateadas.
-¿Estabas dormida?
-No precisamente, soy la luz que tú puedes controlar, solo atiendo a tú llamado.
-Para mí no eres simplemente luz, ere una amiga.
-Gracias, creo que para mí también lo eres, por cierto, te vez muy linda.
-¿Enserio? Gracias. ¿Puedo pedirte un favor?
-No es necesario que me lo preguntes.
-Lo sé, pero de igual forma quería decirte que me gustaría que hoy estuvieras escondida durante el día para presentarte en la fiesta de esta noche.
¬-Pero quiero estar contigo también todo el día. ¿Puedo acompañarte a escondidas?
-¿Estás segura de que no te verán?
-Claro, recuerda que puedes darme la forma que desees y yo puedo tomar la forma que yo misma desee.
-¿Te puedes transformar sin que yo lo quiera?
-Por supuesto, - La pequeña ave brilló un poco más y al final se dejó ver con la apariencia de una mariposa plateada – solo puedo cambiar siempre y cuando sea con la misma cantidad de luz que tú me proporcionaste. No puedo cambiar en algo más grande o pequeño si tú no me das o quitas luz. – Saki volvió a tomar su forma de un pequeño pajarillo.
-De acuerdo, entonces ven conmigo, solo te cuidado de que nadie te vea antes de que oscurezca.
-No te preocupes por mí, seré sigilosa.
Jazmine le sonrió y ambas salieron de la habitación. Saki volaba lo más cercano al techo que podía sin perderla de vista. Cuando llegaron al pasillo antes de bajar por las escaleras, se encontraron con Teru.
-¡Jazmine! Princesa, feliz cumpleaños linda. – La abrazó con ternura.
-¡Muchas gracias tío Teru!
-Escuché te gustaría una fiesta nocturna, que idea tan magnífica.
-De nuevo gracias tío.
Teru le sonrió aún más y dijo – Por cierto Jaze, te daré tu regalo luego, espero te vaya a gustar.
-Lo que sea que tú me des es perfecto.
-Me encanta que pienses así, vamos a desayunar, aunque aún es algo temprano, no sé si ya esté listo el desayuno.
-Yo espero que no, me encantaría ayudar.
-Mejor demos un paseo por el jardín, hasta donde yo sé tus padres se levantaron hace media hora. Regresemos a las 8:30
-Está bien, vayamos a la fuente, me fascina ver el palacio desde allí.
-Hoy lo que tú quieras. – Le ofreció cordialmente su brazo derecho, Jazmine lo aceptó con una sonrisa, pero antes de bajar agregó: - A propósito, te ves muy hermosa, un poco más linda de lo normal.
Jazmine se sonrojó un poco y sonriendo aún, ambos bajaron las escaleras y se dirigieron al jardín.
-Tío.
-Dime Jaze
-Siempre eres tan amable conmigo, mis padres, mi tía You, Masashiy Yuki, y hoy cuando me felicitaste me hizo ponerme a pensar en que si tú alguna vez, has llegado a odiar a alguien.
-Jaze me has sacado un extraño tema de repente, pero sí, he llegado a odiar. Aunque no a una persona en particular, más bien a un tipo de persona.
-¿De qué tipo?
-No me gusta quienes buscan el poder a cualquier costo o quienes ponen pretextos falsos para mandar. Tampoco me agradan quienes permanecen resentidos. Esa forma de pensar suele muchas veces lastimar a los demás.
-Entiendo, esas personalidades no son de tu agrado ya que pueden herir a alguien más.
-Precisamente
-Pero, si algo, hubiera ocurrido en aquella persona, que lo llevara a hacer así, ¿qué pensarías?
-Quizá podría perdonarla, dependiendo de quién se trate y que es lo que haya ocurrido. Pero dejemos atrás ese tema y mejor hablemos de otra cosa.
Ambos tomaron asiento sobre uno de los bordes de la fuente donde podía apreciarse la majestuosidad del palacio.
-Otra cosa…
-Comenzaré yo. Algo me da vueltas en la cabeza a veces. Es cuando debías escoger a tu tutor. Nosotros, sin importar quien fuese, estábamos completamente preparados para enseñarte todos los conocimientos que ahora estás adquiriendo. Y dependiendo de la forma en que nosotros nos desempeñábamos en la música, tú escogerías a quien te gustara más. Es decir que escogerías la forma en que te sintieras más cómoda, pero nos escogiste a todos.
-¿Qué es lo que te gustaría saber?
-El por qué lo decidiste así.
-En parte, yo no quería distinguir que alguno era mejor que otro, ya que todos se expresaban de diferente manera y, quería desempeñarme también de diferentes maneras y con eso llegar a conocerlos un poco.
-¿Y qué resultados has obtenido?
-En el tiempo que he estado aquí he visto que Masashi, aunque tiene una expresión algo dura, es realmente flexible ante las diferentes opiniones, y que se les es muy difícil expresarse con los demás al querer dejar su idea sin ninguna duda.
-Jaze, realmente te agradezco que me expliques eso, en todo el tiempo que he convivido con él no entiendo más que unas cuantas palabras de lo que me dice.
Jazmine se rió un poco y continuó – Es culpa de que tenga un gran vocabulario, sabe demasiadas cosas.
-Y qué me dices de Yuki, a él lo entiendo, pero no dice mucho.
-Que siempre quiere permanecer lo más formal que puede, pero que realmente le gusta divertirse cuando sabe que los modales no son tan importantes en algún momento.
-Yo siempre lo veo con una mirada perdida, creo que también sea alguien muy pasional. Buscando siempre algo en su mente.
-También veo eso en mi tía You, he visto que ella a veces también se pierde en sí misma, en ocasiones, con una sonrisa. En ciertos momentos me gustaría saber en qué tanto está pensando, pero no creo que sea muy propio que digamos intentar saberlo.
-Hay veces en que eso no es malo, realmente yo también quisiera saber que tanto ven esos dos en su cabeza que los tiene tan entretenidos. Pero quizá tarde o temprano nos lo digan.
-Tal vez, mi madre también es un poco así, pero de ella sé con seguridad que lo que la distrae es el amor y la felicidad.
-Diste en el blanco, a ella le encanta pensar en esas cosas, la hace feliz pensar en quienes ama y disfrutar momentos con ellos. Seguro que en la mayoría de sus pensamientos está una imagen de ti y Kamijo.
-Y de ti tío, yo sé que eres alguien muy importante para ella ya que siempre estás con ella. Y eso me hace pensar también que tal vez tú seas una de las personas más especiales que he conocido. Siempre sonríes, y buscas hacer que los demás también lo hagan. Además he visto que realmente quieres a mi madre ya que todo el tiempo quieres sentirte dentro de esa imagen que ella ve pero, yo creo que lo estás aunque no estés cerca.
-Eres demasiado lista para tu edad, Jaze. Sí, siempre quiero que ella me vea como alguien útil y que siempre voy a protegerla, y me esfuerzo aún más desde que ella dejó de ser una niña y contrajo matrimoni0 con alguien más que también puede hacerlo.
-Te llevas muy bien con mi padre para ser tan protector con ella.
-Es porque sé que él la amará y protegerá tanto como yo, pero lo hará siempre con su sentimiento pasional hacia Hizaki.
-Por supuesto, también he visto que mi padre es alguien muy pasional, se deja llevar por lo que siente, y ve la belleza hasta en lo más pequeño.
-Has tenido muy buenos resultados de todos nosotros y, creo que también la actitud de Kamijo.
-¿Su actitud?
-Si Jaze, puedo ver que tú también eres muy pasional aunque no lo veas tú misma.
Los ojos de Jazmine brillaron de alegría por un momento, mirando fijamente a Teru, pero entonces ambos voltearon hacia la entrada del palacio, donde You venía acercándose.
-Jazmine, querida feliz cumpleaños. – Le dio un tierno abrazo.
-Gracias tía.
-Venía a avisarles que el desayuno está listo, pero por favor Jazmine, adelántate tú yo hablaré unos segundos con Teru.
-Muy bien los esperaré haya.
-Gracias linda.
You se acercó más a Teru y susurró: -Teru, por favor, dime que evitaste que Jazmine viera a Kamijo, estuvo rondando por aquí hace un rato viendo lo del caballo y no fue tan cuidadoso ya que al parecer se enfocó en entrar por la puerta principal.
-No te preocupes You, lo vi hace unos momentos rondando en la jardinera, en el momento en que volteó a verme y Jazmine se distrajo con el agua le indiqué que se alejara. Seguro no lo vio.
-Eso espero, pero vayamos a desayunar ahora, Hizaki cocinó.
-Que delicia, amo la comida de mi hermana. Hablando de amor, ¿Cómo va tu relación con Yuki?
-Creo que lo sabes perfectamente que jugamos un poco con eso a escondidas.
-Lo sé, no olvido la noche en la que Jazmine se transformó, ambos estaban muy unidos esa noche.
-¡Teru! – Rió apenada – no es necesario que recuerdes tanto los detalles.
-Bueno, pero es que realmente me emociona ver a tan linda pareja, se ven muy bien juntos.
-¿Eso crees?
-Por supuesto, no me extrañaría que en poco tiempo él pidiera tu mano.
-Primero esperaré para que decidamos cuando diremos que tenemos una relación. Pero por cómo me siento por él, realmente espero que sea pronto cuando esté dispuesto a casarse.
-¿Es él en quien piensas cuando tu mirada se pierde no?
-¿Estás seguro de que tus capacidades son solo ser más fuerte y veloz que cualquier otro ser existente? Porque parece que me lees la mente cuando estoy contigo.
-Solo te conozco bien.
-Te creeré esta vez. Pero siempre me he preguntado, si tú lo has sentido, el estar enamorado.
-La verdad es que no. Una vez me cuestioné a mí mismo de que el proteger y querer tanto a mi hermana se debía a que me había enamorado de ella. Pero un poco de tiempo después, cuando ella conoció a Kamijo y se enamoraron me dije, “si en verdad estoy enamorado de ella, entonces, ¿por qué no siento celos?” Me di cuenta de que simplemente yo la amaba como un hermano y no como nada más. En parte me desilusioné, porque si era tan cercano a ella me hubiera gustado ser la pareja que lo sabe todo, pero realmente me alegro de que el sentimiento como hermano era el correcto, quiere decir que el destino me tiene deparado a alguien más. Espero encontrar a ese alguien pronto.
-Si no estabas realmente enamorado con el largo tiempo que has estado con ella, significa que si te espera un gran romance, y también espero verte con ella pronto.
-Quisiera saber quién es en este momento, pero, cambiemos de tema.
-Cómo quieras, ¿de qué te gustaría hablar entonces?
-Me gustaría saber cuál es el regalo que piensas darle a Jazmine.
-Creo que sabes también que es lo que le daré.
-De hecho no lo sé, y no esperaré hasta esta noche para verlo.
-Pues tendrás que hacerlo, porque no quiero que lo vean antes de que salga la luna.
-Si no hay otra opción, sé que no me dejarás suplicar más.- You sonrió dándole a la razón a Teru.
Ambos volvieron a entrar al palacio, instalándose en el comedor, donde ya estaban Jazmine y Hizaki.
-Buenos días You, – les dijo Hizaki– Buenos días Teru.
-Buenos días Hizaki.
-Muy buenos días, querida hermana.
-Teru, sabes que no es necesario que me digas así, pero muchas gracias. ¿Ya felicitaron a Jazmine?
-Por supuesto, You y yo lo hicimos hace un rato, Jaze parecía emocionada, se levantó más temprano hoy.
Poco después, Masashi, Yuki y Kamijo llegaron al comedor. Los tres felicitaron a Jazmine, quien desayunó una de sus comidas favoritas. Al parecer Saki realmente sabía ser muy sigilosa, nadie, ni siquiera Jazmine se percataba de su existencia, ella simplemente sabía que el pajarillo de luz estaba en la habitación.
Después de desayunar, recoger y encargarse de los platos, Kamijo, Masashiy Yuki se fueron por su parte, dejando a Teru y las mujeres recorriendo el palacio. Hubo un momento en que Jazmine estuvo sola e intentó llamar a Saki, sin embargo, ella no le respondió, se había ido a otra parte.
-Princesa, ¿quieres que continuemos?
-Por supuesto madre.
-¿Qué te parece si salimos a los jardines? Tu tía You nos acompañará.
-De acuerdo, ¿A dónde fue mi tío Teru?
-Pii escapó hace unos momentos hacia las habitaciones y fue a buscarlo.
Jazmine no preguntó nada más y paseó conversando con You y Hizaki hasta llegar a los jardines, donde se encontraron con Yuki.
-Damas, les sugiero caminar por aquí- dijo ofreciéndole cortésmente su brazo izquierdo a You quien al aceptarlo se sonrojó un poco.
Caminaron hasta una parte en la que Jazmine nunca había estado, donde se encontraron esta vez con Masashi, quien le dijo a Jazmine que lo siguiera tras unos árboles con los ojos cerrados.
-Princesa, puedes abrir los ojos. –le dijo.
En cuanto pudo ver, se encontró con una escena donde su padre sostenía las riendas de una yegua blanca de crin aperlada, con una silla negra encima, a la que le acariciaba dulcemente la nariz.
-Princesa, este es el regalo que tu madre y yo te damos por tu cumpleaños. Masashiy Yuki han arreglado esta silla para ti.
Jazmine estaba impresionada, la yegua era realmente hermosa, sus profundos ojos oscuros tenían un pequeño destello especial que se hizo notar más cuando volteó a ver a su nueva dueña.
-Padre, ¡es hermosa!- ella corrió a abrazarlo con mucha alegría y emoción -¡muchas gracias!- corrió también a abrazar y agradecerle a Hizaki, Masashiy Yuki. En tanto a You le dijo que tendría que esperar un poco más para su regalo. Jazmine se acercó a acariciar al animal quien con toda calma aceptó su mano y, antes de que ella se dispusiera a montarla llegó Teru con algo tras la espalda.
-Jaze, primero deberías de ponerte el calzado adecuado.- Mostró lo que traía tras él entregándole unas bellas botas blancas de jinete parecidas a las que el solía traer. Jazmine primero agradeció a su tío con un abrazo, quien se negó a entregarle las botas sin antes le diera las gracias con un beso en la mejilla. Jazmine le sonrió y le dio un pequeño y dulce beso en la mejilla izquierda, después de eso, Teru le ayudó a quitarse las zapatillas que ella tenía puestas y ponerse las botas.
-Tío, ¿subirás conmigo verdad?
-Me encantaría Jaze, pero tu padre es mucho mejor jinete que yo.
Kamijo sonrió y se acercó para montarse en la silla de un salto, y ofreció una mano a Jazmine para que subiera con él. Unos segundos después, Kamijo, con Jazmine delante de él, dejó partir al hermoso animal en el que recorrieron una parte del gran terreno del palacio. Jazmine también se percató de la presencia de Saki, al parecer había seguido a su padre para averiguar lo que planeaba y la había acompañado desde que ambos subieron a la yagua. Finalmente volvieron con los demás que los esperaban pacientemente.
-¡Padre, eso fue asombroso! Realmente eres un gran jinete.
-Muchas gracias princesa, me alegro que te haya gustado.
-¿Y qué nombre piensas ponerle? - preguntó Teru ayudándola a bajar.
-Me gusta Selena.
-Un nombre muy hermoso, me gusta.

-Mi princesa, - le dijo Kamijo - ¿te gustaría que te enseñara a cabalgar?
-Me encantaría, pero ¿no hay otro corcel en el palacio o sí?
-No, pero podemos salir al pueblo a conseguir alguno.
-Kamijo, - dijo Hizaki acercándosele. – deberíamos ir hoy, no hay mucho que hacer hasta que llegue la noche.
-Por mi parte me encantaría ir.
-¿Segura You?
-Nunca me has dejado salir del carruaje y pasear por mi cuenta, ya no soy una niña.
-Está bien, si los demás también quisieran venir pasearemos.
-Kamijo, - le dijo Masashi, tratando de ser lo más claro posible. – no hemos salido jamás de los terrenos del palacio después de que los reyes fueron ejecutados. Pareciera que nos escondemos de quien no nos puede ver. Yo iré con ustedes gustoso, y quiero pensar que Teru y Yuki piensan lo mismo.
-Entonces vayamos, creo que hay un carruaje por aquí. Iré a buscarlo.


bueno rosas estoy trabajando ya en el 9 así que les dejo el que les prometí, tengo unos problemas con este, no se muy bien que ponerle en una parte pero ya se me ocurrirá
:Flower_For_You:


Última edición por Shizuka Miwa el Miér 16 Oct - 0:25, editado 1 vez
avatar
Shizuka Miwa (Queena)
Rosa incondicional
Rosa incondicional

Mensajes : 960
Rosas : 1170
Fecha de inscripción : 31/07/2012
Edad : 19
Localización : en un rinconcito de la gran mariposa dorada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eien no Bara no Hanabira

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.